Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Agosto > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la entrega de las instalaciones de la Policía Metropolitana de Villavicencio

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la entrega de las instalaciones de la Policía Metropolitana de Villavicencio

 Villavicencio, 23 ago (SIG).

Yo me alegro de estar hoy en Villavicencio. Primero, porque antes de venir a esta ceremonia, quise honrar a una mujer tan valiosa como doña Mechas (Ana Mercedes Plata).

Hoy, gracias Alcalde (Juan Guillermo Zuluaga), se le entregó una casa que ella añoraba. Ustedes no se imaginan la felicidad de esta señora, que se ha vuelto un símbolo.

Ayer en la Convención Bancaria repetí algo de lo que ella misma decía sobre lo que sucedía en Colombia, sobre el proceso de paz, sobre la necesidad de reconciliarnos.

Y les decía yo a los banqueros cómo esta señora de 85 años, que no sabe leer ni escribir, expresa de manera tan clara y tan contundente el anhelo de todos los colombianos; el anhelo por la justicia social, el anhelo por la paz.

Por eso me dio mucha alegría poder estar aquí con ella este día tan importante para ella y para su familia.

También porque estamos inaugurando la primera fase de esta Policía Metropolitana, de la construcción de la Policía Metropolitana. Una fase que inicialmente ha costado casi 8 mil millones de pesos. Y viene ya en construcción una segunda fase que va a costar cerca de 17 mil 500 millones de pesos, para un total de casi 25 mil millones de pesos, pero que va a dejar a Villavicencio en una posición muy privilegiada en cuanto a infraestructura para nuestra Policía.

Esto se suma a una serie de inversiones, de ayudas y de acciones que hemos hecho aquí en Villavicencio durante todos estos años —Alcalde, a usted le consta más que a nadie— y que han tenido ya unos resultados importantes en la parte social, en la parte que más nos interesa, que es en la vida cotidiana de la gente.

El desempleo aquí se redujo casi un 6 por ciento, casi 20 mil villavicenses dejaron de ser pobres, 6 mil 300 han dejado la pobreza extrema; hemos logrado aumentar —senadora Maritza (Martínez)—- en 13 mil 300 familias el programa de Familias en Acción y ya cubrimos el 74 por ciento de las familias vulnerables.

Y en los últimos dos años y medio aumentamos un 80 por ciento —¡80 por ciento!—¬ los cupos de ese programa tan importante y tan apreciado y tan necesitado, como es el de Colombia Mayor. Pasó de 5 mil beneficiarios a 8 mil 900.

Tres mil niños más tienen hoy atención integral de Primera Infancia.

Hemos hecho —usted sabe, Alcalde— unos esfuerzos grandes en vías terciarias, más de 3 mil millones de pesos; inversiones en el aeropuerto por cerca de 5 mil 700 millones.

El programa de viviendas gratis, que aquí está en plena ejecución, 1.122 viviendas gratis. Además hay una buena noticia, porque había un proyecto, un proyecto viejo, que venía desde hace mucho tiempo, de más de 2 mil casas, que prácticamente se perdió por desidia.

Los constructores dejaron eso a medio hacer. Solo se entregaron 163 casas y muchas, muchas familias quedaron sin esa ilusión de tener su casa propia. Nunca cumplieron los contratos y los subsidios, que más reclamaba la gente, los subsidios que les habían entregado pues se perdieron por vencimiento.

Afortunadamente logramos destrabar la construcción de cerca de 622 en una primera etapa. Vamos a destinar 7 mil millones de pesos para terminarlas y entregarlas, y me dicen que en un año van a estar terminadas.

Yo creo que eso es una noticia importante para esas familias. Es en la Ciudadela San Antonio, donde estábamos; precisamente donde estábamos ahora, en la Ciudadela San Antonio.

Esto se suma a todo el programa que venimos realizando en el país entero, donde ya se han terminado 65 mil de las viviendas gratis.

Aquí en el Meta, en el departamento, se construyen 1.750; terminadas, en ejecución y por iniciar, apenas 152. En Villavicencio, como decía, 1.122; ya de esas 554 están terminadas y 588 están en ejecución.

O sea que, y no quiero seguir mencionado las inversiones tanto en Villavicencio como en el Meta, aquí el gobernador (Alan Jara) y el Alcalde y ustedes las conocen muy bien, recordarles simplemente que el compromiso va a continuar.

Ustedes tienen una senadora muy diligente, allá, que golpea las puertas de los ministerios todos los días con mucha efectividad.

Y las relaciones con el Gobernador y con el Alcalde de Villavicencio y los alcaldes en el Meta pues no pueden ser mejores. Yo no tengo sino palabras de agradecimiento, Gobernador Alan Jara, y usted, Alcalde, por la forma como hemos venido trabajando, como ustedes han venido trabajando con mis ministros.

Con este nuevo gabinete ustedes van a seguir trabajando de igual o de mejor forma. Eso se los aseguro. Lo que queremos es trabajar juntos.

