Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Agosto > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la jornada de evaluación de los logros y metas del Departamento Administrativo de la Función Pública

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la jornada de evaluación de los logros y metas del Departamento Administrativo de la Función Pública

 Bogotá, 20 ago (SIG).

Quiero comenzar por agradecerles, a nombre mío, del Gobierno y de todos los colombianos, la labor que ustedes han hecho, una labor silenciosa pero muy efectiva.

Como ustedes saben, estamos en esta gira que ya vamos a terminar, que hemos llamado la gira ‘Estamos Cumpliendo’. Es una especie de rendición de cuentas. Decirle al país, ministerio por ministerio, la Función Pública tiene ese nivel casi de ministerio, hace parte del gabinete, hace parte fundamental del gobierno, tratando de hacer un corte de cuentas sobre qué hemos hecho en estos primeros cinco años de gobierno, cuáles son los resultados y qué vamos a hacer en los próximos tres, priorizar las acciones y ver cómo podemos aprovechar mejor los recursos y el tiempo en estos tres años que nos quedan.

La verdad es que en este ejercicio han salido a relucir resultados en todos los sectores muy importantes. Sector social, cuando nos indican con cifras en la mano la cantidad de gente que ha salido de la pobreza, de la pobreza extrema, cuánta gente ha podido obtener un empleo por primera vez o el hecho que cinco millones de colombianos tengan acceso a agua potable por primera vez en los últimos cuatro años que antes no tenían, o 5,2 millones de colombianos tienen acceso a alcantarillado que antes no tenían.

Ayer estaba en un municipio muy pobre en Atlántico: Palmar de Varela, y el Alcalde me decía: Ahora tenemos agua potable y antes no teníamos, ahora tenemos el 47 por ciento de la población con acceso a alcantarillado y antes teníamos cero.

Eso lo hace a uno sentir muy orgulloso y eso es lo que ustedes deben sentir, porque ese es un trabajo de ustedes, de los servidores públicos, de todos los funcionarios que trabajan todos los días por tener un mejor país. Y quien está en el corazón de todo ese aparato, es Función Pública.

Liliana (Caballero, directora del Departamento Administrativo de la Función Pública) me decía: Somos como el back office del Estado. Y así es. El Estado funciona si las instituciones que componen al Estado funcionan.

¿Y de qué se componen las instituciones? De personas. Si las personas que componen esas instituciones no son buenas, la institución no funciona. Y si la institución no funciona, el Estado no funciona y la democracia tampoco.

Entonces esa labor que ustedes realizan todos los días es fundamental, porque además concuerda perfectamente con un principio que he defendido, una forma de ver el funcionamiento del Estado, un buen gobierno.

Yo inclusive fui creador de una fundación que se llama Fundación Buen Gobierno, y he estado tratando de propagar los principios del buen gobierno. ¿Cuáles son esos principios? La eficacia en el Estado, la eficiencia, la transparencia, la rendición de cuentas, una buena gestión.

Eso es lo que ustedes están haciendo: que cada vez el Estado funcione mejor, que cada vez el funcionario se sienta mejor, se sienta más capacitado. Si no está bien capacitado, capacitarlo, que la escogencia de los funcionarios sea de una forma objetiva. La llamada meritocracia se está volviendo cada vez más importante.

Por eso ustedes tienen que sentirse muy orgullosos de todos esos resultados que hemos logrado en el Estado, en el Gobierno, en estos primeros cinco años.

No voy a repetir todo lo que hicimos. Tuvimos una reunión haciendo como una especie de barrido. Pero voy a señalar algunos de los logros, porque creo que es importante.

La meritocracia. Aquí se ha hecho carrera y está comenzando a funcionar realmente ese principio de la meritocracia: que seamos más capaces los que lleguen a los diferentes puestos del Estado.

Nosotros una de las primeras decisiones que tomamos fue que todos los jefes de control interno de las entidades del Gobierno se hicieran por meritocracia. Antes era el dedo del jefe, generalmente recomendado por algún político, y esa persona no era la más capaz, la más idónea. Entonces todo el proceso de meritocracia: no hay un solo jefe de control interno que esté ahí, si no es porque tiene los méritos para estar ahí.

Ustedes también los controlan, los vigilan. Y lo que le decía a Liliana (Caballero): qué bueno poder ya dar un resultado de cómo el antes y el después, para poner muy en claro la importancia de la meritocracia.

Yo recuerdo que hace 25 años hicimos el primer verdadero ejercicio de meritocracia en la creación del Ministerio de Comercio Exterior. A mí me dieron un decreto: aquí está el Ministerio de Comercio de Exterior recién creado. Y yo no tenía nada, ni secretario, ni secretaria, no tenía nada, tenía un decreto.

