Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Abril > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el Foro Empresarial Colombia-Corea

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el Foro Empresarial Colombia-Corea

 Bogotá, 17 abr (SIG).

Presidenta Park Geun-hye bienvenida a Colombia. Llega usted en un momento triste y difícil para un país que está en un conflicto, un conflicto que ha durado más de 50 años.

No queremos más escenarios desgarradores de padres enterrando a sus hijos como el que acabó de vivir, cuando acompañé esta mañana al padre del soldado José Wilfredo Laguilado, en la misa con su familia, esta mañana.

La paz no puede convertirse en una bandera política, la paz es un bien de todos y buscarla también. El dolor de las familias debemos respetarlo y debemos acompañarlo.

Con Corea tenemos lazos de sangre y ojalá en el futuro usted, querida Presidenta, logre la reunificación con la que tanto sueña y que nosotros logremos la reconciliación y el fin del conflicto que tanto anhelamos.

Quiero pedirles un  minuto de silencio por nuestros soldados, once de ellos, que recientemente murieron por la Patria.

(…)

Muchas gracias.

Llegan ustedes también en un momento muy interesante, un momento muy oportuno, porque las relaciones entre Corea y Colombia pasan por un periodo excepcional.

Hemos suscrito varios acuerdos,  varios tratados, hoy suscribiremos otros, el Tratado de Libre Comercio falta solamente que la Corte Constitucional le dé su bendición final para que entre vigor.

De manera que tenemos todo por delante.

Visitas tan importantes como esta las debemos aprovechar y quienes mejor la pueden aprovechar son ustedes los empresarios coreanos y los empresarios colombianos.

Tenemos unas relaciones que cubren diversos frentes, en todos hay una gran identificación con la República de Corea.

Tenemos unos principios similares, somos países democráticos, somos países que defienden la propiedad privada, somos países que defienden la libertad, somos países que luchamos por el bienestar de nuestros pueblos para que vivan en un ambiente de concordia y equidad. 

Y está el frente económico, el frente de los inversionistas, el frente del comercio, que es un paso necesarísimo para poder brindarles a nuestros pueblos una mejor situación social: más empleo, mejor empleo.

Y por eso todas las decisiones que tomamos a nivel de Gobierno, en el campo económico, de la inversión, del comercio, las ejecutan los empresarios, los que toman las decisiones donde realmente se producen los resultados.

Por eso valoro tanto que usted señora Presidenta –y su distinguida delegación- venga acompañada de una delegación tan importante del sector privado, de empresarios coreanos.

Porque este es el momento donde podemos producir un verdadero despegue en ese frente, en las relaciones entre Corea y Colombia.

Porque está todo por hacer.

Llevamos unas relaciones de muchos años. Yo recuerdo cuando abrimos nuestra economía por primera vez en el año de 1991.

La primera delegación del país que visitó el Asia la presidí yo, como Ministro de Comercio, recién creado el Ministerio de Comercio Exterior, y el primer país que visité fue Corea. 

Qué bueno, 24 años más tarde, constatar que esa semilla que sembramos en ese momento ya ha florecido.

Pero nos queda mucho camino por recorrer y es aprovechar todas esas ventanas de oportunidad que tenemos a nuestra disposición gracias a los acuerdos que hemos venido suscribiendo y a las barreras que hemos venido eliminando.

Corea y Colombia se complementan.

Corea es el primer país con el que suscribimos un Tratado de Libre Comercio del área asiática.

Corea es un gran inversionista ya aquí en Colombia y estamos aprendiendo mucho de su gran progreso y de su muy rápido desarrollo.

Temas como la educación, que para nosotros es un pilar fundamental, también lo es en Corea.

Ustedes han sido supremamente exitosos.

Por eso este tipo de encuentros nos parecen tan oportunos y tan necesarios.

Esta mañana se celebró una rueda de negocios, donde ya me han informado que se hicieron negocios, pero sobretodo, se abrieron oportunidades.

Y como datos curiosos, un gran interés en comprar agua de panela, que es una bebida colombiana muy típica, muy local, pero que la quieren mezclar con queso biofilizado y venderla como té.

Imagínense ustedes 50 millones de coreanos, que a la mitad le guste el agua de panela con queso biofilizado, lo que eso representa como oportunidad.

Lo menciono como una pequeña anécdota para decir el inmenso potencial que tenemos.

Corea tiene necesidades, por ejemplo, en materia de alimentos cada vez mayores.

Importa una suma realmente importante de lo que consumen todos los días.

Colombia está muy interesada en convertirse en una despensa del mundo, porque somos uno de los pocos países, de acuerdo con la FAO, que tiene un verdadero potencial para aumentar la producción de alimentos.

Esa –y en otros frentes- son oportunidades que debemos aprovechar y quienes las tienen que aprovechar son nuestros empresarios.

Para los empresarios coreanos:

Colombia viene tratando de proyectarse en toda esta región latinoamericana como un país con una economía sólida y tenemos una economía en este momento considerada una de las más sólidas de toda la región.

Una economía administrada con responsabilidad y prudencia, para mantener la confianza de los inversionistas.

