Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Abril > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la celebración de los 50 años de Augura

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la celebración de los 50 años de Augura

 Medellín, 20 abr (SIG).

Me emociona y me llena de orgullo celebrar junto a ustedes los primeros 50 años de la existencia de Augura.

Hablar de la Asociación de Bananeros de Colombia es hablar también de medio siglo cumpliendo con excelencia el reto que supone producir y exportar banano de primera calidad.

Augura es sinónimo de prosperidad. Y es también una demostración de que traducir los éxitos económicos en bienestar social es el mejor camino hacia el desarrollo.

Así lo sabe el gremio bananero y así lo venimos haciendo en el Gobierno nacional desde el primer día.

Recuerdo, y eso me genera un vínculo muy especial con Augura y con los bananeros que la primera gran batalla que yo tuve como funcionario, recién nombrado como el primer Ministro de Comercio Exterior  fue una batalla que libramos a nombre de los bananeros.

Acababan de decretar, de aprobar un régimen oprobioso en la Unión Europea, donde dejaban a los productores de banano de Colombia y de muchos otros países en una situación realmente precaria por muchísimos años.

Le daban todas las facilidades y el poder a los intermediarios, Chiquita (…) que ustedes saben pues que cuando se trata de imponer los precios pues son bastante contundentes.

Entonces yo dije: vamos a pelear esta decisión. Y me dijeron: no sea iluso, eso es imposible. Yo dije: pero por qué va a ser imposible, hagamos el intento, pensemos que podemos ganarle a la Unión Europea.

Y entonces nos embarcamos en una pelea jurídica y política. Y fui a pedirle “cacao” físicamente al Presidente Felipe González, Presidente de España en ese momento y al Presidente (François) Mitterrand de Francia.

Decirles: mire eso que ustedes acaban de aprobar va a arruinar a todos los bananeros por lo menos en Colombia.

Y se inició un proceso jurídico y la primera vez en la historia que un país en vía de desarrollo le gana a la Unión Europea en un pleito jurídico, en ese entonces ni siquiera existía la Organización Mundial de Comercio, sino era el GATT.

Y eso le represento a los bananeros colombianos el acumulado durante muchos años ingresos adicionales por cientos de millones de dólares.

El otro gran sueño que en ese momento tuvimos, aquí está el doctor Jaime de testigo fue, en ese momento, Del Monte, la compañía está multinacional que distribuye frutas por todos lados estaba en venta, estaba en una crisis y costaba, me acuerdo, 200 millones de dólares.

Y le dije a los bananeros, a Augura: por qué no compran Del Monte y yo les consigo la financiación.

Se emocionaron mucho, pero después como se achicopalaron, entonces se echaron para atrás y no se hizo el negocio. Ese negocio hubiera sido muy redondito porque hoy esa empresa cuesta más de mil 500 millones.

Pero por eso digo que desde el primer momento en que yo fui funcionario desarrollé un especial vínculo con los bananeros.

El sector bananero es uno de los impulsores del desarrollo nacional y también del desarrollo regional, que genera divisas y sobre todo empleo.

Y, a pesar de obstáculos como la volatilidad de la tasa de cambio y las condiciones climáticas muchas veces adversas, el sector se mantiene como uno de los principales renglones exportadores del país.

La coyuntura económica internacional no es fácil –ustedes mejor que nadie– pero así como somos realistas y prudentes, tenemos muchas razones para ser optimistas de cara a un futuro en el que ustedes juegan un papel clave.

De las seis mayores economías de la región, somos la economía que más crece: los últimos dos años lo hicimos un 4,9 y un 4,6 por ciento.

Gracias a eso, hoy somos la tercera economía de América Latina, nos superan solamente Brasil y México.

Más de dos y medio millones de nuevos empleos se han creado, y casi 4 millones y medio de colombianos hemos sacado de la pobreza y eso es la base de ese crecimiento.

Estamos generando una nueva clase media, con mayor poder adquisitivo, capaz de dinamizar la demanda interna y de convertirse en otro de motor de nuestro desarrollo y todo esto en un entorno de inflación controlada.

