Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Diciembre > Declaración del Presidente Juan Manuel Santos sobre la entrega del informe de la Misión Rural

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Declaración del Presidente Juan Manuel Santos sobre la entrega del informe de la Misión Rural

 Bogotá, 3 dic (SIG).

Buenas tardes. Hace casi 2 años tomé la decisión de convocar una misión de expertos que –de manera independiente– diagnosticara y formulara propuestas para el campo colombiano, con una mirada de largo plazo. Fue así como en febrero de 2014, o sea febrero del año pasado, se puso en marcha la Misión para la Transformación del Campo.

Acabo de recibir de manos del doctor José Antonio Ocampo y de los miembros de esta misión, el informe final y hoy se conoce esa misión como la Misión Rural.

Desde el primer día de nuestro gobierno hemos pensado el campo como una política integral, de una forma integral. Por eso me complace ver que las propuestas de la misión que están consignadas en este resumen, además de un agro productivo y competitivo, buscan mejorar lo que debe ser cualquier política pública, el bienestar de nuestros compatriotas en este caso de los que viven en el campo.

En el documento que recibimos se plasmaron 6 estrategias, cada una con un diagnóstico, cada una con un conjunto de propuestas.

Un objetivo central de la misión es cerrar las brechas que existen entre los habitantes del campo y los de la ciudad, algo no solamente fundamental para el gobierno. Ustedes me han escuchado mucho: queremos una Colombia en paz, una Colombia más equitativa, una Colombia mejor educada. Y el más equitativo es una especie de condición necesaria para tener una paz estable y duradera.

Por eso, lo que hagamos en el campo donde está concentrada la pobreza, la desigualdad va a tener unos efectos muy positivos en esta construcción de una Colombia más equitativa.

Y esa es la primera estrategia: derechos sociales. Que haya modelos de atención que respondan a las necesidades reales de nuestros campesinos en temas como la educación, la salud, como la protección social.

La segunda se refiere a la inclusión productiva y la agricultura familiar, con especial énfasis en el apoyo a los pequeños productores.

La tercera estrategia tiene que ver con algo que estamos buscando por todos los frentes, algo que hoy el mundo está buscando de todas las formas, que es la competitividad, incluyendo aspectos como el desarrollo de un sistema de ciencia, tecnología y ahora de innovación, y la construcción y mejora, por ejemplo de las vías terciarias, eso es un punto bien importante para mejorar la competitividad y darle además a los campesinos una forma más efectiva y más eficiente de sacar sus productos

Sobre este último punto puedo anunciar que –antes de terminar este año– vamos a tener un CONPES para las vías terciarias, y ese Conpes busca darles mayor dinamismo a estas inversiones, y lo vamos a hacer de la mano de los alcaldes y los gobernadores.

La semana pasada presentamos el Plan Maestro de la Infraestructura para los próximos 20 años en el Congreso de Infraestructura en Cartagena, y había un capitulo en unas vías complementarias, esas son las vías terciarias que van a ayudar muchísimo a la competitividad del sector agropecuario y lo que queremos es también, en la decisión de dónde se construyen esas vías terciarias, que el criterio de dónde tienen el mayor impacto en materia de producción agropecuaria este presente. 

La cuarta estrategia se refiere a la sostenibilidad ambiental, y a cómo lograr que las actividades del campo contribuyan en forma importante a la conservación de nuestro patrimonio ambiental.

Este es un punto cada vez más importante, la discusión que se está llevando en este momento a cabo en Paris –a donde estuvimos este fin de semana pasado- la forma cómo se están produciendo los alimentos, el impacto ambiental de la producción agropecuaria está cada vez en un lugar más importante en la lucha contra el cambio climático, la lucha por un desarrollo sostenible y aquí Colombia lo que tiene es campo para mejorar, espacio para poner en marcha políticas que sean mucho más eficientes desde el punto de vista ambiental.

La quinta estrategia trata del ordenamiento y desarrollo territorial, de la necesidad de tener normas claras que regulen la propiedad –la propiedad es un factor fundamental-, y que regulen el uso y la distribución de la tierra.

Nosotros llevamos décadas, ciclos con este tema y creo que este es el momento más oportuno para poder darle a ese aspecto un manejo mucho más efectivo.

