Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Noviembre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la graduación de 300 gestores de paz

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la graduación de 300 gestores de paz

 Bogotá, 27 nov (SIG).

Un día muy especial.

27 de noviembre. Se lanzó la primera promoción de los que se han denominado gestores de paz.

¿Y por qué digo que es un día muy especial?

Porque esta es una etapa fundamental, necesarísima en la evolución hacia la paz.

Desde que comenzamos el proceso, hace ya varios años, tres años –dos en forma pública–, mucha gente decía: a ese proceso le hace falta pueblo, a ese proceso le hace falta pedagogía, a ese proceso le hace falta que la gente lo entienda mejor. Y esas observaciones y esas críticas eran y siguen siendo válidas.

Las encuestas que hemos hecho entre la gente sobre el entendimiento, la información, la comprensión del proceso, nos muestran que hay mucha desinformación, mucha falta de información, y que la gente realmente no entiende bien para dónde vamos, no entiende bien los beneficios de la paz.

La gente en su gran mayoría se identifica con la paz. Quién no va a estar a favor de la paz. Pero no entiende bien cómo los afecta y qué quiere decir que lleguemos a unos acuerdos que le pongan fin a un conflicto que nos ha desangrado durante más de 50 años.

Y por eso la iniciativa que tuvo la Alcaldía Mayor de Bogotá, el doctor Jorge Rojas (Secretario de Integración Social), le dijo a una de mis más cercanas consejeras ‘tenemos esta idea, de lanzar un gran movimiento de gestores de paz, irlos graduando. Jóvenes a los que no se les va a pagar un peso, mujeres a los que no se les va a pagar un peso, sino que las convirtamos en promotoras de la paz, en gestoras de la paz, en gestores de este gran proceso que es lo más importante que cualquier sociedad puede buscar para un supremo de la paz.

Que se vayan de casa en casa explicándole de viva voz a la gente sobre el proceso, en qué va, para dónde vamos, cuáles van a hacer sus beneficios, para que la gente se empodere y asuma el proceso como suyo.

Eso es muy importante para que el proceso finalmente tenga éxito.

Yo lo he dicho desde el primer día. Esta paz no es de Juan Manuel Santos ni del Presidente de la República, ni siquiera del Gobierno; está paz es de todos los colombianos, de todos los bogotanos, de todos y cada uno de ustedes. Porque esta paz los va a beneficiar a todos, sobre todo a quienes hoy más necesitan de la ayuda del Estado.

Eso es algo que la gente tiene que comenzar a entender.

Porque aquí en Usaquén mucha gente dice a mí cómo me afecta la paz si a mí, yo no veo que a mí me estén bombardeando, ni veo que me estén atacando como en las poblaciones en el Cauca o en el Putumayo. Yo por qué voy a apoyar el proceso de paz.

Pues ahí la respuesta es muy clara: porque a todos nos ha tocado sufrir las consecuencias nefastas de la guerra, todos hemos tenido que pagar. Pero sobre todos los más pobres, los más vulnerables, son siempre los que más sufren en cualquier guerra. Y por eso, hay que comenzar a explicarles cómo, en efecto, la paz sí los puede beneficiar directamente.

Por ejemplo, hoy, este año les estamos entregando a las víctimas a través del proceso de reparación, más de 6 billones de pesos.

¿Eso más o menos qué significa?

Con esa plata podríamos construir dos ‘Senas’ más. El Sena, que es la institución más apreciada por los colombianos, podríamos triplicar lo que hoy hace el Sena, que es muchísimo.

Aquí en Bogotá cuántas víctimas hay, cuántos desplazados. El equivalente a una ciudad como Pereira y sus municipios aledaños. Eso es el número de bogotanos que han sido afectados por la violencia, que han sido desplazados por la violencia, que han sido desplazados de sus territorios, que han venido a Bogotá a solicitar educación, salud, puestos en el Transmilenio.

Y por consiguiente, el esfuerzo que ha hecho Bogotá para satisfacer a toda esa gente, pues es un esfuerzo monumental, que si no existiera esta guerra, podría multiplicar los beneficios para las personas que no son víctimas y que están viviendo en Bogotá.

O sea que la guerra nos ha afectado a todos; no solamente a la gente en el campo, a todos los colombianos. Por eso todos los colombianos tenemos que participar en ese proceso, empoderarnos todos, convertirnos todos en gestores de paz.

Por eso esta iniciativa, Alcalde (Gustavo) Petro y Secretario Rojas, me parece una iniciativa tan importante y tan oportuna.

Y por eso desde el primer día dije contará con el total y absoluto respaldo del Gobierno Nacional. No solo eso, sino que me estoy robando la idea también, porque lo quiero multiplicar por el resto de las ciudades del país.

