Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Agosto > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la inauguración de la planta de Unilever en Palmira, Valle del Cauca

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la inauguración de la planta de Unilever en Palmira, Valle del Cauca

 ​Palmira, Valle del Cauca, 26 ago (SIG).

Y estamos inaugurando la planta más moderna del mundo en el sitio -este proyecto se llama salsa- donde se baila la mejor salsa del mundo.
 
Y estamos en un país donde por kilómetro cuadrado tenemos la mayor biodiversidad del mundo. Y un país que quiere tener un futuro limpio, como dice también el lema de ustedes: por un futuro limpio. Un futuro en paz, un país con más equidad, un país con mejor educación.
 
Y esta inauguración, esta inversión, encaja perfectamente dentro de esa visión de país que tenemos nosotros y por eso quiero agradecerles su confianza en Colombia.
 
Una confianza que se inició hace 66 años y que afortunadamente ha venido sosteniéndose, y ahora ha venido creciendo.
 
Eso que usted nos dice, que después de Brasil, es el país donde más están invirtiendo en América Latina, donde han fincado sus esperanzas y el futuro, pues eso nos enaltece pero también nos compromete.
 
Nos compromete para darles cada vez mejores condiciones, reglas de juego estables y crear ese ambiente necesario para poder producir más equidad, un mayor crecimiento económico porque todo eso va entrelazado.
 
Esta planta, esta inversión, produce empleo y produce empleo de calidad, empleo formal que es lo que queremos nosotros en Colombia producir más, porque eso nos va a permitir ser un país más equitativo.
 
Esta inversión y la forma como ustedes operan también encajan perfectamente sobre lo que yo le digo a todos los inversionistas extranjeros cuando van a visitarme: les digo: bienvenidos, ustedes aquí tienen un país amigo de la inversión extranjera, los consideramos nuestros socios hacia el futuro y lo único que exigimos es una responsabilidad social y una responsabilidad ambiental y que   paguen sus impuestos.
 
Pero en eso de la responsabilidad ambiental y social, Unilever  nos ha dado un ejemplo, esta planta es un ejemplo.
 
La cantidad de energía que ha logrado ahorrar a través de sus procesos más eficientes, como aquí no hay residuos, todo se va reciclando; como han venido también reduciendo el consumo de energía y como están promoviendo productos sostenibles.
 
Me contaban que ya el 17 por ciento de la palma sembrada en el país, tiene ya ese estándar de palma sostenible como lo denominan ustedes.
 
Todo eso contribuye enormemente a esa visión de país en paz, de país más equitativo y mejor educado.
 
Hace un año el señor Polman (Paul, CEO global de Unilever) fue a visitarme al Palacio de Nariño y hablábamos sobre Unilever, sobre su compromiso con el medio ambiente, su dedicación al tema del desarrollo sostenible –y fíjese como el mundo nos ha dado la oportunidad de trabajar juntos-
 
La Canciller, como él lo mencionó perteneció a un panel, un grupo privilegiado de ciudadanos del mundo que se dedicaron a estudiar cómo darle desarrollo a los objetivos de desarrollo sostenible que van a reemplazar los objetivos del milenio que el año entrante terminan su ciclo.
 
Y eso nos acercó más porque entendimos bien que nuestra filosofía coincidía, en buena parte. Y en esa conversación, también le preguntaba al señor Polman, qué era lo que le atraía de Colombia, por qué estaba invirtiendo aquí y no en otro país.
 
Y me decía, con toda la claridad y franqueza, primero, porque es un país que tiene una visión y unas políticas de crecimiento económico que nos van a dar un crecimiento que para nosotros es satisfactorio. Nosotros por supuesto buscamos mercados que crecen.
 
Pero agregó algo que hace nuestro mercado, el mercado de Unilever, crezca aún más. Porque no es solamente el crecimiento de la economía, sino el crecimiento también de personas que antes no tenían la capacidad adquisitiva para comprar nuestros productos y que ahora la tendrán
 
O sea que así comienza a encajar todo, la inversión extranjera (…)
 
La planta más moderna del mundo, genera empleo, genera crecimiento económico y el crecimiento económico genera recursos para invertir en lo social. Al invertir en lo social puede uno sacar a más gente de la pobreza, saca más gente de la pobreza, consume más y eso se vuelve un circulo virtuoso, que es lo que estamos buscando.
 
