Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Diciembre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la ceremonia de ascensos del Ejército Nacional

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la ceremonia de ascensos del Ejército Nacional

 Bogotá, 7 dic (SIG).

Qué bueno estar nuevamente aquí, en este campo de paradas de esta Escuela Militar, graduando una nueva promoción de subtenientes.

En esta ocasión ascienden 197 uniformados, tres extranjeros, dos del Perú, uno de Panamá, y será puesto el nombre del general Fernando Tapias a este curso.

Quiero decirles que ustedes llevan el nombre de un gran oficial, un gran general, con ustedes en su nueva carrera que inician como oficiales de nuestro Ejército y ojalá emulen la vida militar del general Fernando Tapias.

Yo lo conocí mucho personalmente. Cuando fui Ministro de Defensa estábamos en medio de ese proceso fracasado del Caguán y me acerqué al ministro de entonces, el ministro de Defensa, Luis Fernando Ramírez, y le dije ministro, este proceso no va para ningún lado.

Y no iba para ningún lado porque la correlación de Fuerzas Militares no estaba a favor de nuestro Ejército, a favor de nuestras Fuerzas Armadas. Por eso la guerrilla se pavoneó por el país ‘como pedro por su casa’ y le hacía exigencias al Estado colombiano.

Le dije al entonces Ministro, estamos en una crisis económica, tal vez la más profunda, la más seria de los últimos 100 años, pero yo busco los recursos para iniciar un proceso de fortalecimiento de nuestras fuerzas.

Sólo cuando nuestras fuerzas sean superiores, tengan la  sartén por el mango podremos pensar realmente en negociar un proceso exitoso desde una posición de fuerza.

El Ministro asintió y fuimos a hablar con el entonces comandante general de nuestras Fuerzas Militares –el general Fernando Tapias y mire la coincidencia- y el entonces comandante de nuestro glorioso Ejército –que en este momento era el general Mora- nos sentamos, les planté esa situación y ambos me dijeron, ministro no podíamos estar más de acuerdo gracias e iniciamos un proceso de fortalecimiento de nuestras Fuerzas Armadas.

A reglón seguido se aprovechó la presencia del general Gim de los Estados Unidos, se inició el Plan Colombia, donde la Fuerza Aérea, la Armada y el Ejército norteamericano han contribuido y de qué forma; el Comando Sur ha estado siempre en ese proceso de fortalecimiento.

Y con el general Tapias comenzamos a priorizar, tenemos pocos recursos dónde los invertimos mejor, qué hagamos esto, qué hagamos aquello, fueron discusiones interminables y fuimos repartiendo esos pocos recursos, pero ahí se inició ese proceso de fortalecimiento que continúo durante todos estos años –esto fue hace 15 años- continuó un proceso de fortalecimiento y mejoramiento continuo.

Recuerdo también cuando llegué al Ministerio de Defensa, que le dije al actual ministro de Defensa (Luis Carlos Villegas) –entonces presidente de la Andi- necesitamos más recursos para terminar este proceso de fortalecimiento.

Hemos avanzado pero nos falta mucho camino, ya hemos fortalecido nuestras fuerzas y estamos teniendo victorias importantes, pero falta mucho, falta ir y ser efectivos contra los objetivos de alto valor, falta hacer una reforma de fondo en la inteligencia, hay que mejorar la forma de operar, de responder más rápidamente a las exigencias del momento.

Y el entonces Presidente de la Andi, hoy Ministro de Defensa, se puso la camiseta y se fue de empresario en empresario para que apoyaran el impuesto al patrimonio que nos suministró los recursos suficientes para continuar ese proceso de fortalecimiento de nuestras Fuerzas Armadas.

Eso fue lo que realmente determinó que hoy tuviéramos y me enorgullezco de poder decir y ustedes también, las mejores Fuerzas Armadas de nuestra historia, tenemos el mejor Ejército, la mejor Fuerza Aérea, la mejor Armada, la mejor Policía, que ha venido dando en estos últimos años golpe tras golpe, victoria tras victoria y es gracias a eso que hoy podemos acariciar, podemos ver esa luz al final del túnel y obtener la victoria más grande para cualquier soldado de tierra, mar y aire, para cualquier policía que es la paz para Colombia.

Y en ese proceso, quiero resaltar el papel no solamente del general Tapias que inició el proceso cuando yo era ministro de Hacienda y luego cuando fui Ministro de Defensa como mi viceministro.

Pero también el general Mora que inició como comandante del Ejército, ese proceso hace 15 años y que en los últimos tres años ha estado dedicado con pasión, con una gran responsabilidad, con un gran carácter como el que lo caracteriza, con un gran conocimiento, allá como plenipotenciario en este proceso de paz defendiendo los intereses de la patria como lo hizo durante toda su vida el General Tapias, como lo ha hecho durante toda su vida el General Mora.