Cuando los gobiernos municipales, departamentales y el Gobierno Central coordinan sus acciones, se producen resultados. Y tengan la seguridad que esa es la intención del Gobierno Nacional con este nuevo Gabinete y con este nuevo período presidencial.

Y además, Gobernador, Jara, yo quiero agradecerle a usted muy especialmente su labor pedagógica, como víctima, en este proceso de paz.

Yo sé que aquí en el Meta, por razones naturales, por razones comprensibles, hay mucha prevención, de mucha gente, sobre el proceso de paz

¿Por qué esa prevención? Porque aquí han sufrido como pocos departamentos —y siguen sufriendo— las secuelas de esta guerra que ya lleva 50 años.

Y esa aprehensión muchas veces se debe es a falta de información.

Y ahí yo soy el primer responsable de ese vacío y vamos a hacer un gran esfuerzo para informar mejor, para dar más información y hacer más pedagogía sobre cómo va este proceso. Por qué lo estamos haciendo, cómo lo estamos haciendo y los resultados que queremos obtener, los dividendos de la paz, que son infinitos.

Y usted, Gobernador, tiene una especial autoridad moral para hacer esa pedagogía, como la viene haciendo. Yo he visto que usted, por el país entero, lo están invitando, lo están escuchando y usted desde su perspectiva de víctima, pero también de Gobernador, pero también de ciudadano interesado en la paz, ha venido haciendo sus exposiciones muy pedagógicas.

Y yo se lo agradezco y lo entusiasmo a que siga, porque ese tipo de trabajo se requiere.

Cuando una sienta a la gente que tiene ciertas dudas y se deja confundir por alguna información falsa, y les explica lo que está sucediendo —por qué y cómo está sucediendo—, lo que yo he podido percibir es que cambian inmediatamente de actitud. Dicen ‘no, si eso es así, yo respaldo este proceso’.

Por eso necesitamos hacer una pedagogía mucho más efectiva para que este proceso recoja cada vez más apoyo.

Porque se requiere el apoyo de todos los colombianos. Yo lo he dicho muchas veces: ese proceso no es mío, no es de mi Gobierno; es de todos los colombianos.

Y todos los colombianos tienen que apropiarse de él, entenderlo. Y si lo entienden lo apoyan.

Nadie en su sano juicio puede estar en contra de la paz. Y esta va a ser una paz justa, una paz digna.

Aquí no estamos, como algunos dicen, negociando a las Fuerzas Militares o negociando una paz con impunidad. No.

Inclusive esta misma semana en La Habana sucedieron cosas importantísimas.

Por primera vez fueron unas víctimas a ser escuchadas —es una acción sin precedentes en la historia de los conflictos del mundo entero—, a ser escuchadas para que se tengan en cuenta los derechos de las víctimas.

Ellos cómo pretenden, cómo quieren que esos derechos sean respetados.

Lo obvio es escuchar a las propias víctimas. Y eso, como lo dijo la propia Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas (Navy Pillay), eso no había tenido lugar en ningún país del mundo que ha resuelto conflictos. Que estamos haciendo historia, que la misma semana se conformó una comisión histórica para simplemente comenzar a esclarecer los orígenes de este conflicto, que si queremos resolverlo y superarlo definitivamente, lo obvio es que lo entendamos. Cada uno desde su propia perspectiva.

Y la presencia de los oficiales, tanto de las Fuerzas Militares como de la Policía, encabezados por un general de la República, el general (Javier) Flórez, Jefe del Estado Mayor de nuestras Fuerzas Militares, es también un hecho muy importante.

Y un hecho además lógico. Son los propios militares, los policías, los que han estado al frente de esta guerra durante estos 50 años; los que han puesto los muertos, los que han batallado, los responsables de que hoy estemos hablando de paz.

Y esa paz va a ser la victoria para las Fuerzas Militares.

Para cualquier soldado, cualquier policía, la paz es la victoria.

No lo digo yo. Lo dicen los grandes militares a través de la historia del mundo; el general (Douglas) MacArthur, cuando decía: ‘todo soldado lo que añora es la paz. Y si la consigue es su victoria’.

¿Y qué mejor, qué más dignificante para un oficial de nuestras Fuerzas Militares, de nuestra Policía que estar presente en el diseño del fin del conflicto en donde quién se queda con las armas?

Nuestras Fuerzas Militares.

¿Quién las entrega?

El enemigo.

¿No es eso un hecho dignificante para nuestras Fuerzas?

Por supuesto que sí. Y así ha sido a través de toda la historia. Por eso, lo que ha sucedido en esta semana ha sido trascendental.

Por eso, Gobernador Jara, yo le agradezco tanto que usted haga esta pedagogía. Y siga haciéndola. Eso se requiere. Y la vamos a hacer todos los días en todas partes, para que el país se dé cuenta de toda la importancia de esta paz y las consecuencias positivas para todos los colombianos de lograrla. Y estoy seguro que la vamos a lograr.

Y hablando de héroes caídos en esta guerra, quiero hacer referencia a tres patrulleros de nuestra Policía Nacional que antes de ayer fueron asesinados por las Farc en el Cauca. El patrullero Víctor Hugo Alvear, el patrullero Fabián Guerrero Vásquez, y el patrullero Juan Carlos Barrero fueron asesinados por las Farc en el Cauca.

