Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Enero > ‘A nuestro país ahora le interesa más empuñar una guitarra que un fusil’, le dijo la artista Manuela Pareja al Presidente Santos

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 ‘A nuestro país ahora le interesa más empuñar una guitarra que un fusil’, le dijo la artista Manuela Pareja al Presidente Santos

​• El flamingo que pintó Isabella, una niña de seis años, adornará la Casa de Nariño. “Te invito al Palacio para que cuando vayas, lo veas allá colgado”, afirmó el Mandatario durante la inauguración del nuevo Teatro Santamaría de Jericó, Antioquia.p>

 Jericó, Antioquia, 17 ene (SIG).

Foto: Efrain Herrera

Manuela Pareja es artista, de esas que salen de los municipios y ciudades del país, pero que este sábado le robó el cariño al Presidente Juan Manuel Santos, no por el carriel que le regaló, sino por el mensaje de optimismo que le dio en una poesía de su composición y que proyectó una Colombia en paz.

“Ahora, ahora son menos los hombres y las mujeres que empuñan un arma, y ¿saben por qué? ¿Sabe por qué, señor Presidente? ¿Sabe por qué, señor Gobernador? Pues porque a nuestro país ahora le interesa más empuñar una guitarra que un fusil”, recitó la joven en su acento paisa, en la inauguración del nuevo Teatro Santamaría, que se cumplió este sábado en Jericó, Antioquia.

Manuela habló simple, libre, como esas jóvenes de Jericó de fácil palabra. Contó algo de ella y dijo que “pertenezco al mejor grupo de teatro, Tejer (Teatro Municipal de Jericó). Estamos orgullosos de este hermoso teatro, muchas gracias”. Y luego anotó con mucha emoción y en altos decibeles: “Muchos presidentes pasaron por acá, pero ninguno como usted. Usted nos cogió como si fuera su tierra natal e hizo que nuestro sueño se hiciera realidad. Solo nos queda decir: Dios le pague”.

Manuela no titubeó, no se sonrojó, fue ella: natural. Y así anunció: “Nosotros como jericoanos nos reconocemos por dar regalos y les tenemos unas bobaditas para que se acuerde de nosotros”. Entonces hubo risas y aplausos.

Y, luego, en su segundo regalo, recitó su poesía: “Qué alegría, qué alegría tener un presidente como usted, un presidente que persevera por la paz, y no solo por la paz, también por la cultura y el arte”, decía en su primer párrafo, que remató con la frase que enmarcó que los colombianos no quieren empuñar más las armas.

Las palabras de Manuela conmovieron al auditorio y al Presidente Juan Manuel Santos, quien la estrechó en un fuerte abrazo. Sonrió y la miró con cariño.

En su intervención, el Jefe de Estado reconoció las palabras de la artista, al indicar que “lo que Manuela dijo de cambiar el fusil por un instrumento musical, en lugar de dedicar los recursos hacia la guerra, dedicar esos recursos hacia la cultura, por ejemplo, hacia obras como esta que hoy estamos inaugurando, eso es lo que todos añoramos”.

Lo secundó el Alcalde de Jericó, David Alonso Toro, quien también reconoció las palabras de su coterránea: “Manuela ha expresado lo que sale del corazón, lo que sale del alma, y yo soy en alguna forma parecido”.

Dijo además: “Creo que los hombres debemos ser agradecidos. Creo que usted, Presidente, con la señora Ministra de Cultura, Mariana Garcés, ha hecho historia en este país, que tiene una historia por contar, que es la que usted sabe que viene, que es la de la paz, porque esa no tiene valor”.

Pero las sorpresas continuaron. Isabella, una pequeña pintora de seis años, también le arrebató un pedazo de corazón al Presidente. Me mostraron las pinturas de varios de los niños. Una de esas niñas está aquí con nosotros, quien me pidió el favor de regalarme una de sus pinturas”, dijo el Jefe de Estado visiblemente emocionado.

Entonces la llamó y le pidió que le regalara la pintura. En el escenario, emergió la menuda figura de Isabella. Se le notaba nerviosa. “No se imaginan las pinturas de esta niña, seis años creo que tiene, de Isabella”, manifestó el Presidente, quien de inmediato felicitó a César, el profesor de la niña, por el trabajo que realiza y le manifestó: “César, usted también es un héroe de la patria, eso que usted hace con estos lo niños, lo que hacen todos los profesores que les enseñan a los niños a pintar, como usted le está enseñando a pintar a Isabella, eso también es sembrar paz”.

El flamingo que pintó Isabella adornará la Casa de Nariño, fue la promesa del Jefe de Estado, quien además le dijo a la pequeña: “Te invito al Palacio para que cuando vayas, lo veas allá colgado”.

Emocionado, el Presidente Santos se despidió y solo manifestó: “Jericó para mí, pues, es algo especial”.