Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Agosto > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la entrega de la nacionalidad al pastor José Satirio Dos Santos.

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la entrega de la nacionalidad al pastor José Satirio Dos Santos.

 Cúcuta, 3 ago (SIG).

Muy buenas tardes a todos

Quiero saludar muy especialmente a dos nuevos compatriotas, al pastor José Satirio Dos Santos y su señora Nair.

Bienvenidos, ustedes a partir de este momento son colombianos, esa cédula que les acabo de entregar nos honra a todos los colombianos de tenerlos a ustedes como compatriotas nuestros.

Saludamos también al señor Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, al pastor Eduardo Gómez, director de Latinoamérica Nueva, y muchas gracias pastor por su permanente apoyo. Se lo agradezco de corazón.

Yo podría decir que aquí estoy, como dice otra linda canción, aquí vengo a cumplir una promesa. Vengo a cumplir una promesa que hice en este mismo sitio hace ya más de un año.

Aquí vine humildemente, pero totalmente convencido a pedirles su apoyo por un propósito que el pastor Satirio y todos ustedes, han venido trabajando para conseguirlo desde hace mucho tiempo y que el país entero añora, y es conseguir la paz.

Aquí estuve y les dije en ese entonces que yo estaba buscando la reelección a la Presidencia con ese único propósito de continuar en esa cruzada que iniciamos, ya hace casi cinco años, para que en Colombia –nuestra querida Colombia- sea como usted bien lo acaba de mencionar, como Dios le dijo a usted cuando le dijo que se viniera para Colombia a una tierra feliz y a una tierra en paz.

Y yo quiero agradecerle de todo corazón Satirio su trabajo por esa paz porque en todo lo que usted, todo lo que ha hecho durante estos 40 años, todas sus acciones en cierta forma contribuyen, siembran, esa semilla de la paz.

Cuando usted ayuda a los más vulnerables, a los más pobres, cuando ayuda a los niños y niñas que han caído en la drogadicción, cuando usted ayuda a las víctimas del conflicto armado y les muestra el camino de la reconciliación, eso es construir paz.

Cuando usted predica la palabra de Dios, cada palabra, cada frase como la que usted acaba de mencionar: ‘la paz os doy y no tengan miedo para continuar en esa cruzada’, es un estímulo para todos los colombianos y es un estímulo para este humilde servidor que estoy aquí de paso, simplemente cumpliendo una misión, cumpliendo una tarea de promocionar una paz que no es mía, la paz no le pertenece al Presidente de la República, la paz no le pertenece al Gobierno, la paz es de todos los colombianos y son todos los colombianos los que merecen esa paz.

Pero la paz nace en nuestros propios corazones, nace en nuestros hogares, en nuestras familias, nace en nuestros colegios, nace en nuestras comunidades y todos los días tenemos que irla construyendo.

Allá en La Habana lo que estamos haciendo es simplemente firmando ojalá, con esa pluma que usted me acaba de regalar el final del conflicto armado que ha generado tanto dolor, tanto sufrimiento que ha hecho verter tanta sangre, 50 años de conflicto armado.

Terminar ese conflicto armado es una condición necesaria, fundamenta, indispensable para poder construir esa paz.

Terminado el conflicto armada no es la paz, usted los decía muy bien, pastor Satirio, la paz no es una palabra, la paz involucra toda una concepción, toda una dimensión. Y silenciar los fusiles es un elemento pero la paz es mucho más.

Y con guías espirituales como usted, sembrando en los corazones de todos los colombianos esta semilla de la reconciliación, de aprender a perdonar, de respetar las diferencias, de darse cuenta que sentimientos como el odio y la venganza no conducen a ninguna parte.

Enseñarles a todos los colombianos que el camino correcto es el camino de poder avanzar, ser feliz en un ambiente positivo donde todos podamos unirnos.

Eso que usted hace todos los días, créame es el mayor aporte de este gran propósito nacional que hoy tenemos todos los colombianos y que por fortuna por primera vez en la historia, así como me honra muchísimo ser el primer Presidente en la historia Colombia que le doy la ciudadanía a una persona que ha hecho tanto por el país.

Por primera vez también tenemos una posibilidad real de lograr esa paz, nos quedan los caminos más complicados, más difíciles en todos estos procesos los últimos pasos son los más importantes, generalmente los más complejos.

Y es ahí donde le debo pedir a usted, y a todos ustedes que sigan orando  por esa paz, que sigan orando para poder alcanzar ese puerto de destino, por que como usted bien lo dijo: ‘si la paz llega a Colombia, Colombia será diferente y Colombia será sublime’ y por eso a ustedes y a usted pastor Satirio a su señora Nair, muchas gracias.

Esta es una pequeña demostración, esta ciudadanía que le estamos entregando una pequeña demostración de nuestra inmensa gratitud como colombiano, por su más de 40 años.

Usted ha venido sembrando y estamos comenzando a cosechar, y esa paz va ser una de sus cosechas.

Muchas gracias.