Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Agosto > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el Centro de Investigación de Corpoica en Tibaitatá, Mosquera, Cundinamarca

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el Centro de Investigación de Corpoica en Tibaitatá, Mosquera, Cundinamarca

 ​Mosquera, Cundinamarca, 20 ago (SIG).

Hoy estamos aquí por una ley y un decreto específicos. Esto se enmarca dentro de esa visión del país que queremos construir.

Hace cuatro años le dije al doctor Juan Lucas (Restrepo, director de Corpoica), Corpoica, necesitamos convertirla en una institución de excelencia.

Si queremos convertir el campo en una verdadera locomotora, Corpoica –como dirían los matemáticos- es una condición necesaria.

Sin Corpoica no podremos convertir el campo en una locomotora.

Y le dije, tiene todo mi respaldo, adelante Juan Lucas, y usted y su equipo han venido haciendo un proceso de mejoramiento permanente de la institución, en su capital humano, en su forma de organizarse, en su forma de investigar, en su forma de relacionarse con los diferentes usuarios del producto de Corpoica.

Me acuerdo que le dije, que por qué no emulábamos a Brasil, y un poco una institución, doctor Gómez que usted conoce muy bien, Cenicafé, y yo también la conocí muchísimo, porque era y es indispensable aumentar la productividad del campo colombiano para convertir el campo en ese polo de desarrollo y de progreso.

Pero también se requería un cambio, un cambio en la forma de operar de Corpoica, lo que aquí escuchamos de doña Inés Toro (investigadora), es totalmente cierto, Corpoica era una institución que cuando tenía plata el ministerio le daba una plata, y cuando había algún problema fiscal le quitaba la plata. Y así nadie puede trabajar bien, y mucho menos en un proceso tan necesario de continuidad como la investigación científica, como el trabajo en Corpoica.

Por eso esta ley que se aprobó tiene el componente muy importante de crear una especie de nueva Corpoica.

Es una institución que hoy va a tener su presupuesto propio, estamos fortaleciendo Corpoica en todos sus aspectos, y dándole recursos y dándole una capacidad especial para poder desarrollar su trabajo, para poder hacer su trabajo.

Antes no tenía capacidad de contratar, tenía que hacer una especie de convenios con otras instituciones y eso lo volvía demasiado engorroso y demasiado ineficiente.

Pues bien, eso ya quedó atrás. Esta ley realmente le da los instrumentos y le da los recursos a Corpoica para que cumpla una labor extraordinaria como la que podemos hoy señalar ya con resultados concretos.

Me acaban de mostrar unos pocos de muchísimos ejemplos de trabajos ya específicos que se han venido haciendo. Y queda uno contento, lleno de entusiasmo y lleno de ganas de seguir apoyando a Corpoica, a todos ustedes, con presupuesto y con voluntad política.

Porque, por ejemplo, ahí me mostraron un desarrollo tecnológico, un modelo productivo que aumenta la productividad del cacao de 400 kilos a dos mil, o unos ejemplos que ya hoy existen en el sur del Atlántico, de una organización silvopastoril, de un proyecto silvopastoril, donde la producción de leche sube de cuatro litros a 17 o a 19, me decían que ya hay proyectos que están produciendo 19 litros de leche, y eso ya nos coloca, y yo preguntaba, a nivel competitivo con cualquier país del mundo.

Eso es lo que nos va a permitir que el campo sea realmente un polo de desarrollo. Eso es lo que nos va a permitir que el campo se convierta en uno de esos elementos para traer más equidad y paz a este país.

Lo hemos dicho desde hace mucho tiempo, lo reafirmamos hoy, los sectores tal vez más importantes para que esa visión de un país en paz, un país con equidad y educación, uno de los sectores más importantes es el sector agropecuario, el campesino.

Ahí es donde tenemos que concentrar buena parte de los esfuerzos, porque ahí es donde el retorno a esos esfuerzos va a ser mayor.

La paz pasa por el campo. No en vano el único punto que aceptamos discutir en La Habana (Cuba) fue el punto de desarrollo rural, porque entendimos y aceptamos que ese era un punto fundamental si queríamos paz en el país. El conflicto nació en el campo y el conflicto va a terminar con un campo productivo, un campo que genera prosperidad.

Pero también la equidad, la equidad tan necesaria para mantener esa paz, pues tenemos que llevarla a todos los sectores de Colombia y en el campo está concentrada la inequidad, está concentrada la pobreza y por eso el esfuerzo que se haga en el campo para mejorar la productividad, para mejorar el bienestar pues va a tener un impacto muy grande en el país entero.

Por eso es tan importante todo lo que hagamos con el sector agropecuario.

Por eso tan importante esta ley que se aprobó en el Congreso, que no solamente construye una nueva Corpoica, una Corpoica que –por ejemplo- algo que me decía Juan Luis, que me pareció una noticia extraordinaria, doña Inés Toro usted vino hace cuántos años, 19 años, usted es Ph.D. , y compañeros suyos no quedan ninguno.

Bueno, pues ahora hay un proceso dentro del plan de atraer el talento humano colombiano que se ha ido al exterior, se identificaron 100 doctorados, 100 Ph.D colombianos de la más alta preparación que quieren regresar a Colombia, quieren darle a Colombia su talento, su preparación.

Vamos entonces a traer los primeros 40, que ya han sido identificados, que van a ingresar a Corpoica, Ph.D, de lo mejor que hay en el mundo.

Eso le va a inyectar a Corpoica una capacidad de investigación muy, muy importante para seguir desarrollando proyectos como los que aquí acabamos de ver, que van a transformar, deben transformar en forma muy importante el campo colombiano.

