Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Diciembre > Palabras del Presidente de la República, Juan Manuel Santos, durante la inauguración de la Variante de Tocancipá

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente de la República, Juan Manuel Santos, durante la inauguración de la Variante de Tocancipá

 Tocancipá, Cundinamarca, 8 dic (SIG).

Este evento tiene una gran importancia por lo que voy a mencionarles a continuación. Este Gobierno, desde el primer día –este es un mensaje para todos los gobernadores entrantes y los alcaldes entrantes que se posesionan el próximo 1° de enero–, el Gobierno, el 7 de agosto del año 2010, cuando nos posesionamos, lo primero que hicimos fue aplicar las normas del buen gobierno. ¿Eso qué quiere decir? Planear bien, estructurar bien, saber cómo hacer las cosas de forma eficiente y de forma efectiva.

Ese 7 de agosto yo tenía muchos objetivos, como los tienen todos los alcaldes, el alcalde que se va a posesionar aquí en Tocancipá, como lo tiene nuestro nuevo Gobernador de Cundinamarca. Esos objetivos hay que ponerlos en blanco y negro, priorizarlos y luego tener una hoja de ruta para lograr esos objetivos.

Yo tenía muchos, voy a mencionar solamente tres. Yo tenía el objetivo de hacer una gran revolución en materia de infraestructura. Nosotros estábamos muy atrasados frente a países con el mismo grado de desarrollo, y yo les decía a mis compañeros de campaña: ¿Por qué es que los colombianos no podemos hacer lo mismo que hacen los europeos, que hacen los americanos, esas grandes autopistas, esas grandes obras con túneles, con viaductos? ¿Es que acaso no tenemos buenos ingenieros, buena mano de obra? ¿Por qué no podemos hacer eso?

Entonces nos propusimos a hacer una gran revolución de la infraestructura, pero para hacerla necesitábamos buenas instituciones. Por eso liquidamos el Inco, creamos esa Agencia Nacional de Infraestructura, pusimos al frente al doctor Luis Fernando Andrade, lo reclutamos de una empresa muy importante, se le redujo el sueldo en un 90 por ciento, gana hoy el 10 por ciento de lo que ganaba antes. Pero son personas así que hay que contratar, que quieren a su país y que están dispuestos a trabajar por su país.

Comenzamos a diseñar estas grandes obras con el señor Vicepresidente, con los ministros. Ha habido varios ministros de transporte. Fuimos planeando y fuimos ejecutando. Hoy el país entero, el mundo entero está ya viendo cómo esa semilla que sembramos está comenzando a dar frutos. Ya estamos viendo cómo el país está en construcción de grandes carreteras, grandes puentes, grandes aeropuertos.

Hace una semana inauguramos la torre de control del Aeropuerto El Dorado, la más moderna, con la más alta tecnología del mundo y la más moderna de América Latina, que va a facilitarles la vida a todos los pasajeros, porque se van a demorar mucho menos esperando sus aviones o esperando aterrizar. De 52 vuelos sube a 90 vuelos por hora solamente en El Dorado.

El Dorado mismo lo encontramos en un lío espantoso, nada avanzaba, pleitos de un lado, pleitos del otro. Asumimos esa responsabilidad, arreglamos los problemas e inauguramos el nuevo El Dorado como el aeropuerto mejor de toda la región: número uno en carga, número 3 en pasajeros, solamente después de Brasil y de México. Así fuimos haciendo y estamos haciendo esa gran revolución de la infraestructura.

Esta obra que hoy inauguramos, esta Variante de Tocancipá, sí que era una obra que llevaba mucho tiempo en líos, mucho tiempo de promesas incumplidas. ¿Saben cuánto llevaba esta obra? Ustedes lo conocen mejor que yo: 14 años para construir estos 5 que acabamos de construir. Para construir 5 kilómetros, 14 años.

Cuando llegamos al Gobierno, ni siquiera había contrato. El Inco había comenzado a hacer unas obras sin contrato. ¿Entonces qué hicimos? Ordenamos la casa y hoy, por fortuna, estamos entregando ya la obra a Tocancipá. Nos da pena que nos hayamos demorado 14 años pero no fue culpa nuestra. Todo lo contrario, aquí les entregamos esta obra.

Lo mismo hemos hecho con otros cuellos de botella. Gachancipá tenía el mismo problema. Esa obra ya va en proceso. Yo espero, Alcalde, que en mayo, a más tardar julio, ojalá en mayo podamos entregar esa variante. Allá estaremos también haciendo este mismo ejercicio.

Gobernador de Boyacá, usted sí que es testigo de lo que hemos sufrido con toda esa vía allá en el Puente de Boyacá. Nadie se había atrevido a arreglar ese problema. Finalmente llegamos, Vicepresidente, Ministra, y se logró arreglar ese problema. Va viento en popa y espero también que en mayo, a más tardar, ojalá no más tarde de mayo, podamos entregar esa obra.

