Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Febrero > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la firma del Decreto que crea la Comisión Interinstitucional de Alto Nivel para la Agenda de Desarrollo Post-2015

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la firma del Decreto que crea la Comisión Interinstitucional de Alto Nivel para la Agenda de Desarrollo Post-2015

 Bogotá, 18 feb (SIG).

Acá estamos, con gran satisfacción, para reiterar el compromiso de Colombia –como nación– con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que harán parte de la Agenda de Desarrollo Post-2015 de las Naciones Unidas.

En otras palabras: hoy ratificamos, con la creación por decreto de una Comisión Interinstitucional de Alto Nivel, nuestra decisión como se dijo –pionera en el mundo– no solo de incorporar dichos objetivos al Plan Nacional de Desarrollo, sino de asegurarnos de su efectiva realización, con acciones concretas, con planes concretos, con planes medibles.

Como todos saben, en el año 2000, Colombia –junto con otros 188 Estados– firmó la Declaración de los Objetivos del Milenio, por medio de la cual el mundo se fijó metas para luchar contra la pobreza en sus diferentes dimensiones. Yo en esa época estaba en la posición de Ministro de Hacienda.

Nuestro país ha cumplido o avanzado significativamente en varios de estos objetivos –que tienen como término, este año, el 2015.

Hay algunos que cumplimos anticipadamente, como por ejemplo las metas de cobertura en educación básica, como por ejemplo la vacunación de la triple viral, como la atención institucional del parto, como la disminución de la mortalidad por malaria o por cáncer de cuello uterino.

Hay otras en que vamos muy avanzados –y que debemos cumplir con las metas este año si las cosas siguen como van– por ejemplo, como la reducción de pobreza y pobreza extrema, que como usted lo ha destacado Alicia tantas veces y que es tal vez de los objetivos sobre los cuales me siento más orgulloso: la cantidad de pobres que hemos sacado de la pobreza y sobre todo la cantidad de la indigentes que hemos sacado de la pobreza extrema en estos últimos cuatro años. Pero somos también los primeros conscientes de que nos queda mucho camino por recorrer.

El tema de la equidad de género, lo hablábamos ahora en la reunión privada, la reducción en la tasa de mortalidad infantil, la cobertura en saneamiento básico rural.

Y hay otras en las que vamos con cierto rezago -hay que reconocerlo- que nos imponen un especial desafío hacia el futuro: la disminución de la informalidad, ayer precisamente con el Ministro de Trabajo (Luis Eduardo Garzón) estábamos viendo a ver cómo podemos acelerar, porque la tendencia es positiva, pero falta meterle el acelerador.

La cobertura en educación media, que a pesar de ser gratis no tiene el porcentaje que quisiéramos aunque también hemos aumentado muchísimo esa cobertura; la reducción de la mortalidad materna.

Y un problema específico, tal vez es donde menos hemos podido cumplir, pero donde hay que hacer más esfuerzos, que es el embarazo adolescente.

Aquí está Cristina Plazas (Directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar) que es ahora la que cuida los niños, es la Directora del Bienestar Familiar, pero ella estuvo muy involucrada, inclusive con políticas específicas, para ver cómo podíamos combatir el embarazo adolescente porque sabemos que las consecuencias del embarazo adolescente son nefastas en muchos otros frentes. O sea que si atacamos ese problema, estamos al mismo tiempo resolviendo otros problemas muy importantes.

Ahora el mundo tiene un nuevo reto, que es el de definir la agenda de desarrollo que sigue a los Objetivos del Milenio –a la que se ha denominado Agenda Post-2015–, y nos complace decir, como lo he reiterado, que Colombia ha sido un actor relevante en esos objetivos, su impulso y definición.

En 2012, en la Cumbre de Rio+20, llevamos a las negociaciones una propuesta novedosa que muchos dudaron que fuera a ser aceptada: la propuesta era la elaboración de unos objetivos que integraran las tres dimensiones del desarrollo sostenible –la económica, la social y la ambiental– y que continuaran con la importante labor de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Felizmente, esta iniciativa prosperó, y valga la ocasión para agradecerle a Paula Caballero porque su trabajo fue extraordinario. Porque fue ella, a nombre de todo el equipo de la Cancillería y de todo el equipo colombiano, la que lideró las negociaciones de esta nueva agenda de desarrollo. Nos la quitaron, se la llevaron, pero yo sé que su corazón sigue aquí.

El Banco Mundial, ese es un préstamo pero muy limitado ¿no? que debemos reembolsar, dentro de eso no califica el no reembolsable.

Aprobada esta propuesta, se desarrolló durante 16 meses una negociación –con la participación de todos los Estados miembros de las Naciones Unidas, y espacios de diálogo y consulta con la sociedad civil, la comunidad científica y académica, y la empresa privada– que dio como resultado los Objetivos de Desarrollo Sostenible con sus respectivas metas.

