Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Abril > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el homenaje a las víctimas de las Fuerzas Armadas

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el homenaje a las víctimas de las Fuerzas Armadas

 Bogotá, 9 abr (SIG).

Hoy conmemoramos el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad por las Víctimas que estableció esa histórica ley, que fue promulgada en presencia del propio Secretario General de las Naciones Unidas (Ban Ki-moon).

Hoy, 9 de abril, también se recuerda que hace 67 años asesinaron a uno de los líderes más importantes que ha tenido nuestra historia, Jorge Eliécer Gaitán.

Hoy, 9 de abril, celebramos los 250 años del nacimiento de uno de los grandes precursores de nuestra Independencia, Antonio Nariño.

¿Qué común denominador existe entre estos tres grandes acontecimientos?

Quién -me pregunto yo, se preguntan los colombianos y se pregunta la historia- desde que Antonio Nariño fue encarcelado por defender la libertad de los colombianos, quién asumió esa bandera y ha garantizado la libertad de los colombianos desde nuestra Independencia: Ustedes, soldados de la Patria.

Quién, después del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, de ese fatídico día, del Bogotazo, restauró el orden y defendió nuestra democracia, nuestra institucionalidad: Ustedes, soldados y policías de la Patria.

Y hoy que estamos conmemorando a las víctimas de esta absurda guerra en la que nos hemos enfrascado durante 50 años, 50 o más, y que por fin estamos viendo una posibilidad de la paz. Quiénes son los responsables de que podamos ver esa posibilidad, acariciar esa posibilidad de paz: Ustedes, soldados y policías de la Patria.

Esta tarde voy a la Cumbre de las Américas en Panamá, y allá en estos días se han venido analizando los resultados, el desarrollo, el futuro de las Américas, y Colombia aparece en un lugar especial, Colombia aparece entre los países con mejor desempeño económico, Colombia aparece entre los países con mejor desempeño social.

Ayer, la Secretaria Ejecutiva de la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Alicia Bárcena Ibarra) recalcaba cómo Colombia ha sido el país que más compatriotas ha sacado de la pobreza en toda su historia y cómo Colombia se destaca por sus políticas de inclusión social.

En el lado empresarial, señalaba cómo Colombia está trayendo más inversión que cualquier otro país y generando más empleo que cualquier otro país.

Y nos preguntamos quiénes son también responsables por esos buenos resultados: Ustedes, soldados y policías de la Patria.

Por eso hoy, cuando conmemoramos este Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas tenemos que conmemorar, exaltar y dignificar, sobre todo a las víctimas de nuestras Fuerzas Armadas, a sus familias, porque gracias a su sacrificio es que podemos acariciar esa posibilidad de paz y ver esos positivos resultados de todos los colombianos.

Ahora, cuando escuchábamos esas notas marciales (…) recordando a nuestros soldados, a nuestros policías caídos en combate; yo me preguntaba, como me he preguntado durante mucho tiempo, ¿cuántas madres y padres han tenido que enterrar a sus hijos? ¿Cuántos esposos o esposas han enviudado? ¿Cuántos hijos o hijas han quedado huérfanos? ¿Cuántas familias han sufrido el fragor de esta guerra?

Y ahí es cuando encuentro esa fuerza interior para seguir buscando lo que todo soldado y todo policía, también, busca cuando va al campo de batalla: la paz, el valor supremo de cualquier sociedad en cualquier momento de la historia.

Bien lo decía el general MacArthur (Douglas), y lo voy a citar: “El soldado es quien más quiere la paz porque él sufre y soporta las más profundas heridas y cicatrices de la guerra”.

Es muy fácil para muchos hablar que continúe la guerra, no me toca, no me afecta, es muy fácil cuando son otros los que ponen los muertos. Por eso tenemos que perseverar hasta lograr el objetivo

Por eso tenemos que perseverar hasta lograr el objetivo, porque la paz es la victoria de nuestros soldados y nuestros policías de la patria.

Y por eso hoy, en este día en que conmemoramos a nuestras víctimas, en que les agradecemos a sus familias; las familias de nuestros militares y nuestros policías son una parte importantísima de nuestra sociedad, su apoyo y también su sacrificio es motivo de profundo agradecimiento.

Cuando el pueblo colombiano como lo reitera semana tras semana, mes tras mes, años tras año, exalta, admira, aprecia a nuestras Fuerzas Armadas por la labor que hacen todos los días, que ustedes hacen todos los días, hay también están incluidas sus familias.

Gracias soldados y gracias policías porque todos estos buenos resultados –y repito- la posibilidad de acariciar la paz se debe a su trabajo y a su sacrificio, a su sudor, a su sangre, su coraje.

Hoy recordamos las víctimas que cayeron en combate, hoy veo a nuestro Batallón de Sanidad con esos héroes de la patria que se fueron al combate y fueron heridos y que se están recuperando.

La deuda con los caídos y con los heridos es infinita.

Por eso, este día en que estamos también buscando reparar y dignificar a las víctimas, es un día muy importante aunque es un símbolo simplemente, porque cuánto vale un hijo, cuánto vale una hija, cuánto vale un padre o quién le puede devolver una pierna, un brazo a uno de nuestros soldados o de nuestros policías.

Por eso tendremos que seguir buscando por todas las formas posibles, pagar esa deuda impagable que tiene la sociedad colombiana con sus Fuerzas Armadas, desde que el Precursor Antonio Nariño dedicó su vida a nuestra libertad, porque él mismo y con eso termino, él mismo dijo unas frases muy sabias y una de ellas, la más apropiada para el día de hoy, la voy a citar: “De nada sirven los triunfos -sus triunfos, los triunfos de ustedes, la paz es la victoria- si la paz no los corona”.

“De nada sirven los triunfos, si la paz no los corona”, decía ese Precursor de los Derechos Humanos, ese héroe de nuestra Patria que nació donde hoy habitamos con mi familia, en la Casa de Nariño.

Qué Dios los bendiga y muchas gracias