Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2014 > Octubre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el lanzamiento del Estudio Global ‘La Nueva Economía Climática – Mejor Crecimiento, Mejor Clima’

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el lanzamiento del Estudio Global ‘La Nueva Economía Climática – Mejor Crecimiento, Mejor Clima’

 Bogotá, 30 oct (SIG).

Hace un año y un mes, en Nueva York, tuve la alegría de compartir con mi buen amigo, el presidente Felipe Calderón, el acto de lanzamiento del proyecto "La Nueva Economía Climática", que ha liderado con tanta pasión y compromiso, y que tiene gran importancia para el planeta y quienes lo habitamos.

Para Colombia es un privilegio hacer parte –junto con Noruega, el Reino Unido, Suecia, Corea, Indonesia y Etiopía– del grupo de países que conforman la Comisión Global para la Economía y el Clima, y lo entendemos como un reconocimiento a nuestro compromiso y gestión con este tema esencial.

Hoy celebramos la presentación en nuestro país del estudio 'La Nueva Economía Climática – Mejor Crecimiento, Mejor Clima', que se convierte, sin duda, en un insumo primordial para la toma de decisiones a nivel nacional y global.

De acuerdo con los hallazgos más recientes del Panel Intergubernamental de Cambio Climático, todos debemos tomar acciones urgentes y eficaces para evitar el aumento de la temperatura global a un nivel crítico de 2 grados centígrados.

En Colombia somos conscientes de la amenaza que esto representa para el desarrollo sostenible, así como de sus efectos adversos sobre los sectores productivos, la seguridad alimentaria y, en general, el bienestar de toda la población.

De hecho, somos uno de los países más vulnerables de todo el hemisferio a los efectos del cambio climático. Aquí estuvo el Vicepresidente Gore y me dio una lección de por qué éramos vulnerables.

Por otro lado, hemos hecho unos estudios que demuestran, por ejemplo, el impacto que tiene toda nuestra producción cafetera y el efecto social y económico que tendría aumentar un grado la temperatura, porque dejarían de ser productivos en el café.

En fin, somos conscientes de nuestra vulnerabilidad. Ayer veíamos esas inundaciones en Medellín. La gente se pregunta: ¿pero por qué está lloviendo tan fuerte? Por el cambio climático, porque se condensa mucho más el agua y entonces la lluvia cae con mucha más fuerza, y tenemos fenómenos como el que ayer mismo vivimos en Medellín. Y que vivimos, además, con el peor desastre natural de nuestra historia cuando asumí la Presidencia, desde hace 4 años, con el Fenómeno de la Niña.

Por eso estamos comprometidos –y hoy reitero este compromiso– en afrontar este reto global.

Asistí –junto con los Ministros de Relaciones Exteriores y Ambiente– a la Cumbre del Clima convocada por el Secretario General el pasado 23 de septiembre en Nueva York, y allí ratifiqué la decisión de Colombia de presentar una Contribución Nacional en Cambio Climático para el Acuerdo de París en marzo de 2015.

En tal sentido, he solicitado a los ministros apoyar el proceso de preparación de la contribución nacional en cada uno de sus sectores –en el tema de mitigación y adaptación del cambio climático–, para que dicha contribución sea lo más completa posible, dedicando los equipos y los recursos necesarios, y fomentando la competitividad y sostenibilidad en cada sector.

Si trabajamos bien, si nos empeñamos en esto, podremos jalonar –además– recursos financieros internacionales para complementar los esfuerzos nacionales, incluyendo la capitalización del Fondo Nacional de Cambio Climático, actualmente en diseño.

Los resultados del Reporte de la Nueva Economía Climática que hoy se presenta, dejan muy claro que el reto que tenemos todos los países de adelantar políticas para reducir los Gases Efecto Invernadero no es incompatible con las políticas para el crecimiento económico. Ese es un punto fundamental, porque muchas veces se vende la idea de que son incompatibles, y no lo son.

El crecimiento del mundo NO tiene por qué ser carbono-intensivo.

Un crecimiento económico de calidad, si quiere ser sostenido en el tiempo, debe incorporar acciones para hacer frente al cambio climático.

El Reporte Global recomienda política y acciones prioritarias en esta dirección, y me alegra poder decir que en Colombia ya estamos avanzando en varias ellas.