Colombia tuvo, además, una actuación muy importante en el Panel de Alto Nivel de Personas Eminentes sobre la Agenda de Desarrollo Post-2015 –creado por el propio secretario general Ban Ki-Moon para hacer recomendaciones sobre este tema–, donde participó nuestra canciller María Ángela Holguín y también nuestra hoy invitada de honor Amira Mohamet.

Si bien la Agenda Post-2015 será adoptada en septiembre, ya se conocen las bases de lo que serán los Objetivos de Desarrollo Sostenible que guiarán el trabajo mundial entre este año y el año 2030, o sea los próximos 15 años.

Y en Colombia –en una coyuntura de tiempo, en una coincidencia muy afortunada– es el primer país del mundo en diseñar su Plan de Desarrollo teniendo en cuenta estas metas. Las hemos incorporado en la elaboración del Plan con el doctor Simón Gaviria (Director del Departamento Nacional de Planeación), con el Ministro de Hacienda, (Mauricio Cárdenas Santamaría), con todos los ministros, los hemos incorporado para obligarnos, -porque el Plan de Desarrollo aquí es Ley de la República- a iniciar ese proceso del cumplimiento de esas metas.

Es decir, nuestro Plan para los próximos 4 años –el que ahora mismo se discute en el Congreso de la República– ha sido diseñado con la visión de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, como un primer paso para guiar las acciones y políticas públicas hacia la erradicación irreversible de la pobreza, y el logro de un desarrollo que preserve el medio ambiente y mejore las condiciones humanas en muchos sentidos.

La agenda de Colombia se sintoniza –entonces–, en tiempo real, o sea ya, hoy, con la agenda mundial para el desarrollo, y creo que eso es lo que queremos que todos los países hagan, porque así creamos una especie de sinergias. Si todos trabajamos con los mismos objetivos, en la misma dirección vamos a obtener mejores resultados.

Y valga resaltar que la nueva Agenda de Desarrollo Post-2015 que se negocia en la ONU (Organización de Naciones Unidas) –a diferencia de los Objetivos del Milenio– ya no es un escenario –como lo decía muy bien Alicia- afortunadamente no es un escenario en que los países del norte nos pedían resultados a los países del sur.

Una especie de rendición de cuentas: ustedes háganme el favor y hacen esto y a ver quién cumple y quién no cumple. No. Ahora se trata de un compromiso de todos, de un compromiso global.

Todos los Estados nos comprometemos; todos tenemos que trabajar; todos tenemos que aportar y transformar nuestros países, y Colombia es el primero en alzar la mano y decir “presente” a este llamado por un futuro mejor y que es posible.

Y nos alegra muchísimo contar en este acto con la presencia validadora de la comunidad internacional, en cabeza de nuestra querida invitada Amina Mohamed, (Asesora especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la planeación de la Agenda para el Desarrollo Post-2015), por supuesto de Alicia Bárcena, (Secretaria Ejecutiva de la Cepal), como Secretaria de la Cepal.

Porque ustedes dos son validadoras, por eso aprecié tanto las palabras de las dos, que nos estimulan aquí internamente. Como ustedes saben, la política y todo lo que sucede internamente en los países, pero cuando vienen de afuera con el peso específico de ustedes dos para validar lo que estamos, pues eso para nosotros es muy importante como un estímulo a seguir por la dirección correcta.

Sus palabras nos entusiasman aún más para seguir trabajando por un futuro sostenible no solamente para nuestro país, sino para la humanidad.

Estamos convencidos de que la Agenda Post-2015 y sus respectivos Objetivos de Desarrollo Sostenible son una oportunidad para generar condiciones que garanticen el bienestar de todos los ciudadanos.

Avanzar en esta Agenda, para nosotros es avanzar en el camino para alcanzar un país en paz, con más equidad y mejor educado, que son los tres pilares que yo le he querido vender al pueblo colombiano para hacerlos entre todos realidad, entre todos. Y estos se encajan perfectamente dentro de esta Agenda internacional.

El hecho de que el Plan Nacional de Desarrollo “Todos por un Nuevo País” esté alineado conceptualmente con la Agenda de Desarrollo Post-2015 es la mayor prueba de nuestro compromiso con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en sus tres dimensiones: económica, social y ambiental.

Cerca de 200 indicadores de nuestro Plan Nacional de Desarrollo para los próximos cuatro años están asociados a noventa y una de las 169 metas que tienen fijadas hasta este momento los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Esto significa que más de la mitad de las metas de dichos Objetivos ya están incorporadas en el Plan, que como les decía, se convierte en Ley de la República.