Nosotros consideramos a los inversionistas como nuestros socios, los necesitamos para seguir invirtiendo y para seguir obteniendo tasas altas de crecimiento que nos permitan los recursos suficientes para dirigirlos hacia la población, sobre todo los más vulnerables, lo más necesitados.

Hemos hecho grandes esfuerzos, exitosos además, en la creación de empleo. Llevamos 55 meses seguidos bajando la tasa de desempleo mes tras mes frente al mismo mes del año anterior.

Hemos sido el país que más ha reducido la pobreza, o mirándolo desde el punto de vista empresarial y positivo, que más ha aumentado la clase media en un corto tiempo, de toda América Latina.

Eso para los empresarios -y me consta porque muchos de los inversionistas a sí me han dicho- significa una doble oportunidad, una economía que crece y estamos creciendo a una de las tasas más altas de toda América Latina, pero una economía que también crece su consumo a través de su política social al aumentar mucho más allá del crecimiento económico el crecimiento de su clase media.

Y para que eso se sostenga necesitamos tener mejores mercados, acceso a mercados como el coreano, inversión como la que queremos o como la que puede venir de Corea.

Lo que nos corresponde a los gobiernos es facilitarles a los empresarios que tomen las decisiones para que esos grandes resultados se puedan obtener.

Yo estoy convencido que Corea y Colombia trabajando juntos podemos lograr unos resultados mucho más importantes de los que hasta ahora hemos obtenido.

Porque sí hemos aumentado nuestro comercio, sí ha aumentado la inversión, pero cuando ve uno el potencial que existe y las oportunidades que están ya presentes se da uno cuenta que está todo por hacer.

Por eso les decía que vienen ustedes en un momento especialmente interesante.

Colombia  se ha proyectado también a nivel regional por querer integrarse con otros países a través de la Alianza del Pacífico.

La Alianza del Pacífico se concibió precisamente para fortalecer los lazos con los países del Asia-Pacífico y Corea es uno de esos países que ya tiene estatus de observador en la Alianza del Pacífico.

Aquí también se abren oportunidades enormes, estos cuatro países: México, Perú, Chile y Colombia sumados representan la octava economía del mundo, un mercado inclusive superior al de Brasil con ingreso per cápita más alto y con las cuatro economías más dinámicas de toda América Latina y necesitamos esa relación  especial con los países del Asia Pacifico y países como Corea. 

Por eso en manos de ustedes señores empresarios esta esta gran oportunidad que nosotros queremos cada vez abrir más y volverla más atractiva para que comiencen los negocios y eso se vuelva una especie de circulo virtuoso que nos traiga grandes beneficios a las dos naciones, a Corea y a Colombia.

Por eso le agradezco tanto señora Presidenta que usted haya escogido a Colombia como la primera escala en su importante visita a América Latina.

Decirle que nosotros por la historia tenemos una relación muy especial con su país. A mí me correspondió por esas cosas de la vida ser el primer Presidente de Colombia que visita  Corea y que va a la zona desmilitarizada.

Allá vi los nombres de los miembros de nuestras Fuerza Militares caídos en combate por la libertad, por la democracia, en esa ocasión por la libertad y la democracia de Corea.

Por eso decía al principio que hay valores que nos unen más allá de una relación normal entre dos naciones y unos valores que están presentes cada vez que tenemos algún tipo de relacionamiento con los sectores de diversa índole de Corea.

Hace poco activamos una corbeta donación de Corea, tenemos una relación en otros frentes de la tecnología y de la educación que tenemos que seguir fomentando y por eso valoro la presencia de ustedes en este momento.

Esta tarde ya tendremos la oportunidad de sentarnos a hablar sobre temas específicos, temas importantes como podemos seguir abriendo esas oportunidades para que nuestros empresarios puedan actuar,  tengan todas las herramientas, tengan todas las facilidades y así lograr esa sinergia que se puede generar y que se debe generar cuando dos naciones como Corea y Colombia deciden trabajar juntas.

Quiero finalmente decirle y felicitarla por la forma como ustedes recibieron a toda la numerosa delegación de países de todo el hemisferio en la reciente asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo, me dijo el presidente Luis Alberto Moreno que había sido una reunión impecable y gracias en muy buena parte a los anfitriones, a usted señora Presidenta y a todo su equipo de gobierno.

Por eso no solamente Colombia, sino toda América Latina y toda América está en deuda con la maravillosa hospitalidad que siempre han tenido los coreanos con todos sus visitantes, pero en esta ocasión con unos visitantes muy especiales que tienen un agradecimiento muy especial.

Estoy seguro que en su viaje que va a continuar hacia el resto de América Latina tendrá oportunidad de ver cómo esta región quiere mirar hacia el Asia, hacia el Asia-Pacífico, y cómo estas oportunidades que se están abriendo las tenemos que aprovechar, porque ahí están.

Ustedes señores empresarios están en una posición muy particular, nosotros en el gobierno y así lo hemos concebido, lo que queremos es facilitares a ustedes su trabajo, porque si a ustedes les va bien, a nosotros, a los gobiernos nos va bien.

De manera que bienvenida señora Presidenta, bienvenidos todos los empresarios, bienvenida toda su delegación, los recibe un país con todo el cariño, la admiración y la amistad que nos ha unido durante tanto tiempo.