Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Agosto > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la entrega de subsidios de vivienda rural en Ipiales

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la entrega de subsidios de vivienda rural en Ipiales

 ​Ipiales, Nariño, 27 ago (SIG).

Qué bueno estar aquí en Ipiales, estar en Nariño.

Ayer comencé con una visita a Pasto. Ésta es una visita de agradecimiento, porque como dijo el señor Gobernador (Raúl Delgado Guerrero), Nariño votó por paz y votó en forma masiva, se expresó en las urnas. Y yo soy un Presidente agradecido y he venido a dar las gracias.

Y a dar las gracias de una forma muy simbólica y es inaugurando obras y mostrando los esfuerzos que hemos venido haciendo por Nariño, mi compromiso por Nariño, mi compromiso con este gran departamento, que ha sido real desde el primer día de mi posesión.

Comenzamos ayer con la reinauguración de una obra maravillosa allá en la ciudad de Pasto, un colegio de los Jesuitas (Colegio San Francisco Javier). Creo que es el mejor colegio que tiene Pasto, que además es un monumento histórico.

Y allá con Findeter financiamos esa reconstrucción, que además deja toda una cuadra con resistencia antisísmica, y se renovó una obra maravillosa.

Se fueron, ahí se invirtieron más de 23 mil millones de pesos. Y de ahí están saliendo los mejores estudiantes.

Un nariñense, por ejemplo, egresado de ahí, se ganó el primer puesto en las pruebas Saber del año pasado. Hoy está becado en la Universidad Javeriana.

Y ahí estamos sembrando futuro.

Ustedes me han oído sobre la importancia de la educación en mi visión de país. Y por eso qué bueno que la primera visita haya sido a este evento.

De ahí salimos a inaugurar una modernización del acueducto. Un acueducto que coincidencialmente había inaugurado mi tío abuelo (Eduardo Santos) en el año 1941 y al cual no se le hacia ninguna obra de mantenimiento desde los comienzos de los años 70.

Pues ahí se invirtieron más de 7 mil, 8 mil millones de pesos. Y eso va a solucionar el agua para el 85 por ciento de Pasto durante los próximos 30 años.

Reduce a la mitad, 50 por ciento de ahorro en el uso del agua y además un agua que ya pueden tomar todos los pastusos del grifo. Ya también la calidad del agua va a mejorar.

De ahí salimos a inaugurar otro punto Vive Digital en el Colegio de la Policía.

Me entusiasmé muchísimo al ver los estudiantes hablando inglés, aprendiendo inglés a través del uso de las tecnologías, los computadores que se están distribuyendo. Esos puntos Vive Digital están relacionando a los estudiantes y a la población en general con el uso de la tecnología.

Se están invirtiendo más de 27 mil millones de pesos solamente en las TIC. Y algo también muy importante, se está planeando poner en marcha más de 420, 430, lo que hemos llamado kioscos digitales, que son pequeños puntos de contacto de la tecnología con el campo.

Y ya están en proceso más de 200 y hay planeados 400 aquí en Nariño.

Y eso que hicimos ayer pues me entusiasmó mucho, porque ya ve uno cómo la tecnología está siendo asimilada y eso tiene un gran impacto en la medicina, en la educación, en el desarrollo de cualquier comunidad.

Esta mañana nos vinimos para Ipiales, aunque tuve antes del viaje una charla con todos los periodistas nariñenses que están en Pasto, como decía el Gobernador, haciéndoles una explicación más detallada sobre el proceso de paz.

Porque nos dimos cuenta –una encuesta que hicimos muy profunda– que la mayoría de la gente no está enterada del proceso. Sigue un apoyo muy grande por el proceso, pero cuando se les preguntaban detalles de lo que ya supuestamente la opinión pública debería saber, descubrimos que hemos fallado.

Yo creo que yo soy el responsable –el Gobierno, pero yo soy el responsable del Gobierno– de no estar trasmitiendo con la suficiente pedagogía los avances del proceso, qué buscamos con el proceso, los dividendos de la paz.

E hicimos un ejercicio muy pedagógico y creo que también muy útil con los periodistas explicándoles en su conjunto el contexto de lo que está pasando, los avances que se han hecho, qué es lo que significa, qué es lo que se ha negociado, qué es lo que no se va a negociar, lo que significa que las víctimas se hayan ido a La Habana a confrontar a los victimarios, lo que significa que militares de muy alto rango estén sentados en una mesa dando los parámetros para el desarme, la desmovilización; lo que significa la comisión histórica para que la gente entienda bien el origen del conflicto para poder solucionarlo en forma definitiva.