Y si hay una industria que sabe cómo se genera empleo, son ustedes, la industria bananera, de la que dependen más de 120 mil empleos directos e indirectos en toda Colombia.

Ese es un aporte inmenso, muy importante a la estabilidad y la prosperidad, no solamente del Urabá antioqueño sino también de los departamentos del Magdalena y la Guajira.

Tan solo en el eje bananero que conforman: Chigorodó, Carepa, Apartadó y Turbo, el 80 por ciento de la población deriva su sustento del banano.

Hablamos de una industria que –con cerca de 45 mil hectáreas sembradas–exportó el año pasado más de 80 millones de cajas, por un valor cercano de los 730, 735 millones de dólares.

Y lo vamos a hacer todavía mejor porque en el Gobierno Nacional está comprometido con asegurar que las actividades agropecuarias sean una fuente de riqueza para los productores del campo.

Porque un agro competitivo, un agro eficiente, que sea motor del crecimiento económico, es la fórmula de nuestro éxito aquí en Colombia.

¿Y cómo vamos a atender las necesidades de los productores bananeros? Les cuento algunas de las decisiones que hemos tomado…

Me acuerdo hace algunos meses, estábamos en este restaurante que le gusta tanto a mi señora, cómo se llama, el de los… El Trifásico.

Estábamos en El Trifásico con el doctor Jaime, estaba Guillermo Rivera el del sindicato con varios de los dirigentes sindicales –Guillermo un saludo muy especial- hablando sobre el futuro de la industria bananera y ahí salió a relucir la necesidad de construir un distrito de riego.

Y me explicaban el impacto que tendría, que se podría hasta triplicar la producción y se podía ampliar muchísimo la frontera agrícola.

Entonces yo le dije al doctor Jaime: bueno haga usted una gestión con EPM (Empresas Públicas de Medellín), usted haga la gestión con EPM y yo me comprometo a poner la plata suficiente por, ejemplo, para los estudios de fertilidad y de construcción que son algo así como 12 mil millones.

Pues entonces hizo la gestión, y ya entonces estamos comprometidos a iniciar ese proceso y nosotros comprometidos a poner la plata para que ese distrito de riego se compre.

Esa es una…

Si usted se está garantizando, usted Alcalde pisa ese negocio, porque ya lo pisó, no lo pongamos en aprietos, ya está pisado.

Algo parecido vamos a hacer también con el Magdalena y con la Guajira.

También queremos aprovechar la experiencia que tienen aquí en Augura y sus productores para implementar una política para implementar una política para el control de esa plaga que es la sigatoka negra.

Cuenten con que esa política tendrá los recursos necesarios, señor Ministro de Agricultura (Aurelio Iragorri) usted sabe bien, para ser tan efectiva como la que necesitamos.

El impulso a la biotecnología –con la producción y la aplicación del bioplástico– yo quedé muy impresionado la última vez que estuve, que me mostraron ya en el terreno lo que están desarrollando, eso es algo con un  potencial enorme y eso vamos a darle todo el apoyo, ahí sí que hay una vena muy interesante para explotar. 

Sabemos que las dificultades han llevado a los productores bananeros a asumir riesgos financieros.

Por eso estamos impulsando una política de fomento para crear una línea de crédito especial –con tasas de interés bajas y plazos amplios– que le facilite al sector consolidar los pasivos financieros.

Eso lo vamos a tener tanto en líneas FINAGRO como líneas no FINAGRO.

Y valga resaltar que, en los últimos cuatro años, le hemos brindado a la industria apoyos, incentivos y financiamiento por más de 116 mil millones de pesos.

A través del Programa de Coberturas Cambiarias hemos apoyado a este sector en la adquisición de primas para la compra de lo que llaman las Opciones Put europeas por un valor de 23 mil millones de pesos, con las que se han cubierto ventas al exterior por 366 millones de dólares.

Ya nos afianzamos en mercados tan exigentes como los Estados Unidos y la Unión Europea, y estoy seguro de que lo haremos también en los que estamos abriendo por cuenta de la Alianza del Pacífico y los Tratados de Libre Comercio con los que contamos.

