Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Noviembre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en su visita al municipio de Planadas, Tolima

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en su visita al municipio de Planadas, Tolima

 Planadas, Tolima, 19 nov (SIG).

​Muy buenas tardes, quiero decirles que hoy es un día lleno de simbolismo, como lo dijo el señor Alcalde (David Lozada Losada) aquí nació el conflicto armado que durante tanto tiempo, generaciones nos ha venido desangrando, ha venido frenando nuestro desarrollo, ha venido produciendo pobreza.

Ha dejado miles y miles de familias con víctimas, millones y millones de personas que han  sufrido el conflicto, más de seis  millones; es uno de los conflictos que más víctimas  ha dejado en el mundo entero, es el conflicto más largo y el único que queda en todo el hemisferio occidental.

Por eso mi empeño, desde el primer día de mi Gobierno, inclusive desde antes, cuando vine aquí a Planadas como Ministro de Defensa y vine cumpliendo mi obligación como Ministro de Defensa y ya pensaba en la necesidad de terminar este conflicto.

De terminarlo en una mesa de forma definitiva para que nunca más, nunca más los habitantes de Colombia, los habitantes del Tolima, los habitantes de Planadas tengan que sufrir los avatares, las consecuencias de una guerra, de un conflicto.
 
Lleva tanto el conflicto que a la gente se le olvidó cómo es vivir en paz, se le olvido cómo es un país normal.

Yo le pregunto a muchos compatriotas en diferentes zonas del país: cómo se imagina usted el país en paz? Y me dicen: no me lo imagino, yo ya me he acostumbrado a esta guerra.

Eso para una sociedad, para un país es algo muy nocivo. Por eso iniciamos este proceso de paz.

Iniciamos el proceso de paz dando los pasos correctos, en una forma sería responsable. Y hace dos años exactamente, hoy estamos celebrando el inicio de las conversaciones para que, si nos ponemos de acuerdo sobre esos puntos que definimos con las Farc que serían los puntos entorno a los cuales si hay acuerdos, se acaba el conflicto en forma definitiva.

Ya llevamos tres de los cinco y vamos avanzando en los otros dos.

Ha sido un camino lleno de dificultades, lleno de obstáculos, yo sabía desde el principio que así iba a ser pero estoy convencido de que al final del camino, al final de este túnel –y ya estamos viendo esa luz- vamos todos los colombianos a celebrar y vamos a tener un país nuevo, un país renovado, un país normal.

Donde ustedes, aquí en Planadas, en lugar de vivir con miedo, de vivir con barricadas como las ve uno todavía, ahí acabo de aterrizar en esa pista y veo todas las barricadas para evitar los ataques de la guerrilla.

Veo, por supuesto, a todos nuestros soldados armados y todo esto lleno de soldados y yo lo que quisiera muy pronto es ver  mucho más de lo que ya me están mostrando.

El General Pineda me recibió diciendo: Presidente venga y le muestro las obras que estamos haciendo. La pavimentación de la carretera entre Planadas y Ataco, entre Planadas y la Gaitania, que es una buena pista que esta ya por terminarse su pavimentación y tantas otras obras que se están haciendo, durante el programa de consolidación.

Eso es lo que yo quisiera que se volviera la regla y no la excepción y ver a nuestro Ejército cada vez más presente en todo el territorio construyendo carreteras, obras de todo tipo.

Porque ahí me mostraban que estaban haciendo polideportivos y puentes, todo lo que necesita una región como esta o un país como el nuestro para desarrollarse mejor.

Vamos avanzando porque la paz no es solamente silenciar los fusiles, la paz no es solamente lo que estamos hablando en La Habana, la paz es la lucha contra la pobreza.

Es llevarle al campo, y ese es uno de los puntos que acordamos con las Farc, mucha más inversión y ya lo estamos haciendo.

La paz es comenzar a cicatrizar tantas heridas en tantas familias que ha producido esta guerra. Y ya lo estamos haciendo, estamos reparando las familias, estamos reparando las víctimas.

La doctora Paula Gaviria (directora de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas) que está aquí con nosotros puede sentirse muy orgullosa porque ya ha reparado más de 480 mil víctimas, pero al mismo tiempo nos falta más de cinco millones porque hay más de seis millones de víctimas.

