Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Agosto > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la ceremonia de posesión de Ministros del Despacho y Directores

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la ceremonia de posesión de Ministros del Despacho y Directores

 Bogotá, 19 ago (SIG).

El día de ayer hicimos un ejercicio de buen gobierno, todo el nuevo gabinete reunido durante todo el día allá en Hatogrande, tratando de diseñar ese futuro que todos vamos a acabar por obtener.

Y tenemos ya esos tres pilares: la paz, la equidad y la educación.

Como esos luceros que cierta forma marcan el rumbo de cualquier navegante. Le decía yo a los ministros lo importante que era trabajar en equipo, trabajar siempre en función de esos tres pilares, y relacionar cada una de esas actuaciones de los ministros, de los altos funcionarios del Gobierno en general; para lograr ese país diferente que todos queremos basado en la paz, en la equidad y en una buena educación.

Y también dividimos el equipo de Gobierno en tres. Algunos ministros relacionados más directamente con el tema de la paz, algunos relacionados más directamente con el tema de la equidad y otros relacionados más directamente con el tema de la educación.

Aunque todos en cierta forma tiene que ver –por supuesto- con el propósito general, con esa visión de país y con esos tres pilares. No hay aquí ningún fuero exclusivo de nadie, todos van a trabajar para el equipo y todos se van ayudar entre sí.

Hoy hemos posesionado a los ministros que en una u otra forma tienen que ver con el tema de la equidad, pero por supuesto, tienen que ver con los otros pilares.

Como lo hemos dicho y lo seguiremos repitiendo, sin equidad no puede haber paz, o sea, la paz depende también de la equidad. Y la equidad se obtiene –entre otras- a través de una buena educación. O sea, todos están entrelazados.

Pero en la medida en que podamos identificar todas las acciones en función de esa visión, el trabajo va ser más coherente y más coordinado.

Tenemos al señor Ministro de Minas y Energía por ejemplo, ayer explicábamos cómo los recursos que salen de las regalías del petróleo, de la minería son los recursos que en buena parte van a financiar toda la inversión social que es la que produce equidad.

Por eso la labor de Tomás González se vuelve tan importante, porque de ahí depende, en buen aparte, que podamos lograr esa visión.

Santiago Rojas, yo tengo que hacerle un agradecimiento especial a Santiago. Santiago ha estado conmigo desde el comienzo de mi vida pública: cuando fui nombrado ministro de Comercio Exterior, primer ministro de Comercio, nos tocó crear el ministerio. Santiago era mi secretario privado, era mi primer secretario privado y desde entonces, hemos venido trabajando juntos.

Y llegó a ser ministro de Comercio también, ese Ministerio que él mismo hace más de 20 años ayudó a crear. Y cuando le dije que por qué no hacía un sacrificio –porque es un sacrificio- por qué no volvía a la Dian, donde estuvo cuando yo fui ministro de Hacienda, no titubeó, dejó esas vanidades aún lado: no, si yo fui ministro, yo no puedo hacer nada diferente a ser ministro, y aceptó en forma inmediata, Santiago.

Eso es lealtad, y eso es un verdadero servidor público.

Y además tendrá una labor muy ingrata, y es poner a pagar impuestos a los que no están pagando y seguir subiendo el recaudo, precisamente, para seguir financiando esos programas que nos van a traer más equidad.

Cecilia Álvarez, otra persona que ha venido trabajando conmigo desde hace cuatro años en forma impecable, con lealtad, con decisión y con efectividad.

También le dije que por qué no se trasladaba a otro ministerio no titubeó. Un ministerio muy importante, yo le dije: el ministerio que creamos entre Santiago y yo hace más de 20 años que también, en este momento juega un papel fundamental.

Todo lo que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo que ahora como le mandé a decir a la Andi (Asociación Nacional de Empresarios de Colombia), se va a poner la industria de primero para fortalecer todo el engranaje industrial, poder aprovechar el acceso a los mercados que tenemos, poder fortalecer todas las cadenas productivas, seguir fomentando el turismo.

