Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Abril > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la firma del contrato para la construcción del nuevo Puente Pumarejo

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la firma del contrato para la construcción del nuevo Puente Pumarejo

 Barranquilla, 28 abr (SIG).

Buenas tardes, Barranquilla, mi novia Barranquilla. Buenas tardes a todo el Caribe colombiano. Este es un día muy especial. Este es un evento muy especial.

Cuando estaba en la primera campaña presidencial, les decía a mis compañeros y compañeras: ¿Por qué los colombianos no podemos pensar en grande? ¿Por qué tenemos que hablar de pesitos y de huesitos y de carreteritas? Pensemos en grande. Si pensamos en grande, podemos lograr grandes cosas. Así es la vida. Así es como los países se desarrollan: poniéndose objetivos ambiciosos, altos, que para muchos pueden sonar como utopías o sueños, pero si uno hace un gran esfuerzo se vuelven realidad.

Pues bien, yo soñaba, les decía: ¿por qué los colombianos no podemos hacer las obras de ingeniería que se hacen en Estados Unidos o en Europa? Esas autopistas de dobles calzadas que uno ve en las películas, o que uno puede apreciar cuando viaja a esos países desarrollados. ¿Es que acaso los colombianos no tenemos las capacidades? ¿Es que acaso los ingenieros colombianos no son capaces de realizar esas obras?

Por eso desde entonces nos propusimos hacer la gran revolución de la infraestructura. Desde entonces comenzamos a estructurar los proyectos, a pensar en grande. A decir cómo íbamos a construir autopistas con viaductos, con túneles, que ningún país nos pueda decir que no tienen la mejor calidad y el mejor estándar del mundo. Eso es lo que hemos venido haciendo.

Germán Vargas, cuando lo designamos como Vicepresidente, me dijo: ‘Quiero hacer algo parecido a lo que hicimos con las casas’. Porque las casas gratis también eran un sueño que convertimos en realidad’. Y le dije: ‘Germán, adelante, adelante, porque eso es lo que tenemos que hacer’. Y eso es lo que estamos haciendo.

Esta obra del Puente Pumarejo es una obra monumental, maravillosa: el puente más largo de todo el país, el puente más importante de todo el país.

Además quiero dejar muy claro lo siguiente: alguien preguntaba hace muchos años: ¿Y el poder para qué sirve? Pues voy a ejercer ese poder en este momento con lo siguiente: este puente lo construyó el abuelo de Germán Vargas: Carlos Lleras Restrepo. Pero no lo pudo inaugurar y lo inauguró un Presidente conservador, Misael Pastrana Borrero. Y lo que todo el mundo llamaba el ‘Puente Pumarejo’, lo bautizó el ‘Puente Laureano Gómez’.

Resulta que me contaba el señor Gobernador que hace unos años hizo una gestión para algunos trámites, con algunas zonas aledañas al puente, y en Bogotá le respondieron: ‘Aquí no existe un Puente Pumarejo, aquí existe un Puente que se llama Laureano Gómez’.

Pero no solo eso. Al Invías, ahora que estaba haciendo una serie de estudios, le sucedió lo mismo. Está registrado el nombre oficial de este puente como el ‘Puente Laureano Gómez’. Entonces voy a ejercer ese poder y en este momento, en que acabamos de contratar este puente, lo vamos a bautizar oficialmente el ‘Puente Pumarejo’, como ha debido llamarse desde un principio.

Quiero saludar a todos los aquí presentes. No quiero repetir el protocolo. A los gobernadores, el Vicepresidente, la Alcaldesa, los ministros y ministras que me acompañan. A toda la dirigencia del Caribe, de Barranquilla, a todos los saludo muy especialmente. A todos los delegados de los municipios del Magdalena, a todos mis amigos y amigas barranquilleras. A todos un saludo muy afectuoso.