Ese ejercicio pues, como dice el Gobernador, lo vamos a seguir haciendo.

Hoy no voy a detenerme en ese punto. Simplemente decirles que entre más entendamos el proceso, más lo vamos a apoyar.

La gente, lo que he podido descubrir, es que en la medida en que no conoce bien los detalles, como sucede con cualquier circunstancia en la vida –cuando uno no conoce lo que está sucediendo–, la reacción natural es de aprensión, de duda, de escepticismo.

Y sobre todo cuando hay interesados en envenenar el proceso, en desinformar, en presentar las cosas como no son.

Los enemigos del proceso pues se han encontrado un terreno fértil para sembrar sus mentiras, para sembrar sus versiones equivocadas. Y eso es lo que estamos corrigiendo y vamos a corregir.

Porque lo que también hemos descubierto es que apenas le explica uno a cualquier colombiano escéptico o medio dubitativo frente al proceso, cuando le explica uno realmente qué es lo que se está negociando, qué es lo que se está haciendo, automáticamente se vuelve un soporte fundamental. Eso es lo que estamos haciendo.

Por una razón lógica, lo mencionaba el Gobernador. Los enemigos de la paz no tienen argumentos. ¿Quién se puede oponer a la paz? Es como oponerse a la belleza, a la juventud, a la libertad. La paz es el valor supremo de cualquier sociedad.

Lo que pasa es que nosotros aquí en Colombia nos acostumbramos a vivir en guerra. Llevamos demasiadas generaciones viviendo en guerra y damos por hecho que la guerra es parte de nuestra vida cotidiana. Y eso no es así, no debe ser así y no será así.

Ese no es el país que yo quiero dejarles a sus hijos y a mis hijos. Yo quiero dejarles un país normal, un país tranquilo, un país en paz.

Y los dividendos de esa paz son enormes, los costos de la paz son nulos. No hay paz mala ni guerra buena.

Y eso es lo que vamos a explicar mejor, porque la población tiene que entender que no hay nada más importante que la paz para lograr todo lo que nosotros queremos en los otros frentes.

Esa frase de la campaña, que con paz haremos más, es una realidad.

Y estas inversiones que hemos hecho aquí en Nariño, y que seguiremos haciendo, pues se pueden multiplicar si tenemos más recursos, si tenemos una economía más fuerte, y eso se logra con la paz.

Después de ese ejercicio, vinimos aquí a Ipiales a inaugurar otra obra maravillosa en el hospital. Fueron además tres fases: la inauguración de la sala de urgencias, que ya está funcionando, una sala de urgencias, y yo les decía ojalá muchos de los hospitales en Bogotá tuvieran esa sala de urgencias. Porque realmente muy bien diseñada, muy bien construida.

Luego hicimos una especie de visita de progreso de obra a unas salas de cuidados intensivos. Luego pusimos la primera piedra en la tercera fase, que es ya el bloque hospitalario para que quede todo el hospital completo, un hospital que va a satisfacer las necesidades de Ipiales y de muchos de los municipios aledaños.

Una inversión de más de 26 mil millones de pesos que, como decía el Gobernador, se paga por vía del Gobierno Nacional, del propio hospital.

Y yo quiero felicitar a Ipiales, porque este es uno de los hospitales mejor manejados de todo el país.

El gerente del hospital se ganó, -me correspondió a mí entregarle el premio de la mejor gestión de funcionario público en diciembre del año pasado.

Y esa mejor gestión se traduce en utilidades del hospital, que se traducen en inversiones en mejor servicio para todos los ciudadanos.

Y en la otra parte de la financiación son las regalías. Eso es sembrar futuro.

Esa ‘mermelada’ que se está repartiendo, pues se está repartiendo en esta forma para construir hospitales, para construir colegios, para construir vías; es la inversión social.

Y en la medida en que tengamos una economía que crezca a tasas altas, que también nos hemos puesto en el trabajo de manejar la economía de forma tal que tenga una dinámica apropiada y produzca los recursos que nos permiten hacer estas inversiones, pues eso se vuelve un círculo virtuoso.

Y afortunadamente estamos caminando en esa dirección.

Eso es lo que nos ha permitido hacer unas inversiones aquí en Nariño, sin precedentes.

