Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Diciembre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante el saludo navideño a las tropas en la Base Militar de Tolemaida

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante el saludo navideño a las tropas en la Base Militar de Tolemaida

 ​Tolemaida, 22 dic(SIG).

Estas navidades son unas navidades muy particulares, muy especiales. Ustedes saben que en la Navidad hay una frase, desde hace muchísimos años, que se pone en las tarjetas. Uno le desea al amigo, al hermano, a la mamá, al papá en la Navidad: paz y prosperidad.

Pero esta Navidad esas dos palabras adquieren un significado muy especial y ustedes queridos soldados, queridos policías tienen muchísimo que ver con ese simbolismo, con esa circunstancia muy particular.

Estábamos esta mañana con los ministros, en el  gabinete, allá en el Palacio, haciendo una especie de rendición de cuentas, y le pregunté a los ministros y a las ministras: díganme a su juicio cuál es el logro o los logros más importantes de su cartera para ir haciendo un inventario. Y comenzaron los ministros a anunciar y a informar sobre lo que ellos creían que podrían ser sus logros más importantes.

Pues bien, esos logros han sido posibles porque nuestras Fuerzas Armadas, ustedes han venido trabajando en forma insistente, ininterrumpida durante todos estos años. Han generado esa confianza nacional e internacional que nos ha permitido en medio de una guerra avanzar como hemos avanzado.

Me decía, por ejemplo, el Ministro de Hacienda, (Mauricio Cárdenas) y nos mostró un cuadro: somos el país de toda América Latina que más creció este año y eso se debe a ustedes queridos soldados y policías.

El país que más ha crecido de toda América Latina y uno de los que más ha crecido en el mundo entero.

Me decía la Directora del Departamento de Prosperidad Social, DPS, (Tatyana Orozco), redujimos la pobreza en estos últimos años en casi 10 puntos porcentuales, tres millones y medio de colombianos y colombianas dejaron de ser pobres y pertenecen hoy a la clase media.

Eso se debe el trabajo de ustedes, queridos soldados.

Me decía esa misma funcionaria, sacamos de la pobreza extrema a más de dos  millones de compatriotas y eso se debe al trabajo de ustedes, queridos soldados.

Me decía la Ministra de Transporte (Natalia Abello), estamos construyendo y apenas estamos comenzando una cantidad de kilómetros de dobles calzadas, carreteras de todo tipo por el país entero, como nunca antes de nuestra historia, y eso se debe al trabajo de ustedes, queridos soldados.

Me decía la Ministra de Educación (Gina Parody), hemos avanzado en la educación superior, en el Sena, en educación gratuita, en la primera infancia como nunca antes había avanzado el país, y eso se debe al trabajo de ustedes, queridos soldados y policías.

Me decía el Ministro de las Tic (Diego Molano), hemos conectado el país entero, todos los municipios con fibra óptica y banda ancha, para que todos los niños y niñas de Colombia y todos los colombianos tengan acceso a ese  maravilloso mundo de la tecnología.

El mismo acceso que tienen los niños ricos en Bogotá, en Medellín, o en Miami, o en Nueva York y ya estamos conectados, y eso se debe a ustedes queridos soldados y policías.

Y yo podría continuar, el Ministro de Salud, (Alejandro Gaviria) me dice: somos el país que más niños está vacunando gratuitamente. Hemos avanzado en materia de salud como nunca antes porque unificamos el sistema subsidiado con el sistema contributivo. Y todos los colombianos tienen ahora acceso a la salud como no lo han tenido nunca antes.

Y eso se debe al trabajo de ustedes, queridos soldados y policías Por eso el país entero les agradece.

Y este concierto como decía el Ministro (Juan Carlos Pinzón) es una pequeña expresión de ese agradecimiento. Yo también quiero unirme para darles las gracias a todos los artistas que han hecho posible este gran evento.

Todos esos artistas que sin titubear dijeron: por supuesto que allá estaremos para darle esa pequeña dosis de un inmenso agradecimiento, tan grande que no es posible dimensionar, porque la deuda que tiene el país con ustedes es infinita.

Porque ustedes —queridos soldados, policías— han hecho el mayor sacrificio durante todos estos años y el pueblo colombiano no tiene cómo pagarles.

