Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Enero > 'No habrá paz armada en Colombia’, afirma Ministro Consejero para el Posconflicto

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 'No habrá paz armada en Colombia’, afirma Ministro Consejero para el Posconflicto

​​Proceso de paz busca cambiar fuerza de las armas por fuerza de las ideas, dijo el Ministro Consejero, general ( r) Óscar Naranjo.

 Bogotá, 15 dic (SIG)

Casa de Nariño, Bogotá - 15 de enero de 2015. Foto: Juan Pablo Bello - SIG

El Ministro Consejero para el Posconflicto, Derechos Humanos y Seguridad, general (r) Óscar Naranjo, aseveró hoy en rueda de prensa en la Casa de Nariño que “no habrá una paz armada en Colombia”.

Señaló que en “este proceso de paz que busca poner fin al conflicto nunca ha considerado que pueda haber la firma de un acuerdo sobre la base de una paz armada. Silenciar los fusiles y cambiar la fuerza de las balas, de las armas, por la fuerza de las ideas y la participación política está en la base del espíritu que ha movido esta negociación y por lo tanto la certeza, que lo queremos reafirmar categóricamente, es que no habrá una paz armada en Colombia.

Explicó que de lo que se trata “es construir acuerdos que realmente den seguridades y certezas a Colombia de que poner fin al conflicto significa para los colombianos no solamente convivencia sino más seguridad y profundizar la vida democrática sobre valores democráticos”.

“Que haya una decisión para que alzados en armas hoy abandonen esas armas y participen de manera democrática, civilizada y a partir de la política en la vida nacional”, agregó el alto funcionario.

Romper con el narcotráfico

Al ser preguntado sobre el problema del narcotráfico, el Ministro Consejero recordó que “en ese acuerdo que es público, que conocen ya los colombianos es que las Farc se comprometen a romper cualquier vínculo que tengan o hayan tenido con el narcotráfico en función de ese conflicto armado”.

Y, continuó, “se comprometen las Farc a cooperar de manera eficaz, directa en la solución del problema de las drogas y por lo tanto hay una doble instancia que, primero una decisión de dejar y romper los vínculos con el narcotráfico pero en segundo lugar de cooperar de manera efectiva en la solución de ese problema”.

Subrayó que “para nada este acuerdo significa pasar por encima y garantizar o abrir espacios a la impunidad en relación con un delito que ha causado tanto daño en Colombia”.

Al reafirmar el compromiso de la Fuerza Pública de salvaguardar la seguridad de los colombianos, declaró que “la decisión del Presidente, que además es el mandato constitucional, es que la Fuerza Pública esté desplegada en todo el territorio para garantizar la vida, honra y bienes de los colombianos y para protegerlos, y en ese sentido no hay ninguna decisión que haya alterado ese mandato constitucional y esa determinación gubernamental”.

Desescalamiento

Con respecto al desescalamiento del conflicto, el general ( r ) Naranjo afirmó que “poner fin a un conflicto significa de manera fundamental llegar al establecimiento de un cese bilateral y definitivo del fuego y las hostilidades, pero eso significa al mismo tiempo ver ese punto final como parte de un proceso y ese proceso pasa por desescalar el conflicto”.

Y señaló que “medidas como la descontaminación de campos minados, medidas como la búsqueda de personas desaparecidas en el marco del conflicto, por razón del conflicto, de combatientes de ese conflicto. Medidas que tienen que ver con la proscripción en Colombia para que ningún niño participe de la guerra y sea reclutado para la guerra son medidas que deben contribuir a crear un clima y un espacio que realmente nos permita superar tantas décadas de violencia”.

“De eso es lo que estamos hablando”, añadió.

Subcomisión técnica

Así mismo, subrayó que a lo largo del proceso el Presidente de la República “ha obrado con total transparencia ante distintos sectores y ese sector fundamental que es nuestra Fuerza Pública ha estado permanentemente informado desde el inicio de estas conversaciones de lo que significa este proceso y la meta que persigue este proceso que es poner fin al conflicto para iniciar un proceso de una paz estable y duradera”.

En ese orden de ideas recordó que son miembros de alta graduación de las Fuerzas Militares y de Policía, “quienes son los conocedores del terreno, quienes están en los campos combatiendo, quienes se sienten en una mesa con delegados de las Farc para determinar los detalles para llegar a la finalización de lo que significa el punto 3, que es entre otras cosas, producir un cese bilateral y definitivo de fuego y hostilidades”.

Reiteró que el futuro de la Fuerza Pública “no será un tema de discusión al interior de esa Mesa de Negociación”.

Precisó que lo que se discutirá con una óptica técnica “son los detalles de cómo se deberá construir ese cese de hostilidades, ese cese al fuego bilateral y definitivo”.

Al responder una pregunta sobre la suspensión de bombardeos a los campamentos de las Farc, el general ( r ) Naranjo dijo: “A estas alturas y justamente esa es la decisión del Presidente (Juan Manuel Santos) cuando dice que los negociadores debemos abocar la discusión para poner realmente reglas claras que signifiquen el establecimiento de un cese bilateral y definitivo, una decisión de suspensión de los bombardeos no se ha dado, lo lógico es que en la medida en que este proceso tome madurez, seriedad y avancemos de manera integral sobre los puntos de esa agenda, en el marco de una lógica de descalamiento, que tenga como propósito final poner fin al conflicto y llegar a la firma de ese acuerdo final, el señor Presidente tomará medidas sobre ese particular. Entre tanto tengo que decirle que no hay una orden expresa o directa hoy de suspensión de los bombardeos”.

Por último el Ministro Consejero para el Posconflicto, Derechos Humanos y Seguridad expresó su confianza en que “esos grupos insurgentes no sean ciegos, no sean mudos y no sean personas, organizaciones que se queden por fuera de la historia de Colombia, que es una historia que está reclamando que llegó la hora de proscribir y derrotar la violencia”.