El viernes pasado nos visitó la Presidenta de Corea y tan solo ese país –con el que pronto entrará en vigencia el tratado de libre comercio– representa un mercado de 50 millones de consumidores, ávidos de los productos agrícolas que producimos, usted lo sabe muy bien, doctor Rafael Mejía.

Un elemento clave en esa ecuación es fortalecer –aún más– los lazos entre el gremio y el Gobierno Nacional, y profundizar –en el marco del Plan Nacional de Desarrollo– el impulso, el desarrollo de capital social en las regiones bananeras.

AUGURA –que ha acompañado la ejecución de numerosas inversiones sociales– ustedes tienen muchísimo que aportar, ya han aportado mucho, pero ustedes saben el buen negocio que es esa responsabilidad social en las cuales, ustedes son líderes.

Cerca de medio billón de pesos invertidos en los últimos 20 años en sectores como vivienda, agua, educación, cultura, microempresa y seguridad alimentaria, dan cuenta de eso.

Por eso, para nosotros –lo digo con sinceridad e inmensa satisfacción– la agroindustria bananera es sinónimo de trabajo en equipo, de bienestar, de empleo… Y –en últimas, como aquí se ha mencionado– de paz. 

Las regiones bananeras han padecido –ustedes saben mejor que nadie- como pocas regiones en el mundo esa intensidad, esa crueldad del conflicto armado y saben bien lo mucho que podemos lograr si ponemos fin a más de medio siglo de violencia absurda.

Acabar la guerra nos va a permitir sacarle provecho al inmenso potencial que tiene nuestro sector productivo y nuestra economía en todos los rincones de la patria. Y si hemos logrado tanto en medio del conflicto, ¿se imaginan lo que podremos lograr si cerramos el ciclo de violencia?

Por eso, le agradezco enormemente doctor Jaime, doctor Aníbal y todos ustedes, el apoyo para seguir perseverando en búsqueda de esa paz.

Los expertos de diversas fuentes, universidades, instituciones multilaterales, prevén que la economía colombiana va a crecer este año entre 3,5 y 4,2 por ciento, muy por encima del promedio regional.

En América Latina el crecimiento va  a ser alrededor del 1.2, 1,3 por ciento.

Pero de aquí a 2018 –lo que queremos es una tasa de desempleo que baje al 8 por ciento, con más empleos generados y empleos dignos, empleos formales– esperamos tener resultados aún mejores, y crecer hacia adelante por encima del 5 por ciento.

Ustedes ya me habrán escuchado decir que los ciclos económicos son inevitables, son como la muerte o los impuestos, de esas no nos escapamos.

Temas como el precio del petróleo y ciertas coyunturas internacionales son inevitables. Aun así, nuestra economía se mantiene dinámica y dando señales positivas.

Porque puede que no controlemos los precios internacionales del petróleo, pero sí podemos –y debemos– mejorar nuestra productividad.

El trabajo que hemos hecho con las empresas petroleras y los mandatarios locales nos ha permitido completar ya seis meses seguidos –por ejemplo- con una producción superior al millón de barriles diarios.

Y como parte de medidas para mitigar el efecto de la baja del precio de petróleo y la baja del precio de ciertos productos, hemos puesto en marcha medidas que estamos evitando que la crisis no nos golpee tan duro.

Por ejemplo, está el tema de la vivienda que aquí en Antioquia se ha desarrollado con mucho dinamismo porque hemos sido muy buenos socios y ni qué hablar de Medellín, donde hemos hecho tal vez la inversión más grande de todo nuestro plan de vivienda de casas gratis, ha sido aquí en Medellín.

Pusimos en marcha –como aquí se ha mencionado- las concesiones de Cuarta Generación –las 4G–, que es el programa de infraestructura vial más ambicioso de la historia de Colombia, y tal vez el más grande que hoy se ejecuta en América Latina, con inversiones por cerca de 50 billones de pesos, mucho más grande que el Canal de Panamá, y eso ya es una realidad.

El Urabá, por ejemplo, va a dar un salto enorme en sus relaciones económicas gracias a esas inversiones, especialmente en la Vía al Mar número 2.

