Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Diciembre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en ‘La Noche de los Mejores en la Educación’

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en ‘La Noche de los Mejores en la Educación’

 Bogotá, 3 dic (SIG).

Esta tarde, en esta celebración del talento, de la inteligencia, de la dedicación y la disciplina, honramos la memoria de dos grandes latinoamericanos que fueron contemporáneos –vivieron entre los siglos 18 y 19– y que recordamos precisamente por su aplicación al estudio y su aporte no solo a la región, sino a la humanidad.

Me refiero a don Andrés Bello, ese gran humanista y jurista venezolano que fue maestro del mismo Simón Bolívar, y nos legó una obra perdurable, comenzando por el Código Civil que redactó en Chile y fue modelo de muchos, incluyendo el nuestro. Por algo le dicen “el maestro de América”.

Y, por supuesto, está nuestro sabio payanés, Francisco José de Caldas, quién no solo se destacó por sus conocimientos de botánica y astronomía, sino que luchó con coraje por la libertad, al punto de perder la vida por ella.

En honor a ellos, hoy reconocemos –con gran alegría– a los mejores bachilleres, los mejores nuevos profesionales y las instituciones de educación superior que han logrado su acreditación en calidad.

Es decir, hoy exaltamos a aquellos que han hecho del estudio –como Bello y como Caldas– un instrumento para elevar sus vidas y las de sus compatriotas.

Aquí veo a sus padres, que con justo orgullo los acompañan, y quiero felicitarlos porque el hecho de que sus hijos estén hoy aquí es una prueba del estímulo y del buen ambiente que ustedes les dieron en sus hogares.

Como ustedes saben, en mi gobierno hemos querido hacer de la educación un pilar fundamental.

No hay nada más poderoso que la educación para transformar una sociedad y para generar movilidad social –es decir, equidad–, y por eso nos hemos puesto una meta, que al principio veíamos muy difícil, pero cada vez más –con eventos como este– me siento optimista de alcanzar…

Ser el país mejor educado de América Latina para el año 2025.

Sabemos que es una meta ambiciosa, y por eso hemos destinado los recursos necesarios, tanto así que la educación, hoy por hoy –y por primera vez en nuestra historia–, es la que más peso tiene dentro de los diferentes sectores que componen el presupuesto nacional.

Nuestro objetivo –la razón de ser de nuestro trabajo– es que todos los niños y jóvenes de Colombia tengan acceso a una educación de calidad y en igualdad de oportunidades.

Que nadie tenga mayores opciones que otro solo porque nació en una ciudad y no en un pueblo, o porque su familia tiene más recursos.

Eso no es justo. Lo que queremos es que todos –de alguna manera– partan de una misma base, que no puede ser otra que una educación de calidad.

Y el mejor ejemplo de nuestro trabajo está aquí, son ustedes, los 170 bachilleres que hoy nos acompañan –en representación de los 749 bachilleres acreedores de la distinción Andrés Bello–, que sobresalen por sus méritos académicos y que vienen de todas las regiones del país.

Si algo hemos querido hacer en este gobierno es demostrar que ser aplicado, ser estudioso –en otras palabras, ser pilo– PAGA. Y el mejor ejemplo son ustedes.

Ustedes pueden decir, con convicción que ¡sí vale la pena ser un buen estudiante! Y nuestro deber –que cumplimos con entusiasmo– es apoyar y recompensar su pilera.

Entre estos estudiantes quiero destacar muy especialmente a los que sacaron los cincuenta más altos puntajes, a nivel nacional, en las pruebas Saber 11 presentadas este año, y a los que sacaron el mejor puntaje de cada uno de los 32 departamentos y el distrito capital.

Cada uno de ustedes contará con el apoyo del Estado para estudiar en una universidad acreditada de alta calidad –pública o privada–, la que ustedes escojan, sin importar su nivel socioeconómico. Y el Gobierno nacional les garantizará su matrícula y un apoyo de sostenimiento.

Es decir, 71 jóvenes recibirán los mismos beneficios del programa “Ser Pilo Paga”.

Lo que queremos es que nunca abandonen esa senda de excelencia académica que iniciaron en el colegio, y que sigan profundizándola en su educación superior.

Los demás ganadores del premio Andrés Bello Departamental –por haber estado dentro de los mejores resultados en las pruebas Saber 11 en sus respectivos departamentos–, y los 630 que reciben el premio Andrés Bello Urbano Rural –aquí tenemos a varios de ellos–, que sacaron los más altos puntajes en las pruebas Saber 11 y están registrados en el Sisbén, también tienen recompensa.

El Estado les garantizará su ingreso a cualquier universidad pública del país, para que estudien el programa que elijan, más un subsidio de sostenimiento semestral que les ayudará a cubrir los gastos asociados con su educación.

Ustedes representan nuestra patria –desde San Andrés hasta el Amazonas, desde el Chocó hasta el Vichada–, y nos llenan de orgullo.