Esta ley también tiene un componente de algo que para todo sector agropecuario es fundamental: tiene el componente de la financiación, de mejorar, de generar unos procedimientos más ágiles y de darle a los campesinos; sobre todo a los más vulnerables que han venido sufriendo por diferentes motivos: la ola invernal o crisis en materia de precios, pues todo esto que hemos venido planeando y acordando con los campesinos se está plasmando en esta ley que ya es una realidad.

Ya está en proceso la compra de cartera y todo lo que habíamos dicho que teníamos que hacer para solucionarle la situación financiera a los campesinos en Colombia.

Se están refinanciando operaciones en condiciones muy favorables, se creó el fondo de microfinanzas que se había venido como desapareciendo, ya en Finagro y el Fondo Agropecuario, se eliminan un poco de trámites, se reducen los tiempos.

De manera que esta ley lo que da es un gran impulso, un gran refuerzo a la parte agropecuaria que se suma al Pacto Agrario que estamos construyendo, de abajo para arriba, para poder ir concertando una política agropecuaria donde todo el mundo de una u otra forma se sienta representado e identificado.

Otro aspecto de la ley que quiero resaltar es que tiene un componente de empleo, por eso aquí está doctor Lucho Garzón (Ministro de Trabajo), la ley y el decreto, vamos a crear lo equivalente al empleo de emergencia que se creó anteriormente, se va a crear un sistema de creación de empleo en el sector rural.

Este Pacto Agrario ha sido el producto de un gran esfuerzo, un gran esfuerzo de mucha gente –que yo además quiero agradecerles- que ha sido un esfuerzo que no ha terminado, que continúa.

Se invitaron a más de 27 mil organizaciones a que participaran, organizaciones campesinas, se recorrió todo el país escuchando las propuestas, buscando que la gente se sintiera identificada con el proceso.

La participación superó todas las expectativas, 640 municipios enviaron casi 90 mil propuestas, 90 mil; más de 800 municipios y todos los departamentos presentaron 4 mil 500 proyectos, se trata de proyectos productivos, proyectos que tienen que ver con diferentes frentes donde se requiere desarrollo, donde se quiere ayuda.

La mayoría son propuestas de proyectos productivos pero también hay propuestas de vivienda de interés social rural, de acceso a la tierra y también proyectos de generación de empleo rural.

El decreto que acabamos de firmar establece también –y así se lo pedí al Ministro de Agricultura (Aurelio Iragorri), al Ministro de Trabajo (Luis Eduardo Garzón) y a la Secretaria General de la Presidencia (María Lorena Gutiérrez)- unos procedimientos totalmente transparentes para que todo el mundo se de cuenta cómo se están distribuyendo estos muy grandes recursos que también nos aprobó el Congreso de la República, cerca de un billón de pesos.

¿Cómo se están asignando esos recursos? Y vamos a poner una página web para que todo el mundo vea con qué criterios y cómo se están distribuyendo esos recursos, para que nadie pueda decir que aquí estamos haciendo algún tipo de favoritismo o que se están asignando a dedo y de forma subjetiva y sin criterios técnicos esos recursos.

Como por ejemplo se escogió –y quiero simplemente hacer esa referencia- al doctor Leonardo Solórzano, nuevo director de este centro de Tibaitatá, él es el producto de una competencia con 130 profesionales que compitieron por ese puesto, él no viene porque es primo de Juan Lucas o porque es recomendado del Ministro Iragorri o de algún político, no, él se ganó este puesto por su conocimiento, por sus capacidades y así es que debe funcionar el Estado.

Y entonces así vamos a asignar los recursos del billón de pesos que vamos a distribuir en los proyectos y recursos que van a ser recurrentes porque el presupuesto del campo lo pensamos mantener en este nivel que es el más alto que ha recibido el campo en toda su historia.

Vamos a necesitar muchos más recursos además si queremos esas inversiones en bienes públicos que tanto se necesitan.

Pero creo que el paso que estamos dando es un paso muy importante en la dirección correcta. Fortaleciendo Corpoica (Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria), mejorando todos los sistemas de financiación, dando ayudas financieras, generando proyectos productivos y dándole al campo cada vez más importancia.

Así es como vamos a construir esa Colombia en paz, esa Colombia más equitativa, porque el campo colombiano, repito, tiene que ser prioridad si queremos que esa visión se vuelva realidad.

Lo que aquí hemos visto, en Corpoica, lo que se ha logrado en estos cuatro años, cuatro años es poco tiempo y es mucho tiempo, pero cuatro años en una corporación como Corpoica, donde hay una voluntad, un equipo, entusiasmo por el trabajo que se está haciendo. Y ahora con esta nueva ley lo que vamos a ver hacia delante es un progreso geométrico y eso se va a traducir en un mayor bienestar en los campesinos colombianos, en la producción colombiana y eso se traduce en un país en paz y con equidad.

Por eso les agradezco a ustedes muchísimo este trabajo, esta ley; senador Villalba (Rodrigo Villalba Mosquera) y representantes Barguil (David Barguil) y Penagos (Hernán Penagos Giraldo), a todo el Congreso, esta ley es muy importante, pero sobre todo al personal de Corpoica, realmente lo que estamos viendo y lo que viene después de esta ley que va a ser mucho más es algo que el país realmente va a apreciar.

Yo le dije a Juan Lucas (Restrepo Ibiza, Director de Corpoica) hace cuatro años: por qué no emulábamos por ejemplo al Brasil. Y estoy seguro que ya en América Latina están es viendo que es lo que estamos haciendo en Corpoica para ver si ellos lo pueden replicar.

O sea, que no nos está yendo bien solamente en el fútbol, nos está yendo bien en la investigación agropecuaria.

¡Muchas gracias!