Miren el contraste pero miren lo importante, combatiéndolos como pocos oficiales en la historia de Colombia, y hoy sentado frente a ellos negociando la paz.

Y lo mismo puedo decir del general Flórez aquí presente, el general Flórez lo conocí combatiendo las Farc con mucha efectividad como comandante de la Fuerza de Tarea Omega.

Y hoy el general Flórez tiene a su cargo una enorme responsabilidad, está encabezando el grupo que está negociando el último punto, el que queda, para lograr esa paz.

El del fin del conflicto, el que tiene que ver con al desmovilización, con el desarme, con la reintegración de esta gente a la vida civil.

Usted general Flórez tiene el orgullo en este momento de estar jugando un papel preponderante por instrucciones del Presidente de la República pero también, por responsabilidad como ciudadano y como militar.

Usted ha hecho una labor impecable, un patriota a carta cabal y le agradecemos todos los colombianos esa labor que está adelantando para lograr obtener esa victoria final que es la paz de Colombia.

Y ustedes, los dos subtenientes, ascienden en un momento histórico, un punto de inflexión en nuestra historia y en un buen momento, en donde los astros están alineados.

Napoleón decía que él escogía a los oficiales no solamente por sus capacidades sino por su buena suerte. Ustedes se gradúan en un día muy especial porque los astros están alienados a favor de Colombia en estos últimos días, en estos últimos meses.

Van a contar ustedes no solamente con esas capacidades que aprendieron en esta escuela, esos principios y esos valores que deben informar sus acciones hasta el último día de sus vidas, sino que también van a contar con esa buena estrella que en este momento está encima de Colombia.

Y a ustedes les va a tocar esa transición de un país en guerra por más de 50 años a un país en paz. Una transición difícil donde las Fuerzas Armadas jugarán un papel fundamental.

Por eso he dicho, he sostenido y sostendré siempre que aquí lo que requerimos es seguir ese proceso de fortalecimiento de cada una de nuestras Fuerzas porque las vamos a necesitar para que esa paz sea realmente estable y duradera, y para que nuestras Fuerzas se acoplen a ese nuevo país que comenzamos a construir una vez terminemos la guerra, silenciemos los fusiles.

Felicito de corazón al primer puesto, Juan Sebastián Méndez, usted es un ejemplo para el resto de los soldados de Colombia y para el resto de los colombianos. Un ejemplo de superación, un ejemplo de disciplina, un ejemplo de consagración, de amor a su institución.

Miren cómo porta la Bandera Nacional, eso es lo que se enseña aquí en esta escuela. Por eso estamos los colombianos tan orgullosos de nuestro Ejército, de nuestros soldados que han sido los responsables del progreso de este país durante los últimos 200 años.

Un Ejército que no ha perdido una sola guerra, batallas sí como todos perdemos batallas en la vida pero que no ha perdido ninguna guerra y que está a punto de ganar la guerra más importante, más trascendental para las futuras generaciones como es la paz porque la paz será su victoria, la victoria de este Ejército, la victoria de nuestros soldados de tierra, más y aire y de nuestros policías.

Hace cuatro años graduamos aquí, en esta misma escuela, en este campo de paradas las primeras subtenientes que este diciembre ascendieron a tenientes.

Qué bueno ver dentro de los primeros puestos a una mujer ahora como lo acabamos de observar, la subteniente Yesica Romero que viene de la Escuela de Inteligencia, la inteligencia será cada vez más importante para nuestras Fuerzas Armadas, el futuro, las guerras futuras tendrán un componente cada vez más importante en la inteligencia y que bueno que una mujer sea hoy la graduada con los mejores puntajes en esa escuela de inteligencia.

Pero no solo eso, las mujeres ya nos están dando lecciones a los hombres en todos los frentes, porque la subteniente Romero sacó el primer puesto en el curso avanzado de combate contra los demás hombres.

Ese es nuestro glorioso Ejército al cual ustedes, queridos subtenientes, ingresan en este momento como oficiales y tendrán una gran responsabilidad. No todo el mundo es oficial del Ejército de Colombia, ustedes lo saben, se requirió un gran esfuerzo pero ya tienen los instrumentos, las herramientas, los principios y los valores para seguir adelante.

Los felicito a ustedes y a sus familias, las familias en la vida militar son muy importantes, el apoyo de las familias es fundamental, la vida militar es dura, la vida militar exige mucho sacrificio por eso el apoyo de los familiares se vuelve tan importante, la presencia de todos en esta graduación es el primer paso en ese apoyo en esa magnífica carrera que ustedes hoy inician.

Por eso les deseo toda la suerte, tendrán siempre el apoyo del pueblo colombiano, ustedes son un orgullo para el pueblo colombiano, son un orgullo para su Presidente y por eso los felicito de corazón y les deseo la mejor suerte en esas carreras que hoy inician.

Muchas gracias.