Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Abril > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la adjudicación de obras de urbanismo de Gramalote, Norte de Santander

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la adjudicación de obras de urbanismo de Gramalote, Norte de Santander

 Bogotá, 22 abr (SIG).



Pocas cosas pueden resultar más dolorosas o difíciles para cualquier persona como perder su hogar. A un padre perder el techo que protege a sus hijos y más dramático, si eso le pasa a todo un pueblo.

Y así fue lo que le ocurrió a todas las 850 viviendas en el Cerro de la Cruz, que se deslizó sobre Gramalote y además de casas, el deslizamiento se llevó de paso fincas enteras, ganados, corrales, árboles… toda una tragedia.

Desde ese momento yo sobrevolé –me acuerdo muy bien-  esa situación bastante dantesca. Tomamos las medidas de rigor para atender semejante emergencia.

Ese Fenómeno de la Niña nos obligó a trabajar en esa y en otras muchas urgencias iguales o más importantes y lo que dije en ese entonces, esta crisis, esta tragedia -sigamos el consejo de los chinos- convirtámosla en una oportunidad.

Iniciamos todo un proceso; megaobras, reformas para quedar y así lo dijimos en ese momento, para quedar mejor que antes. Procurar que las familias que fueron afectadas quedaran mejor de lo que estaban antes de la tragedia.

Iniciamos todo un proceso muy bonito y muy productivo. Trajimos expertos internacionales de todo tipo para ver cómo estaban manejando los países que sabían del manejo de desastres lo que llaman, el manejo de los riesgos, la gestión del riesgo.

Y con base en toda esa información y experiencias presentamos un proyecto de ley que diseñó y creó todo un Sistema de Gestión del Riesgo, que hoy está funcionando y está funcionando adecuadamente.

Todo lo que hemos sufrido en materia de desastres, nunca tan grandes como los que vivimos en ese momento con el Fenómeno de la Niña, pero cualquier situación se maneja con rigor, con un procedimiento. Eso no lo teníamos antes y hoy podemos decir, inclusive nos invitan a otros países para que les enseñemos cómo es, que estamos manejando nosotros esa situación, esa Gestión del Riesgo.

Creamos el Fondo de Adaptación, un fondo con una estructura jurídica especial para poder adelantar unas obras importantes que mitiguen el efecto del desastre pero que también prevengan hacia el futuro la posibilidad de daños por situaciones como las que se presentaron y dedicamos ese Fondo de Adaptación a las grandes obras con su junta directiva, con toda su estructura jurídica aparte.

Y ahí también estamos, en cierta forma, tratando de ver cómo se va mitigando el cambio climático.

Las obras del Canal del Dique, que siempre se inunda, pues ahí estamos adelantando eso. Todo un proyecto para La Mojana que siempre se inunda cuando vienen los inviernos, cuando hay un Fenómeno como el de La Niña pues se inunda mucho más, ahí también estamos haciendo una labor.

Una labor de mitigación tal vez de las más importantes del país: el Jarillón de Cali, porque si se llega a desbordar el río Cauca se lleva más de un millón de personas, entonces precisamente vamos a ir el viernes a firmar finalmente, ya el municipio puso su parte correspondiente, nosotros vamos a invertir casi un billón de pesos en la construcción del jarillón.

La gente a veces no se da cuenta de la magnitud de este tipo de obras, como no están siendo afectados directamente como que no lo aprecian pero es una obra de gran envergadura y de gran importancia. El viernes vamos a firmarla.

Dentro de esas obras hay una que era muy importante: la reconstrucción de Gramalote. Más de 230 mil millones de pesos para reasentar a cerca de mil familias en Gramalote.

Este ha sido un proceso complicado, lleno de dificultades.

Iniciamos escogiendo unos terrenos, después se hicieron los estudios geológicos y resultaron que  no eran aptos. Luego hubo unas discusiones sobre dónde sería el mejor sitio, algunos jalaban para un lado, otros jalaban para el otro.

Finalmente escogimos la vereda Miraflores.

Se tomó más tiempo de lo que habíamos previsto, mucho más tiempo; y por eso sigo ofreciendo yo disculpas. Pero al final es mejor hacer las cosas bien que hacer las cosas de afán.

Yo creo que lo que hemos hecho dentro de las dificultades que hemos tenido, dentro de los tropiezos que hemos tenido, pues hemos ido avanzando en forma correcta. Y hoy damos un paso muy importante.

La selección de Miraflores fue el resultado de estudios geológicos, técnicos.

Es según dicen los técnicos, el lugar de mejores condiciones para devolverles su hogar a las familias de Gramalote. Y ya iniciamos obras en el nuevo casco urbano.