Decirles que el amor en la política se demuestra con presupuesto, con inversiones. Por eso las inversiones que ustedes han escuchado. Lo que hemos hecho aquí en Barranquilla, lo que hemos hecho en todo el Caribe, demuestra simplemente el amor de este servidor por esta región.

Este puente va a traer un gran beneficio. Desde hace 40 años, muchos barranquilleros y muchos caribeños estaban diciendo: ¿por qué no elevamos la altura del puente? Dieciséis metros tiene. ¿Elevarla para qué? Para permitir que entren barcos de mayor calado, más grandes. Para permitir más actividad económica, generar más empleo. Para permitir una cantidad de beneficios que puede traer un puente más grande.

Ese solo cambio de elevarlo de 16 a 38 metros, es un cambio fundamental, que le va a dar a toda esta zona, a Barranquilla y a todo el Magdalena, una actividad económica que se traduce en mayor bienestar.

Todas las obras de infraestructura que estamos haciendo, las que aquí se han mencionado, la concesión actual Cartagena – Barranquilla, la que se está rehabilitando, la concesión de cuarta generación, que también va a ser de doble calzada.

El aeropuerto que estamos remodelando y que vamos a hacer una inversión muy grande: las obras se deben iniciar el próximo 15 de mayo.

El Transmetro para Barranquilla: estamos haciendo una inversión de más de 270 mil millones de pesos.

El sueño de Bolívar que estamos convirtiendo en realidad, cuando dijo Bolívar: el Magdalena debe ser la gran autopista de Colombia, la movilidad por el Magdalena debe ser el centro de actividad económica del país. Llevamos 200 años tratando de que sea así y ya por fin va a ser así. Ya hay más de 7 concesiones que el sector privado ha comprado o está comprando para construir los puertos a través del Río Magdalena, para darles actividad económica a todos los municipios que están al lado del río.

La actividad económica que se va a generar en ciudades como Barrancabermeja, por ejemplo, donde hay una inversión monumental. Ya uno lo puede ver: un puerto allá en Barranca, un puerto que ha costado más de 300 millones de dólares y ha generado mucho empleo. Todo eso, todas esas inversiones, tienen que ver con crear más empleo y generar más bienestar en la gente.

Este solo puente que estamos construyendo va a generar aquí cinco mil empleos adicionales. Cinco mil. Pero no solo eso. Lo que hemos hecho en acueductos: 62 proyectos de acueductos y alcantarillados, entre Barranquilla y el Atlántico, sin contar los del Magdalena.

Casi diez mil viviendas gratis que ya están construidas. A eso se le suman casi seis mil del Fondo de Adaptación, que hemos construido con el Gobernador.

El Centro de Convenciones, que está también construyéndose, que va a traer mucho turismo, más empleo. El Comando que se construyó de la Policía Metropolitana. Los 100 mil estudiantes que ya están en Jornada Única, Alcaldesa, muy bien. Tenemos que incrementar para que todos los niños en Barranquilla asistan a colegios con Jornada Única. Eso nos ayuda muchísimo a mejorar la calidad de la educación.

Más de 500 mil aprendices del Sena, que llevamos aquí en el Atlántico. ¿Eso en qué se ha traducido? Se ha traducido en lo que para mí es lo más importante: se ha reducido la pobreza en Barranquilla y en el Atlántico en más de 10 puntos porcentuales en estos últimos cuatro años.

Se ha reducido la pobreza extrema en 4,2 por ciento. Eso es un avance muy importante. Pero también igualmente importante: hoy Barranquilla tiene un desempleo muy por debajo del promedio nacional. Lo mismo el Atlántico. Y ese es el producto de todas estas inversiones.

Porque las inversiones y el crecimiento económico no tendrían ningún sentido si eso no se traduce en mayor bienestar de la gente, en mayores oportunidades de la gente. Por eso vamos a seguir invirtiendo y a seguir impulsando al Caribe y a Barranquilla, porque estamos para grandes cosas.