Si uno suma cuánto se le ha invertido a Nariño, la cifra asciende a más de 12 billones de pesos.

Esa cifra Nariño no la había visto nunca.

Y cifras que además se traducen también en una política social muy agresiva en la cual yo estoy totalmente comprometido. La equidad es condición fundamental para mantener una paz.

Cuando logremos la paz –esperamos lograrla y yo voy a perseverar, Gobernador, con la ayuda de ustedes hasta lograr esa paz–, cuando la logremos, para que se sostenga en el tiempo tenemos que construir un país más equitativo.

Yo les he dicho a muchos de mis amigos, que me critican, que no votaron por mí, les digo, nadie es rico rodeado de pobreza. Y esa no es una frase mía, es una frase del Presidente Kennedy.

Este país no puede seguir con las desigualdades que tenemos. Que las hemos venido cerrando; brechas entre regiones y brechas entre personas.

Por eso la equidad debe ser un objetivo fundamental.

Y todas estas inversiones buscan es mejorar esa equidad. Es tratar de buscar un país más justo, un país menos inequitativo.

Aquí en Nariño hemos hecho avances importantes en más Familias en Acción. Son 70 mil familias, 70 mil nariñenses que dejaron de ser pobres en los últimos años; 15 mil 800 salieron de la pobreza extrema.

Tenemos cerca de 62 mil Familias en Acción adicionales en el programa. Hemos triplicado los cupos en el programa del Adulto Mayor. Aunque nos falta muchísimo por recorrer pero ahí vamos avanzando.

Hemos hecho inversiones en otros frentes que se van a traducir también en más equidad y en más desarrollo.

El Gobernador los mencionó: el Contrato Plan. Un Contrato Plan por valor de 1,5 billones de pesos. Y parte de las obras que ya se están viendo son producto del Contrato Plan.

El hospital, entre ellos; es parte de ese Contrato Plan. Y eso lo vamos a seguir, por supuesto, ejecutando en los próximos años para que todo ese plan quede como una realidad para Nariño.

El Conpes que firmamos. El Conpes para el desarrollo agropecuario por valor de 1.6 billones de pesos.

Es un Conpes que ya tiene las cifras de inversión, las fuentes de financiación. Va a ser un Conpes dirigido a cuatro áreas específicas: sembrar nuevos cultivos, renovar áreas que necesitan ayuda técnica, diseños y estudios para construir más de 30 distritos de riego a pequeña escala, que necesita el sector agropecuario en Nariño; consolidar más de 30 sistemas productivos, mejorar la productividad.

Ahí me entusiasmó muchísimo, que estuve precisamente haciendo una labor parecida de relanzar a Corpoica, que es una institución tan importante para el desarrollo agropecuario. Y me fui a la planta que tiene Corpoica en Tibaitatá.

Y me dijeron que ya habían desarrollado unas tecnologías –el propio ICA–, que aquí en Nariño van a inaugurar unas instalaciones que tiene el ICA, que están en esa cosa que tenía Fedepapa. Una que tuvo ahí medio problemas, que hoy la tiene Corpoica.

Y ustedes no se imaginan lo que yo ya vi –lo vi con mis propios ojos–, cómo podemos aumentar la productividad de la papa de una proporción de 3 a 17.

O la productividad de la leche.

Yo me acuerdo cuando aquí vino una delegación de neozelandeses, a mí me dio como susto, dije los neozelandeses nos van a invadir aquí y nos van acabar con nuestra producción de leche. Les dije ¿por qué más bien no nos asociamos

Ya han venido varias delegaciones para ver qué potencial de productividad tenemos nosotros. Y resulta que nosotros nos podemos convertir en un país más productivo que Nueva Zelandia en materia de producción de leche.

Y ya lo estamos viendo, porque Corpoica ya hizo unos experimentos, cruzó unos ganados y ya están aumentando la productividad de la leche de una forma muy impresionante.

Todo eso encaja dentro de ese propósito de lograr que el campo colombiano se convierta en un polo de desarrollo, en un polo de prosperidad.

El campo colombiano, el campo nariñense, ha sido por siglos –no por décadas, siglos– abandonado. Allá está, por consiguiente, concentrada la pobreza, las desigualdades y la falta de productividad.

Entonces los problemas que surgen de esa situación pues son permanentes, enormes.