En diciembre pasado se empezaron las obras del acueducto, el alcantarillado. El mes pasado firmamos el inicio de obra para la vía de acceso a Gramalote. Es un tramo de casi nueve kilómetros 8.8 kilómetros. Debe estar terminado en 18 meses, un valor superior a los 50 mil millones de pesos.

Y hoy vamos a anunciar el consorcio que fue escogido para ejecutar la Fase Uno de las obras de urbanismo.

Hicimos una invitación abierta y quien presentó la mejor propuesta fue el Consorcio Mungüí. Este consorcio está conformado por una empresa de Cali (Construcciones Civiles) y dos empresas de Medellín (Gisaico, y Arquitectura y Concreto)

Este consorcio –aquí creo que están sus representantes- tiene una enorme responsabilidad, y bajo su responsabilidad va a estar la construcción de la plaza principal, del centro administrativo municipal, de la plaza de mercado, de las calles y los andenes, de la red de acueducto y alcantarillado, y de adecuar el terreno para 400 viviendas.

En una próxima convocatoria que la vamos a hacer a mediados de este año, en junio o julio, y eso es para seleccionar los contratistas que van a hacer el colegio, la IPS y las primeras 400 viviendas.

La obra de las viviendas debe arrancar a finales de este mismo año.

Ahí falta una obra que era muy linda en Gramalote, que era la iglesia.

En los archivos debe de estar una oferta, creo, si la memoria no me falla, de Simón Vélez. Eran dos arquitectos que ofrecieron hacer todo lo correspondiente a la iglesia.

Entonces, veamos cómo podemos agregarle la iglesia que, en el caso de Gramalote antiguo, era una iglesia muy bonita, muy especial.

No sé qué van a hacer con la estatua de Laureano Gómez.

Pero qué bueno, qué bueno poder ver que esto ya se está convirtiendo en una realidad. Yo quiero a través suyo  Alcaldesa (Sonia Rodríguez), decirle a todas estas familias: muchas gracias por su paciencia.

Qué paciencia la que han tenido, que la verdad son circunstancias que estaban por fuera un poco de nuestro control, nuestro ánimo y nuestra voluntad ha estado siempre ahí.

Pero que ya, comenzamos a hacer las obras. Y yo espero que Gramalote quede mejor de lo que era antes. Más bonito de lo que era antes.

Estoy seguro que con los arquitectos y los constructores que hemos escogido y que vamos a escoger en la próxima convocatoria eso va a ser así.

Y que podamos decir, como pueden decir millones de personas que quedaron mejor de lo que estaban antes.

Quiero recordar, porque ese fue un esfuerzo enorme; paralelo al Fondo de Adaptación se creó otra figura que se llamaba Colombia Humanitaria, que tenía como propósito hacer todas las obras pequeñas y reconstruir muchos de los colegios y de las construcciones que fueron o bien destruidas o bien afectadas.

Tuvo a su haber el cuidado de muchas de las familias que quedaron sin nada y mientras tanto les pagaban los arriendos.

Hay tres millones de colombianos que fueron atendidos por Colombia Humanitaria. Se invirtieron 5.5 billones de pesos en 1.060 municipios.

Más de un millón 100 mil mercados, 100 mil viviendas reparadas, seis mil albergues temporales construidos, 250 mil ‘kits’ escolares entregados, 67 mil familias beneficiadas con pagos de arriendos, más de 4 mil obras, incluyendo la rehabilitación de más de 500 acueductos y alcantarillados, 32 distritos de riego, más de dos mil vías reparadas, más de 500 puentes, cerca de 900 sedes educativas rehabilitadas, casi 2 mil espacios educativos temporales construidos.

Y una cosa que nos propusimos desde el principio, ningún niño –doctor Pedro usted que sabe la importancia y ha estado tan comprometido con la educación- ningún niño perdió su año lectivo.

Y nos propusimos con la Ministra de entonces en ese propósito y lo cumplimos.

Lo de Colombia Humanitaria, además, que en este país las cosas se comienzan pero no las terminan, ese es uno de los proyectos que se terminó y se liquidó.

Yo creo que ahí está esa historia, esa historia ya la están estudiando en las universidades como un caso especial de manejo de una situación con resultados concretos y muy buenos y creo que eso nos dejó también una gran  lección.

Ojala podamos ir a Gramalote lo más pronto Alcaldesa y reinaugurar ese gran pueblo de  Gramalote.

De pronto no le va a tocar a usted, pero usted va a estar allá presente porque usted ha sido protagonista principalísima de todo este esfuerzo y de nuevo le quiero agradecer su colaboración su apoyo su paciencia y su buena voluntad.

Y a todos los aquí presentes pues muchas gracias por su granito de arena, porque todos hemos puesto aquí un granito muy importante y sigamos trabajando para que Gramalote, el nuevo Gramalote, sea una realidad lo más pronto posible muchas gracias.