Y la sexta estrategia que está en cierta forma relacionada con las cinco anteriores, porque es una condición también necesaria para que las estrategias puedan ser bien ejecutadas, es un arreglo, una reforma institucional que le dé soporte al desarrollo de estas propuestas que contienen el informe.

¿Eso qué implica?, implica instituciones y sectores con políticas específicas, con presencia y capacidad de ejecución en los territorios y que involucre, que estimula la participación de la sociedad civil y el sector privado.

Yo quiero aprovechar esta oportunidad para agradecerles a todos los aquí presentes, al doctor José Antonio Ocampo –quien lideró esta misión-, a  Cecilia López, al doctor Roberto Junguito, al doctor Juan Camilo Restrepo, a Albert Berry, a Julio Berdegué, a Absalón Machado, a Andrés Escobar, a José Leibovich, a Santiago Perry, a Alejandro Reyes, a Álvaro Balcázar, al doctor Rafael Mejía, a Henry Éder y a Jorge Rondón–.

Todos ellos trabajaron y de qué forma para que esto fuese una realidad y tengo que decirlo, es de una tremenda utilidad y de una tremenda oportunidad.

También quiero agradecerle a las instituciones nacionales y a muchas instituciones internacionales, no las voy a mencionar a todas porque son muchas las que pusieron un trabajo muy importante para que esta misión fuese una realidad y sus resultados los estemos viendo hoy.

Todos participaron de forma responsable, de forma dedicada y todo esto va a tener –estoy seguro- un impacto muy positivo en el campo colombiano y en sus habitantes.

Le he dado instrucciones al señor Ministro de Agricultura (Aurelio Iragorri), al Ministerio, para que junto con Planeación Nacional revise cada una de las recomendaciones de la misión, y poder iniciar así una especie de hoja de ruta, una agenda interna de trabajo con todos los ministerios que tienen relación con estos retos de la Colombia rural, que por la coyuntura, por el momento de nuestra historia, tiene que ser una prioridad

Pero me alegra poder decirles en este momento algo que creo que viene como anillo al dedo: las recomendaciones ya están cayendo en tierra fértil, tanto así que varias de las propuestas que aquí se incluyen las vamos a ir acatando ya de manera anticipada. Por ejemplo, a través de una profunda reforma institucional a todo el sector agrícola, una reforma que ya está lista, ya hay unos decretos que están revisándose en sus últimas reacciones y que voy a expedir a comienzos de la semana entrante.

Con las facultades que nos dio el Congreso de la República, hemos preparado una reforma integral y de gran alcance, que será la primera que se haga al sector en por lo menos 20 años.

¿Qué buscamos con esta reforma? Tener una institucionalidad con una mayor capacidad de ejecución, que nos permita sacar provecho de lo que venimos hablando pero que no le hemos sacado provecho necesario a nuestro inmenso potencial, tanto agropecuario como pesquero.

Y no es por nada pero seguimos siendo y somos uno de los 7 países que, según la FAO, podemos convertirnos en la futura despensa de alimentos del mundo y no solo eso, sino mejorar la vida de nuestros campesinos, de todos los que están viviendo en el campo, que repito, es donde está concentrada la pobreza, la pobreza extrema y la desigualdad.

Las reformas que estamos a punto de convertir en realidad, son reformas como las siguientes: vamos a liquidar el Incoder que ha tenido problemas de funcionamiento.

El Incoder hay que decirlo con toda franqueza, nació mal, vivió mal y todo lo que nace mal y vive mal pues no puede subsistir. Entonces lo vamos a cambiar, lo vamos a liquidar y parte de las razones es que hay una tremenda dispersión en el Incoder en sus tareas, y en su reemplazo vamos a crear dos agencias de un alto perfil técnico.

La primera es la que vamos a denominar la Agencia de Desarrollo Rural, que se encargará de ejecutar planes y proyectos integrales de desarrollo agropecuario, para aprovechar mejor los recursos en las regiones y también para focalizar los esfuerzos más hacia los pequeños productores.

Y una segunda agencia es la Agencia Nacional de Tierras, que ejecutará la política de tierras del Gobierno, incluidos temas como la titulación y adjudicación de baldíos y otras tierras disponibles a campesinos y a comunidades étnicas.

Esta Agencia administrará el Fondo de Tierras –que incluirá tanto tierras recuperadas de quienes las tienen ilegalmente como tierras que el Estado puede comprar para redistribuir– y planeará el ordenamiento del territorio –es decir, que las tierras tengan el uso más apropiado en cada región–, siguiendo los lineamientos del Consejo Superior de Uso del Suelo, que también crearemos.

