Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Febrero > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la sanción de la Ley Estatutaria para la Salud

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la sanción de la Ley Estatutaria para la Salud

 Bogotá, 16 feb (SIG).

Foto: Efrain Herrera - SIG

​Yo diría que estamos partiendo la historia de la salud en dos. Es un día muy importante para los colombianos porque con la Ley Estatutaria que sancionamos se acaban varias cosas.

Se acaba el ‘paseo de la muerte’, se acaban las excusas para interrumpir tratamientos de los pacientes, se acaban los abusos de los precios de los medicamentos.

Y en adelante serán los médicos, no las EPS (Entidad Promotora de Salud) los que decidirán sobre el tratamiento que recibirán los pacientes.

Hoy es 16 de febrero y este día quedará en la historia como el día que consagramos la salud como un derecho fundamental. Es la primera vez desde la Constitución del 91 que se reglamenta un derecho fundamental.

Porque antes de esta Ley, la salud estaba concebida como un servicio obligatorio con limitaciones. Increíble que hasta ahora estemos hablando de la salud como derecho fundamental, pero así es.

Y me siento muy feliz y muy orgulloso de que lo hayamos logrado en este Gobierno. Yo como, lo dijo el doctor Fernando (Sánchez, expresidente Academia Nacional de Medicina), presenté esta ley con mensaje de urgencia ante el Congreso.

Una Ley que fue promovida, tengo que darle todo el reconocimiento a la Gran Junta Médica Nacional, no he presentado sino dos leyes, no he ido al Congreso sino en dos ocasiones. La primera fue por la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, era el inicio, la base de lo que todos queremos alcanzar en este país, que es la paz y esta Ley por su importancia, por su trascendencia, por lo que significa para la salud de los colombianos.

Qué significa en la práctica que la salud sea un derecho fundamental no un servicio, pues que los colombianos somos ahora pacientes y no unos simples clientes.

Diría que hay seis puntos que yo quisiera resaltar hoy sobre lo que significa esta Ley.    

Primero, seguiremos ampliando el plan de beneficios. Antes los pacientes tenían derecho únicamente a lo que estuviera incluido en el POS (Plan Obligatorio de Salud), ahora tendrán derecho a todo, excepto a lo que esté expresamente excluido del POS.

La ampliación será progresiva e iniciaremos un proceso participativo con la ciudadanía para definir qué se debe excluir expresamente teniendo siempre en cuenta también, porque eso también lo elevamos a un criterio constitucional, la situación fiscal, la viabilidad del sistema.

Valga recordar: nosotros actualizamos el POS por primera vez en los últimos 20 años con 400 nuevos medicamentos y tratamientos.

Esta Ley protege los recursos públicos para la salud de todos y no de unos pocos.

¿Cómo se protegen esos recursos? Desde ya se excluyen explícitamente algunos servicios y tecnologías que no deben ser cubiertos con recursos públicos. Por ejemplo, los servicios cosméticos o tecnología que no tienen ninguna evidencia técnica o científica.

Segundo, no más barreras de acceso a urgencias. En urgencias sí o sí, todos deben ser atendidos. Los hospitales no podrán alegar problemas de afiliación, falta de contratos con las EPS o dificultades al tramitar las autorizaciones.

O sea que ahí es donde le decimos adiós al terrible ‘paseo de la muerte’.

Tercero, regulación de precios. Lo convertimos en una política de Estado. La Ley blinda y fortalece lo que yo no dudaría en calificar de exitosa política de control de precios de medicamentos que se implementó en este Gobierno.

Hemos controlado precios de más de 900 medicamentos y los hemos convertido en un modelo porque aquí vienen delegaciones de otros países, que recuerde: Panamá, Perú, Chile, México para ver cómo estamos haciendo ese control.

Esta decisión seguirá aliviando el bolsillo de los colombianos y la salud fiscal económica del sistema.

Recuerden que aquí solían venderse los medicamentos más caros de la región y en algunos casos los más caros del mundo.

El control se hará en cada eslabón de la cadena, fabricantes, intermediarios y farmacias.

Un cuarto punto, muy importante, respeto por la autonomía médica. La Ley garantiza la autonomía y la autorregulación de profesionales de la salud lo que va a redundar en mejoras en la calidad de la atención de los ´pacientes.

Y prohíbe expresamente el constreñimiento, la presión o la restricción del ejercicio profesional. Ni la EPS ni el hospital pueden obligar prescripciones que el médico no considere.

El médico debe prescribir lo que el paciente necesita y no lo que la EPS diga.

Un quinto punto, creo que vale la pena resaltar porque ha habido cierta confusión, se blinda la tutela, se preserva el mecanismo de la tutela. Aquí no estamos acabando con la tutela en esta Ley Estatutaria para la Salud.

Y el sexto punto, que también es importante, es que busca un trabajo digno para todos los que están en el sector salud.

La Ley hace un reconocimiento de los trabajadores de la salud como un paso para garantizar las condiciones laborales dignas entre el Gobierno y los representantes de los trabajadores iremos avanzando en la construcción de las condiciones laborales cada vez mejores y más dignas para este importante sector.

Y todo esto se suma a lo que ya hemos hecho tras sacar el sector de cuidados intensivos como lo recibimos hace un poco más de cuatro años.

Ustedes saben muy bien, mejor que nosotros, no más pacientes de segunda clase, equiparamos los beneficios a través de la unificación del POS (Plan Obligatorio de Salud) el régimen subsidiado con el régimen contributivo.

Expedimos el decreto que permite a todos los jóvenes entre los 18 y 25 años ser beneficiarios de sus padres en el régimen subsidiado, sin importar si están o no en la universidad, eso tiene un beneficio social enorme para muchísimas familias.

No sobra recordar el plan de vacunación que tenemos que es el más amplio en América Latina, son 14 vacunas que cubren –usted me corregirá- el 92 por ciento de los niños y ha sido considerado como uno de los mejores, sino el mejor de  programa de vacunación de las Américas.

Está el tema del giro directo para hospitales. Pasó de 90 días a cinco  días, eso tiene también un valor muy importante, como ya les había dicho.

¡Ah están los recobros! Por recobros nos hemos ahorrado, cerca doctor Fernando, de 2.4 billones de pesos, 2.4 billones.

Está el control en el precio de los medicamentos que mencioné y hay mayores recursos en las cuentas maestras, que fortalecen las finanzas de los hospitales.

O sea que en resumen: La salud desde hoy queda consagrada como un derecho fundamental. Este es un paso muy importante pero sé, soy el primero en ser consciente que nos falta mucho. Como usted decía, es más bien el comienzo que el final, yo diría que no tanto el comienzo pero si estamos como en la mitad del camino sobre todo para seguir mejorando el servicio a los pacientes.

En los meses y en los años que vienen seguiremos trabajando para mejorar la situación de ese eslabón de la cadena que es el más importante, en el sentido de que para ellos se hace todo el servicio que son los pacientes.

Y esa será nuestra obsesión, nuestro caballito de batalla; un sistema de salud por el paciente, con el paciente y para el paciente.

Eso es lo que queremos con nuestro sistema de salud, que ojalá doctor Fernando sea en el futuro uno de los mejores del mundo entero.

Muchas gracias.