Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Agosto > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la gira ‘Estamos Cumpliendo’ sector Agricultura

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la gira ‘Estamos Cumpliendo’ sector Agricultura

 Apartadó, Antioquia, 1° ago (SIG).

Esta mañana estuvimos casi toda la mañana aquí reunidos a un kilómetro, donde estamos en este momento, todo el sector del Ministerio de Agricultura haciendo un balance, una rendición de cuentas sobre lo que hemos logrado en estos primeros cinco años de Gobierno, ya vamos a completar –el próximo 7 de agosto- cinco años de Gobierno.

¿Qué se ha hecho por el campo? ¿Y qué se va a hacer en los próximos tres años? Generalmente el balance es muy positivo y me complace muchísimo que así sea porque eso fue lo que nos propusimos el 7 de agosto del 2010.

Y veo que aquí también, que el Urabá, esta zona tan querida y tan importante para el país, ha sido beneficiaria -y en qué forma-, de todas las políticas del Gobierno.

Yo puedo decir hoy con orgullo, yo creo que ningún alcalde me puede contradecir y mucho menos el Gobernador, Sergio Fajardo, que este Gobierno, el Gobierno que yo presido, ha sido el Gobierno en toda la historia de Urabá que más inversiones, que más proyectos ha hecho aquí en esta zona que cualquier otro Gobierno en cualquier momento de la historia del país.

Estamos sembrando unas semillas que ya algunos comienzan a coger la cosecha, pero lo que viene es mucho más importante. Todo lo que hemos hecho en infraestructura; todo lo que hemos hecho en la parte social. Todo lo que hemos hecho en la parte de seguridad. Todo eso se está comenzado a ver pero sobre todo lo que viene es mucho más interesante.

El sector bananero -un sector que estuvo golpeado muy duro en los últimos años- ha sido un sector que tiene, hoy en día, los ojos puestos por parte del Gobierno y de los mercados internacionales.

Y yo quisiera simplemente comenzar este evento preguntándole a un protagonista de este sector, el doctor Jaime Henríquez: ¿Cómo está viendo usted la situación en este momento en todo lo que hemos venido discutiendo? Usted es un validador, porque usted es una persona que está trabajando el día a día. ¿Cómo está viendo el sector en este momento y el futuro de Urabá?

(…)

Muchas gracias, doctor Jaime.

El sector agropecuario, o todo el sector rural, para el Gobierno es fundamental por muchas razones. Porque primero que todo la pobreza, que yo quiero combatir y que hemos venido combatiendo, está concentrada en el sector rural, en el campo.

La desigualdad que yo también quiero combatir –estamos combatiendo- está concentrada en el campo, en el sector rural. El conflicto armado interno ha sido protagonista, principalmente, en el campo. Ustedes aquí en Urabá sí que han sufrido las consecuencias de este conflicto armado que ya completa 52 años.  Por aquí ha pasado todo tipo de violencias, todo tipo.

Ustedes han sufrido, han sido víctimas como tal vez ninguna otra región del país. Aquí ha pasado la guerrilla, todas las guerrillas, paramilitares haciendo estragos y dejando una secuela de sangre, una secuela de dolor, y eso es también lo que yo quiero terminar. Por eso mi empeño en buscar la paz y terminar este conflicto armado.

Y Urabá tiene un potencial inmenso. Aquí ustedes a pesar de las dificultades, a pesar del conflicto, han venido luchando por salir adelante. Por eso mi Gobierno ha focalizado buena parte de su inversión en infraestructura, aquí, para darle a Urabá una salida, las Autopistas de La Prosperidad. 

Pero no sólo eso: los colegios, los hospitales, todo lo que hemos venido invirtiendo y lo que se va a invertir hacía el futuro, va a convertir esta zona del país en una zona de prosperidad, de paz, en un ejemplo.

Y ustedes se lo merecen, porque ustedes han sufrido mucho, han sufrido realmente como pocos en este país.

Inclusive le cambié el nombre, ustedes se acordarán, esta organización criminal que dirigen los hermanos Úsuga que ha sido, tal vez, la única bacrim, la única banda criminal con influencia a nivel nacional que todavía subsiste, les decían Los Urabeños.