Con el permiso de ustedes, vamos a hacer esto en todas las ciudades capitales, en todos los pueblos. Qué bueno que los jóvenes de toda Colombia –como lo están haciendo los jóvenes aquí en Bogotá– se conviertan en gestores de paz.

Que los gradúen y que se pongan la camiseta, o en este caso el chaleco, y se vayan a hacer la pedagogía de la paz.

Eso une el país. Eso nos da un objetivo, nos da un puerto de destino, nos entusiasma.

Y por eso estoy aquí tan complacido. Y por eso creo yo realmente que este día, le preguntaba a Jorge ¿qué día es hoy? 27 de noviembre…

Acordémonos del 27 de noviembre, porque aquí se está iniciando un movimiento, una bola de nieve, que estoy seguro irá creciendo. Y en la medida en que podamos ir avanzando en La Habana, que como lo decía el Alcalde Petro, es un componente de la paz.

Pero la paz la tenemos que construir todos en todas partes, a toda hora, en todo momento, con la mayor participación posible.

Hay gente que no comulga con la paz. Los narcotraficantes en México no les gusta la paz en Colombia, porque de pronto se quedan sin su materia prima. Otras personas por otros motivos.

Pero la inmensa mayoría, la inmensa mayoría de los colombianos quiere la paz y está preguntando cómo hacemos para poder darle ese empujón.

Pues esto que hoy estamos lanzando, estos gestores de paz, es un paso importantísimo, porque esto debe de convertirse en un proceso multiplicador para que más y más gente entienda el proceso.

Y ya hemos hecho el examen. Ya hemos ido a varias casas de gente y uno les pregunta ¿usted está a favor del proceso?

Y la gente dice: Sí, yo estoy a favor de la paz. Pero no entiendo bien el proceso.

Y cuando uno se lo explica, cuando uno le dice que ya ha habido avances en esto, en aquello, en el desarrollo rural, en profundizar la democracia, en ponerse de acuerdo –como estuve yo hace unos días en el Putumayo, haciendo unos acuerdos para iniciar la sustitución de cultivos ilícitos por cultivos lícitos, y que eso, como parte de la solución de este conflicto, se pueda dar–, la gente comienza a abrir los ojos y a decir: ¡Ah! Eso me gusta mucho. Y comienza a apoyar más el proceso.

Por eso es tan importante lo que ustedes van a hacer aquí.

Ahí veo a muchos con la camiseta blanca, que son los gestores de paz.

Ustedes van a hacer una labor importantísima. Y esto lo vamos a multiplicar a lo largo y ancho del país.

Porque así es como vamos a ir avanzando hacia ese gran día donde podamos decir que dejamos atrás ese conflicto.

Nadie aquí presente ha vivido un solo día de paz, nos acostumbramos a vivir en guerra.

A mucha gente le asusta –imagínense hasta dónde hemos llegado– ese cambio. Dicen pero es que la paz, no sé qué significa eso.

Una sociedad que se acostumbra a vivir en guerra es una sociedad sin futuro. Una sociedad que lucha por un objetivo como la paz es una sociedad que va a encontrar un futuro promisorio, un futuro lleno de optimismo, un futuro lleno de esperanza y eso es lo que vamos a construir todos juntos.

Por eso yo le agradezco mucho Alcalde Petro, Secretario Rojas, esta iniciativa. Como le digo, ustedes muy generosamente la están compartiendo con todo el mundo. Yo la asumo como mía.

A partir de este momento en el Gobierno Nacional también nos convertiremos en gestores de paz. Estaremos con el chaleco puesto a lo largo y ancho del país. Mañana voy donde los gobernadores. Les voy a llevar un chaleco a cada uno, para que cada gobernador se convierta en gestor de paz y que eso lo pongamos como uno de los objetivos.

De manera que muchas gracias.

Y finalmente, al comienzo una niña vino y me trajo un mensaje que dice así:

‘Señor Presidente Santos, lo quiero mucho y vivo con mi mami. Oramos por usted cada noche para que Dios lo bendiga. Quiero que sea mi padrino en todo.

Bendiciones, Yineth Ivete Rozo’.

Y quiero buscar la niña para ver, dónde está, porque me llegó al fondo del corazón. ¿Dónde está la niña?

Bueno, decirle ahora a mi nueva comadre –porque acepto ser el padrino en todo de esta niña– que ahora nos vemos. Y que muchas gracias por este mensaje.

A todos, muchas gracias y a todos, a luchar por este proceso de paz, que lo vamos a sacar adelante.

Muchas gracias.