Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Agosto > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la Gira ‘Estamos Cumpliendo’ del Ministerio de Trabajo

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la Gira ‘Estamos Cumpliendo’ del Ministerio de Trabajo

 Bucaramanga, 6 ago (SIG).

Decirles lo contento que estoy de estar aquí en Bucaramanga en este evento que tiene una especial importancia para el Gobierno.

Esta es parte de una gira que estamos haciendo por cada ministerio y combinándolo con diferentes regiones del país. La hemos denominado ‘Estamos Cumpliendo’.

Y se trata de hacer una especie de rendición de cuentas, un balance.

Mañana completamos cinco años de gobierno y lo que queremos es ver qué hemos hecho, cómo lo hemos hecho, cuáles han sido esos resultados y qué nos espera para los próximos tres años.

Acabamos de tener una reunión con todo el equipo del Ministerio, los presidentes,  directores de las entidades adscritas al Ministerio, haciendo esa evaluación. Dónde están los principales logros, dónde están los principales problemas y cuáles son los principales retos.

Yo quisiera comenzar agradeciéndole, a usted Ministro (Luis Eduardo Garzón), a todos sus funcionarios, a todos los funcionarios de las entidades adscritas, por su excelente trabajo.

Los resultados en este ministerio son resultados muy importantes, muy positivos, pero que además tienen un efecto social incuestionable. Si al Ministerio de Trabajo le va bien, a todos los indicadores sociales también les va bien.

Por eso además creamos el Ministerio, ese fue el primer paso.

Aquí el trabajo, la creación de empleo se había vuelto como secundario, cuando es tal vez la principal preocupación de la inmensa mayoría de los colombianos. O bien, mantener el puesto que tienen –no perderlo– o para más de 2 millones de colombianos que están buscando empleo, trabajo y no lo encuentran, pues para ellos su máxima aspiración es encontrar empleo.

Por eso cualquier gobierno que tenga sentido social, que tenga como prioridad los indicadores sociales, la generación de empleo, la creación de trabajo y la protección de los trabajadores, sus derechos, se tiene que convertir en una prioridad.

Y esa ha sido una prioridad del Gobierno desde el primer día, desde la creación o recreación misma del Ministerio de Trabajo que nunca se ha debido eliminar.

Y cuando vemos los resultados, yo tengo que confesar que me siento muy orgulloso, muy contento, como deben sentirse usted, querido Ministro y todos sus funcionarios.

En estos cinco años que llevamos de gobierno prácticamente todos los meses, con muy pocas excepciones –dos o tres, creo que dos no más–, todos los meses hemos venido  reduciendo la cifra de desempleo.

Cuando comparamos la cifra que nos da el Dane para cada mes y la comparamos con el mismo mes el año anterior, ha sido una senda descendente por cerca de 47 meses seguidos.

Ese resultado, queridos funcionarios del Ministerio, les decía yo, lo tienen muy pocos países en el mundo, por no decir ninguno, como lo sostienen los organismos internacionales, que están señalando a Colombia como un ejemplo en esa materia.

Fuimos el país que más empleo pudo crear en estos últimos cinco años de toda América Latina. Y eso es un logro muy, muy importante.

Y dentro de ese proceso hay cosas que yo quisiera resaltar.

Una. ¿Dónde estaban concentrados los desempleados o dónde era más grave el desempleo? Y sigue siendo, aunque lo hemos reducido sustancialmente: en los jóvenes.

Por eso se aprobó la Ley del Primer Empleo y por eso en estos cinco años hemos puesto en marcha política dirigidas, focalizadas exclusivamente en los jóvenes.

Lucho (Garzón) tiene una obsesión de –él llama– quitarle los obstáculos, los retenes a los jóvenes, para que puedan conseguir empleo.

Entre otras cosas, el de la falta de experiencia.

Un joven va a cualquier sitio a buscar trabajo y le dicen: ‘experiencia…’

Pues no tengo, porque no he trabajado nunca.

Pues entonces no le doy empleo.

Estamos buscando formas de ir solucionando esos cuellos de botella y hemos logrado bajar sustancialmente la tasa de desempleo en los jóvenes, de 21 por ciento que estaba, a alrededor de 15, que está hoy.