Durante los últimos años, el Gobierno colombiano ha hecho del cambio climático una prioridad para el desarrollo del país.

Nuestros esfuerzos están en línea con lo propuesto para los sectores estratégicos del Reporte –como son la energía, las ciudades y el uso del suelo–, así como con los motores de cambio, vale decir, la eficiencia en el uso de los recursos, la inversión en infraestructura y los estímulos a la innovación.

Por ejemplo, estamos implementando estrategias como el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático, la Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono, y la Estrategia Nacional para la Reducción de las Emisiones por Deforestación y Degradación de Ecosistemas (ENREDD+).

La Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono la estamos realizando –como debe ser– con el sector productivo del país, con planes y acciones que demuestran que es posible crecer y ganar en competitividad al tiempo que se reducen o evitan las Emisiones de Gases Efecto Invernadero.

También estamos trabajando con los sectores de energía, transporte, vivienda y residuos sólidos para promover una transición hacia la eficiencia energética, el uso adecuado del territorio –en especial las ciudades– y de los recursos.

Adicionalmente, hemos emprendido una estrategia sin precedentes, llamada "Visión Amazonía", que busca garantizar la conservación y el uso sostenible de esta región tan importante para el futuro del planeta.

Queremos reducir la deforestación neta a CERO en la Amazonía para el año 2020, generando un modelo de desarrollo sostenible y bajo en carbono para la región.

Estamos materializando el apoyo de Noruega y Alemania en la Amazonía con el pago por resultados por deforestación evitada, y hay también interés del Reino Unido en aportar.

Todos estos son pasos importantes. Pero tal vez no hay un paso más importante para la preservación del medio ambiente que si logramos la paz. Yo me voy una hora, hora y medio, con el Príncipe de Gales, que nos está visitando, a la región del Parque de Chiribiquete, un parque nacional que decretamos hace algún tiempo con la Directora de Parques, que está aquí presente. La extensión de ese parque supera el territorio de Bélgica y ahí se concentra tal vez la mayor diversidad en el mundo entero.

Voy a mostrarle las riquezas, pero también los peligros. Voy a sobrevolar los cultivos de coca, que están desforestando la Amazonía. Cada vez entre más exitosos somos en la lucha contra el narcotráfico, más alejados se encuentran los cultivos, pero más daño hacen al cambio climático. Le voy a mostrar también los daños que está haciendo la minería criminal, la minería ilegal, en regiones riquísimas en materia de biodiversidad.

Y le voy a mostrar también el potencial que tenemos para poner a producir el campo, que está virgen, con proyectos de agricultura sostenible, que son hoy tan importantes. Cómo nuestra ganadería es una ganadería que no produce bien, pero que puede producir mucho más y mucho mejor.

Todo eso tiene que ver con la paz. Porque ese efecto que tendría la implementación del tercer punto del acuerdo que logramos en La Habana sobre narcotráfico que, como parte del proceso de paz, si llega a materializarse, sea el que todos trabajemos juntos para sustituir cultivos ilícitos por cultivos lícitos y detener la deforestación. O sea, el impacto para el mundo en materia de cambio climático es muy importante, aparte del impacto que tiene en el mundo en la lucha contra el narcotráfico, porque seguimos siendo infortunadamente el mayor proveedor de cocaína al mundo, como lo hemos sido en los últimos 30 años.

Por eso la importancia de la paz en esos dos aspectos también. No solamente en la seguridad colombiana, en el bienestar de los colombianos, en lo que eso significaría para Colombia, sino también lo que esta paz, terminar el único conflicto armado de todo el hemisferio occidental, representaría para el medio ambiente y para el mundo.

Sin embargo, hay que reconocer que los esfuerzos globales aún no son suficientes y que –ahora más que nunca– se requiere de un mayor compromiso por parte de todos los países.

Por eso es tan importante que se conozca y estudie este Reporte: porque es un importante insumo para la toma de decisiones.

Desde Colombia recibimos con sumo interés –Presidente Calderón, apreciada Helen– los resultados de este proyecto que nos muestra los riesgos y oportunidades económicas que surgen a causa del cambio climático, y nos recuerda que este no es un problema únicamente ambiental sino que trasciende a todas las esferas del gobierno.

Con todo entusiasmo, los invito a revisar, analizar y debatir este Reporte.

Muchas gracias.