Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Agosto > Palabras de Presidente Juan Manuel Santos en la Gira ‘Estamos Cumpliendo’ del sector ciencia, tecnología e innovación

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras de Presidente Juan Manuel Santos en la Gira ‘Estamos Cumpliendo’ del sector ciencia, tecnología e innovación

 Bogotá, 27 ago (SIG).

Esta es la reunión número  21 de esta gira que hemos venido haciendo entre todos los ministerios y las entidades que tienen rango de ministerio para hacer un balance de cuentas y ver cómo hemos cumplido en estos primeros cinco años las metas que nos propusimos y qué vamos a hacer en los próximos tres años.

Es una especie de rendición de cuentas, que es uno de los principios del Buen Gobierno. Nos permite también actualizarnos, actualizar al país sobre cada uno de los sectores, hablar con los funcionarios, discutir qué se ha hecho, qué se ha logrado, lo que no se ha logrado por qué.

Son ejercicios muy útiles desde todo punto de vista. Y esta es la última, porque eran 21 entidades entre ministerios y las diferentes instituciones que teníamos previsto.

O sea que estamos cerrando con broche de oro, porque Colciencias me parece a mí que es un broche de oro.

Y yo lo que les puedo decir es bienvenidos al futuro, ahí sí como decía algún presidente hace algunos años.

El futuro es este, el futuro es lo que trabajan aquí en Colciencias, lo que trabajan ustedes, lo que ustedes diseñan.

Para cualquier, país la investigación, la tecnología, la innovación, es lo que va a determinar el futuro.

Cuando yo visualizo, tengo esa visión –un país en paz, un país más equitativo y un país mejor educado– ahí hay una serie de actividades transversales,  pero tal vez la más importante, la que realmente va a determinar en un mundo cada vez más competido, más globalizado, quién tiene éxito y quién no, es la ciencia de la tecnología de la innovación. O sea, lo que hacen aquí en Colciencias.

Y por eso me parece tan importante, esta reunión, está rendición de cuentas y todos los trabajos que vamos a hacer hacia adelante.

Hacíamos un balance muy breve de lo que se ha logrado. Y uno puede quedar muy satisfecho, porque si se compara con lo que se había hecho en años anteriores, dice, hombre, hemos hecho muchísimo.

Pero si uno se compara con lo que están haciendo otros países, seguimos haciendo muy poco.

Por ejemplo, becas de doctorados. Hemos invertido una suma muy importante, cerca de 1.2 billones de pesos. Eso nunca se había visto en el país.

Hemos logrado doctores o dado becas entre el 2010 y el 2014, alrededor de 4.300 becas, que es todo lo que se ha dado entre el 1992 y el 2010.

O sea que en estos cuatro años hemos dado el mismo número de becas que en 20 años anteriores.

Y el 66 por ciento de esas becas han sido financiadas directamente por Colciencias.

Y algo muy importante que me parece que hay que destacar: el 95 por ciento de esos doctores vuelven al país. Que fue uno de los riesgos, me acuerdo que eso lo discutimos con los chilenos –que fueron los primeros que comenzaron a promover mucho y a financiar a los doctorados, que sobre todo cuando se iban al exterior–,   era el riesgo de que se quedarán por fuera.

Entonces este retorno es bien importante.

Algo parecido se puede decir en las becas para maestrías. Ya no son 4 mil 300, son 4 mil 800. Ahí regresan menos, 83 por ciento. Pero no es malo. El 83 por ciento sigue siendo un porcentaje importante.

Y hay algo que es bueno destacarlo también. Los doctorados inmediatamente tienen un mejor sueldo. En promedio se les sube el 30 por ciento de lo que tenían antes del doctorado, o de personas que están en los mismos puestos sin doctorado.

Y el que va a maestrías se le multiplica entre dos y tres veces su sueldo. O sea que para las personas también es una gran inversión. 

O sea en total llevamos en estos últimos años de gobierno 9 mil becas por una inversión que supera el billón y medio de pesos, o sea 1.5 billones que hemos invertido directamente a través de las becas de doctorado o a través de las becas de maestrías, sobre todo por lo que estamos financiando con Colfuturo.