Y de los 3 millones de empleos que hemos creado en estos últimos tres años, ¡3 millones de empleos!, 533 mil han sido para jóvenes entre los 18 y los 28 años.

Eso es muy importante, porque esa cifra lo que nos indica es que sí podemos focalizar los esfuerzos en ciertos segmentos de la población, en este caso los jóvenes, que son los que más necesitan empleo.

Por otro lado, otra cifra muy diciente es que por primera vez el empleo que se ha venido creando, el trabajo que se ha venido creando, es más formal que informal.

Eso no había sucedido nunca.

¿Y por qué es tan importante que se puedan generar más puestos de trabajo formales?

Porque los puestos de trabajo formales son los que tienen las mejores condiciones, con todas las prestaciones de ley, con toda la protección que la ley les da a nuestros trabajadores.

Para lograr ese objetivo se ha hecho un esfuerzo descomunal por parte de mucha gente.

Por supuesto, la actividad económica tiene muchísimo que ver. En la medida en que la economía crezca demanda más puestos de trabajo. Pero también en la oferta laboral. La forma como se capacitan los hombres y mujeres para que encuentren un buen empleo se vuelve primordial.

Y ahí la labor del Sena se convierte en una labor muy, muy importante.

El Sena es una especie de fábrica de trabajo, fábrica de empleo, doctor (Alfonso) Prada. Usted y yo lo hemos discutido muchas veces.

Y la labor del Sena ha sido también muy, muy positiva, porque se ha concentrado no solamente en aumentar su cobertura, sino en ser pertinente.

¿Qué quiere decir ser pertinente?

Que está capacitando a las personas –hombres y mujeres– en aquellas profesiones, en aquellas actividades, que están siendo demandadas por la economía.

El Sena tiene una especie de radar, una conversación permanente con los empresarios, con los sectores económicos. Y tiene que anticiparse.

Vamos a necesitar más obreros de la construcción, porque viene una ola de construcción muy importe. Vamos a necesitar más ingenieros o técnicos en sistemas, porque la política de las TICs nos va a requerir muchos técnicos en ese sector.

O por ejemplo ahora, hay una oportunidad de oro con estas carreteras que estamos construyendo, que a propósito, Gobernador (Richard Aguilar Villa), hoy se abrió la licitación de Cimitarra–Landázuri. Hoy se abrió. 90 mil millones de pesos. Esperemos cerrarla pronto y comenzarla rápido.

Pero para todas estas obras, autopistas, que ustedes van a ver en los próximos cuatro años, porque van a ver a Colombia en construcción, hay algo muy importante.

El Sena ya tiene previsto capacitar a la persona que quiera en la actividad de construir dobles calzadas, túneles o viaductos. Y las empresas constructoras se comprometen a que el que salga del Sena, lo contratan. O sea es puesto garantizado. Y vamos a necesitar muchos puestos en esas actividades, porque estamos haciendo la inversión más grande de la historia de Colombia en materia de infraestructura.

Pero lo que quería resaltar ahora es el trabajo del Sena. Yo lo llamo nuestra joya de la corona. Es la entidad más querida por los colombianos, porque es la que les ofrece más oportunidades de trabajo. Y hay que continuar con esa labor, doctor Prada.

El otro frente donde los funcionarios del Ministerio deben sentirse muy orgullosos es en el llamado frente de la Seguridad Social, lo que se ha hecho en Colpensiones. Ahí se ha hecho un trabajo de hormiguita, silencioso, pero con unos resultados muy importantes y sobre todo unos resultados que tienen un gran significado para las personas que tienen que acudir a Colpensiones, que están buscando que les den su pensión.

Se logró liquidar finalmente el Seguro Social después de no sé cuántos años. Eso ya de por sí es un logro importantísimo.

Y Colpensiones ha venido desatrasándose  en todas esas pensiones acumuladas y no atendidas que durante muchísimos años las personas han venido pidiéndole al Estado que le paguen su pensión.

