Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Diciembre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el lanzamiento del programa Agroágil, del Banco Agrario

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el lanzamiento del programa Agroágil, del Banco Agrario

 Tibasosa, Boyacá, 13 dic (SIG).

Alcalde (Carlos Arturo Triana Vega):

Me dicen que desde 1966 no venía un Presidente a Tibasosa, que fue el Dr. Carlos Lleras Restrepo que vino como Presidente.

Me complace mucho estar aquí, cumpliendo además una promesa, como aquí se dijo.

Y estar en un sitio muy especial, porque a Tibasosa le tienen muchos nombres pero el que más me gusta es el de que es el Jardín de Boyacá. Solo hay que mirar alrededor para darse cuenta que es así.

Además, como su himno lo dice, ésta es una tierra de campesinos buenos que labran la tierra.

Quiero referirme a varios de los puntos que aquí han mencionado.

Señor Ministro (de Agricultura, Aurelio Iragorri), ¿por qué no toma usted el otro micrófono? Y hagamos una especie de conversatorio para que podamos ir resolviendo varios de los temas.

Lo primero que me encontré cuando entré a ver algunos de los productos fue una señora que me dijo que el precio de la cebolla estaba por el suelo.

¿Qué estamos haciendo con el tema de la cebolla, Ministro?

Yo agregaría lo siguiente; el contrabando es una plaga que nos está afectando cada vez más no solo a los productores de cebolla o los productores agropecuarios en Colombia.

Por eso estamos haciendo aprobar la ley Anticontrabando en el Congreso. Para junio de 2015 estará aprobada esa ley.

Pero aparte de eso, hace unas semanas, en una reunión completamente distinta donde tenían el mismo reclamo del contrabando, yo le dije al Ministro de Defensa, (Juan Carlos Pinzón) y al Ministro de Hacienda (Mauricio Cárdenas) que íbamos a perseguirlos como perseguimos el narcotráfico, como perseguimos al peor delincuente; y vamos a crear un grupo élite.

Así como creamos un grupos élites para ir detrás de terroristas y los jefes de las bacrim y de todos los integrantes de las organizaciones que nos han hecho tanto daño. Grupos élite, que dicho sea de paso, han tenido gran éxito, porque la mayoría de ellos, han terminado en la cárcel o está en una tumba.

Entonces vamos a ir detrás del contrabando con la misma dosis, con el mismo entusiasmo y con la misma determinación.

Yo tengo una reunión con el Presidente (de Ecuador, Rafael) Correa el lunes y uno de los temas que le voy a plantear es que pongamos un control, porque como usted dice, Ministro, buena parte de lo que se viene para Colombia no es legal sino ilegal, puro contrabando. Y ahí vamos entonces a poner controles de lado y lado.

O sea que este tema el año entrante, no solamente por la producción de cebolla, va a ser para mí prioridad.

Y les pediría y les estoy pidiendo además a los gremios de los diferentes sectores que organicemos unos grupos donde ellos también participen. Los que más saben por dónde entra el producto que los afecta son los propios productores, el sector privado.

Entonces vamos a hacer unos grupos élite conformados también por los interesados en que el contrabando no llegue, para tener no solamente las policías sino también todos los interesados en esos grupos élite.

Aparte de los créditos y la refinanciación, sé que ese contrabando, eso que describió Augusto Márquez del precio de la cebolla allá en Medellín, es gráficamente una descripción que nos entusiasma es a hacer cada vez más control al contrabando.

De manera que en eso, tengan la seguridad de que vamos a arreciar. Vamos a organizar lo que ya estamos en la Dian haciendo los grupos elites, para atacar el problema del contrabando, que sé que es uno de los problemas que está afectando el sector agropecuario.

Aquí Hernando Torres cierta nos decía que dónde están los 5.2 billones de pesos.

Es un esfuerzo enorme que hemos hecho. Un esfuerzo norme.

Yo les digo lo siguiente. Cuando yo comencé mi Gobierno, hace cuatro años, comencé a ver qué quería dejarles yo a los colombianos, qué tipo de país quería yo dejarles.

Hicimos toda una especie de análisis retrospectivos, de nuestra historia, de nuestra independencia. Y ahí el campo colombiano como una prioridad, una prioridad si queremos ser un país más equitativo. Y esa es una de mis visiones.

Queremos intervenir en el campo, porque el campo es donde está concentrada la pobreza y la desigualdad.

Si queremos ser un país más desarrollado, tenemos que invertir en el campo. Por eso hemos venido aumentando el presupuesto para el campo como tal vez ningún otro sector. Ningún otro, ni la educación, ni la infraestructura, ha tenido ese incremento de presupuesto real como el campo colombiano.

Sabemos que las necesidades son mucho mayores, pero nosotros diseñamos esa visión, ver al campo como una prioridad.

Fue por eso, fue por eso, queridos campesinos de Boyacá, que el único tema, el único tema que yo permití que se discutiera en La Habana, que tiene que ver con la política pública, fue el tema que llamamos desarrollo rural integral.

¿Por qué lo hice?

Porque yo tenía la visión de invertir mucho más en el campo, de darle al campo lo que el campo no ha tenido durante, no estos años, ni estas décadas; prácticamente desde nuestra independencia el campo ha sido abandonado.

Y hoy, paradójicamente, el mundo lo que necesita es producción de alimentos.

Hace unas semanas, dos, tres semanas, se produjo en Roma la gran cumbre que se llamó la Cumbre del Hambre. Allá estuvo el Santo Padre haciendo una exposición.

Y me puse yo a seguir los resultados de esa cumbre y eso ratifica lo que nosotros ya sabíamos y es que el mundo se va a quedar sin alimentos. Que son realmente uno pocos países.