Por primera vez vamos a tener una instancia que defina la política relacionada con el ordenamiento del suelo rural, lo que implica que nuestros productores del campo tengan los mejores suelos para cultivar y los inversionistas una mayor seguridad jurídica, eso es muy importante y una combinación ideal.

Tomé la decisión de que estas entidades fueran agencias –un concepto que le hemos dado mucha importancia en este Gobierno– para garantizar instituciones técnicas, transparentes, que sean ante todo y sobre todo ejecutoras, con funcionarios preparados para asumir este gran reto.

Hemos tenido unas muy buenas experiencias por ejemplos como la ANI –la Agencia Nacional de Infraestructura–, ya se están viendo los frutos, los mostramos la semana pasada en el Congreso de Infraestructura, esta mañana estuvimos inaugurando la torre de control y el centro gestión aeronáutico allá en El Dorado y el país se pudo dar cuenta como estamos progresando de rápido en ese frente y eso se debe en buena parte a tener una agencia como la ANI.

Otra agencia que ha tenido unos efectos muy positivos, la Agencia Jurídica de Defensa del Estado, o Colombia Compra Eficiente, nos muestran cómo son efectivas y eficaces estas entidades.

La primera nos ha generado ahorros que suman doctor Ocampo más de 230 billones de pesos en juicios que antes perdíamos y que ahora no estamos perdiendo.

Pero no solo nos dedicamos a crear entidades nuevas sino también a fortalecer al Ministerio de Agricultura.

Con la creación de las dos nuevas agencias, el Ministerio se va a dedicar solamente a formular política, a pensar el campo de manera integral, a diseñar instrumentos para cerrar las brechas entre el campo y la ciudad, y a pensar en el desarrollo regional y la competitividad del sector.

Además, crearemos –dentro del Ministerio algo muy importante con la política de género que tiene este Gobierno– es la Dirección de Mujer Rural para que recoja y atienda las necesidades de nuestras habitantes rurales, y también la Dirección de Agricultura Familiar, para fomentar estos emprendimientos familiares que pueden ser tan importantes para recuperar nuestro campo en el posconflicto que se aproxima.

Y en eso va muy en consonancia con la Misión ha venido recomendando de reformar algunas de las políticas sociales que en este momento estamos ejecutando para darle un enfoque más familiar a familia campesina. 

En cuanto a Finagro, vamos a ampliar las fuentes de financiación del Fondo de Microfinanzas Rurales, para llegar a más pequeños agricultores, tener más cobertura. Por fin tendremos herramientas para sustituir los créditos gota a gota –que como todo mundo sabe que son créditos que generalmente nadie puede pagar al final- con tasas de usura que hoy pagan nuestros campesinos, entonces vamos a tener una alternativa a eso.

Estas son algunas de las principales medidas de la reforma integral que vamos a expedir a principios de la próxima semana.

Y quiero recalcar que no solo estamos poniéndonos al día con nuestro campo, sino que toda esta reforma también nos va a ayudar  en algo que para nosotros, para mí es especialmente importante, que es la implementación del punto número 1 –el de desarrollo rural integral– de los acuerdos del proceso de paz en La Habana.

Mucho de lo que ya se está haciendo, mucho de lo que está contenido en este estudio es perfectamente compatible, es muchas veces lo mismo que lo que se negoció en el punto uno de La Habana. 

Creo que esta reforma –junto con este informe de la Misión Rural– constituyen las mejores noticias para el campo colombiano.

Tenemos un gran campo. ¡Y ahora tendremos una institucionalidad a la altura de su potencial! Que esté ojalá a la altura de su potencial.

Nuestro compromiso con el campo, sus habitantes y con sus productores ha sido desde el primer día cuando posesione al doctor Juan Camilo Restrepo como Ministro ha sido un compromiso indeclinable. Porque no se les olvide: ¡en el campo vamos a sembrar y a cosechar la paz y el desarrollo de Colombia!

Y vamos a sembrar y cosechar el desarrollo de Colombia.

A todos de nuevo muchísimas gracias por toda su colaboración, por su trabajo y creo que lo que hoy hemos dado es un paso muy importante en la dirección correcta.

Muchas gracias a todos.