Esa es la cifra. Pero tenemos que hacer mucho más. Cuando comparamos nosotros el número de doctores que tenemos con otros países, seguimos siendo un país con un porcentaje muy pequeño de doctorados.

Por otro lado me explicaban, me daban un informe sobre los programas que hay en los colegios, los niños, los jóvenes. El programa de ondas para promover la innovación, para generar ese interés. Un poco parecido a lo que estamos haciendo en deporte con el programa Supérate, que ya llevamos 2.2 millones de niños y niñas compitiendo en diferentes deportes y los colegios compiten entre sí.

Y ya hoy, después de tres años, estamos formando unos talentos deportivos importante.

Todos –esto me pareció bien diciente–, todos los niños o los muchachos, ya adolescentes, que participaron en el Mundial de Atletismo en Cali, todos los que participaron por parte de Colombia, venían del programa Supérate.

Y eso en tres años. O sea que el potencial que tenemos para más ‘Catherine Ibargüens’ es maravilloso.

Lo mismo queremos hacer con la ciencia, con la tecnología, con la innovación. Que los niños comiencen a interesarse y por eso esos programas de ondas con los jóvenes, la creación de los grupos, inclusive, varios de los funcionarios que estábamos ahí de parte del Gobierno, pertenecían a ese tipo de grupos y ahí fueron surgiendo en sus diferentes universidades.

Eso es lo que hay que seguir sembrando y seguir estimulando.

Acabo de asistir a una demostración de unos muchachos de octavo o noveno en el colegio en Sabanalarga, haciendo innovación o inventándose productos de lo que da la tierra. Y realmente lo que me mostraron lo deja a uno muy impresionado. Eso lo que tenemos que estimular cada vez más.

En el fomento a la investigación, tanto en proyectos como en investigadores propiamente dichos, pues ahí hay se ha venido avanzando. Hay más o menos1.313 –esa es la cifra que me dieron– proyectos financiados.

Y hay una medición que se utiliza mundialmente, donde hemos  avanzado pero nos falta todo el camino por recorrer. Son las patentes.

Para darles un ejemplo, nosotros patentamos 259 patentes en el año pasado, Chile patentó 400 pero Corea y –acuérdense que nosotros estamos entrando a la OCDE, nos queremos comparar es con los mejores, con los que realmente están  haciendo bien las cosas a nivel mundial, porque de nada nos sirve medirnos con nuestros pares; si queremos ser exitosos tenemos que medirnos con los mejores–, en lugar de 259, Corea tiene 60 mil patentes el año pasado. 60 mil.

Y el potencial que tenemos nosotros ahí es enorme. Lo que hay que tratar de estimular es la cultura de patentar. Muchas empresas y muchos investigadores que se inventan cosas importantes.

Nos preguntaban estos muchachos, m e acaban de dar un jugo de pringamoza.

¿Ustedes saben lo que es la pringamoza? Pasa por la pringamoza y donde la toque, ahí queda.

Pues un jugo delicioso, además. Y lo que me describieron que hace ese jugo de pringamoza, pues yo voy a salir de aquí totalmente saludable.

Pero les decía, eso por ejemplo, si esas características son ciertas, eso es una patente. Es una patente que puede producir millones de millones de dólares el día de mañana.

Pero aquí no existe esa cultura de patentar y hay que estimularla.

Hay que fomentar la innovación. Antes teníamos una serie de estímulos tributarios a la ciencia y a la tecnología. Y le agregamos la innovación, para que las empresas innoven cada vez más. Nuestras empresas no innovan.

Tenemos una medición pues que nos da tristeza. El 1 por ciento de las empresas nuevas realmente innovan en sus productos. Hay como dos tipos de mediciones. Una es la innovación en los procedimientos.

Entonces cómo entran las personas a la fábrica, cómo se alimentan. O el sistema de trabajo.

Lo otro es el producto. Si esto escribe y me invento que escriba mejor, esa es una innovación del producto; lo otro es una innovación de procedimiento.

De procedimiento, por ahí el 22 por ciento de nuestras empresas innovan pero en producto solo el uno por ciento.

Y el éxito de una empresa es cuando innovan el producto, más que en el procedimiento.

No quiero desconocer la importancia de renovar en el procedimiento.

Por ejemplo nosotros en toda nuestra inversión social. Cómo sacamos la gente de la pobreza.