Y el único obstáculo, el único freno que tenemos en este momento, que nos ha frenado por casi la vida que Unilever ha Estado en Colombia; ustedes vinieron en el año 48 y más o menos en esa época comenzó aquí la violencia y hemos tenido aquí una especie, una guerra, un conflicto armado que ha durado todo este tiempo, 50, 60 años.
 
Eso es lo que en este momento frena que ese círculo virtuoso sea aún más dinámico.
 
Y por eso también les agradezco muchísimo el aporte que están haciendo ustedes a esa campaña de “Soy capaz”, pero quiero aclarar: esa campaña no es del Gobierno, esa campaña es de ustedes, del sector privado, fue una iniciativa del sector privado, ustedes la van a lanzar ya oficialmente en unos días, nosotros simplemente vamos a acompañarla.
 
Pero qué linda campaña porque así es como vamos creando conciencia en este país, que la paz es el valor supremo de cualquier sociedad, y la paz va a traer unos dividendos enormes.
 
Me preguntaba también el señor Polman y muchos inversionistas.  ¿Y a nosotros cómo nos va a afectar ese proceso de paz?
 
Y la respuesta es muy clara y muy sencilla: los afecta positivamente en todo sentido. Allá no estamos negociando nuestra política de inversión extranjera, no estamos negociando nuestra política tributaria, no estamos negociando la propiedad privada, nada de eso está en la mesa de discusión.
 
Estamos negociando simplemente que un grupo armado que ha generado mucha violencia en este país deje las armas. Y esta semana se inició esa discusión al instalar una comisión para eso, y siga persiguiendo los fines políticos por la vía legal y democrática. Nada más.
 
O sea, que lo único que puedo decirle a todo inversionista extranjero es que la paz lo que va a traer es más crecimiento económico y más posibilidades de generar más consumidores; porque por ejemplo: las inversiones en el campo van a ser las inversiones mayores a las que hemos tenido en el pasado reciente o en nuestra historia.
 
Porque el campo ha sido el área a donde más ha sufrido la gente por el conflicto, y si eliminamos ese conflicto será el área también donde más crecimiento, mas consumo habrá hacia el futuro.
 
También hablábamos con el señor Paul Polman, de sus productos, hace un año
 
Y le pregunté. La salsa de tomate Fruco, que para todos los colombianos pues es algo con lo cual crecimos toda nuestra vida, ¿de dónde vienen los tomates?
 
Y me dijo: desafortunadamente no vienen de Colombia.
 
Y entonces le dije: y, ¿qué podemos hacer para que podamos producir los tomates, para que podamos tener una salsa de tomate Fruco con tomates colombianos?

A partir de esa conversación le pedimos a nuestra querida presidenta de Proexport, aquí presente, María Claudia Lacouture, que promoviera con Unilever y con el Ministerio de Agricultura la posibilidad de producir esos tomates.
 
Y qué satisfacción me ha dado que acabo de ver que ese proceso ya va en su segunda fase.
 
Me explicaron que había que traer las semillas, que había que surtir todo un procedimiento, que había que comenzar a adecuar la tierra.
 
Ya estamos en vías de poder producir esos tomates que va tener un impacto inmenso en el bienestar de miles de familias, que van a poder producir ese tomate, para que los colombianos podamos gozar de la salsa de tomate Fruco con tomates colombianos.
 
Y esa es la forma de trabajar juntos, de generar esas condiciones que nos van a permitir ser ese país en paz, equitativo y educado.
 
Esa inversión que ustedes hacen, la confianza que ustedes tienen en Colombia es algo que necesitamos, la queremos cosechar todos los días.
 
Por eso les agradezco enormemente, por eso para mí es un gran honor estar aquí en este día muy importante.
 
Imagínense para Colombia lo que es inaugurar la planta de detergentes más moderna del mundo entero.
 
Eso es algo que nos entusiasma, nos compromete para seguir generando esa prosperidad que se merecen todos los colombianos.
 
¡Muchas gracias!