Por eso cualquier cosa que se haga por el bienestar de nuestras fuerzas es poco.

Pero sobre todo ahora, ahora que estamos viendo por primera vez —y por eso digo que esas dos palabras: prosperidad y paz se pueden convertir el año entrante en una realidad.

Estamos viendo por primera vez en 50 años la posibilidad de una paz, 50 años de guerra. El mundo entero nos está observando. El mundo entero está aplaudiendo esa posibilidad.

Pero eso se debe a ustedes, el trabajo de todos nuestros soldados, nuestros policías.

Esa cantidad, miles que han sacrificado su vida; otros miles que han caído heridos en combate. Todos ellos han puesto su sacrificio en favor de la Patria. Y la Patria por primera vez ve esa posibilidad.

Cincuenta años de guerra y vamos a alcanzar la paz.

Una paz que es la victoria de ustedes.

Una paz que va a ser sostenible, porque ustedes van a seguir cumpliendo un papel fundamental.

Porque si bien ese coraje, esa determinación, han sido los responsables de que estemos hablando de paz, porque finalmente el enemigo se dio cuenta que ustedes eran invencibles y que hoy tenemos el mejor Ejército de nuestra historia.

Tan es así que aquí, en este Fuerte de Tolemaida, este año ganamos nuevamente esas Olimpiadas de las Fuerzas Especiales de toda América, demostrándole al mundo que tenemos el mejor Ejército, la mejor Armada.

De todas partes vienen a pedirle a la Armada asesoría para ver cómo pueden mejorar sus capacidades en sus respectivos países.

Esa Armada que defiende el azul de la bandera, se ha convertido en un símbolo regional de eficacia y de eficiencia.

Y qué decir de nuestra Fuerza Aérea, ‘Somos la Fuerza’ dice la Fuerza Aérea con razón, porque esa fuerza, la Fuerza Aérea, también ha contribuido —y de qué forma— a que estemos hablando de la posibilidad de paz.

Cada vez que entrevistaba, o entrevisto, a algún guerrillero desmovilizado le pregunto: ¿A qué le tiene miedo?, al ruido de nuestros aviones, nuestros helicópteros.

Y qué decir de nuestra Policía. Presidentes de toda la región vienen a las ceremonias de graduación a agradecerle a la Policía la contribución que hace para ayudar a mantener la seguridad y calma allende de nuestras fronteras.

¡Qué orgullo! Qué orgullo el que siento como Presidente de la República de tener estas Fuerzas Armadas.

Y qué orgullo que sienten los colombianos cada vez que los ven a ustedes en cualquier rincón de la Patria.

Por eso ustedes representan la institución más querida por toda Colombia. Nuestras Fuerzas Armadas siempre están allá arriba en todas las encuestas de popularidad y de favorabilidad, porque la gente aprecia, respeta y agradece su trabajo, a ustedes y a sus familias, porque sus familias también juegan un papel importantísimo.

Ese apoyo que les dan, porque sabemos que la vida militar, la vida policial es una vida difícil, llena sacrificios, pero llena también de satisfacciones.

Y ustedes van a ser protagonistas de ese momento histórico, Dios mediante, cuando podamos decir se acabó la guerra, y ya vino la paz.  

Y el papel —repito— que van a jugar ustedes después de ese momento, va a ser determinante, porque sostener la tranquilidad, defender la paz, va a ser igualmente importante que haber definido esta guerra favor de la paz. 

Porque la paz —también repito— es su victoria.

De manera que recuerden esta Navidad, porque esta Navidad va a ser muy importante.

Dentro de muchos años, ustedes le podrán decir a sus hijos, a sus nietos: yo fui protagonista; yo era soldado, o yo era oficial,  o yo era suboficial, o yo era policía , cuando se presentó ese momento histórico, después de 50 años de guerra se logró la paz que le dio vía libre al despegue definitivo de este gran país que es Colombia.

Por eso muchas gracias, muchas gracias a todos ustedes a nombre no solamente del Gobierno, mío, de mi familia, sino de los 47 millones de colombianos.

Muchas gracias por su trabajo, que tengan una feliz Navidad, un año lleno de éxitos y el próximo año que nos llene también de felicidad.

Dios los bendiga. ¡ Viva Colombia!