Todo eso genera prosperidad que hace más viable y más fácil la equidad y ahí el crecimiento económico pues también depende mucho de la inversión que ese ministerio pueda seguir trayendo y seguir canalizando hacia los sectores productivos.

En el Ministerio de Transporte, Natalia Abello que viene de una carrera dedicada al servicio público. Estaba de secretaria general en Barranquilla.

La pudimos ver gestionando, contratando –porque es experta en contratación pública- y administrando el desarrollo de Barranquilla que ha sido una de las ciudades que más éxito ha tenido en su proceso de salir adelante.

Todos los indicadores de Barranquilla son muy positivos, entre los mejores de todas las ciudades, en empleo, en crecimiento, inclusive en seguridad cuando hemos hecho los esfuerzos para ir erradicando ciertos problemas que han tenido, allá ha estado Natalia presente como secretaria general en todos esos esfuerzos y estoy seguro que va a tener mucho éxito, en un gran esfuerzo que es el de seguir modernizando y actualizando nuestra infraestructura, nuestro transporte.

Cecilia dejo muy bien sembrado todo ese terreno, que a Natalia le va tocar cuidar y cosechar para bien del país.

El reto es enorme y ahí tendrá también el apoyo de Germán Vargas (Vicepresidente de la República) que una de sus responsabilidades es empujar esa máquina de la infraestructura, que es tan importante donde se están haciendo las mayores inversiones del país en toda su historia. Por eso es tan importante esa cartera.

Y el doctor Gabriel Vallejo, ministro de Ambiente de Desarrollo Sostenible. Algunos dicen: ¿Pero qué sabe Gabriel de medio ambiente? ¿Qué sabemos todos de medio ambiente?

Los ministerios, los ministerios son unas responsabilidades políticas donde debe imperar el buen criterio, la buena gestión, la transparencia. Rodearse de gente que sepa, tener la capacidad de trabajar en equipo.

Y Gabriel me ha demostrado con creces esa capacidad de ser buen gerente, de tener buen criterio y de poner a funcionar algo que para el país es fundamental y tener también la sindéresis de poder equilibrar el objetivo fundamental para el país, de preservar nuestros recursos naturales que son los más importantes, nuestro medio ambiente.

Eso también es sembrar paz. No puede haber paz si no hay fuentes de agua, buen cuidado de nuestro ambiente, de nuestros bosques y hacerlo compatible con el trabajo de Tomás González (Ministro de Minas y Energía).

De la generación de recursos a través de las regalías, del desarrollo, de la minería, ahí se requiere una mentalidad abierta, practica como la que tiene Gabriel y por eso también le auguro muy buenos éxitos en su labor.

Luis Eduardo Garzón, ministro de Trabajo, hay algunos puestos que uno dice: es el hombre para el puesto, ese es Lucho Garzón.

He tenido el privilegio de trabajar con él en todo este último tiempo y cada vez me sorprende más positivamente su buen juicio y su criterio, su don de gentes, su habilidad para buscar una conciliación.

Y en el Ministerio de Trabajo en este momento también, que tiene mucho que ver con la equidad, que todos los trabajadores tengan y se les respeten sus derechos, generan un empleo formal, en todo eso Lucho Garzón tiene una amplísima experiencia y va a contribuir en forma muy importante a esa visión del Gobierno y nuestros objetivos.

Lo mismo Tatyana Orozco (Directora del Departamento Administrativo para la Prosperidad Social), Tatyana la descubrimos en Barranquilla estaba trabajando con el sector privado, Pro-Barranquilla, la llevamos al Ministerio de Turismo, ahí rápidamente hizo una labor muy efectiva.

De ahí la sacamos y la pusimos en planeación, también hizo una labor muy efectiva. Y se traslada ahora a uno de los departamentos que más tiene que ver con la visión del Gobierno: el Departamento de Prosperidad Social que directamente tiene bajo su responsabilidad la lucha contra la pobreza, la pobreza extrema, los programas que directamente impactan ese tema de la equidad y donde estoy seguro que también va a realizar una labor excelente.