Para darles solo algunos ejemplos: de aquí al año 2018 nos comprometemos a disminuir las hectáreas deforestadas anualmente en una cuarta parte; a disminuir la tasa de trabajo infantil en un 18 por ciento; a disminuir la tasa de desempleo femenino en una quinta parte; a reducir la pobreza extrema en una tercera parte, de forma que terminemos el cuatrienio con no más del 6 por ciento de los colombianos en esta condición.

Y yo tengo una misión todavía más audaz, Alicia: si la tendencia que llevamos en reducción de pobreza extrema la mantenemos vamos a poder cumplir esa meta fácilmente. Pero la meta mía es que en 10 años hayamos acabado con la pobreza extrema en este país.

Somos un país demasiado rico para tener pobres extremos, y por eso me he fijado una meta todavía más ambiciosa y creo que podemos hacerlo si seguimos esta tendencia.

Y eso que usted mencionaba: 85 personas tienen la riqueza de más de más de 3 mil 500 millones de habitantes en el mundo. Eso es desgarrador.

¿En qué mundo estamos viviendo? ¿En qué situación de desigualdad estamos viviendo? Y todos sabemos que eso no es sostenible, ni a nivel mundial, ni entre los países.

Por eso para nosotros en este Gobierno luchar por la equidad, como uno de nuestros pilares, es tan importante.

Yo le he tratado de decir a mucha gente –a veces no lo comprenden, a veces sí- que es de su propio interés que el progreso, el crecimiento se reparta con más equidad.

Y cito una frase del Presidente (de los Estados Unidos, John Fitzgerald) Kennedy, que me gustó mucho y que viene como anillo al dedo: nadie puede ser rico rodeado de pobres extremos.

Y por eso qué bueno que podamos trabajar juntos para validar esas políticas que aquí a veces son bastante incomprendidas por algunos.

¿Y de qué se trata el decreto que hoy expedimos?

De crear una instancia interinstitucional, con la participación activa de la sociedad civil, el sector privado, de la academia, de los organismos internacionales, que nos permita coordinar al más alto nivel las acciones para que –entre todos– avancemos en la implementación de estos objetivos.

Esta Comisión también deberá diseñar los métodos de evaluación, de medición, de seguimiento de las políticas y programas a implementar.

Toda política debe ser medible para poder exigir resultados, eso es parte de los principios del buen gobierno, la rendición de cuentas, de manera que podamos de manera irreversible tener un mejor horizonte de aquí al año 2030.

Por supuesto, este trabajo deber ser articulado no solo entre los sectores sino también entre las regiones –y no olvidemos que el Plan de Desarrollo lo construimos de abajo hacia arriba, a partir de las regiones–, integrando lo social, lo ambiental y lo económico.

Y quiero dejar claro algo: esta Comisión Interinstitucional no es solo de alto nivel sino también técnico, pues está diseñada para ayudarnos a pensar y a implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La Comisión estará integrada por las cabezas de las entidades llamadas a liderar el tema, que son la Cancillería; el Ministerio de Hacienda; el Ministerio de Ambiente; el Departamento para la Prosperidad Social; el Departamento Nacional de Planeación; la Presidencia de la República, el Sector Privado, y el DANE.

Así mismo, podrán ser invitados a constituir comités técnicos sectoriales y territoriales –dentro de la Comisión– otros ministros o autoridades nacionales o territoriales, y representantes de la sociedad civil, del sector privado, ahí se puede ser también muy creativos para hacer el trabajo mejor.

Lo que creamos entonces hoy es una instancia práctica para aterrizar y hacer avanzar en nuestro país los Objetivos de Desarrollo Sostenible que se fijen a nivel mundial en septiembre de este año, allá estaré –Alicia- por supuesto tratando de contribuir, poniendo nuestro granito de arena para que el mundo pueda avanzar en esa dirección.

Estamos apostando por el futuro, y lo hacemos de forma pionera, alineando los objetivos de nuestro Plan Nacional de Desarrollo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y comenzando a trabajar en el logro de sus metas desde el mismo año en que serán adoptadas.

O sea, inclusive nos estamos anticipando porque el Plan de Desarrollo debe estar aprobado en mayo, o sea nos anticipamos unos mesesitos para estar ya mejor preparados para el cumplimiento.

¡Qué mejor legado para las nuevas y futuras generaciones!

Así como Colombia cumplió y está cumpliendo gran parte de los Objetivos del Milenio fijados a comienzos de este siglo, nos preparamos ahora –con oportunidad y voluntad política– para avanzar en la nueva Agenda y en los objetivos fijados para el año 2030.

Esta es una acción responsable y con visión de futuro para hacer realidad el país que todos queremos: un país en paz, un país con más equidad y un país mejor educación.

Muchas gracias.