Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Diciembre > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la inspección de obras del Proyecto de Reconstrucción de Gramalote

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la inspección de obras del Proyecto de Reconstrucción de Gramalote

 Gramalote, Norte de Santander, 11 dic (SIG).

Qué bueno estar aquí este día de hoy, en este lugar que simboliza muchísimas cosas. Simboliza primero que todo el temple, el carácter de los colombianos, de los nortesantandereanos, de los gramaloteros.

A ustedes les ha tocado vivir tiempos difíciles. Se los decía yo ahora en un evento que estábamos en Cúcuta. Norte de Santander ha sido un departamento que le ha tocado enfrentar muchas dificultades. Pero siempre lo han hecho con una gran tenacidad, con temple, con carácter.

Y eso es lo que ha sucedido después de esta tragedia aquí en Gramalote. Que a pesar de las dificultades, a pesar de todos los problemas que se han presentado,  desde el momento en que dijimos vamos a reconstruir a Gramalote, lo que he sentido es un pueblo unido, un pueblo con fe, un pueblo con visión y un pueblo comprometido.

Y eso es lo que nos permite a todos, a los colombianos, a los nortesantandereanos, a los gramaloteros, llegar a ese puerto de destino que en este caso es tener nuevamente a Gramalote inclusive mejor de lo que estaba antes de esta tragedia.

Y eso es muy importante, porque los pueblos se miden, no en los momentos de holgura, no en los momentos felices, sino en los momentos de dificultad.

A ustedes quiero felicitarlos porque he visto la paciencia, el carácter y la tenacidad con que han venido afrontando este reto y por eso estoy aquí muy satisfecho, porque lo estamos sacando adelante.

A mí me preguntaban hace algún tiempo qué era lo que no me permitía dormir bien.

Yo afortunadamente duermo bien, pero muchas cosas que le quitan a uno el sueño.

Y decía Gramalote, no haber podido cumplir a tiempo lo que prometí allá, en este lugar. O sea aquí, aquí cerquita cuando dije hay que reconstruir en tiempo corto este pueblo tan lindo, tan maravilloso. Y me acuerdo haberlo sobrevolado después de esta tragedia, decía pero qué pueblo tan lindo. Eso tenemos que rehacerlo.

Y se presentaron todo tipo de problemas. De todo tipo. Si uno hiciera la lista pues es interminable.

Pero fuimos superando uno tras otro. Problema tras problema los fuimos superando. Y por supuesto mucha gente se molestaba, mucha gente era escéptica, mucha gente creía que el Gobierno lo que estaba, como han hecho muchos gobiernos a través de la historia, hablando y no ejecutando.

Y por eso yo le agradezco, Alcaldesa, que usted estuvo siempre muy comprometida y muy convencida. Totalmente compenetrada en este proyecto y  decía: no, vamos a seguir adelante.

Seguimos adelante y hoy, esa camiseta que veo, que tienen muchos de ustedes, que tiene este casco, Gramalote es una realidad.

Ya tenemos los cimientos. Acabo de venir de una reunión con los constructores, con los interventores, y me han explicado muy bien cómo van las obras.

Y esto se ha venido haciendo con todo el rigor, con toda la responsabilidad, con todo el profesionalismo.

Posiblemente nos demoramos un poco más, pero es que no podíamos cometer los errores que muchas veces se comenten por tomar decisiones precipitadas.

Por ejemplo el lugar, el lugar donde debía reconstruirse. Me acuerdo muy bien que se había escogido otro lugar y llegó un grupo de profesionales, de expertos, allá a mi oficina en Bogotá, y me dijo mire, me da mucha pena, Presidente, pero ese lugar tiene unos riesgos muy altos, el día de mañana puede volverle a suceder en ese lugar lo que le sucedió a Gramalote, esa tragedia.

Eso nos demoró muchísimo.

Pero cómo iba yo a tomar una decisión con esa advertencia, de gente muy seria.

Entonces después vino que dónde.

Entonces unos jalaban para un lado, otros jalaban para el otro.

Finalmente yo creo que –y usted me corregirá, Alcaldesa, y ustedes también, los gramaloteros– que tal vez se escogió el mejor sitio. El mejor sitio.

Además, usted dice que muy poca gente que viene aquí –o me decían ahora en la reunión– y ve esta belleza y dicen ¿no me pueden reservar un lotecito? A ver si de pronto me vengo a vivir aquí. Es que esto es una belleza, dicen.

Y vamos a construir un pueblo muy lindo, con todas las de la ley.

