Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Noviembre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la entrega del túnel y el viaducto de Gualanday

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la entrega del túnel y el viaducto de Gualanday

 Coello, Tolima, 11 nov (SIG).

​Álvaro Mutis (escritor) era de Coello, y él escribió una vez refiriéndose al Tolima lo siguiente: “Todo lo que he escrito está destinado a celebrar, a perpetuar ese rincón de la tierra caliente del que emana la sustancia misma de mis sueños, mis nostalgias, mis temores y mis dichas”.

Hoy les entregamos dos dichas al Tolima y a Colombia: este túnel de casi un kilómetro y este viaducto de 600 metros que, como aquí se dijo, es el viaducto más grande, más largo, más alto, que se ha construido en todo el territorio colombiano.

Qué bueno poder decirles a los colombianos y al mundo que nuestros ingenieros –porque, como usted bien lo exaltaba, esto es ingeniería colombiana, esto es mano de obra colombiana–, están a la altura de cualquier ingeniero de cualquier lugar del mundo. Eso para mí es un sueño hecho realidad.

Hace algunos años, precisamente viajando por Europa, de Suiza a Italia, yo veía esos viaductos, veía esos túneles, y decía: ¿por qué en Colombia no podemos hacer lo mismo? ¿Por qué en Colombia no podemos tener esa infraestructura? ¿Es que acaso nuestros ingenieros son inferiores? ¿Es que acaso nuestra mano de obra es inferior?

Por eso cuando estábamos en la campaña presidencial, dijimos: por qué no hacemos un inmenso esfuerzo y proyectamos el plan más ambicioso en materia de infraestructura que el país haya conocido, simplemente para desatrasarnos en materia de infraestructura y estar a la altura de los países de nuestro mismo nivel de desarrollo, pero que sí han tenido la infraestructura como una prioridad.

Para hacerlo necesitábamos no solamente ganas, voluntad política, sino que teníamos que hacer las cosas correctamente. De ahí nació la idea de hacer una serie de cambios institucionales, para que una institución como la ANI pudiese administrar, vigilar, gerenciar esa obra de infraestructura que queríamos hacer.

Quisimos también cambiar la cultura para que pudiésemos hacer las cosas correctamente, estructurar bien los proyectos antes de presentarlos o de abrirlos a licitación. Por eso nos demoramos un tiempo diría que prudencial, no nos hemos demorado demasiado, pero creo que hicimos las cosas correctamente. Cambiamos esa cultura hoy en día.

Inclusive cuando el Vicepresidente Germán Vargas Lleras era Ministro del Interior, incluimos en una de las leyes de anticorrupción que no se podían abrir licitaciones sin proyectos estructurados. Y eso creo que ya es hoy la regla y no la excepción. Eso nos va a ahorrar muchísima plata, muchísimos dolores de cabeza, y nos va a ayudar a construir mucho mejor la infraestructura.

Que tengamos una institución como la ANI, que ya ha venido recolectando gente capacitada, gente con la posibilidad de sentarse y estructurar bien los proyectos, estudiar bien las alternativas y poder hacer lo que aquí se ha venido haciendo, que para mí es muy importante, con también el Ministerio de Transporte, y es que nadie tenga ninguna duda, ningún reclamo, sobre la transparencia con que se están haciendo estas grandes obras.

Ahí también creo que es importante resaltar que lo que se ha venido haciendo, está sentando ahí una especie de doctrina en cuanto a la forma de hacer las cosas, para que nadie sienta que hay algún tipo de preferencia, que todo el mundo tenga las mismas reglas de juego, que ganen los mejores, como debe ser en esta materia y en las demás en materia del gobierno.

Cuando uno ve que esos sueños comienzan a convertirse en realidades, cuando las maquetas comienzan a convertirse en viaductos, en túneles, es cuando uno dice: hombre, sí se puede y hay que continuar.

Por eso qué bueno estar aquí hoy con ustedes. Quiero rendirle un homenaje a la ingeniería colombiana, a todos los que tuvieron que ver con esta obra, porque realmente es una obra para mostrar en cualquier lugar del mundo.

Es una demostración de que lo que se viene también va a ser posible hacerlo con esa misma calidad, además con la misma velocidad. A pesar de las licencias ambientales, que las estamos acelerando, a pesar de los requisitos que tienen este tipo de grandes obras, lo importante es que cuando hace uno las cosas bien, las cosas quedan para siempre.

