Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Febrero > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la firma del Acuerdo Fondo Multidonante Paz y Posconflicto

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la firma del Acuerdo Fondo Multidonante Paz y Posconflicto

 Bogotá, 17 feb (SIG).

Nos complace mucho este acto que demuestra el apoyo de la comunidad internacional a nuestro trabajo por las víctimas del conflicto y a nuestro trabajo por conseguir la paz.

Las víctimas han estado y estarán siempre –y es algo que hace este proceso sui géneris, único– en el centro de la solución del conflicto. Y por eso quiero resaltar y reiterar ese aspecto.

La reparación individual y colectiva de las víctimas, el cumplimiento de sus derechos, es y seguirá siendo una prioridad para el Gobierno.

Hoy nos acompaña Darío (Cárdenas, víctima del conflicto), que como ustedes acaban de ver, es un talentoso músico de Aquitania, que es un corregimiento del municipio de San Francisco, en Antioquia.

Hace años la población de Aquitania sufrió varios desplazamientos masivos. Y Darío y toda la gente de Aquitania tuvieron que salir atemorizados por la guerra.

Pero ya 10 mil 500 personas han regresado a su pueblo y desde el año 2010 están acompañados por el Gobierno.

¿Cómo los acompañamos? Con programas para recuperar su tierra, para recuperar sus ríos, sus vías, su escuela, su casa de la cultura, sus costumbres, su tejido social. Es decir, recuperar su vida.

Hoy las víctimas se sienten reconocidas, que es algo que antes no se sentía, porque antes simplemente no existían. Como no había conflicto, no había víctimas.

Se sienten valoradas y recompensadas de alguna manera, porque, como lo he dicho tantas veces, recompensar a las víctimas en su totalidad es imposible.

Inclusive yo lo digo con mucha crudeza, pero con mucho realismo: ¿Cuánto vale un hijo? ¿Cuánto vale una madre? ¿Cuánto vale una familia? Eso no tiene precio.

Por eso toda compensación es simbólica.

Estamos, como ustedes saben, dialogando en La Habana, pero para que no haya más víctimas. Queremos cerrar la fábrica de víctimas que es la guerra.

Y en el centro de la solución de este conflicto estarán siempre para nosotros esas víctimas y sus derechos.

Ya hemos reparado… ¿En cuánto vamos? 482 mil víctimas. Y 300 comunidades. 300 comunidades o grupos u organizaciones avanzan hoy en reparación colectiva.

Es una política muy ambiciosa. Lo dijimos desde un principio, tenemos que pensar muy en alto, ser ambiciosos, porque si no pensamos en grande nunca vamos a llegar lejos.

Y en esto de las víctimas nos pusimos unas metas supremamente ambiciosas. Lo sabemos.

La propia Universidad de Harvard –una de las mejores, sino la mejor universidad del mundo–, hizo un estudio y concluyó que la nuestra, nuestra política frente a las víctimas, es una política integral, compleja, de gran cobertura y la comparó con otros países con procesos de reparaciones similares. Dijo Colombia está años luz adelante.

Lo que buscamos en el país es que las víctimas rehagan sus vidas y miren el futuro con optimismo.

Y ese es un gran reto que hoy une al Banco Mundial y a la Embajada de Suecia. Muchas gracias.

Desde el año 2012 especialistas del Banco estudiaron la posibilidad de hacer una donación para ayudar a implementar esa Ley de Victimas.

Y decidieron donar casi 9 mil 400 millones de pesos para fortalecer el programa de reparación colectiva.

Y durante tres años vamos a ejecutar el proyecto que hemos denominado Reparación Colectiva a Víctimas para la Reconstrucción Social.

Se van a capacitar entidades nacionales, entidades locales, para que ejecuten de manera eficaz este programa. Se apoyará la implementación de las medidas de reparación colectiva y además se van a intercambiar experiencia con otros países. Porque en esto también, así como estamos haciendo, como dice la canción, camino al andar, estamos aprendiendo.

Hemos cometido errores, seguiremos cometiendo errores pero debemos aprender de los errores para ir avanzando cada vez con más eficacia.

Y así nos van a ayudar todos a construir paz, porque como lo decía Dario ahora, esto es construir paz. Reparando a las víctimas desde su territorio y promoviendo, porque eso también es una parte fundamental de la reconciliación. Y así, a su vez, estamos profundizando la democracia.

Desde que iniciamos la Política de Reparación, la cooperación internacional ha sido extremadamente valiosa. No solamente desde el punto de vista del apoyo moral, el apoyo espiritual, sino el apoyo material y lo que ha representado la comunidad internacional, precisamente porque ven que Colombia está siendo un ejemplo. Estamos sembrando una serie de precedentes hacia el futuro.

Valoramos la presencia –muchísimo– que vino aquí el propio Secretario General de las Naciones Unidas (Ban Ki-moon) al acto de la firma de la Ley de Víctimas.

Así mismo valoramos y agradecemos el apoyo financiero y la confianza que el Gobierno de Suecia nos ha dado durante todo este tiempo.

Los demás gobiernos también han sido un punto de apoyo importantísimo desde el primer momento. Y Suecia, especialmente, ha venido trabajando con la Unidad de Víctimas desde el primer día.

Estoy seguro de que el proyecto que hoy se inicia, que acabamos de firmar, se va a convertir en un aporte más para nosotros y para el mundo, un mundo que quiere y necesita vivir en paz.

Ayer veía en las noticias internacionales lo que está sucediendo en otras partes del mundo y me llenaba de entusiasmo para seguir aquí, para poder presentarle al mundo un caso exitoso, dentro de un mundo que está bastante convulsionado.

Vamos a seguir trabajando por las víctimas porque así vamos a ir sanando las heridas y podemos aspirar a tener ese país que yo sueño con convertir en una realidad. Un país en paz, un país con más equidad y un país mejor educado.

Muchas gracias.