Todo el planeta tiene la capacidad de aumentar y producir sus alimentos. Aumentar la producción y producir más alimentos. Y uno de esos países –son siete no más, siete, ocho– está Colombia.

Por eso, lo que se presenta aquí es una enorme oportunidad.

Cuando yo veía esas hortalizas, cuando ya me decían mire esos duraznos, ya están compitiendo con los duraznos importados, podemos producir duraznos mejores. Necesitamos esto y aquello en nuestros.

Les pregunté cuánto vale ese producto. Me dijeron, Ministro, 400 millones de pesos, 400 millones de pesos para producir mucho más.

Eso es un tipo de proyectos que tenemos que multiplicar por todo el campo colombiano. Y por eso, por eso esos 5.2 billones de pesos tiene un componente muy importante que hemos venido desarrollando y es el componente del crédito agrario.

Hicimos que los campesinos de toda Colombia y todos los productores agropecuarios participaran proponiendo proyectos.

(…)

Y le quiero contar, esto de Bavaria lo hablé yo con el Presidente mundial de la cervecera en un viaje que hice yo a Davos, hace dos años.

Le dije: Mire. Una de sus operaciones más rentables del mundo es Colombia.

Dijo: efectivamente.

¿Y usted dónde compra cebada?

–Afuera.

Entonces ¿por qué no hacemos un programa para que esa cebada se produzca ahí?

Y me dijo: lo hacemos.

Esto obedece a un programa y tengan la seguridad de que ese programa se va a cumplir, porque yo me voy a encargar de que eso se cumpla.

Eso para Boyacá va a ser muy importante.

Y así con todo.

La paz

Miren, lo que yo les decía al principio, sueño con un país en paz.

Usted, Hernando, está ayudándome a conseguir esa paz, se los agradezco.

No ha sido fácil. Hacer la paz, créanme, es mucho más difícil que hacer la guerra. Una guerra es popular.

Hacer la paz genera muchas incomprensiones, muchas contradicciones. La gente no entiende que cómo así que yo estoy hablando de paz allá en La Habana y aquí están matando nuestros soldados, nuestros policías, están atacando las poblaciones.

La gente dice ¿será que el Presidente es un ingenuo? ¿Será que el Presidente está jugando doble?

Hacer la paz es difícil. Ayer lo decía el Secretario de Estado de Estados Unidos (John Kerry), hacer la paz es muy complicado en cualquier parte del mundo.

Pero vamos a perseverar, porque yo creo que este país en paz cambia, cambia fundamentalmente. Nosotros nos acostumbramos a vivir en guerra. Nadie de los aquí presentes ha vivido un solo día de paz.

Por eso para nosotros la paz es algo como demasiado novedoso.

A veces mucha gente curiosamente dice ¿eso qué quiere decir, qué vamos a cambiar?

Y algunos aprovechan, Dicen: no, que vamos a imponer aquí un sistema comunista o vamos a entregar este país a las FARC.

Nada de eso.

Vamos es a dejar de matarnos para poder dialogar y producir mejores resultados.

Usted lo decía, Hernando, y es algo que yo dije desde el principio. La paz se siembra en el campo, porque el conflicto armado nació en el campo.

Por eso, por esa razón, para mí el campo es una prioridad y seguirá siendo una prioridad. Y los campesinos para mí son el segmento de la población que yo más quiero ayudar, porque ahí es donde vamos a ejecutar la prosperidad para el país entero y ahí es donde vamos también a corregir los problemas que hemos acumulado durante décadas, siglos, de injusticia social, de desequilibrio, de brechas entre el campo y la ciudad; de brechas entre ricos y pobres.

Yo quiero este país en paz, un país más equitativo y un país mejor educado.

La educación es algo que para mí también es fundamental, porque es a través de la educación que vamos a producir ese país más equitativo.

Si logramos que todos los niños –Miguel Ángel estaba aquí–, si a este niño le damos buena educación, acceso –como le estamos dando– puedan tener buena educación, acceso como se está comenzando a dar a la tecnología…

¿Cuántos municipios están ya conectados, Gobernador, aquí en Boyacá, con tecnología?

Gobernador de Boyacá, Juan Carlos Granados: Son 123 municipios en Boyacá conectados con fibra.

¿Qué quiero? Que este niño tenga el mismo acceso y la misma educación que un niño rico en Bogotá o en Nueva York o en París, para que tenga las mismas oportunidades.

Ese es el país que yo quiero construir. Porque ese es el país que merecemos todos los colombianos.

De manera que la inversión en el campo es prioritaria y seguirá siendo prioritaria.

Trabajemos juntos. En lugar de hacer paros, más bien trabajemos juntos, dialoguemos, solucionemos los problemas. Así es como los países se desarrollan y encuentran el camino para poder progresar.

Pues eso es lo que yo quiero para Boyacá.

Este departamento es un departamento –ustedes lo saben– que está en mi corazón muy incrustado. Mi papá nació aquí, me enseño a querer a Boyacá. Por eso a mí me interesa.

Aquí, este distrito de riego, es exactamente el promedio, de la propiedad es de menos de una hectárea.

Entonces eso me parece maravilloso que pueda generar prosperidad, porque eso multiplica las oportunidades, multiplica la prosperidad. Eso es construir un país más equitativo.

De manera que tengan la seguridad de que vamos a seguir, el Gobierno, focalizados en ayudar a los campesinos de Colombia, a los campesinos de Boyacá.

El Gobernador sabe, no solamente en la parte agropecuaria –él lo mencionaba– , en la parte de vías, en la parte de educación, en la parte de la tecnología.

Pero todo eso está conectado, todo eso tiene que ver con el progreso de la gente. Eso es lo que yo quiero para Boyacá.

De manera que yo les agradezco mucho esta oportunidad.