O sea, que todos los aquí recién posicionados pues son parte de un gran equipo, de un equipo muy orgulloso de mi nuevo gabinete.

Seguiremos posesionando a los nuevos, a los que vienen también por grupos, el de la paz y el de la educación. Pero como les digo, todos van a trabajar coordinadamente y remando en la misma dirección, y a todos les deseo muchos éxitos.

Hoy les tenemos varios eventos para comentar, uno de ellos es la aceptación de Pekerman (José Néstor) en la Selección Colombia (de fútbol) Y como suele suceder, uno deja para lo último a uno muy cercano y de pronto no lo mencioné que es el primero que posesioné que es Aurelio Iragorri, pero eso es buena suerte, eso es buena suerte doctor Aurelio.

Bueno, Aurelio va a una cartera, que ayer lo comentábamos cuando hizo una magnífica presentación, -que puse a todos los ministros a hacer un ejercicio de cómo ven ellos su labor dentro de esta misión, y cada uno muy juiciosamente hizo su ejercicio-.

Y yo le decía a Aurelio; mire, si hay un ministerio donde uno pueda decir que su labor es fundamental en la consecución de esos objetivos es el Ministerio de Agricultura, porque precisamente la paz pasa por ese ministerio, la paz se va a tener que construir en el campo porque el conflicto está en el campo, en la medida que podamos llevarle desarrollo al campo pues allá vamos a ser sostenible esa paz que ojalá podamos lograr en La Habana.

Pero también el impacto en la equidad, donde está concentrada la pobreza, donde están concentradas las desigualdades en el campo. Por eso la labor del Ministerio de Agricultura es tan importante, por eso le hemos asignado el presupuesto más grande que ha tenido el Ministerio de Agricultura en toda su historia, y así seguirá siendo doctor Aurelio, y además Aurelio –algunos dicen que no conoce el campo- conoce el campo mucho mejor que muchos que lo critican y ahí también tengo que hacer una confesión: hace mucho tiempo le dije a Aurelio, cuénteme usted con qué sueña, y él me dijo; yo sueño con ser ministro de Agricultura, entonces se le está cumpliendo su sueño doctor Aurelio.

Tiene además una capacidad de gestión que ya ha sido demostrada con creces, tiene una mirada política con creces, heredada de su señor padre aquí presente –de tal palo tal astilla, hijo de tigre sale pintado- pero no solamente esa habilidad política sino habilidad gerencial, y me consta porque cada vez que uno pone a Aurelio a hacer alguna labor llega con resultados concretos, específicos, y por eso creo que el Ministerio de Agricultura no podía quedar en mejores manos.

Como ya a usted lo tengo descontado por eso fue que no lo mencioné en la lista de los ministerios.

Y hablando de la paz. Y hablando de lo que estamos viviendo en este momento en el país. Ayer, ayer se conmemoraron los 25 años del asesinato de Luis Carlos Galán. Y alguien me preguntaba que si yo era amigo de Galán; fui, y bastante amigo, no tanto como mi hermano mayor; trabajaron juntos y comenzaron sus carreras juntos como periodistas, pero lo conocí bastante. Y la pregunta que uno debería hacerse en esta conmemoración es: ¿Qué pensaría Galán de lo que hoy está viviendo Colombia, qué diría frente a los diferentes retos que tenemos, frente a la situación que estamos viviendo?

Y yo me atrevería a decir que Galán; primero, compartiría plenamente esa visión de paz, equidad y educación, porque si uno lee sus discursos, lee sus planteamientos, encajan perfectamente dentro de esa elección. O sea que estoy seguro que estaría aplaudiendo lo que estamos tratando de conseguir.

