Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Noviembre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el evento realizado en la Institución Educativa Santa María Goretti, de Mocoa

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el evento realizado en la Institución Educativa Santa María Goretti, de Mocoa

 ​Mocoa (Putumayo), 25 nov (SIG).

Quiero comenzar diciendo,  haciendo referencia  a lo que ha sucedido el día de hoy sobre el proceso de paz.

Yo quiero a los países garantes y a la Cruz Roja Internacional por las gestiones que hicieron para lograr el regreso de los soldados Pablo Rivera y Jonathan Díaz,   que ya están en manos del Ejército y están con sus familias.

Es un paso importante que demuestra la madurez del proceso de paz y los gestos de paz que todos los colombianos reclaman. Esto le da  fortaleza a este proceso para seguir adelante.

Y esperamos el pronto regreso de las otras tres personas, del general (Rubén Darío) Álzate, la señora Gloria Urrego y el suboficial Rodriguez.

De manera que ese episodio lo tenemos que pasar y seguir adelante con nuestro proceso.

Aquí estamos, como lo decía la hermana, por segunda vez que vengo a este colegio.

La primera vez  que vine fue a promover la ley histórica que se aprobó en el Congreso de la Republica –entre otros con el apoyo de Guillermo Rivera, aquí presente, ahora Consejero de los Derechos Humanos–, la Ley de  Reparación de Víctimas y Restitución de Tierras, como un paso inicial, una primera cuota en este proceso de paz  en que estamos todos empeñados.

Y aquí vine porque el Putumayo ha sido un departamento especialmente golpeado por el conflicto, uno de los departamentos con el mayor número de víctimas.

Y desde entonces  ha corrido mucha agua bajo el puente. Aquí estamos nuevamente queriendo promover con más ahínco esa paz que anunciamos en ese momento.

Hemos avanzado muchísimo, nunca antes habíamos avanzado tanto Estamos iniciando el proceso de la última fase, de la fase –como todo proceso– más difícil y donde espero que todos los colombianos estemos ahí presentes, apoyando con todo nuestro  entusiasmo, las decisiones que ahí se tomen para poder lograr esa paz que todos añoramos.

Pero mientras tanto estamos sembrando paz por todos lados. Y aquí en el Putumayo también.

Yo quiero un Putumayo en paz, un putumayo con más equidad social, un Putumayo con mejor educación. Aquí  esas tres palabras ya se han pronunciado con frecuencia; las palabras del Gobernador (Jimmy Díaz Burbano), las palabras del Alcalde (Elver Cerón), el representante de las organizaciones sociales.

Y por eso estamos aquí. Y estamos aquí porque este Gobierno le gusta dialogar, le gusta concertar, le gusta que la gente participe en la toma de decisiones sobre su propio destino.

Así creo yo que las democracias se hacen más fuertes, las comunidades progresan más.

Y yo creo que fruto de esa concertación y de ese dialogo, podemos decir que hemos avanzado; hemos avanzado  en muchos frentes.

Yo creo que lo que aquí se ha logrado, y aquí Guillermo Rivera ha venido participando con el Ministerio del Interior y otros funcionarios en esa concertación,  ha venido avanzando en forma importante.

El proceso de paz, como decía, tiene que ir acompañado de inversión social, que es construir paz; tiene que ir acompañado de gestos de paz, no solamente allá en la Habana. En las comunidades en nuestras familias en nuestro interior, en los vecindarios, en todas partes hay que ir sembrando la paz.

¿Pero que hemos hecho en materia de inversión, en este Gobierno en este departamento?

Como lo decía el Gobernador, yo creo que no ha habido en la historia del Putumayo no solamente un Presidente que haya venido tantas veces al Putumayo,   sino que no ha habido un presidente, por lejos, que haya  invertido tanto en el Putumayo.

Hemos invertido cerca de 4 billones de pesos, 3. 8 para ser exactos; 74 por ciento más que lo que se invertido en el cuatrienio anterior.