Yo le dije a la Policía: háganme el favor, dejen de decir que son Los Urabeños, porque eso lo que está haciendo es manchar el nombre de Urabá, díganles el Clan Úsuga’, y ahora se conocen como el Clan Úsuga.

Y a propósito, sé que algunos de sus miembros siguen por aquí merodeando, extorsionando y haciendo de las suyas. Quiero advertirles que así como en los últimos meses hemos hecho operaciones, -como pocas veces se ha visto-, en contra esta organización, las continuaremos.

General (de la Policía Nacional, José Mendoza), usted sabe que las instrucciones son claras, todos los días estamos golpeando esta organización, y así como en su momento el Cartel de Medellín, el cartel de Cali, el cartel del Norte del Valle, todos los doblegamos, este Clan también va a ser doblegado. Ahí no hay que bajar la guardia un solo instante.

Y el sector agropecuario: si nos va bien, si logramos que despegue definitivamente, pues vamos a lograr ese sueño que yo tengo para este país: un país en paz, un país con más equidad y un país mejor educado.

El país mejor educado, el Gobernador de Antioquia (Sergio Fajardo) tiene también ese objetivo: ‘Antioquia la más Educada’. Ahí estamos trabajando muy fuerte y hay que mejorar la educación en el campo. Dar más acceso a los colegios, a una buena educación.

Por eso tenemos concentrada una parte del trabajo de mejorar la educación en los colegios que están ubicados en el campo y vamos a construir 30 mil aulas en los próximos tres años.

Lo que se iba a hacer en 60 años, lo vamos a hacer en tres años, para que todos los niños y niñas puedan asistir a un buen colegio.

Y todo esfuerzo que se haga en el campo ayuda a los objetivos de reducir la pobreza y la pobreza extrema, y reducir la desigualdad, por lo que les decía: la pobreza está concentrada en el campo.

Por eso es tan rentable desde el punto de vista social todo lo que se haga a favor del campesino, a favor del campo colombiano.

Y en ese orden de ideas hemos venido actuando y hemos logrado ya unos resultados importantes.

La pobreza en el campo ha disminuido, aunque sigue siendo mucho más alta que la pobreza en los centros urbanos. Por eso tenemos que redoblar los esfuerzos en el campo para poder equiparar por lo alto, es decir, que cada vez haya menos pobres en el campo y también en las ciudades.

La pobreza extrema, concentrada también en el campo, la hemos venido reduciendo como nunca antes.

Óigase bien: somos campeones de toda América Latina en lucha contra la pobreza y la pobreza extrema.

Hemos sacado cuatro millones 400 mil colombianos de la pobreza, y dos millones y medio de colombianos de la pobreza extrema. Ningún otro país de América Latina ha logrado eso. Pero todavía nos queda mucho camino por recorrer.

Todavía la pobreza en el campo está por encima del 40 por ciento, en el país es el 28 por ciento, pero en el campo es el 40.

La pobreza extrema en el país es de ocho y medio por ciento, en el campo es más alto.

Por eso vamos a concentrarnos más y más en el campo.

Y por eso también tenemos que adelantar proyectos que le lleguen directamente al campesino, por eso estamos haciendo la restitución de tierras.

Ahora unos campesinos que fueron despojados de su tierra a punta de fusil, allá están, me dijeron: Presidente, ya tenemos la tierra ubicada, ya la reclamación está en marcha.

¿Y qué es lo que quiero?

Que esos campesinos y todos los campesinos que fueron despojados de sus tierras a punta de fusil, por los violentos, regresen a sus tierras y tengan la posibilidad de tener proyectos productivos.

Algunos dicen: ¡Uy! Es que el Presidente Santos se volvió comunista y va a expropiar a todos para darles tierras a los campesinos.

Están equivocados.

La tierra en Colombia afortunadamente es abundante y hay tierra para todos.

Los únicos que vamos a sacar de la tierra es a quienes abusaron y se aprovecharon y en forma ilegal despojaron a los campesinos.

Todos los agricultores que están cultivando su tierra legalmente, que adquirieron los predios legalmente, no les va a suceder absolutamente nada. Todo lo contrario.

Todas estas inversiones que vienen para el campo les van a mejorar su productividad, les van a mejorar su producción, su bienestar.

Porque queremos que tanto los agricultores grandes y los pequeños trabajen juntos para que el campo se pueda desarrollar. Y eso es lo que vamos a hacer.