Y el doctor Sabogal que está dirigiendo la Unidad que está restituyéndole la tierra a los campesinos que fueron desplazados por la violencia, y se le está restituyendo como lo hemos hecho a lo largo y ancho del país, llevamos 84 mil hectáreas con proyectos  productivos, con asistencia técnica, con los títulos de la tierra para que esas familias campesinas tengan un ingreso digno que les permita vivir dignamente.   
    
Llevamos 84 mil hectáreas restituidas, pero nos falta muchísimo más.
 
Estamos construyendo paz invirtiendo en todos los municipios del país y sobre todo en los más necesitados, en los más pobres como Planadas.

El Alcalde me recordaba, Planadas es un municipio que ha sido de los más azotados por la violencia. Es uno de los municipios más importantes del Tolima, con una extensión parecida a la del departamento del Quindío.
 
Aquí nació el conflicto, pero sigue siendo uno de los municipios más pobres, por eso va a ser receptor –y en forma prioritaria- de ese posconflicto que estamos ya diseñando, cuando termine la guerra.

Cuando termine este conflicto, vamos a poder canalizar muchos más recursos en el campo, en las escuelas, en los hospitales, en la construcción de carreteras.

Cuando termine el conflicto la economía va a poder desarrollarse con mucha más rapidez, va a producir más ingresos que van a ir dirigidos –como ha sido mi política  desde el primer día- hacia los más pobres, hacia lo más vulnerables.

Ya somos cabeza de serie, no solamente en fútbol, -y ayer ratificamos la calidad de nuestra Selección ganándole a Eslovenia y  somos ya terceros en el mundo- somos cabeza de serie en la región en lucha contra la pobreza, en crecimiento económico, en lucha contra la pobreza extrema, pero nos falta muchísimo camino por recorrer.

Cada vez que yo le entrego las llaves a una familia para que tenga ese sueño, para que haga realidad esa aspiración de tener una casa propia, las casas gratis en las ciudades, me lleno de alegría.

Recibo el agradecimiento de esas familias con verdadera emoción, pero al mismo tiempo se me parte el corazón porque sé que hay dos o tres familias, por cada familia que le entrega uno una casa, dos o tres, o hasta cuatro que la están necesitando y no la han podido obtener.

Usted me mencionaba Alcalde que ya han recibido cerca de 400 y pico subsidios para la vivienda rural, pero que las necesidades solamente en Planadas son de tres mil.

Esa es como la regla general del país entero, pero tenga la seguridad de que estamos aumentando el presupuesto precisamente de ese tipo de programas: los programas de desarrollo rural, de vivienda rural, de acueducto y alcantarillado rural, porque es en el campo donde está concentrada la pobreza, donde está concentrada la desigualdad.

Y mi propósito es tener una Colombia en paz, con más equidad y mejor educada. Y si queremos más equidad, si queremos esa paz sustentable, duradera, entonces tenemos que invertir mucho más en el campo.

Yo he conocido muy bien mi querido Alcalde el café. Puedo decir con orgullo, puedo decir con orgullo, que he sido tal vez el Presidente de la República de Colombia en toda la historia que ha defendido más el café a través de mi vida.

Lo hice desde que comencé a trabajar en la Federación de Cafeteros en el año 72 y seguí después como periodista, como Ministro de Comercio, como Ministro de Hacienda, como Ministro de Defensa y ahora como Presidente de la República.

Cuando estaban viviendo la época de las vacas flacas, hace cerca de un año, les dimos subsidios por valor de un billón de pesos a los cafeteros.

Eso nunca se había visto.

Pero tenga la seguridad – porque sé, conozco el café, lo he vivido, lo he estudiado y sé la importancia que tiene el café para esos propósitos de construir una Colombia más equitativa -, que si le damos bienestar al cafetero, ese bienestar se multiplica por toda la economía, que seguiré defendiendo el café como si yo fuera el principal cafetero sin tener nunca, infortunadamente, una matica de café, porque sé de su importancia.

Y sé la importancia de este municipio. Por eso -y el Gobernador sabe y el Alcalde sabe y los alcaldes de los demás municipios- firmamos el Contrato Plan, la primera vez que se hace con el departamento del Tolima, para el sur del Tolima, que ya va avanzando. 

Y apenas es la primera cuota, vamos a hacer muchísimo más porque este país tiene una gran riqueza, esa gran riqueza que vamos a poder aprovechar si logramos que el conflicto armado termine, porque uno de los factores que más nos ha frenado es la presencia del conflicto.