Ustedes, los mejores bachilleres de Colombia, son la semilla de la paz, las mejores razones para el optimismo en el futuro de nuestro país.

Lo cierto –y lo más satisfactorio para todos– es que 584 de los 749 mejores bachilleres están en condiciones de acceder al programa Ser Pilo Paga, lo que significa que podrán ingresar a una institución nacional de educación superior acreditada de alta calidad –pública o privada– para estudiar la carrera que elijan.

No tendrán que pagar ni un peso de matrícula y, además, recibirán un subsidio de sostenimiento, para que se enfoquen únicamente en terminar sus estudios universitarios.

Esta noche también quiero hacer un reconocimiento especial a los mejores nuevos profesionales, es decir, a los estudiantes universitarios que acaban de terminar sus carreras y lograron los mejores resultados en las pruebas Saber Pro.

Estos nuevos profesionales son los mejores entre los mejores, y merecen la oportunidad de seguir sus estudios de posgrado donde quieran.

Por eso tengo una buena noticia también para ellos: los 10 profesionales que sacaron los mejores puntajes en las pruebas Saber Pro son candidatos para recibir las Becas Saber Pro –que cubren la matrícula y los gastos de transporte y sostenimiento–, para que cursen su posgrado en cualquiera de las mejores universidades del mundo según el ranking de Shangai.

Porque ser buen estudiante –repito– ¡vale la pena!

Y también hay buenas noticias para quienes adelantaron sus estudios universitarios con créditos del Icetex.

320 nuevos profesionales, graduados en el 2014 –que se destacaron por estar dentro del 10 por ciento superior en los resultados de las pruebas Saber Pro de su disciplina–, ya no tienen que preocuparse por esa deuda. ¡Nosotros la vamos a pagar por ustedes!

Hoy nos acompañan 5 de estos –ya podemos decir– “ex-deudores” del Icetex, que reciben este beneficio.

Así que muchas felicitaciones a todos los bachilleres y jóvenes profesionales que hoy son distinguidos.

Con ustedes estamos demostrando que ser buen estudiante ¡vale la pena!

Ustedes se ganaron nuestra confianza, la confianza del país, y hoy ven retribuidos sus esfuerzos.
 
También reconocemos –en esta Noche de los Mejores– a las 9 instituciones de educación superior que han apostado por la excelencia, que lograron su Acreditación de Alta Calidad, entre los años 2014 y 2015, y que hoy reciben la orden Francisco José de Caldas.

La Universidad de Cartagena, la Universidad CES, el CESA, la Universidad Sergio Arboleda, el Instituto Técnico Metropolitano, la Universidad de Manizales, la Universidad Autónoma de Manizales, la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito y la Universidad Militar Nueva Granada hacen parte ahora del selecto grupo de 39 instituciones de educación superior acreditadas, que tienen la inmensa responsabilidad de formar una nueva generación de jóvenes que serán los líderes de una Colombia en Paz.

Estas Instituciones, además, serán el alma máter de nuestros pilos, serán la casa de estudios de los mejores estudiantes de este país, sin importar su estrato socioeconómico.
 
Durante nuestro gobierno nos hemos enfocado en ampliar la cobertura de la educación superior y al mismo tiempo elevar la calidad de los programas.

Entre 2010 y 2014 se acreditaron 310 programas, para llegar a un total de 886 programas en alta calidad, lo que implica un crecimiento superior al 50 por ciento.

Pero nos falta mucho. Al corte del año pasado teníamos 650 mil cupos en programas certificados en alta calidad, y –si quisiéramos cumplir con los estándares de la OCDE– deberíamos llegar a más de 3 millones de cupos.

Por eso no podemos perder tiempo. La acreditación constituye un elemento fundamental, un imperativo en el mundo competitivo de hoy, para que logremos ser el país mejor educado de América Latina.

Espero que el próximo año sean muchas más las instituciones educativas que –como estas 9– logren su acreditación.

Muchas felicitaciones porque ustedes son un referente de calidad de nuestro país, y ustedes nos ayudan a construir paz.

Porque la educación –no se nos olvide– es la única garantía de una paz duradera, de una paz que no se limite a ser un pacto entre adversarios, sino que se siembre en las mentes y espíritus de los colombianos, y los impulse a trabajar por una nación nueva, con armonía y convivencia.

Quiero terminar recordando unas palabras de Francisco José de Caldas, que creo se aplican muy bien a estos colombianos meritorios, a estos jóvenes que nos llenan de orgullo, y que salen a estudiar una profesión o acaban de terminar de cursar una, con todos los honores.

Decía el sabio Caldas:

“Ninguno puede ser grande en una profesión sin amarla. Amad a la vuestra y hacedla amar de vuestros conciudadanos por una conducta noble, dulce y virtuosa”.

Gracias, jóvenes de Colombia, y mantengan siempre este amor al estudio y a sus profesiones.

Y recuerden: que su conducta sea siempre “noble, dulce y virtuosa”.

Muchas gracias.