Hemos logrado muchísimo en estos primeros cinco años, pero si hay un sector donde falta mucho por hacer es este sector agropecuario.

Aquí hay todo por hacer.

Yo he dicho que el mundo entero tiene sus ojos puestos en Colombia y los tiene por varios motivos: porque estamos avanzando hacia ponerle fin al único conflicto armado, el más viejo, el más cruel que ha tenido todo el continente americano.

Y el mundo está apoyando la solución negociada de este conflicto y por eso tiene los ojos puestos en Colombia.

Pero también tiene los ojos puestos en Colombia porque somos uno de los pocos países que puede aumentar su producción de alimentos en forma importante en un mundo que cada día está demandando más comida.

Aquí estuvo, para darles un ejemplo, el Primer Ministro de la China, (Li Keqiang), primera vez en la historia que viene a Colombia y me dijo, porque yo le pregunte: ¿Por qué tanto interés de los chinos en América Latina y sobre todo en Colombia? Y me dijo: porque nosotros tenemos muchos habitantes allá en China, muchísimos, más de mil millones y solamente producimos el 40 por ciento de lo que consumimos, tenemos que importar el resto. Y el resto del mundo está creciendo: Allá en la India están creciendo, demandando más alimentos; y allá en Indonesia están creciendo, demandando más alimentos.  Y estamos preocupados de dónde vamos a sacar esos alimentos, como está preocupado el mundo.

Y dice: Colombia es de los pocos países, uno de solamente siete países en el mundo entero, que tienen una gran capacidad para aumentar su producción de alimentos.

Por eso también el mundo está viendo qué estamos haciendo.

Y por eso la gran oportunidad que hay en el campo colombiano si logramos la paz.

Poner a producir el campo para todos: darles más prosperidad a los campesinos,  elevar su nivel de vida, darle acceso a sus hijos a buenos colegios, a buenos hospitales.

El progreso que podemos desarrollar si logramos la paz será sobre todo en el campo.

Ahí había una valla que decía: “La paz se siembra en el campo” y eso es cierto, la paz se siembra en el campo y se hace en el campo.

De manera Ministro (de Agricultura, Aurelio Iragorri) que usted tiene una gran responsabilidad.

Usted ha sido una persona muy competente y lo puse en ese Ministerio precisamente porque usted da resultados.

Cuéntenos qué ha hecho en estos primeros cinco años y ahora hablamos sobre qué vamos a hacer en los próximos tres.

(…)

Con este compromiso que adquiere el señor Ministro y todo su equipo ante el país, ante el Presidente, pues llegamos al final de este evento.

Yo simplemente quiero reiterarles a ustedes:

Primero, el compromiso del Gobierno con Urabá, el compromiso del Gobierno con el campo colombiano.

Como les he dicho: si hay alguna prioridad que tiene el Gobierno es mejorar los indicadores sociales, ayudar a los más pobres, ayudar a los más vulnerables, ayudar a que este país viva en paz y todo eso está relacionado con el campo.

Por eso toda la ayuda que le podamos dar al campo es una ayuda que retorna de forma importante, resultados que el Gobierno quiere dejar como legado.

Y este compromiso que hoy adquirimos -del millón de hectáreas- es apenas una de las muchísimas metas que tenemos.

Ministro, hay que seguirle cumpliendo al campo, hay que redoblar los esfuerzos, las necesidades del campo son inmensas.

Como lo dije en uno de los discursos de posesión: el Gobierno o el Estado colombiano tiene abandonado el campo hace prácticamente dos siglos.

Y una de las razones por las cuales el campo ha sido abandonado es precisamente porque en el campo es donde se ha desarrollado la violencia y el conflicto.

Por eso si logramos la paz, el potencial para el campo colombiano es infinito.

Teniendo en cuenta lo que les contaba de que el mundo está cada vez más interesado en recibir alimentos, y pocos países como Colombia pueden incrementar su producción de alimentos para suplir los mercados internacionales y, por supuesto, tener autosuficiencia aquí en Colombia.

Y eso depende de los campesinos de Colombia.

Por eso este Gobierno es un Gobierno comprometido con el campo y con los campesinos, y tengan ustedes la absoluta seguridad que vamos a seguir manteniendo este compromiso con resultados como los que ustedes hoy han visto.

Muchas gracias.