¿Eso qué quiere decir? Que entre Bogotá y Tunja, en lugar de demorarse dos horas y media por esos cuellos de botella, nos vamos a demorar la mitad: una hora y 20 minutos. Eso es lo que significa en disminución de costos, en disminución de tiempo, el tiempo precioso de los colombianos.

De manera que eso es lo que estamos haciendo aquí y en todo el país, porque planeamos bien, porque hicimos las cosas como toca, por aplicar los principios del buen gobierno.

Lo mismo hicimos con esto que anunciamos esta semana: el descubrimiento del Galeón San José. Eso no fue que algún buzo se encontró el Galeón. Eso fue que desde el 7 de agosto de 2010 nos propusimos encontrar ese Galeón, pero haciendo las cosas bien.

Desde entonces hicimos una política. Las políticas públicas son necesarias para lograr los objetivos. Así como tenemos una política pública para la infraestructura, tenemos una política pública para la vivienda. Por eso logramos construir un millón de viviendas. Las 100 mil viviendas gratis que nos habían dicho que no íbamos a poder construir nunca. Las entregamos con el señor Vicepresidente, con el señor Ministro Henao. Entregamos la número 100 hace 10 días. Para eso se requiere una política, una política que sea bien ejecutada.
 
Entonces con el Galeón hicimos lo mismo. Nos propusimos hacer una política y hacer las cosas bien, paso a paso, bien planeado. Presentamos una ley ante el Congreso de la República para tener la base legal, para tener todos los instrumentos, para despejar el camino, una ley que nos aprobó el Congreso de la República. Aquí hay uno de los ponentes; Pajarito Caicedo, usted fue uno de los ponentes de esa ley, gracias. Usted es responsable y el Congreso de la República de haber aprobado esta ley, que sin esa ley no hubiese sido posible encontrar el Galeón. Como sin la ley de infraestructura, no hubiese sido posible construir todas estas obras de infraestructura. Sin la ley de vivienda, no hubiese sido posible construir esas viviendas. O sea que todo esto ha sido producto de una política, de tener objetivos claros y de hacer las cosas bien.

Después de esa ley, iniciamos el proceso, que la ley permitía, de una alianza público-privada, y se escogieron las mejores personas, los expertos número uno en el mundo entero en materia de arqueología, en materia de tecnología para buscar los patrimonios sumergidos, gente verdaderamente experta. Y gracias a ese esfuerzo se encontró el Galeón.

El Galeón es un patrimonio de los colombianos para los colombianos, porque ahora están apareciendo muchos dueños. No, señores, eso es un patrimonio de los colombianos. Por supuesto, es un patrimonio también de la humanidad y estamos más que dispuestos a compartir, porque es un patrimonio arqueológico, cultural e histórico. Por supuesto vamos a compartirlo con el resto de la humanidad, porque es un descubrimiento importantísimo. Pero el patrimonio pertenece a los colombianos, a ustedes todos, y eso que quede absolutamente claro.

¿Y qué sigue?, me preguntan. Sigue un proceso como el que venimos poniendo en marcha para poder hacer las cosas bien, para recuperar lo que hay, con el mejor cuidado, con la mejor tecnología, y preservar ese patrimonio de la humanidad y patrimonio de los colombianos de la mejor forma posible.

O sea que cuando uno se propone objetivos claros y hace las cosas bien, esos objetivos se convierten en realidad. Ese tercer gran objetivo, de los muchos que nos propusimos, tal vez el más importante de todos, es la paz, la paz que hace cinco años largos, 7 de agosto, nadie daba cinco centavos.

Todo el mundo me decía: cómo va a meterse en semejante lío, buscar la paz, eso es muy difícil, es muy complejo. Pues lo hicimos con el mismo rigor, con el mismo método, encontrando los mejores asesores nacionales e internacionales, paso a paso. Y ahí vamos, hemos avanzado como nunca antes y por primera vez, después de 50 años de guerra, tenemos ya la posibilidad real de conseguir esa paz.

De manera que quería compartir con ustedes aquí en Tocancipá que esta obra que hoy inauguramos no es simplemente una obra más, es parte de toda una revolución en materia de infraestructura, que va a representar a los colombianos por muchas generaciones más empleo, más bienestar, más competitividad. Eso es buen gobierno.

Vamos a seguir gobernando de esa forma, con cuidado, con responsabilidad, poniendo los objetivos ambiciosos, porque el que no sueña y no se pone objetivos ambiciosos no llega a ninguna parte.

Por eso les deseo a los nuevos alcaldes, al nuevo gobernador de Cundinamarca: siga ese camino, tendrá todo mi apoyo, tendrá todo el apoyo del Gobierno Nacional, porque eso es lo que queremos nosotros para todos los colombianos, que sigan con mandatarios que ejecuten bien, que hagan bien las obras, sobre todo teniendo en cuenta siempre al pueblo, a los ciudadanos, porque es para ellos por quienes trabajamos. Muchas gracias.