Y ahí es uno y dos, entonces le tengo una propuesta viendo aquí a los hermanos Gaviria, el túnel del Toyo –que por ahí vamos a pasar todos los que vayamos de Medellín hacia Urabá- lo podemos desde ya bautizar en nombre de su padre, querido alcalde. Si quiere a ese túnel lo ponemos, el túnel Guillermo Gaviria.

(…) ¿Cuántos estaba cumpliendo Proantioquia? Era la Asamblea de Proantioquia, de todas formas, era un homenaje a Nicanor Restrepo.

Y entonces les dije también –Nicanor Restrepo, gran amigo que nos hace mucha falta- que entonces la carretera Mar Uno, le pongamos el nombre de Nicanor Restrepo.

Entonces ahí hay dos grandes prohombres que se nos fueron recientemente, para ir conmemorando esas grandes personalidades que han hecho tanto por Antioquia y por este país.

Esa obra contempla una inversión de billón y medio de pesos y su ejecución la pusimos como prioridad en nuestra agenda de obras que estamos adelantando.

Pero no nos vamos a quedar ahí y, para mejorar la competitividad de la zona, vamos a retomar la propuesta de adecuar los 26 kilómetros de las vías a los embarcaderos de Zungo y Nueva Colonia.

El desarrollo portuario como aquí también se ha dicho, es otro eje fundamental en esta apuesta por la productividad, así que vamos a mantener el impulso a la inversión en las principales zonas portuarias del país: Buenaventura, Cartagena, Ciénaga-Santa Marta –por supuesto– y la Guajira.

También estamos trabajando en la ampliación y construcción de terminales portuarios en zonas con potencial de expansión, como el golfo de Morrosquillo, Tumaco y el golfo de Urabá.

Estamos hablando de inversiones cercanas a los dos billones de pesos en los próximos 3 años.

A esto se suma el esfuerzo que estamos haciendo para modernizar la infraestructura aeroportuaria, con inversiones por casi 3 billones de pesos.

Hay otra tarea clave para el Gobierno Nacional –y en eso estamos muy sintonizados con los mandatarios locales–, que es garantizar la culminación del Contrato-Plan para el Atrato Gran Darién, que fue el primero que firmamos de todos los contratos plan, que involucra a los 11 municipios del Urabá antioqueño.

Le estamos poniendo todo el empeño porque es un elemento clave para la superación de la pobreza extrema.

Finalmente, una parte fundamental para la consolidación y fortalecimiento de la industria bananera tiene que ver con la propiedad de la tierra, un tema del que sé que ustedes están muy pendientes.

Estamos comprometidos con el análisis de los mecanismos necesarios para reformar la ley 160 y esperamos hacerlo con el concurso del gremio bananero.

Sin embargo, quiero ser claro en esto: el régimen de propiedad privada no lo vamos a afectar bajo ninguna circunstancia.

A ningún propietario legítimo y de pleno derecho se le va a expropiar o se le va a afectar de manera alguna.

Es más, están diciendo que hay algunas invasiones, algunas tierras que están queriendo que pasen al proceso de restitución de tierras.

Señor Ministro (de Agricultura, Aurelio Iragorri) y señor Superintendente (de Notariado y Registro), doctor (Jorge Enrique) Vélez, yo les voy a pedir a ustedes lo siguiente: tierra que esté siendo invadida, tierra que automáticamente sacamos del proceso y judicializamos a los responsables.

Y que eso quede claro para evitar que por las malas se vayan a colar o les vayan a quitar las tierras a sus legítimos dueños.

Queridos bananeros, apreciado Juan Camilo:

Nos hemos reunido para celebrar una fecha especial y significativa.

Estos primeros 50 años nos “auguran” otros 50 y muchos más años de sostenibilidad ambiental, confianza para la inversión, generación de prosperidad y –sobre todo– oportunidades para que las comunidades vivan libres de las ataduras de la pobreza.

Porque todo esto simboliza el trabajo de AUGURA: sentido de pertenencia y vocación de futuro.

Cuenten con nosotros, cuenten con el Gobierno Nacional como su socio en la promoción y fortalecimiento de este sector tan importante para el país.

Nosotros sé que contamos con ustedes para seguir construyendo una Colombia en paz, con más equidad y mejor educada.

Muchas gracias.