Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Diciembre > Alocución del Presidente de la República, Juan Manuel Santos, de saludo de Navidad y Año Nuevo

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Alocución del Presidente de la República, Juan Manuel Santos, de saludo de Navidad y Año Nuevo

 ​Bogotá, 24 dic (SIG).

Queridos compatriotas:

Hoy estoy rodeado de niños colombianos –hijos de funcionarios de la Presidencia; niños como sus hijos, como sus nietos o hermanos– porque son ellos los que nos inspiran a trabajar por un país mejor.

Es por ellos –sobre todo por ellos– que la Navidad es un tiempo maravilloso, de alegría, de familia, de reconciliación, regalos y novenas.

En esta época navideña recordemos que la paz es mucho más que las conversaciones con la guerrilla, y que –con cultura ciudadana, con buenas obras y buenos sentimientos– podemos avanzar, y estamos avanzando ya, hacia ella.

La paz la construimos en nuestros hogares con nuestros familiares…

en nuestros trabajos con nuestros colegas…

y en la calle con nuestros conciudadanos.

La paz la construimos trabajando honestamente y con alegría, aportando a la comunidad, y sobre todo la construimos en casa, cultivando valores, tolerancia y afecto.

Y algo muy importante: sembramos paz cuando protegemos a nuestros niños y trabajamos por ellos para asegurarles un presente y un futuro de bienestar y armonía.

Que esa sea nuestra intención… que esa sea nuestra oración, en esta Navidad.

*****

Este año 2014, que llega a su fin, será recordado como un año en que la esperanza revivió en nuestro país.

Un año en que nuestra economía creció por encima de las economías de nuestra región y del mundo.

Un año en que seguimos derrotando al desempleo –ya son cerca de 3 millones de colombianos los que encontraron trabajo en el último cuatrienio–.

Un año en que continuamos cerrando las brechas sociales, sacando a millones de compatriotas de la pobreza, con programas de vivienda, de educación, de servicios públicos.

Para dar un ejemplo: de las 100 mil casas gratis para los más pobres, dejamos terminadas 76 mil y en proceso de construcción las restantes.

Y dejamos adjudicadas –¡qué alegría!– las 10 mil becas para los jóvenes de bajos recursos que tuvieron los más altos exámenes del ICFES, que estudiarán el próximo año en las mejores universidades del país.

Este fue, también, un año en que comenzó en firme la gran revolución de la infraestructura, con las autopistas de cuarta generación que estamos contratando y pronto comenzarán a construirse, y la recuperación del río Magdalena.

Un año en que dejamos prácticamente a todos los municipios del país conectados a internet de banda ancha, con puntos y kioscos de Vive Digital.

Un año en que le apostamos con decisión al bienestar de los campesinos y el desarrollo del campo, con mayores recursos que nunca y la participación de todas las organizaciones rurales.

Un año para recordar, en que nuestros deportistas nos llenaron de gloria y llevaron nuestra bandera a los más altos podios, en fútbol, ciclismo, atletismo, patinaje y tantas otras disciplinas en que Colombia ahora es potencia.

Un año –sobre todo– en que seguimos trabajando para terminar el conflicto que hemos sufrido por medio siglo, con avances concretos, con la participación activa de las víctimas, y manteniendo la voluntad de diálogo por encima de los obstáculos.

Por eso el 2014 puede llamarse el año de la esperanza.

Y el 2015 –Dios mediante– será un año en que esa esperanza se transformará en hechos de progreso, igualdad y paz.

A todas las familias colombianas –desde el fondo del corazón– les deseo unas felices fiestas, un nuevo año de ventura y tranquilidad, y lo más grande que se puede desear a una nación o a una persona: PAZ.