Y el Estado no tenía la capacidad, no tenía los instrumentos, era muy ineficiente. Y mucha gente se esperaba 10, 15 años para que le empezaran a pagarle su pensión.

Y a muchos nunca les pagaron. Se morían primero.

¿Qué hizo Colpensiones, qué hizo el Gobierno?

Vamos a corregir esta fuente de injusticia. Porque esta era una fuente de tremenda injusticia. Y con un equipo de funcionarios dedicados a sacar a esa entidad adelante, Colpensiones se creó.

Y lleva más o menos –¿cuánto es que lleva?–, aquí están. Un millón 205 mil solicitudes atendidas, resueltas. Un millón 205 mil.

¿Cuánto le falta? Solamente 50 mil.

O sea que de aquí a final de año, Colpensiones va a estar al día. Lo llaman los técnicos estabilizada.

¿Qué quiere decir eso? ¿En qué se traduce eso? Miren la cifra tan impresionante. Antes, hace un par de años, el promedio de tiempo que un colombiano o una colombiana tenía que esperar para le dieran su pensión era de 10 años. Ahora, hoy, el promedio de tiempo: 4,9 meses. O sea, 5 meses. De 10 años a 5 meses.

E imagínense ustedes esta cantidad de personas, que en lugar de esperar 10 años a que les paguen su pensión, solamente tienen que esperar solo 5 meses. Y cada vez va a ser más corteo ese tiempo.

Se han introducido otro tipo de beneficios, las famosas BEPS, que usted, Ministro, podrá referirse a ellas con más detalle.

O las cotizaciones por días o por semanas. Eso es un beneficio adicional para que la mayor cantidad de colombianos tenga algún tipo de protección cuando llegue al final de su ciclo de vida, la tercera edad.

Por otro lado estamos haciendo un gran esfuerzo en proteger a los adultos mayores. Este es uno de los programas con más sentido social. Se multiplicaron por tres los cupos de los adultos mayores.

Así mismo, podemos decir que hemos incrementado enormemente las personas que están siendo beneficiadas por el sistema de seguridad social. El número de personas que se incrementó con derecho a una pensión: 2,6 millones de nuevos afiliados.

O un logro extraordinario que me parece a mí que también tiene un gran sentido social, los riesgos profesionales. A la mayoría de los trabajadores hace muy poco tiempo les pasaba algo durante su trabajo y no estaban asegurados. Y terminaban sin trabajo, sin dinero y hasta discapacitados, sin poder seguir trabajando.

Y eso era una situación realmente muy injusta.

Hoy hay 2,7 millones de nuevos trabajadores que están asegurados contra  riesgos profesionales.

Otro indicador muy importante que nos muestra, nos comprueba, que todo esto que estamos diciendo sobre la formalización, son los nuevos afiliados a las cajas de compensación. Ellos y sus familias, se ha incrementado en 2,4 millones de nuevos afiliados a las cajas de compensación.

O sea que vamos por el camino correcto y creo que ese es un trabajo muy, muy importante que podemos destacar en materia social.

El diálogo social, el diálogo con los sindicatos, pues no en vano tenemos un ministro que viene de allá, se formó en los sindicatos. Si hay alguien que sepa de diálogo social es Lucho Garzón.

Y por fortuna hemos visto cómo sabe dialogar, sabe arreglar problemas y hemos mantenido un dialogo permanente, un diálogo muy constructivo.

El paso que dimos, por ejemplo, para permitir la negociación colectiva de todos los trabajadores del Estado. Un millón 200 mil funcionarios, es decir, los que trabajan en el Estado, están ahora con derecho a hacer una negociación colectiva.

Eso muy pocos países en el mundo lo tienen.

Y hemos venido cumpliendo con nuestras obligaciones internacionales; obligaciones que hemos adquirido en diferentes escenarios. Y hoy podemos decir que vamos en la dirección correcta para proteger cada vez más al trabajador, de forma justa. Que tampoco vaya a ir en contra de sus propios intereses generando demasiados costos para que los empresarios dejen de contratar por costos demasiado elevados o exagerados.