Contraté unas firmas que me ayudaron a hacer la selección de las personas por pura meritocracia. Y el Ministerio hoy sigue siendo, 21 años después, uno de los Ministerios clave en materia de eficiencia, de la forma como opera. Lo hicimos con un organigrama muy horizontal, trabajo en equipo y buen trato con el ciudadano, buen trato con el exterior.

Eso es lo que tenemos que hacer con el Estado en general. Ese ejercicio de meritocracia dio unos resultados maravillosos en términos de las personas que llegaron al Ministerio. Muchas de ellas después fueron Ministros y Ministras, muchos de ellos se lucieron en otros frentes y eso fue un simple ejercicio de meritocracia.

Estamos haciendo, ustedes están haciendo una gran labor, un gran esfuerzo de capacitar mejor a los funcionarios. Todos necesitamos aprender todos los días. Yo aprendo todos los días, tengo esa actitud frente a la vida y así deben ser todos los funcionarios.

Los programas de bilingüismo, las becas, todo lo que se está haciendo es un esfuerzo en esa dirección. Lo que la OIT llama trabajo digno y decente. Eso es muy importante: que los funcionarios se sientan orgullosos de lo que están haciendo, que están haciendo cosas muy importantes, porque lo están haciendo.

Ser servidor público no es el camino para enriquecerse, no es el camino para la prosperidad, no son los mejores sueldos, pero tiene una gran satisfacción: cuando uno tiene un resultado importante (…) una decisión que afecta a millones de colombianos para bien, eso tiene una gran satisfacción.

El servidor público, al final cuentas, va vivir más feliz, que el que toma el camino de la prosperidad monetaria. Créanme, porque eso ha sido una constante a través de la historia.

En el modelo de gestión pública, todo lo que tiene que ver con las mediciones, lo que no se mide no se puede controlar, aquí ustedes han producido muchos sistemas de medición. Racionalizar todo lo que existía. Me decían que existía en cada entidad más de 800 encuestas, 800 formas de medición, eso es kafkiano, eso no puede funcionar. Eso se ha venido racionalizando para poder tener una medición mucho más exacta y más utilizable, para poder ir mejorando.                                                    

Los premios que se han lanzado para estimular en diferentes áreas, la evaluación que se les hace a los diferentes jefes de control interno, el fortalecimiento institucional, eso es un logro muy importante que este Gobierno está dejando.

Creamos nuevamente el Ministerio de Salud, el Ministerio de Trabajo, el Ministerio del Medio Ambiente. Cinco años después creo que podemos decir, sin lugar a ninguna duda, que esa fue una buena decisión, porque en esos sectores, en el trabajo, tres millones de empleos se han logrado crear. El país que más empleo ha creado en toda América Latina en estos últimos cinco años.

En salud, lo que se ha hecho en salud, lo que se recibió y lo que hoy tenemos, aunque nos falta mucho camino por recorrer, porque todavía no está totalmente arreglado, pero es impresionante lo que se ha hecho en materia de salud. Hoy ya no hay pacientes de primera y segunda clase, hay una cobertura universal, en el solo control de los precios de los medicamentos se ha ahorrado, le ha ahorrado al sistema más de un billón de pesos.

De los 700 y pico hospitales públicos, cerca del 75 – 80 por ciento ya están fuera de esa situación, donde estaban todos, de alto riesgo financiero. En fin, ahí vamos, pero eso no se hubiera podido hacer si no se crea el Ministerio de Salud con una vocación específica.

Pero no sólo eso. Hay entidades que se crearon que han generado un beneficio enorme al país, enorme. Aquí está una, que es la que defiende el Estado: 20,2 billones de pesos entre el año 2014 y 2015 que hemos en cierta otra forma salvado de demandas, que antes se las ganaban todas los que demandaban al Estado. Simplemente con la creación en esa entidad.

El trabajo que se ha hecho ha significado un ahorro de 20,2 billones de pesos. Imagínense ustedes lo que eso significa y lo que va a generar hacia el futuro, porque cada vez estamos mejor preparados, mejor capacitados los abogados que trabajan ahí y tenemos ese instrumento.

¿Qué tal la creación de la Agencia Nacional de Infraestructura? Antes la contratación de las carreteras, de la infraestructura, era vista como el foco de corrupción más protuberante que tenía el Estado colombiano. Y ahí estaba además concentrada buena parte de la corrupción.

Las carreteras que se contrataban y no se hacían, los puentes que de pronto descubría uno que había un puente y no había carretera para conectar el puente. Una cantidad de recursos que se robaban. Esa institución hoy es vista por el mundo entero como un ejemplo.

Estamos invirtiendo la suma de dinero más grande en la historia del país en materia de infraestructura, y ya se han adjudicado buena parte de todas las obras en estos cinco años, y no hay una sola queja de ningún contratista, de ningún constructor, de los que haya perdido, sobre la falta de transparencia en la adjudicación de esos contratos.