Y todo lo que estamos planeando lo estamos planeando bien. Ya tenemos las maquetas, la forma como va quedar la Alcaldía y, digamos, toda la institucionalidad, las casas que se van a construir; casas cómodas, casas bien hechas, casas con todas las comodidades que se puedan ofrecer, dentro de las condiciones por supuesto normales.

Me explicaron que se comenzaba, y ya se comenzó, con las redes de servicios públicos. Luego seguirán las vías que ya están entre los barrios. Luego la plaza principal, luego la plaza de mercado, luego el centro administrativo municipal. Y eso va constituir la columna vertebral, este municipio.

En abril anuncié que escogimos al Consorcio Munguí para ejecutar la fase uno de las obras. Ese consorcio es trabajando con todo el rigor, con todo el profesionalismo.

Ya contratamos también las tres firmas de Norte de Santander que quieren lucirse. Ahí me lo decían. Nosotros somos de aquí, queremos hacer lo mejor posible, porque esta nuestro nombre de por medio.

Y lo están haciendo. De acuerdo a lo que me mostraron que iban a hacer, tengan ustedes la seguridad que están en las mejores manos para construir 600 viviendas.

Hoy adjudicamos la construcción del Colegio Sagrado Corazón de Jesús. El constructor será Fernando Ramirez Ingenieros y Arquitectos. Son 5 mil metros cuadrados. Va a tener 27 aulas, van a tener jornada continua, va a beneficiar a los niños de preescolar, de primaria y de bachillerato.

El presupuesto, solamente para esa obra, supera los 9 mil millones de pesos. Y va a estar listo en el año 2017. Y yo voy a venir a inaugurar ese colegio.

Vendrá además, y mi señora que está tan comprometida con la primera infancia, me insistió mucho, tendrá un Centro de Desarrollo Infantil, para la primera infancia.

Y ya el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar se comprometió en dar todo el apoyo para dotarlo con lo mejor que se pueda hacer para que sus hijos, los niños recién nacidos y que vayan creciendo, crezcan en el mejor entorno posible, un buen Centro de Desarrollo Infantil y un colegio con todas las de la ley; con laboratorios para el bilingüismo, con todo lo que un colegio bueno debe tener.

Actualmente está abierto el proceso para seleccionar la construcción del Hospital San Vicente de Paul, que va a ser un hospital que va a tener cobertura regional. Va a estar aquí localizado pero va a ser un hospital del tamaño suficiente para darle a toda esta región la cobertura.

El 29 de diciembre, me dice el doctor (Germán)  Arce (Gerente del Fondo Adaptación) , se va a seleccionar el constructor de ese hospital. Y la construcción de ese hospital tendrá un presupuesto de 5.750 millones de pesos.

Hoy, en estos momentos antes de venir a este sitio ¿qué hicimos?

Realizamos un comité de obra con todos los interventores. Tenemos muchos frentes de trabajo y les dije hay que meterle el acelerador pero hacer las cosas bien. No son incompatibles, no son excluyentes.

Sé que es una obra con grandes desafíos, traer toda esa cantidad de materiales desde muy lejos, por unas vías que no son las mejores, que además esas vías ya se están también construyendo, pues es una odisea, eso un trabajo muy dispendioso.

Pero afortunadamente, todo lo que me explicaron va por buen camino. Han tenido dificultades, se acabó la mano de obra aquí en la región; entonces hay que traer gente de afuera, porque no había suficiente mano de obra, cosa que es muy buena, pero genera una serie de cuellos de botella.

Hay varios compromisos. Les dije, julio del año entrante debe estar listo lo que llamamos el corazón institucional del pueblo, es decir la plaza principal, el centro administrativo, la plaza de mercado.

La alcaldía quedó muy bonita. Yo decía, de pronto después de ser Presidente, si los gramaloteros me eligen alcalde, de pronto me vengo de alcalde aquí a Gramalote.

Las primeras 140 casas deben estar terminadas en mayo del próximo año, según se ha comprometido el constructor de las casas.

La meta es que la población de Gramalote inicie el retorno en el segundo semestre del año entrante. Que sea un retorno agradable, fácil. Que lleguen a un sitio donde respiren felicidad. Eso que es lo que queremos para todos los gramaloteros.

También va a tener algo muy importante en el mundo de hoy, conexión total a la tecnología, al internet.

Las redes de voz y datos que hay que sembrarlas, por así decirlo, ya están quedando listas.

Se va también, para seguridad de todos ustedes, a conformar aquí –y hoy lo acaba de garantizar el general Palomino–, un distrito de Policía, con no menos de 100 efectivos, para cuidar a Gramalote y toda esta zona, y que ustedes estén en las mejores manos y con absoluta tranquilidad puedan vivir y tener mayor actividad económica.