¿Por qué no hay más inversión en el país?, por el conflicto. ¿Por qué no hay más desarrollo en el país?, por el conflicto. Por eso tenemos que acabar con ese conflicto.

Por eso mi obsesión en lograr la paz. No será una paz a cualquier precio, por eso hemos hecho las cosas con responsabilidad, paso a paso, cada paso que hemos dado ha sido estudiado, ha sido planeado y por eso hemos avanzando como nunca antes.

Queda lo más difícil, queda lo más difícil, yo lo sé.

Estamos en este momento en un impasse, también lo sé, pero cuando hay voluntad pero sobre todo cuando hay un pueblo que está añorando la paz, como ustedes que añoran la paz, no hay nada que detenga este camino, no hay nada que nos detenga a quienes estamos empeñados en lograr esa Colombia que todos queremos.

Por eso, qué bueno venir aquí hoy, hoy, en este día tan especial, acompañado por representantes del mundo entero.

Quiero agradecerles a los embajadores aquí presentes, a sus gobiernos:  a la Embajadora de Suecia (Marie Louise Andersson de   Frutos), al Embajador de Noruega (Lars Vaagen), al Embajador de los Estados Unidos (Kevin Withaker), tres países que nos han venido ayudando en esa construcción de la paz, a parte del conflicto propiamente dicho, pero también nos han apoyado en estas negociaciones.

El mundo entero nos ha apoyado y de qué forma.

Estuve en Europa la semana pasada y allá recibí el apoyo de todos los jefes de Estado de todas las principales capitales europeas. El mundo entero está viendo a Colombia como un verdadero ejemplo de superación.

Por eso no los podemos defraudar y por eso les agradecemos ese apoyo.

Y aquí internamente lo que necesito también, es que todo el pueblo colombiano se una, nos unamos todos para lograr esa paz.

Yo sé que aquí vinieron, aquí vinieron en la época de las elecciones a decirles a muchos de ustedes: mire, el Presidente Santos, esa paz que está negociando, y esa paz es la que nos va a someter a las Farc, porque lo que está haciendo el Presidente es darle a la guerrilla el poder para que vengan aquí a Planadas e impongan su voluntad.

Quiero decirles que es exactamente lo contrario a lo que estoy negociando, lo que estamos negociando es que el pueblo colombiano, cada vereda, cada municipio, cada región, cada departamento, tenga la libertad de decidir su futuro sin ningún tipo de amenaza de ninguna naturaleza, sin fusiles, sin armas, hacer política como corresponde, con la palabra, con el argumento, con la convicción.

Así son las democracias que progresan en el mundo y esa es la democracia que yo quiero para Planadas, para el Tolima, para Colombia.

Este departamento del Tolima ha sido un departamento aguerrido, que a pesar de ser tal vez uno de los departamentos que más ha sufrido la violencia.

Yo me acuerdo cuando yo era muy pequeño no solamente el conflicto armado, sino que la violencia bandolera, “Sangrenegra”, “Chispas”, una cantidad de bandoleros que se ensañaron con el Tolima, me acuerdo bien, pero el Tolima logró sobreponerse y Colombia va a lograr también sobreponerse y vamos a seguir todos juntos.

El pueblo colombiano es un pueblo con carácter, es un pueblo con tenacidad, es un pueblo que quiere progresar.

Por eso hoy, en este día tan simbólico, quiero decirle a ustedes aquí en Planadas que esa paz que todos añoramos, la haremos posible, que aquí hay un Presidente que se la va a jugar con todo para lograr esa paz, porque sé que eso es lo que nos conviene.

Ahora que miraba a esa niña que nos bailó ese bambuco tan bonito, con esa cara –a mí me enseñaron que uno tiene que valorar ese baile de acuerdo a la coquetería- pues esta niña, esta reina se ganó todos los concursos.

Ese es el pueblo colombiano que queremos por todas partes: la gente bailando, la gente cantando, la gente estudiando, no con miedo, no con violencia, sino mirando un futuro más próspero y ese futuro está cercano.

Unámonos todos, todos unidos no nos detiene nada, todos unidos vamos a lograr esa paz, todos unidos vamos a lograr que esta región de Planadas que ha sido tan azotada por la violencia, se convierta en un polo de prosperidad, en un polo de bienestar, en un polo de progreso.

Muchas gracias de veras a todos ustedes y tengan la seguridad que aquí volveré cuantas veces sea necesario.

Muchas gracias.