O sea, ese equilibrio entre el capital y el trabajo es parte del éxito de una buena política económica. Y creo que en lo que llevamos, estos cinco años, tenemos mucho para mostrar.

Yo ahí paro, Lucho, y usted asuma, como dicen, las riendas. Y sigamos en esta rendición de cuentas, nuevamente agradeciéndole a usted y a todos los funcionarios estos resultados tan importantes.

(…)

Todos los ministerios tienen muchos objetivos, muchas metas pero escojan uno para que lo midamos mes tras mes, año tras año de aquí al 2018.

Lucho ya lo mencionó: crear 2 millones de empleos adicionales de aquí al año 2018. Esa es una meta muy alta, muy alta.

Como él lo decía, la economía internacional está muy convulsionada. Eso nos afecta. La devaluación tiene un efecto que yo creo que es positivo para el empleo.

¿Por qué creo que es positivo?

Porque nos permite mejorar la competitividad de nuestras exportaciones, o sea nuestras exportaciones, los precios de los productos que exportamos, se vuelven más atractivos.

Y los sectores exportadores diferentes al sector minero–energético, son intensivos en mano de obra.

Por eso, por ejemplo, las exportaciones se disminuyeron –ayer dieron la cifra– 30 por ciento. Pero las exportaciones industriales aumentaron 11 por ciento. ¿Y eso en qué se traduce? En más empleo.

Por el otro lado, cuando se encarecen las importaciones, muchos productores colombianos pueden suplir esos mercados que hoy están importando. O sea, hay sustitución de importaciones.

O sea que por un lado exportaciones y por otro lado sustitución de importaciones y eso se traduce en más empleo.

Por eso, a pesar de las dificultades económicas que nos están afectando –el mundo entero está siendo víctima de esta tormenta internacional–, Colombia relativamente mantiene un buen desempeño y trabajaremos juntos como hemos venido trabajando.

Pase al tablero, porque tiene que ponerlo por escrito.

Ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón: Una es la de la paz, que ya está y no, ya llevamos 953 mil.

O sea, usted nos dejó en cuatro años, hasta el 7 de agosto del año pasado, 2 millones, estamos hoy en 2 millones 953 mil. Entonces para que quede claro. Con cuentas claras conserva uno a los amigos y gana más amigos.

Llevo 450 mil. Voy a firmar 2018 contando esos 2 millones y ahí cerramos porque…

Presidente de la República, Juan Manuel Santos: Ministro, pase al tablero.

Pienso que Lucho no había firmado un cheque tan grande en su vida. Y tan comprometedor.

Estamos llegando ya al final de este evento.

Lucho mencionaba mi paso por la Marina. Cuando yo digo que uno en la vida como persona, como empresa, como país, tiene que tener un puerto de destino.

A mí me enseñaron a navegar en la Escuela Naval de Cadetes (Almirante Padilla) y me dijeron: mire, usted tiene que escoger su punto de destino y utilizar los vientos para poder llegar ahí.

Si usted no sabe para dónde va, cualquier viento es favorable. Si sabe para dónde va, usted usa los vientos, los huracanes inclusive, para llegar a ese puerto de destino.

Yo tengo muy claro a dónde quiero llevar a Colombia: un país en paz, un país con más equidad –es decir con más empleo– y un país mejor educado.

Es una trayectoria difícil. Navegar no es una tarea fácil. A veces le aparecen a uno tiburones por un lado, piratas por el otro, vientos, viene el mar picado, pero si uno tiene ese puerto de destino, uno llega ahí y corona su propósito, su objetivo.

Esa paz, donde usted me ha ayudado tanto Lucho, y donde espero que todos los colombianos nos pongamos la mano en el corazón y digamos cómo podemos contribuir todos, porque esa paz no es mía, no es del Gobierno, no es de nadie. Es de todos, es de todos los colombianos. Y todos tenemos que poner nuestro granito de arena para lograr llegar a ese objetivo. Y vamos a llegar.

De manera que sus 2 millones de empleos se los vamos a facilitar muchísimo, porque esa paz va a dar muchísimo más empleo. Porque como dice Lucho, con paz habrá muchísimo más.

Muchas gracias.