Yo estimulo mucho la innovación ahí. Invéntense cosas, piensen en hacer cosas, piensen fuera de lo normal. Si logran buscar  un procedimiento para mejorar la  calidad de vida de una familia de una forma diferente a lo que estamos haciendo,  estimula todo el mundo. Y tenemos más de 10 mil cogestores por todo el país y no se imaginan la cantidad de ideas buenas que hay sobre eso.

Pero eso es procedimientos.

Lo que genera riqueza, valor, es el producto. Y entonces ahí hay que hacer un gran esfuerzo para innovar.

Y ahí yo quisiera hacer como un llamado en la innovación y en la investigación y en todo el desarrollo tecnológico.

Eso no es una responsabilidad del Gobierno. El Gobierno es más un facilitador. Ayuda, promueve, estimula, pero los verdaderos investigadores, los que deben innovar, son las empresas y las universidades. La academia y el sector productivo.

Los países donde eso ha tenido mucho éxito es porque las empresas y las universidades, ya de por sí solas innovan, investigan y a veces se juntan para crear una sinergia. Y ese es el mundo ideal.

Nosotros en este momento tenemos una relación de 30 por ciento  sector privado, cuando uno contabiliza todos los productos, los  procesos, y 70 por ciento sector público, cuando debería ser al revés.  70 por ciento sector privado, 30 por ciento sector público.

Hicimos algo muy importante. Yo me siento muy orgulloso de dejarle eso a la ciencia, la tecnología y la innovación colombiana. Y fue que esta gran reforma a las regalías, que ha sido una de las grandes reformas  que se han hecho este país en los últimos años o décadas, para repartir las regalías entre todos los municipios,  entre todos los departamentos –antes estaban concentrados en unos pocos–, pusimos que el 10 por ciento de todas las regalías del país se invirtieran en ciencia, tecnología y ahora innovación.

Eso lógicamente es un cambio de paradigma, porque antes se invertía más o menos 300 o 400 mil millones de pesos en ciencia y tecnología; ahora se están invirtiendo cinco veces más. ¿Producto de qué? De esa fuerte financiación, que va a ser permanente.

El gran reto invertirla es bien. Hay la eterna discusión entre la investigación básica y  la investigación más  práctica. Siempre eso se da en todos los países, se da en todos los escenarios. Ahí tenemos que aplicar la Tercera Vía, con un equilibrio entre lo uno y lo otro.

Y no olvidarnos de estimular mucho tanto en las universidades como en el sector privado, en las empresas. Que ellos mismos asuman buena parte de la responsabilidad.     

Porque hoy, por ejemplo, de los proyectos de investigación, el 80 por ciento están concentrados solamente en cuatro departamentos: Bogotá, Antioquia, Valle y Santander.  El 80 por ciento.

Y eso hay que  también corregirlo y se está corrigiendo, precisamente porque como las regalías son de los departamentos, entonces se está democratizando, por así decirlo, esa investigación y esa  actividad de innovación.

Hoy hay en materia de regalías casi 2 billones de pesos que se están invirtiendo, más de 249 proyectos, pero  ya van mucho mejor repartidos.

Y hay otros 2 billones que  están por invertirse, que ojalá –y este es un llamado a Colciencias, que es un poco la que hace  la secretaria técnica del control de calidad– a que  cada vez aprendamos a invertir mejor los escasos recursos –porque siguen siendo muy escasos– en materia de ciencia y tecnología.

Pero lo que quiero destacar  es que vamos por buen camino y que este es el futuro. Y que por eso tenemos que seguir haciendo grandes esfuerzos para motivar a toda la sociedad, a todo el sector productivo, a toda la academia, a que investiguen más, a que desarrollen toda la tecnología, a que innoven. Más innovación.

Los colombianos yo digo que tenemos un talento natural para la innovación, el activo rebusque. Que el colombiano es tan bueno, apliquémoslo en la innovación, porque ahí está el futuro del éxito de nuestro país.

Pero no quiero extenderme; más bien darle a Yaneth (Giha) la palabra, que complemente lo que acabo de decir y que nos dé un poco la proyección de los que vamos a hacer en los próximos años.

Y por supuesto, qué meta fundamental nos vamos a proponer.