El paro agrario que vimos pues es producto de necesidades que tiene la gente porque las condiciones no están dadas, o no han sido creadas, para que el campo se vuelva próspero.

Aquí estuve yo en este sitio con los Pastos, cuando estábamos en pleno paro agrario. Yo me vine para acá a hablar con ellos.

Y dígales, Gobernador, la invitación a mí casa está, por supuesto, abierta. Yo siento mucho, que como usted dice, nos hemos cruzado; están allá y yo estoy acá.

Pero que esa invitación que les hice, esa invitación la sostengo. Y allá las puertas están abiertas, y que cuando quieran, y si usted nos acompaña mejor aún, están más que bienvenidos.

Pero lo que les quiero decir es que dentro de esa visión de país, yo quiero dejarle a mis hijos y a los colombianos esa visión de un país en paz, un país con equidad, y más educado, mejor educado, el mejor educado de América Latina para dentro de una década, el papel del campo juega un papel muy importante.

Y por eso las inversiones que se hagan en el campo tienen que ser inversiones que tengan un impacto real para mejorar las condiciones de vida del campo.

Y esto que acabamos de asistir, las llaves que acabamos de entregar, es un componente importantísimo de esa concepción del desarrollo del campo.

Que va a tener además un efecto muy importante en la lucha contra la pobreza, que es una de mis prioridades.

La equidad tiene que pasar por la lucha contra la pobreza. Sacar de la pobreza extrema a cerca del 10 por ciento de los colombianos que todavía viven en pobreza extrema.

Mi sueño, mi objetivo es que en 10 años logremos acabar con la pobreza extrema.

Ya hemos bajado muchísimo, ya estamos en un dígito.

Así como bajamos el desempleo a un dígito, también bajamos la pobreza extrema a un dígito. Pero podemos desaparecerla.

Colombia es un país rico. Colombia es un país con muchos recursos, lo que pasa es que hay que invertirlos bien, hay que distribuirlos mejor.

Y por eso las inversiones donde haya más impacto en la lucha contra la pobreza son inversiones que deben tener prioridad. Por eso este evento que estamos hoy realizando en este momento es tan importante.

Los 3 mil 600 subsidios de vivienda rural para construir o mejorar, es el proyecto más grande de vivienda rural que se ha hecho en un departamento en toda la historia de este país.

Nunca antes habíamos hecho un proyecto como el que acabamos de hacer. Vamos a entregar en este caso son 238, de 3 mil 600. Doscientas treinta y ocho, que ahí vimos van para Cumbal 69, Funes 20, en Pasto 58, en Potosí 63, en Fragua 28, y las otras se van a distribuir y van a comenzar a construirse en enero.

Esa magnitud de vivienda rural no se ha visto en ningún otro departamento.

Y mi compromiso es no solamente hacer esto, sino hacer mucho más aquí en Nariño. Porque eso sí que tiene impacto en la calidad de vida de la gente que está viviendo en la pobreza extrema.

Lo tenemos medido. Nosotros tenemos el plan de la Red Unidos, tenemos los factores que hacen que la gente salga de la pobreza y el factor tal vez más importante es el de la vivienda.

Entonces fíjense ustedes cómo en esta corta visita tenemos: educación, acceso a la educación; salud, acceso a la salud.

Yo les decía allá en el hospital: ‘qué bueno que aquí todos, no importa si es rico, si es pobre, va a llegar a este hospital y va a ser bien atendido’. Eso es equidad.

Y ahora la vivienda, que no ha tenido posibilidades de tener su casa propia o una vivienda digna, ayudarle a tener vivienda digna.

Más estamos construyendo, aquí se ha hecho un esfuerzo como nunca se había hecho en la historia, en vivienda urbana. Son cerca de 3 mil 200 viviendas en todo el departamento, cuatro mil 300. Estamos con este solo proyecto prácticamente construyendo más o igual que todo lo que hicimos en un esfuerzo en la parte urbana.

Vienen ahora pues por supuesto más inversiones. Lo que usted mencionaba Alcalde, y Gobernador, pues lógicamente siempre aprovechan que está el Presidente y su lista de mercado, una lista de mercado, ese es su deber.

Y muchos de esos proyectos o están en la fase de estudios, algunos están ya en ejecución, los otros los podemos discutir, nos sentamos, priorizamos; siempre, siempre las necesidades van a ser mayores a la capacidad de cualquier Estado de satisfacerlas.

