Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Agosto > En La Habana no se están negociando los derechos de las víctimas: Presidente Santos

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 En La Habana no se están negociando los derechos de las víctimas: Presidente Santos

 Bogotá, 15 ago (SIG).

“Lo que allá se está conversando es la mejor forma de respetar esos derechos”, recalcó el Jefe de Estado durante la posesión del Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo. 

El Presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, reiteró este viernes que en La Habana, Cuba, no se están negociando los derechos de las víctimas, porque los derechos no son negociables.

Así lo dijo durante la posesión del Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, en la Casa de Nariño.

El Jefe de Estado enfatizó que “lo que allá se está conversando es la mejor forma de respetar esos derechos, eso es muy importante que la gente lo entienda, no se están negociando los derechos, los derechos no son negociables, se está negociando es la mejor forma de respetar esos derechos”.

El Presidente Santos resaltó la importancia que tiene el hecho de que por primera vez en la historia las víctimas vayan a ser escuchadas para que sus derechos sean respetados.

Señaló que la participación de las víctimas en las mesa de negociación de La Habana “es parte fundamental de la solución del conflicto, del respeto por esos derechos”.

En ese contexto, el Mandatario destacó la calidad profesional y el compromiso del Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, quien inicia sus actividades con la primera visita de un grupo de 12 víctimas a La Habana.

“Espero que con este ejercicio se genere lo que todos queremos que se produzca y es el mejor acuerdo posible, donde las víctimas sientan que están siendo tenidas en cuenta, sus derechos respetados y que permita la paz”, subrayó el Presidente Santos.

Concluyó que para continuar la búsqueda de la paz lo mejor que puede hacerse es “escuchar a las propias víctimas para que ellas mismas digan cómo perciben mejor forma de respetar esos derechos”.