Creo que esta obra, este viaducto, este túnel –además estamos firmando un otrosí para el otro viaducto y el otro túnel que va a estar aquí a la derecha–, lo que eso significa en materia de competitividad, de tiempo ahorrado, eso a la larga quiere decir más empleo, más desarrollo, más crecimiento económico.

Tiene una serie de consecuencias positiva. Tener una buena infraestructura, hoy en día eso le va a quedar al Tolima y al país, porque esta carretera es una carretera de tremenda importancia, creo que de las más importantes que tiene el país. Mucha gente va a depender no solamente en el trayecto que estamos en este momento inaugurando y los municipios aledaños, sino que el país entero se va a beneficiar.

Esto facilita la salida hasta Buenaventura y contribuye a conectar el centro del país con el Pacífico. Si queremos ser realmente un país con proyecciones en el Pacífico, necesitamos obras de infraestructura como ésta.

Hoy estamos celebrando algo adicional: la ley de alianzas público –  privadas. Una ley que hicimos aprobar en el Congreso. Gracias, senadora, senadores y representantes. Hoy estamos firmando la primera alianza público – privada de origen privado. Eso, como aquí se dijo, también es la demostración de la confianza que afortunadamente hemos podido generar en el sector privado, para que el sector privado tome los riesgos, comparta además los riesgos con el Estado para hacer muchísimas más obras sin necesidad de acudir al tesoro público.

Eso además nos abre unas posibilidades inmensas. Hoy es la primera  en materia de infraestructura de transporte. Pero las alianzas público –

privadas en la medida en que vayan generando confianza y vayamos aprendiendo a ponerlas en marcha, nos van a permitir desarrollar mucho más el país, porque en este momento la gran limitación es una limitación fiscal.

Nosotros tenemos que mantener nuestra economía en equilibrio, tenemos que mantener nuestras cuentas en orden. Por eso no podemos salir a invertir sin ningún tipo de limitación, porque entonces se nos va a desequilibrar la economía y ahí pagamos las consecuencias.

Mi responsabilidad es mantener la economía funcionando como un relojito para que tengamos los recursos suficientes para hacer obras en la medida de lo posible. Pero siempre las necesidades son mucho mayores a los recursos limitados que tenemos. Por eso las alianzas público – privadas nos permiten abrir un abanico de oportunidades adicionales sin necesidad de poner en peligro las finanzas públicas. 

Hoy estamos dando un paso histórico, porque hoy, después de la aprobación que tuvo esta alianza público – privada en el seno del Gabinete, en la reunión de ayer, hoy vamos a hacer realidad la alianza público – privada para la obra entre Ibagué y Cajamarca. O sea que ahí vamos avanzando. Es doble calzada, por supuesto, porque eso es lo queremos para todas las carreteras de este país.

Luego también vamos a firmar el inicio de obra de 5 de las concesiones de la primera ola de cuarta generación. Esas firmas suman más de seis billones de pesos. En los próximos días o semanas vamos a estar firmando el inicio de obra de las demás. Son nueve el total de la primara ola. La primera ola es una de tres olas. Y esas tres olas es lo que va a cambiar la faz de la infraestructura en Colombia.

Por eso el día de hoy es tan importante. Estamos inaugurando el viaducto más grande, más alto, más largo del país. Estamos poniendo en marcha la primera alianza público – privada de origen privado. Y estamos firmando los primeros cinco contratos de inicio de obra de ese gran sueño de cambiar totalmente, para bien, la infraestructura de este país.

No voy a enumerar la cantidad de personas a las que tendríamos que agradecerles, porque son demasiadas. Pero a todas las personas que han hecho de estos tres grandes acontecimientos que eso se vuelva realidad, muchas gracia. El país realmente en materia de infraestructura va a ser un país diferente a partir de hoy. Porque hoy estamos dando la verdadera largada a un cambio de fondo, transformando este país para bien, modernizando este país. Así también estamos construyendo paz. Así también estamos haciendo de Colombia un país más equitativo, un país más desarrollado, un país con más oportunidades. Todo esto nos va a ayudar a que nuestros hijos vivan en un país mejor. Muchas gracias”.