Hoy podemos decir que hay más Familias en Acción. Duplicamos, como aquí se dijo, los cupos en Colombia mayor; obras en 48 instituciones educativas, están en construcción  casi 900 viviendas de las viviendas gratis, 117 viviendas rurales; hay proyectos  de acueductos, alcantarillado y saneamiento básico; todos los municipios del Putumayo hoy ya tienen conectividad en internet, igual fibra óptica y banda ancha.

Hay 132 kioscos digitales hoy ya funcionando, 87 de ellos han sido entregados; 7 mil 200 computadores han sido entregados, 2 mil 500 tabletas; están en construcción  cuatro estaciones de policía,  una unidad de investigación criminal aquí en Mocoa.

En Infraestructura. En infraestructura  se ha hecho una inversión muy importante: 1.7 billones. La concesión de cuarta generación de Santana–Mocoa–Neiva, eso pertenece a la segunda ola. Ya terminamos la primera ola, ya están las actas de inicio de obra;, la segunda ola comienza ahora, los pre-pliegos se están adjudicando en el próximo mes, diciembre de 2014. El corredor del sur, Puente Internacional San Miguel–Santana,  Tumaco, la carretera de Tumaco–Pasto– Mocoa,  para conectar con el Pacífico; la variante de San Francisco–Mocoa, para conectar Ecuador y Nariño con el Putumayo. Puerto Caicedo–Puerto Hungría–Villagarzón.

Todas esas obras están –¡todas!– en ejecución.

Ya se construyó la torre de control para el aeropuerto de Villagarzón y la ampliación de la terminal y torre de control del aeropuerto de Puerto Asís.

Ahí  ha habido apoyo a las vías terciarias  en la totalidad de los municipios del departamento por 16.200 millones de pesos en solo apoyos a las vías terciarias.

Y aparte de eso pues vamos a hacer más inversiones.

Yo sé que ha sido un sueño para los mocoanos que no vean esas tractomulas pasar por el centro de la ciudad. Ya vamos a invertir los primeros 10 mil millones de pesos para construir la vía perimetral.

Yo espero que en el año entrante, en el año 2015, y más temprano que tarde, dejen ustedes de ver esas tractomulas. Y eso va a ser una primera fase; la segunda fase la va a absorber la concesión. Pero vamos a construir esa perimetral antes de que la concesión la absorba. Pero esta es una realidad y ese es un compromiso.

También sé que hay una necesidad muy grande de un hospital de segundo nivel para que ofrezca los servicios de tercer nivel. Vamos a invertir 20 mil millones de pesos; ya están en el Ministerio de Salud los dineros apropiados. Y entonces aquí los mocoanos no tendrán que ir Neiva o a Pasto o a Bogotá para recibir la atención especializada. Y además va a atender todo el departamento.

Usted me mencionaba el deseo de convertir el Instituto Tecnológico de Putumayo en institución universitaria.

Yo le digo, Gobernador, que ya la Ministra (de Educación, Gina Parody) está consciente de eso, está comprometida con eso.

Le voy a decir que venga para que no solamente lo acompañe, sino a ver cómo  vamos a ayudar a que hagamos esa transición para que se pueda hacer ese…

Y es que el Putumayo debe convertirse también en un centro de excelencia académica. Eso es lo que quiero yo para toda Colombia.

Por eso digo que quiero un país en paz, un país con más equidad y un país mejor educado.

Todo eso está entrelazado.

La paz no es sostenible ni duradera si no hay un país más justo, donde las brechas entre los ricos y los pobres no sean tan vergonzosas, tan grandes.

Y la forma más efectiva para cerrar esas brechas, para darles igual oportunidad a todos los colombianos es a través de la educación. Es el mecanismo, el camino más efectivo, para poder dar más oportunidades y mejorar la equidad en un país. Por eso para mí la educación es un pilar fundamental.

Y cómo me gusta que cuando vengo a cualquier sitio en Colombia, aquí a Mocoa,  me digan ‘queremos ayuda en educación’.

