Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Agosto > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la posesión de las directoras del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y el Departamento Administrativo de la Función Pública

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la posesión de las directoras del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y el Departamento Administrativo de la Función Pública

 Bogotá, 26 ago (SIG).

Hay un dicho que dice: esa es la persona precisa para ese cargo.

Afortunadamente hoy estamos posesionando a dos mujeres maravillosas, precisas para los cargos que acaban de asumir.

Liliana Caballero, la he venido persiguiendo hace mucho tiempo, le he seguido su carrera. Una mujer extraordinaria, con una gran vocación de servicio público, con una gran actitud de cultura ciudadana, de cultura de la legalidad. No en vano se convirtió casi en la mano derecha de Antanas Mockus.

Liliana, yo he tenido que ver con su gran pasión por la educación y su pasión por el buen gobierno, la cultura del buen gobierno. Y por eso digo que es la persona apropiada para el cargo muy importante que hoy asume, como Directora de la Función Pública, porque ahí puede hacer una labor realmente transcendente en un momento crucial para el país.

Los funcionarios son el alma del Estado. Los funcionarios son los que hacen mover el Estado. De su actitud, de su cultura, depende si ese Estado es eficaz, eficiente o no; si ese Estado es transparente o corrupto, si ese Estado tiene visión y trabaja unido, coordinado, para producir resultados, o disperso, sin rumbo, sin guía.

Y por eso todo lo que tiene que ver con la escogencia, la preparación y el desarrollo personal e institucional de los funcionarios del Estado, pues eso determina en buena parte el progreso de un país.

Inclusive he estado citando en los últimos días un libro que me acabo de leer, que se llama ‘La Cuarta Revolución’, sobre por qué ciertos países, ciertas regiones, ciertos Estados progresan y por qué no.

Es un libro que escribieron los dos editores más importantes de la revista The Economist, que está teniendo una gran influencia y un gran impacto en Europa, porque allá están cuestionándose, se están preguntando: ¿Qué es lo que nos pasa a los europeos, que nuestros Estados como que no pueden funcionar adecuadamente?

Y la conclusión del libro, palabras más, palabras menos es, precisamente lo que usted, Liliana-, va a hacer aquí. Que los Estados perdieron su rumbo, que los gobiernos están sometidos a unos estados, a una burocracia, que muchas veces los inhibe, muchas veces no les permite que sus políticas sean eficaces y por eso el buen funcionamiento del Estado, el buen gobierno, se vuelve fundamental.

Y por eso, en este momento, en donde en el país están sucediendo cosas importantísimas, donde hay necesidad de un cambio de cultura –y si cambiamos la cultura de los funcionarios que son muchísimos, millones de funcionarios–, la repercusión en el país es enorme.

Coincidencialmente leía un artículo este sábado en el periódico Portafolio, de una empresa, de esas empresas nuevas, innovadoras, que se llama Storyinc, historia.

Esa empresa ¿qué es lo que hace? Esa empresa solamente les vende a las empresas la narrativa de lo que esa empresa es, para que al interior todos los empleados de la empresa la asuman y poderla vender al exterior.

Eso es lo que también tenemos que hacer en el Estado colombiano.

Y usted sabe de eso, usted se apasiona por eso. Y por eso, tendrá mi total apoyo.

Porque si logramos modificar en parte la cultura del funcionarlo, mejorarla, que todos trabajemos en la misma dirección, que todos amemos el trabajo que estamos haciendo, que todos tengamos esta visión que yo quiero venderle al país, un país en paz, un país con equidad, un país más educado; si todos trabajamos en esa dirección, pues vamos a lograr mejores resultados.

De manera que, Liliana, usted tiene la gran responsabilidad, muy linda además, y usted contara con todo nuestro apoyo.

La otra gran mujer que hoy acabamos de posesionar, Cristina Plazas, pues ha sido mi mano derecha desde hace mucho tiempo.

La recluté en la campaña anterior y desde entonces ha estado muy cerca a mí. Por eso puedo dar fe que es una persona extraordinaria, también con una inmensa vocación de servicio público, con un don de gente también extraordinario y que, en el fondo, toda la vida, había soñado con este puesto. Su amor por los niños y su dedicación al servicio público a través de causas que tienen impacto.

Cuando fue Consejera para la Mujer le puso todo el empeño, sacó adelante unos documentos Conpes y unas políticas, que –creo– sentaron un precedente. Eso nunca se había hecho en el país. Lo que se aprobó durante la Consejería de Cristina, para la Mujer, para la equidad de género, nunca se había visto en el país.

Pero yo sé que en el fondo ella lo que quería, era este puesto de esta institución tan importante.

Y eso tiene muchísimo que ver con la visión del país que estamos construyendo. La equidad principia por darles a todos los niños un trato digno, un trato amable, que tengan las capacidades para desarrollarse, ya después, como adolecentes, como ciudadanos. Y ahí es donde comienzan las igualdades o las desigualdades.

Por eso el programa De Cero a Siempre le hemos dado tanta importancia, porque ahí es donde hemos comenzado a fallar nosotros hace mucho tiempo. Niños que son maltratados, que son mal nutridos, que tienen un inicio de la vida en ese momento en donde aprenden a aprender y cuando llegan al colegio, ya llegan rezagados. Y quedan rezagados de por vida.

Por eso todo lo que podamos hacer por nuestros niños y nuestras niñas será una inversión muy rentable.

No lo digo yo; lo dicen todos los premios Nobel de desarrollo. La inversión más rentable social, de cualquier sociedad o Estado, son los niños. Allí es donde debe uno concentrar el esfuerzo del Estado para que tengan un mismo punto de partida, porque eso contribuye enormemente a la igualdad y a la equidad de un país. Por eso encaja perfectamente dentro de nuestra visión.

Cristina, la he conocido como mi Secretaria Privada además, no solamente en el Gobierno sino en las campañas.

Caso del ‘hacker’

Y hablando de campañas, queda uno aterrado cuando escucha lo que está saliendo en la información sobre este ‘hacker’ de la campaña, a lo que estábamos confrontados, Cristina. Nunca me imaginé yo.

Cada vez queda uno más impresionado.

Y por eso, como Presidente de la República, como Jefe de Estado, hago un nuevo llamado a que lleguemos al fondo de este asunto.

Necesitamos conocer la verdad. Una verdad que tiene que fortalecer nuestra democracia.

Eso que están diciendo que sucedió –si es cierto, si eso se puede comprobar– me parece aterrador. Y ahí tiene que actuar la justicia con toda la contundencia.

Y todas las organizaciones y todas las instituciones tienen que contribuir a que se esclarezca la verdad. Porque ese es el tipo de situaciones que una democracia no puede permitir que pase desapercibida o sin castigo.

Cristina: estoy seguro que va hacer una labor maravillosa. Contará con todo el respaldo mío, de mi señora (Maria Clemencia Rodriguez de Santos), que usted sabe que comparte con usted la pasión por los niños, de todo el Gobierno.

Asume usted la responsabilidad de una institución muy querida por los colombianos, que llega a todos los rincones de la Patria, que tiene un impacto directo en el bienestar de los colombianos. Y su dedicación, su capacidad de trabajo y su trasparencia –porque ahí también se requiere mano dura para que esa institución sea cada vez más transparente–, en sus manos, estoy seguro que será muy exitosa.

Les deseo a las dos muchos éxitos. El éxito de ustedes es el éxito de Colombia.

Muchas gracias.