Al mismo tiempo estaría un poco sorprendido, como lo estoy yo, como están muchos colombianos, que todavía en este país hay demasiado odio. Y haría un llamado, estoy seguro como yo quiero hacer nuevamente un llamado, a que hagamos a un lado ese odio que el país ha venido acumulando después de 50 años de violencia, para podernos reconciliar, para podernos perdonar.

El perdón como lo he dicho muchas veces no es un acto de debilidad es un acto de fortaleza y es necesario si queremos esa paz sostenible. Por eso lo que sucedió esta semana, en estos días, la ida de las víctimas a La Habana, a que confronten a sus victimarios, que les digan lo que sienten, que la mesa los escuche, escuche las víctimas, es un paso trascendental, es un paso importantísimo.

Allá no se están negociando los derechos de las víctimas. Lo hemos dicho en muchas ocasiones y lo volvemos a repetir y a reiterar: no se están negociando los derechos de las víctimas.

Lo que allá se está diseñando es la mejor forma para poder respetar esos derechos y lograr la paz, y qué mejor que escuchar a las propias víctimas, expresando eso; cómo ven ellos o ellas, la mejor forma de que sus derechos sean respetados en este proceso, porque por primera vez hemos puesto las víctimas en el centro de la solución de este conflicto.

Eso es un paso muy importante, además sin precedentes y necesario.

Por eso me produce tanto desconsuelo, a veces; cuando veo, por ejemplo, lo que le sucedió a una de las víctimas, Ángela María Giraldo, hermana de (Francisco Javier Giraldo) uno de los diputados asesinados por las Farc en el Valle del Cauca, que llega y una persona le manda un tweet insultándola, diciéndole cosas realmente llenas de odio y de ahí se desprende toda una avalancha de tweets en contra de las víctimas como si estuvieran haciendo algo indebido, si lo que están haciendo es algo maravilloso, lleno de valor, necesario para que este país pueda encontrar esa paz.

Por eso yo creo que Luis Carlos diría lo mismo que estoy diciendo yo en este momento: ‘por favor esas personas que siguen tratando de alimentar el odio, permítanle a la inmensa mayoría de los colombianos que sí quieren reconciliarse, que logren ese objetivo’. Si nosotros logramos reconciliarnos, logramos perdonar podemos finalmente vivir en esa paz que tanto merecemos y que ha sido tan esquiva.

Yo entiendo que después de muchos años de guerra la gente se acostumbra a la guerra.

Yo entiendo también que se puedan abrir cicatrices que son difíciles de sanar, pero hay que permitirle a la gente que quiere cerrar esas cicatrices, sanar esas heridas que lo hagan, y no alimentar el odio que es tan dañino en todas las facetas de la vida.

Por eso estoy seguro que Luis Carlos en este momento diría: ‘Aplaudo lo que estamos haciendo y hago un llamado para dejar ese odio a un lado’.

Y finalmente agradecerle no solamente a los ministros y ministras, funcionarios, directoras y directores de departamento sino a sus familias aquí presentes.

Sé que el servicio público es un sacrificio, no hay que esconder esa realidad, un sacrificio para las personas. Muchos de estos ministros o ministras estarían ganando mucha más plata en el sector privado, no tendrían tantas angustias.

También hay una inmensa satisfacción en el servicio público, eso no tiene precio, pero también es un sacrificio para sus familias porque los van a ver menos -eso yo lo puedo decir por experiencia propia- pero por eso les agradezco también a sus familias el apoyo, el apoyo de las familias a los funcionarios es muy importante para que puedan rendir mejor.

Y a todos los aquí presentes, veo muchas como diría López Pumarejo (Alfonso López Pumarejo, expresidente de Colombia): ‘Muchas caras alegres, caras amigas’.

Muchas gracias por su presencia aquí, el apoyo a este gabinete.

Este gabinete, tenga la seguridad, que es un gabinete de lujo. Yo me siento un poco como se debe sentir Pekerman con su Selección, muy orgulloso de su Selección, muy orgulloso del equipo que hemos conformado y estoy segura que vamos a meter muchos goles.

¡Muchas gracias!