Por eso las famosas —que ya se volvieron famosas— becas, de las 10 mil becas para que los estudiantes de los estratos más bajos que saquen las mejores calificaciones puedan ir a las mejores universidades. Escogimos las 33 mejores universidades del país, las que están acreditadas.

Y aquí tenemos a dos beneficiarios de esas becas. Vengan. ¿Por qué no suben aquí?

¿Cuál es Kevin? Kevin Ortiz. Felicitaciones.

(…)

Y Edward Fernández.

Edward, felicitaciones.

(…)

Los dos a la Javeriana.

Bueno, muchas felicitaciones.

A ustedes les va a cambiar la vida.

De manera que a estudiar bastante. Tienen que volver aquí al Putumayo a trabajar.

Muy bien.

Muchas felicitaciones ¿no?

Este es el ejemplo. Dos muchachos que nunca se habrían imaginado que pueden ir a las mejores universidades, van a ir a estas universidades,  van a estudiar, se van a graduar, les va a cambiar la vida, a ellos a sus familias. Sus padres, sus madres, todos deben estar muy contentos.

Eso es lo que yo quisiera para todos los niños y niñas de Colombia.

Por eso decretamos la gratuidad total para todos los niños y niñas de Colombia del grado cero al grado once.

Por eso uno de nuestros propósitos es que los niños en primera infancia, desde que nacen hasta que tienen seis años, tengan un cuidado integral. Para que cuando lleguen al colegio no lleguen desnutridos, ni maltratados, ni lleguen con problemas psicológicos, sino que lleguen sanos,  que aprendan bien. Así vamos construyendo una mejor sociedad.

De manera que en eso, pues, vamos a seguir avanzando y así, Gobernador y Alcalde, tendrán todo el apoyo nuestro para que sigamos invirtiendo más en educación. 

Por otro lado, quisiera decirles que ya expedimos o ya di las instrucciones para que se incrementara en 300 mil galones el combustible subsidiado para Mocoa. Entonces 300 mil cada mes.

Entonces sobre el millón 300 mil, entonces vamos a incrementar, es decir, serán un millón 600 mil galones subsidiados por mes. Ese es el incremento que van a tener y yo creo que eso debe resolver, según el Ministerio de Minas, el desabastecimiento que tienen de combustible.

Y ahí hay algo muy importante. Expedimos también el decreto para asegurar la participación de mano de obra local en toda la industria petrolera. Eso va a afectar positivamente a todos los municipios que tienen relación con la industria petrolera.

Y así mismo vamos a establecer con el Departamento Nacional de Planeación un Contrato Plan, aquí en el Departamento del Putumayo. Un Contrato Plan.

¿Qué es un Contrato Plan? Es un contrato entre el Gobierno Nacional y los municipios, el departamentos, de un plan de desarrollo, de una serie de actividades, de inversiones, que trascienden el mandato de cualquier gobierno, bien sea del nacional o del departamental o del municipal; para que efectivamente las obras se terminen.

Uno de los graves defectos que hemos tenido en Colombia es que cada alcalde que viene, cada gobernador o cada presidente, les gusta ser originales, dejan las obras a medio hacer, inician unas nuevas obras que también quedan a medio hacer.

Entonces eso lo estamos corrigiendo a través de lo que hemos llamado los contratos planes. Ahí hay unos  contratos planes que son unas grandes inversiones y vamos a hacer uno.

Y ahí, en esa discusión, y escuchando a las organizaciones sociales sobre cómo quieren que hagamos un plan integral para la Amazonía, ahí podemos comenzar a unir esfuerzos, a juntar propósitos y a discutir para que entre todos podamos, como debe ser, establecer las prioridades y los objetivos y las metas en materia de desarrollo de un departamento con tanto potencial como lo es el departamento del Putumayo. Y con toda esta zona, que yo estoy convencido cada vez más.

Yo veo al Papa Francisco, allá en la Cumbre del Hambre, diciendo: ¿De dónde va a salir la comida para alimentar tanta gente que está habitando el mundo y una población que está creciendo?