Y algo muy importante. Les estamos dando vivienda a los gramaloteros que al momento del desastre vivían como arrendatarios.

Se postularon 372 para acceder a 380 cupos. Esto no tiene precedentes. Esto lo hicimos en un momento en que yo entendía la angustia que estaban todas esas personas que eran arrendatarios, no propietarios, pero les dije no, no se preocupen –recuerdo muy bien las mamás con las lágrimas en los ojos–, no se preocupen, ustedes también tendrán sus casas.

Y eso lo estamos cumpliendo. En total vamos a construir mil. Mil viviendas.

O sea que habremos atendido el cien por ciento de las familias damnificadas que resultaron elegibles para el asentamiento que estamos haciendo. 100 por ciento.

Y lo que les dije, van a quedar en mejores condiciones de lo que estaban ustedes antes. Van a quedar con todas las facilidades.

Y no se preocupe, Alcaldesa. Yo entiendo perfectamente que uno ya comience, bueno ¿y el cementerio?  Pero el cementerio dejémoslo para después. Más bien de pronto la Casa de la Cultura. O la Casa del Adulto Mayor.

Todo eso va a venir. Un pueblo no se hace todo de la noche a la mañana. Hasta Dios duró siete días construyendo el mundo. Entonces todo eso lo vamos a hacer.

Pero por ejemplo, para tener una buena Casa de la Cultura, una buena Casa del Adulto Mayor, un buen matadero, tiene que haber un mínimo de institucionalidad, de responsabilidad.

Entonces eso todo se va a hacer. Todo se va a hacer, porque este pueblo va a quedar con todas las de la ley.

Entonces en eso no se preocupe. Yo sé que usted quiere dejar como todo eso bien planeado y me parece muy bien, un acto suyo de responsabilidad con el futuro, pero tenga la seguridad que aquí con el nuevo Gobernador y el nuevo Alcalde nos ocuparemos de eso para que usted también pueda dormir tranquila, querida Alcaldesa.

Y hay algo muy importante para que ustedes también tengan total tranquilidad.

Los recursos para todo esto ya están garantizados. Ya están, como dicen, en el banco, listos para invertirlos. Son 375 mil millones de pesos.

Que no es que los vamos a conseguir. Es que ya están ahí.

De manera que los recursos están garantizados y esto no tiene por qué demorarse nada por falta de recursos o por falta de los pagos, porque todos esos recursos para todas las obras ya están garantizados.

Yo quiero también resaltar algo que usted mencionaba, Alcaldesa, o tal vez era el doctor Arce.

Gramalote siempre fue identificado como una comunidad cafetera. El café era como su producto tradicional.

Me dicen que después de que hicimos unas labores con la Federación de Cafeteros y ahí estuve yo muy presente, he estado muy vinculado al café sin tener nunca una mata de café, pero he defendido a los cafeteros siempre, porque creo que lo que es bueno para el café es bueno para el país.

Así se lo dije a los cafeteros en el último congreso hace una semana. Les hemos dado mucha ayuda a los cafeteros pero les he dicho, tienen que renovarse, tienen que volverse más productivos, tienen que ser creativos, innovadores.

Y eso es lo que ustedes han hecho aquí. Porque el hecho de que el café alrededor de Gramalote vaya a representar el 20 por ciento de la cosecha de Norte de Santander, quiere decir que lo que sembramos hace 3, 4 años está dando sus frutos.

Y lo que yo les aconsejaría es que vayamos más allá. Hoy en día el mercado cafetero mundial se está caracterizando por ser un mercado especializado. El café que viene de tal sitio, el café orgánico que no tiene fertilizantes, el café que tiene unas características especiales, eso lo pagan a un precio mucho más alto.

Y lo que yo les he dicho a todos los cafeteros de Colombia es que comiencen a encontrar sus nichos. Y así van a poder tener un ingreso mucho más alto.

Yo les prometo –y les ofrezco– que Procolombia y todas las instituciones del Estado se dediquen a ayudarlos a producir el mejor café, un café especial y les conseguimos los mercados internacionales que pagan el mejor precio posible. Y así se multiplica el ingreso de toda esta zona.

De manera que nuestro compromiso con ustedes es total.

Y viendo lo que ya se está haciendo, viendo los planes, hablando con los interventores, viéndolos a ustedes, pues ya le puedo decir a ese periodista que me preguntó hace algún tiempo que qué me quitaba el sueño, que voy a poder dormir un poco más tranquilo. Porque no dormiré totalmente tranquilo sino cuando Gramalote esté totalmente reconstruido y ustedes estén totalmente felices de volver a vivir en un sitio tan maravilloso como el que estamos en este momento.

¡Viva Gramalote!

Muchas gracias.