O sea que esa palabra, transparencia, es algo que aquí también está y es como una especie de mantra: transparencia. Y también se creó la Secretaría de Transparencia en la Presidencia, que está trabajando muy de la llave con ustedes aquí, y en eso hemos hecho un esfuerzo enorme, institucional y de acciones.

Hoy podemos decir, sin lugar a dudas –porque así lo confirma el Observatorio, que es un observatorio imparcial, y creo que hasta Transparencia Internacional–, la corrupción en el Gobierno central se ha venido disminuyendo, y disminuyendo sustancialmente.

Infortunadamente no se puede decir lo mismo en los gobiernos regionales. Y por eso ahí tenemos que hacer un esfuerzo mayor, sobre todo ahora que vamos a tener nuevos alcaldes, nuevos gobernadores, ahí tenemos que hacer una gran tarea.

La Agencia Nacional de Minería, toda la institucionalidad para luchar contra la pobreza, miren los resultados. Nunca antes habíamos reducido la pobreza tanto como la hemos reducido en estos cinco años. ¿A qué se debe? A una institucionalidad que funciona gracias a la forma como está funcionando, por la labor que ustedes vigilan y hacen aquí.

En materia de democratización, de darle al ciudadano acceso a la información, ahí se han hecho esfuerzos muy grandes, se han presentado y aprobado leyes en esa dirección, que le dan muchas más herramientas al ciudadano, para empoderar al ciudadano y que no se sienta tan alejado del Estado, y acercar al funcionario también al ciudadano. Eso es de doble vía. Y aquí se ha hecho una gran labor en esa dirección, en diferentes mecanismos que se han creado.

Preguntaba yo por qué porcentaje de funcionarios son hombres y mujeres: 51 por ciento son mujeres. O sea que aquí cumplimos la cuota del 30 por ciento. Cuota que siempre he dicho que no me gusta, porque a mí me parece que las cuotas para las mujeres son una ofensa contra las mujeres, pero aquí lo que se demuestra es que esas cuotas no se necesitan.

Tenemos el 51 por ciento de las mujeres trabajando como funcionarias, y eso me complace muchísimo. Les cuento que cuando hicimos la meritocracia en el Ministerio de Comercio Exterior y se ganaron los puestos en el Ministerio, 71 por ciento eran mujeres. Entonces ahí hay una prueba de que no necesitan cuotas, sino eso lo que necesitan son buenas capacidades. Y las tienen, además, porque ahí están.

En materia de estrategias transversales, estamos mejorando las estadísticas, la forma de medir los diferentes sectores, los portales que se están creando, la comunicación con los propios servidores públicos. Eso también genera todo un engranaje que hace que sean más eficientes, que sean más accesibles.

Hay convenios con muchos países que ya están viniendo a decir: ¿Ustedes qué están haciendo aquí, qué están haciendo allá? Por ejemplo, el BID tiene una medición, que se llama el Índice del Servidor Público, que mide una serie de variables.

En estos cinco años subimos 13 por ciento. Eso lo miden a uno de cero a cien. Yo preguntaba. Entonces tienen un puntaje (…). Estamos en el quinto puesto hoy. Hay que seguir subiendo. ¿Cuáles son los países que están por encima de nosotros? Chile, Brasil, Costa Rica y Uruguay. Bueno, así como en el fútbol, de terceros por lo menos.

La Esap cuando se creó, se creó un poco tratando de copiarse de esa gran Escuela de Administración Pública en París, que fuera un semillero de servidores públicos, de administradores públicos, de gerentes públicos. Y la Esap ha tratado, en estos últimos años, de recobrar un poco su identidad, su razón de ser.

Les preguntaba por algo muy importante que cualquier institución educativa tiene que tener, la acreditación. Ya están en ese programa de acreditación.

Eso se vuelve también un círculo virtuoso: ver cómo van mejorando en los diferentes programas. Entonces al acreditar los diferentes programas, se acredita la institución y se vuelve un prestigio salir de la Esap. Entonces trae mejor y más gente. Y eso el Estado se beneficiaría enormemente, o se va a beneficiar enormemente de ese proceso.

Ahora estábamos hablando de la necesidad de cambiar, y me dijeron que estaban cambiando la forma de capacitar, por ejemplo, a los alcaldes y gobernadores que van a ser elegidos, a ellos y a sus equipos. Muchas veces llegan personas que no tienen la más remota idea de cómo administrar el Estado, cómo hacer un contrato, cómo coordinar. Y ustedes aquí, la Esap en particular, pueden cumplir un papel muy importante en eso. Ahorra muchísimos problemas y muchísimos recursos.

De manera que podría continuar, pero ese es apenas un brochazo de lo que ustedes han venido haciendo. Me parece muy satisfactorio y los quiero felicitar nuevamente. Y Liliana, usted por qué no, si se me quedó algo, complementa, y usted hable sobre los retos que tenemos en los próximos tres años.