Esta mañana le decía a una barranquillera, a Miss Universo, que estaba visitándome en el Palacio, le decía: ‘Voy para su ciudad’. Y se le iluminaron los ojos. Dijo: ‘¿Vas para Barranquilla?’. Dije: ‘Sí, voy para Barranquilla’. Porque Barranquilla está de moda, Barranquilla está echando pa’elante, Barranquilla está produciendo hasta mujeres Miss Universo, para orgullo de Colombia, para orgullo de todos los colombianos.

Barranquilla, sede de nuestra Selección. Quién iba a pensar hace cuatro años, yo en un acto de irresponsabilidad lo prometí en la campaña: Vamos a clasificar en el Mundial de Fútbol. ¿Se acuerda, Alex Char? Usted estaba en la Alcaldía y yo en la campaña, y le decía: ‘Vamos a clasificar’. Y él me decía: ‘Ojo, ojo, porque de pronto, qué nos puede pasar’. Pues no solamente clasificamos. Estamos de número tres del mundo y metiendo goles por todos lados.

Lo que vamos a hacer con los Juegos Centroamericanos y del Caribe, Alcaldesa. Aquí estuvimos y dijimos: ‘Vamos a ganarnos esos Juegos’. Y nos los ganamos como sede. Ahora vamos a ser los mejores Juegos de la historia y vamos a quedar de primeros en materia de medallería. Ese es nuestro propósito, porque hay que pensar en grande, hay que ponerse objetivos altos.

Por eso cómo me complace volver realidad este sueño de los barranquilleros, de los habitantes de todo el Caribe, del Magdalena, del Atlántico, este puente que tantos beneficios nos va a traer.

Aquí seguiremos viniendo a inaugurar obras, a discutir la solución de los problemas, porque de eso se trata esta difícil tarea de gobernar: de estar encima de las obras, de estar encima de los problemas, de estar encima de los problemas de la gente, para que la gente sea la que al final de cuentas salga beneficiada.

Eso es lo que estamos viendo aquí en Barranquilla. Uno ve por todos lados la prosperidad. Que, por supuesto, hay muchos problemas, sí, hay problemas. Que tenemos problemas de seguridad, pero los estamos afrontando.

Esta mañana se capturaron 16 miembros de una banda criminal, que se suman a otros 24 que se han capturado hace unos días: 40 miembros. Lo felicito, coronel, por ese golpe. Y al señor general del Ejército: en Santa Marta capturaron a otros 16 miembros de unas bandas criminales, de unas bandas que estaban extorsionando. También estamos avanzando en materia de seguridad, que es otra de las preocupaciones de la gente.

O sea que con la ayuda de todos ustedes, con el apoyo de todos ustedes y con ese entusiasmo que uno encuentra aquí en Barranquilla, ese optimismo que se respira, es que vamos a seguir adelante en este país, buscando también ese valor supremo de cualquier sociedad como es la paz.

La paz tiene que ser ese objetivo que también vamos a conseguir. Yo lo he dicho muchas veces, y lo repito aquí y ustedes saben, muchos que han sido marineros o marinos: yo me formé en la Escuela Naval. Allá me enseñaron a navegar. Y me enseñaron a que cualquier navegante, si quiere ser buen navegante, tiene que identificar muy bien su puerto de destino. Y se embarca hacia ese puerto de destino. Y no importa los vientos, no importa los huracanes, no importa los tiburones. Uno va navegando, usando lo vientos, usando los huracanes, hasta llegar hasta ese puerto de destino.

Pues bien, desde el 7 de agosto de 2010 yo tengo muy claro ese puerto de destino: una Colombia en paz, una Colombia con más equidad y una Colombia mejor educada. Y no importa los tiburones, no importa las tempestades, no importa los vientos. Hacia allá vamos y allá llegaremos con el apoyo de ustedes. Que Dios los bendiga y muchas gracias.