Ahí tenemos que combinar usar bien los recursos, priorizar bien y de común acuerdo ver cómo vamos a invertir esos recursos.

Mi responsabilidad es producir los recursos, tener una economía dinámica, que la gente no evada el pago de los impuestos, que las regalías se cobren bien y que tengamos recursos para que nos sentemos con los gobernadores, los alcaldes y dentro de estos recursos disponibles qué es lo que vamos a hacer.

Hacer rendir los recursos es la tarea de cualquier gobernante. Nosotros creo que hemos rendir los recursos en estos primeros cuatro años como nunca antes.

Yo creo que los alcaldes lo pueden decir y me corrigen si estoy diciendo alguna mentira. Y la inmensa mayoría de los alcaldes por no decir todos en este país nunca habían recibido tanto dinero, tantas inversiones, tantos proyectos, como han recibido en estos últimos cuatro años.

¿Qué quiero?, que sigamos esa dinámica, porque sé que eso pudo satisfacer una partecita de las necesidades.

¿Cuál es la responsabilidad y nuestra obligación? Aunar esfuerzos alcaldes, gobernadores y Gobierno Nacional para ir priorizando de esas necesidades que quedan, cuáles son las más importantes, cuáles son las más urgentes y seguir con esa dinámica de desarrollo.

Nariño es un departamento muy importante por lo que simboliza, porque aquí ustedes han sufrido las consecuencias de esta violencia como casi ningún otro departamento, la siguen sufriendo hoy, en este momento, sufren las consecuencias de esta guerra.

Aquí está concentrada una parte importante de la pobreza del país y por eso entonces Nariño va a ser y seguirá siendo prioridad para mí.

Y por eso estoy yo aquí y tengan la seguridad, además ustedes tienen un excelente Gobernador que sabe muy bien cómo -con ‘nadadito de perro’- se va metiendo se va metiendo; cuando deje de ser gobernador lo voy a mandar a un embajada, de una diplomacia, la forma como pide elegantemente: estoy muy agradecido con esa primera cuota que me dio el Presidente.

Pero, él sabe que tiene en mí a un aliado, que este Presidente está comprometido con este departamento, que lo hagamos en este departamento también va a impactar las cifras nacionales en forma importante, de todo lo que suceda en el Pacífico.

Para mí también es importante porque la inversión aquí es rentable en todo sentido, en los indicadores sociales, en los indicadores de pobreza, y además este departamento tiene un gran futuro si logramos la paz.

Por eso además estoy muy agradecido por el apoyo que obtuve en estas elecciones y como les digo yo también soy Presidente agradecido y el amor se expresa con presupuesto.

Entonces continuaremos trabajando juntos, pero quiero felicitar a las familias beneficiarias, decirles: siquiera pudimos darles este granito de arena en su vida personal, haremos todo lo posible para que también todo lo que podamos seguir haciendo para que ustedes cada vez tengan una mejor calidad de vida, con proyectos productivos, es nuestra obligación.

Les agradezco mucho que estén hoy aquí presentes, esto es un acto que para mí es muy importante porque encaja perfectamente dentro de esta visión de un país en paz, con equidad y mejor educado.

Lo de la gasolina que sé que es un tema de gran sensibilidad. Hoy se hizo el anticipo del 15 por ciento,se está discutiendo el aumento del cupo, es global. La semana entrante van a ser recibidos en el Ministerio de Minas.

Lo que dijo el Gobernador es muy importante, muy importante. Hemos descubierto que un porcentaje muy grande de la gasolina se lo están robando, esa es la verdad: que no solamente hay estaciones piratas, fantasmas, sino que hay carrotanques que supuestamente llegan aquí, pero vienen con agua, y la gasolina no es que se la estén robando aquí en la frontera, se la están robando en Cali o en otra parte se quedan con la gasolina.

Entonces tenemos que ejercer unos controles mucho mayores y las comunidades tienen que ayudar en eso.

Y por eso el aumento del cupo tiene que ir acompañado de un mayor aumento de los controles.

A todos nos conviene que esa gasolina ni se vaya para los grupos ilegales, la minería ilegal, el narcotráfico, que es una parte. Pero otros simplemente es un negocio que montaron de gasolina gratis por lo que les digo, no se va para el narcotráfico, se queda allá y las venden como si fuera propia.

Entonces hagamos un esfuerzo. Este problema por supuesto lo vamos a solucionar pero tenemos que trabajar juntos.

¡Muchas gracias!