Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Agosto > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la posesión de Magistrados del Consejo de Estado

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la posesión de Magistrados del Consejo de Estado

 Bogotá, 10 ago (SIG).

Qué bueno tener tres nuevos Magistrados del Consejo de Estado, personas que llegan a lo que todo abogado, todo juez aspira; a una de las más altas cortes de nuestra Nación.

Tres magistrados que han demostrado a través de toda su vida su carácter, su preparación, su amor por la patria, de otra forma no estaría yo posesionándolos el día de hoy.

A ustedes muchas felicitaciones, a sus familias. Y les deseo muy buen trabajo en un momento de la patria que necesitamos que todos los funcionarios, es decir, los empleados del Estado colombiano hagamos el mayor esfuerzo posible para recuperar y fortalecer toda nuestra institucionalidad.

Estamos en un momento de inflexión de nuestra historia, estamos pasando por un periodo de transición hacia, espero,  un nuevo horizonte que nos brindaría si logramos ese sueño, la paz. Y esa paz tiene que estar acompañada de un fortalecimiento de nuestra institucionalidad democrática.

Quiero nuevamente dejar muy en claro que allá en La Habana nada de eso se está negociando, eso nos corresponde a nosotros aquí, todos los días, fortalecer nuestras instituciones, generar cada vez más confianza en esas instituciones porque de eso depende el buen funcionamiento de nuestra democracia.

Hay personas que se han dedicado y a veces les hacen eco en los medios, precisamente a lo contrario, a tratar de desinstitucionalizar, a tratar de poner en tela de juicio la buena voluntad de nuestras instituciones, la razón de ser de nuestras instituciones.

Por ejemplo, esta campaña orquestada, preparada, de decir que aquí en Colombia se ha generado por parte de la justicia una persecución política, es algo que a nadie conviene, no es verdad, que ofende a la justicia, que ofende nuestra democracia, que debilita ante los ojos del mundo nuestras instituciones.

Por eso, ustedes como buenos magistrados lo que les corresponde hacer, y ustedes lo saben mejor que nadie, es cumplir con su deber, fallar de acuerdo al derecho y a su conciencia, y esa es la mejor formar de ir fortaleciendo nuestro sistema judicial y nuestras instituciones en general.

Salió hoy una noticia en un medio de comunicación sobre la objeción que hice de un proyecto del nuevo Código Disciplinario Único que presentó el señor Procurador General de la Nación (Alejandro Ordóñez), y que yo objeté. Ya algunos están diciendo que lo objeté porque yo quiero que los funcionarios se dediquen a fumar marihuana.

Voy a decir por qué objeté ese proyecto del Código Disciplinario.

Primero, porque encontramos que no hay proporcionalidad en las sanciones, por ejemplo, no es lo mismo y aquí si hago referencia a fumar marihuana. No es lo mismo fumar marihuana en un parque, un domingo, o un genocidio, pero le aplican la misma sanción.

Y eso es contrario a la Constitución.

Quiero reiterar, una vez más, que no quiero que los funcionarios vayan a fumar marihuana a los parques, sino que simplemente esa norma rompía con ese principio de proporcionalidad que nuestra Constitución obliga en cada ley y en cada disposición.

También ese Código disponía que los funcionarios públicos que estén investigados, funcionarios del Estado que ya de por sí, ustedes saben muy bien que para muchos entrar al servicio público por muchas razones está resultando poco atractivo; muchas veces por salarios o porque se vuelve objeto de una cacería de brujas, por mil razones.

Pero a eso agregarle que el principio de favorabilidad no se aplica, sino todo lo contrario, cuando se trata alguna investigación disciplinaria contra un funcionario se le aplica el principio contrario, es decir, la pena más severa pues eso creo que no tiene ninguna razón y es altamente inconveniente.

También objeté ese Código Único Disciplinario porque viola el derecho a la igualdad y viola el derecho a la igualdad, precisamente, para los funcionarios de la Rama Judicial,  porque para los funcionarios de la Rama Judicial el proyecto establece un término de investigación inferior al que se le concede a los demás servidores públicos.

