Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Diciembre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático

 Lima, 10 dic (SIG).

Colombia ha padecido DE MANERA DIRECTA –porque somos uno de los países más vulnerables– los efectos adversos del cambio climático, que amenaza a nuestra población, nuestra riqueza natural y nuestro desarrollo.

Los extensos inviernos y severos veranos han sido devastadores. Comencé mi gobierno con el peor desastre natural de nuestra historia. El narcotráfico y el conflicto armado, íntimamente ligados, también han contribuido y ¡de qué manera! Cientos de miles de hectáreas han sido dedicadas a los cultivos ilícitos, multiplicando a la deforestación y al desplazamiento de las fronteras verdes.

Por eso MI PAÍS ESTÁ COMPROMETIDO CON EL ÉXITO DE ESTA CONFERENCIA: porque en nuestras manos está lograr una base sólida de negociación para adoptar el próximo año un acuerdo jurídicamente vinculante y de aplicación universal.

Hoy reafirmo ante ustedes mi compromiso –y el de más de 47 millones de compatriotas– de contribuir al esfuerzo global para hacer frente al cambio climático.

Una manera de hacerlo, desde la perspectiva de nuestro país, es sin duda, trabajar por la Paz.

Los dividendos ambientales de la Paz son inmensos. Si logramos hacer realidad el acuerdo alcanzado en las negociaciones de La Habana para acabar con los cultivos ilícitos seremos capaces de detener la deforestación, el ecocidio que se está cometiendo contra nuestras selvas.

Podremos así mismo, preservar limpias nuestras fuentes de agua contaminadas hoy con actividades ligadas a la guerra como la minería ilegal y hacer productivas y competitivas las zonas agrícolas que hoy se encuentran bajo el área de influencia de la guerrilla.

PARA EL MUNDO LA PAZ DE COLOMBIA SIGNIFICA NO SOLO MENOS VIOLENCIA SINO MENOS COCAÍNA Y MÁS BOSQUES TROPICALES.

Cada uno de nosotros, desde su perspectiva, debe concentrar todas las energías a su alcance en combatir el cambio climático y ACTUAR INMEDIATAMENTE, o de lo contrario –como se ha advertido hasta la saciedad– las consecuencias económicas, sociales y ambientales serán apocalípticas.

En Colombia, a través de la Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono –que contempla 8 planes de acción– estamos haciendo gran esfuerzos para desligar el crecimiento económico del aumento en las emisiones de gases de efecto invernadero.

Porque es posible –hay que decirlo– generar crecimiento económico y al mismo tiempo combatir el cambio climático. Como bien lo dijera el reciente estudio Nueva Economía del Clima: ¡Escoger entre uno u otro ES UN FALSO DILEMA! El crecimiento y el desarrollo no son los enemigos. Es nuestra indolencia e inacción.

También adelantamos un Plan Nacional de Adaptación, que ya cubre a la mitad de la población colombiana, con miras a reducir el riesgo y los impactos asociados al cambio climático.

Y estamos construyendo una política integral y eficaz para reducir la deforestación y la degradación de los bosques. En la Amazonía, por ejemplo, a través del programa Visión Amazonía –que tiene apoyo de países como Alemania y Noruega– nos hemos puesto la meta de CERO DEFORESTACIÓN NETA. La paz, Dios mediante, nos permitirá cumplirlo.

Además, en nuestro Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 hemos definido acciones en diferentes sectores para reducir emisiones de gases efecto invernadero antes del 2020, con una visión de crecimiento verde para el país.

Porque somos conscientes de que hacer frente al cambio climático no da espera. Es una deuda que tenemos no solo con la naturaleza sino también con las nuevas generaciones.

La capitalización inicial del Fondo Verde del Clima es URGENTE E INDISPENSABLE para garantizar una acción más ambiciosa en las próximas décadas.

Colombia, que es un país que muy poco ha contribuido a las emisiones de carbono, va a aportar 6 millones de dólares a este Fondo y celebramos los anuncios que se han hecho, especialmente los de países en desarrollo, para quienes representa un esfuerzo extraordinario.

Eso sí: esperamos UN LIDERAZGO CONTUNDENTE de los países que más contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero y tienen mayor capacidad para aportar recursos.

La humanidad y el planeta nos exigen este esfuerzo.

Es el mayor reto que jamás hayamos enfrentado, y unidos –¡solo unidos!– podemos superarlo.