Y quiero desde aquí mandarles a sus familias nuestras más sentidas condolencia. Decirles que estos tres, como tantos otros, son héroes de nuestra Patria que han dado su vida por esa paz y no los olvidaremos nunca.

Estos tres patrulleros venían de una captura muy importante de ocho integrantes de las milicias, de las redes de apoyo al terrorismo de las Farc allá en el Cauca, donde se incautó material.

También la Policía ha venido haciendo golpes esta semana, como ha venido haciendo golpes —y nuestras Fuerzas Militares también— todas las semanas.

Se incautaron 39 armas de fuego al Frente 30 de las Farc, una ametralladora, 12 fusiles, 16 pistolas, 8 revólveres; se incautaron 1.300 kilos de cocaína en Buenaventura.

Aquí en Villavicencio se capturó a un integrante de la Bacrim que se denomina Erpac, Augusto Navarrete, que extorsionaba a comerciantes, ganaderos y transportadores.

En San Pedro Sula (Honduras), otra acción de nuestra Policía que nos enaltece

—porque en el exterior cada vez también la admiran más—, unidades de la Policía, en cooperación con las autoridades hondureñas, rescataron una persona secuestrada y capturaron a tres de los secuestradores.

Todo esto para mencionar cómo lo que queremos es precisamente que toda esta violencia cese, que toda esta violencia la dejemos como un capítulo de la historia de Colombia pasado y que veamos el futuro como lo queremos diseñar, crear y volver realidad. Una Colombia en paz, una Colombia con más equidad, una Colombia mejor educada, dedicar los recursos más a la educación, a la salud, a lo que la gente del común reclama cada vez más, la vivienda, servicios públicos.

Colombia es un país muy rico, un país que tiene un potencial enorme. Si nos llega la paz, ese potencial lo vamos a poder realizar a plenitud. Por eso, vamos a seguir perseverando sin bajar la guardia.

Usted sabe general (Rodolfo) Palomino, usted me ha escuchado y los oficiales aquí presentes y los oficiales de todo el país, hasta que no lleguemos al final del conflicto cuando firmemos, la ofensiva militar se mantiene, tenemos que mantenerla. Eso es parte de nuestra estrategia.

Sé que es difícil de entender. Para mucha gente, no es fácil de comprender que estamos hablando de paz en un sitio y estamos en guerra en el otro. Pero esas son las reglas de juego y por eso, es que tenemos que avanzar lo más pronto posible para terminar esa guerra y que todos estemos hablando de construir la paz.

Y con avances como los que estamos viendo aquí en Villavicencio, en el Meta, hablábamos con el Gobernador del potencial que tiene el Meta en todos sus frentes.

Está lista, senadora Maritza, la ley para darles seguridad jurídica a los inversionistas de toda la Altillanura.

Vamos a presentársela al Congreso de la República, ojalá la semana entrante, para darle a esa ley toda la importancia, porque eso nos va a permitir que una inversión represada, que se ha venido acumulando en espera de unas reglas de juego claras, venga y eso produzca más empleo, más bienestar.

Aquí tenemos es mucho por hacer. Y si logramos la paz pues lo vamos a hacer con mucha más facilidad.

Yo les agradezco a todos los miembros de nuestras Fuerzas Armadas, de nuestra Policía, esa labor que hacen cotidianamente. Esta instalación pues va a ayudar muchísimo a Villavicencio y tenemos que seguir redoblando esfuerzos.

Aquí, por ejemplo en Villavicencio y en el Meta, se han disminuido los crímenes de alto impacto. Pero soy consciente que la extorsión está haciendo estragos en casi todo el departamento.

Y ahí, general Palomino, tenemos que redoblar los esfuerzos. Lo mismo le digo al general Torres y a todos los miembros de nuestras Fuerzas Armadas.

Por eso ordené al Ministro de Defensa la creación de tres nuevos Gaulas: un Gaula del Ejército en San Martín y un, podríamos llamarlo, Minigaula de la Policía en Acacías y otro en Puerto Gaitán.

Y general Palomino, tenemos que sentarnos con el Gobernador y los alcaldes y las comunidades a ver cómo hacemos lo que hemos hecho con tanta efectividad y tan buenos resultados en otras partes de Colombia, donde también han estado atacados con ese fenómeno de la extorsión. Que es el crimen más fácil —óigase bien— más fácil de combatir. Si hay colaboración de las comunidades, ese crimen puede desaparecer de las regiones rápidamente.

Hay que hacer un plan aquí en el Meta, que está sufriendo por la extorsión, como el que hicimos en otras partes donde tuvimos muy buenos resultados.

De manera que cómo me complace, estar nuevamente aquí, querido Alcalde, en su ciudad, agradecer toda su colaboración.

Y reiterarle —esta es mi primera visita a Villavicencio y al Meta desde que fui reelegido como Presidente—, reiterar mi compromiso con Villavicencio, con el Meta, con ustedes, para que todos juntos sigamos progresando.

Muchas gracias.