Y  tampoco tiene ninguna explicación ni ninguna razón.

Adicionalmente, el Código se objetó por inconveniencia,  entre otras razones, porque se asignan funciones, por ejemplo, al Consejo Superior de la Judicatura y a los consejos seccionales que se eliminaron en la Reforma del Equilibrio de Poderes.

Fueron esas las razones por las cuales objeté el nuevo Código Disciplinario Único que había presentado el Procurador y que había aprobado el Congreso.

En tercer lugar, una de las razones por las cuales la gente se queja de la justicia, se queja del Gobierno y se queja de nuestra lucha contra la inseguridad es por ese fenómeno o esa situación que se presenta con demasiada frecuencia en donde la Policía y la Fiscalía, muchas veces también, capturan a un ladrón, a un delincuente.

La gente se da cuenta, mucha de la gente inclusive, colaboró en la captura de ese delincuente y al cabo de algún tiempo, muchas veces un tiempo corto, los mismos ciudadanos ven a ese mismo delincuente nuevamente delinquiendo en el mismo sitio o en un sitio cercano a donde fue capturado.

Y por eso yo le he pedido al señor Ministro de Justicia (Yesid Reyes), al señor Ministro del Interior (Juan Fernando Cristo) que preparen una ley que se le va a presentar al Congreso que hemos llamado una ley de justicia rápida para delitos menores.

Eso existe en muchos sitios, yo creo que eso daría una señal muy positiva y le daría a la ciudadanía una gran tranquilidad.

Una especie de justicia rápida, justicia exprés para ciertos delitos menores y eso nos ayudaría muchísimo, también, en la lucha contra la inseguridad ciudadana y a favor de la tranquilidad de nuestros compatriotas.

Yo le pediría Ministro Yesid (Reyes) que ojalá hoy mismo, porque sé que ya está lista esa ley, la presentara ante el Congreso de la República.

Y pues el Consejo de Estado son quienes a nosotros nos controlan, para eso ustedes fueron creados hace ya casi con paralelo a la creación de nuestra República, son guardianes de la legalidad de las actuaciones administrativas del Estado colombiano, ponen límites y así debe ser en toda democracia, al ejercicio del poder cuando se torne abusivo y sé que así lo harán.

Además conforman algo que siempre ha sido muy útil que es el cuerpo supremo consultivo del Gobierno para que cuando tengamos dudas sobre cómo proceder tengamos a alguien con objetividad y profesionalismo apegado a la ley que nos indique el camino o si estamos haciendo las cosas bien  o estamos haciendo las cosas mal.

De manera que les deseo mucha suerte. Queremos dentro de los próximos tres años aprovechar el tiempo para ver avanzar en aquellas cosas que la justicia más necesita, la descongestión, seguir avanzando para introducir más tecnología, más instrumentos, más herramientas a un estos magistrados, a nuestros jueces, para una más rápida y pronta justicia.

Tengan la seguridad que por parte del Gobierno la disposición, señor Presidente del Consejo y señores magistrados es total, queremos es, como lo he dicho tantas veces, el Estado funcione y funcione en la forma más efectiva posible, con esos principios de buen gobierno: la eficacia, la eficiencia, la transparencia, la rendición de cuentas.

Y por supuesto cada uno preservando su independencia como debe ser en una democracia. Pero también trabajando en armonía.

Porque el símil del arado y los tres bueyes es siempre muy aplicable y muy pertinente. Tenemos que seguir arando siempre en la misma dirección, pero ayudándonos en forma armónica.

Estoy seguro que así, este nuevo horizonte que se nos está presentando, estas nuevas oportunidades que creo que el país está comenzando a ver, a perfilar, pues podemos aprovecharlas con mucha más eficacia.

De manera señores magistrados, a ustedes, a sus familias, porque todas las familias de los funcionarios cumplen un papel muy importante, el apoyo de sus esposas, de sus hijos, de sus padres, de sus hermanos, en la vida pública es bien importante.

A todos muchas felicitaciones, y como dirían en aquella arma a la cual yo pertenecí: les deseo buen viento y buena mar.

Muchas gracias.