En la Cumbre del Hambre, que se realizó en Roma la semana pasada.

E inmediatamente decía, uno de los países que la propia organización que organizó esa cumbre adonde fue el Santo Padre, dice que Colombia es uno de los países con mayor potencial para alimentar el mundo. Ahí tenemos un gran potencial.

En la parte ambiental. Cada vez que dicen el cambio climático, el cambio climático  que está afectando el mundo entero. Nosotros somos un país muy vulnerable en materia de cambio climático, ¿cómo vamos a contribuir a que ese cambio climático se pueda mitigar, sus efectos?

Pues Colombia es uno de los países que menos está contribuyendo y que por lo contrario, puede empezar a reclamar que nos ayuden, que nos paguen por nuestra riqueza ambiental.

Pero claro que tenemos que mantenerla y tenemos que preservarla, cuidarla. Y ese es un gran reto que tenemos.

Todo eso es lo que tenemos que discutir en los planes de desarrollo que están por delante. Pero todo eso se hace a través del diálogo, de la concertación.

Ese es un propósito que he tenido desde el principio. A mí la protesta social me parece que es algo normal dentro de una democracia. No hay por qué reprimir la protesta social; hay es que encauzarla para que podamos sentarnos a dialogar y de ahí sacar las soluciones que se requieren en los diferentes frentes de la actividad nacional.

El departamento del Putumayo ha tenido mucha protesta social, muchas veces con justa causa. Y por eso lo que yo les he ofrecido y les ofrezco es que sigamos en este diálogo, en esta concertación, para que, sin necesidad de afectar a terceros y afectarnos a nosotros mismos, podamos ir solucionando los problemas.

Yo creo que ese es un ejemplo de la bondad del diálogo y la concertación.

Y esa solicitud que me acaban de hacer o no me acaban de hacer, porque ya la habían hecho al Gobierno y el Gobierno está en proceso de organizar una respuesta– sobre cómo podemos hacer para elaborar un plan y que de aquí a abril lo tengamos en términos concretos, en blanco y negro para que  podamos comenzar a sustituir los cultivos ilícitos dentro de un plan integral. Eso para mí es prioritario.

Y yo le acepto. Yo vendré aquí a reunirme con los cocaleros para poner en marcha un plan de sustitución de cultivos.

Hagamos del Putumayo un plan piloto y anticipémonos al primer punto o al tercer punto, allá en La Habana. No hay por qué esperar, comencemos ya a hacer ese plan, lo ponemos en marcha. Y ahí si podemos decir que nunca más habrá fumigación, porque no habrá necesidad de ninguna fumigación.

De manera que aquí vendremos, seguiremos viniendo, señor gobernador, cuantas veces sea necesario.

También tuve oportunidad de escuchar a los alcaldes. Cada uno tiene sus necesidades. Aquí vendremos con diferentes ministros, o vendrán los ministros.

Hay necesidades de vías, de acueductos, las necesidades normales que tienen todos los alcaldes, todos las comunidades y en la medida de la disponibilidad de recursos, ahí estaremos listos a seguir satisfaciendo esas necesidades.

La inversión aquí en el Putumayo, como les decía al principio, no tiene precedentes en la historia. Esperamos continuar con esa inversión en la medida de nuestras capacidades y estamos en un punto de inflexión muy importante. Y si logramos la paz haremos mucho más. Porque todos esos recursos que estamos invirtiendo en la guerra, los podremos invertir en la paz, en el desarrollo, en más educación, en más salud, en más carreteras.

Este es el gran futuro que tenemos en Colombia y que tenemos aquí en el Putumayo.

Y, señor Gobernador, usted decía para que los colombianos nos sintamos orgullosos el día de mañana del Putumayo. Yo tengo que corregirlo. Los colombianos nos sentimos ya muy orgullosos del departamento del Putumayo,  comenzando por este Presidente.

A todos muchas gracias y aquí vendré muy pronto.