Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Febrero > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la apertura de la Macrorrueda de Negocios número 55 de ProColombia

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la apertura de la Macrorrueda de Negocios número 55 de ProColombia

 Bogotá, 19 feb (SIG).

“20 años no es nada”, dice el tango de Gardel… No sé qué tan cierta sea esa afirmación, porque todo depende del cristal con que se mire.

En 1997, por ejemplo –cuando Colombia organizó su primera Macrorrueda de Negocios–, vinieron 200 compradores, todos provenientes de los Estados Unidos.

Hoy, 18 años después, nos acompañan –en la Macrorrueda número 55– más de 1.200 empresarios de 57 países, listos para apostarle a nuestros productos.

Y me voy un poco más atrás: en 1992, cuando recién creamos el Ministerio de Comercio Exterior, nuestras exportaciones eran de apenas 7 mil millones de dólares.

Pues bien. El año pasado estas superaron los 50 mil millones de dólares.

Hoy Colombia es un país distinto al de hace 20 años –es un país diferente y estamos construyendo un nuevo país–, y esta Macrorrueda es una de las mayores demostraciones de ese nuevo país que estamos construyendo.

El mundo quiere conocer a Colombia, quiere comprar sus productos, quiere contratar a sus jugadores de fútbol, quiere venir a hacer negocios.

Hemos hecho un gran esfuerzo en estos últimos años, un gran esfuerzo por tener una economía sólida, por tener una economía que genere confianza y una economía que crezca a tasas lo suficientemente altas para poder seguir invirtiendo en competitividad, traducir ese crecimiento en bienestar para todos los colombianos.

Ayer la Secretaria Ejecutiva de la Cepal (Alicia Bárcena), aquí en Colombia, aquí en Bogotá decía: Colombia se está volviendo un ejemplo de cómo convierte el crecimiento en desarrollo. Porque el crecimiento per sé no nos dice nada, lo que nos dice algo es su efecto en el bienestar,

Y eso es lo que estamos haciendo Y es un esfuerzo que ha valido la pena, porque el año pasado, Colombia fue el país que más creció en toda América Latina, dentro de las economías llamadas de tamaño medio y tamaño mayor.

Tenemos una de las inflaciones más bajas de la región; hemos logrado atraer más inversión que cualquier otro país en términos relativos.

Y todo esto lo hemos alcanzado en forma paralela al fortalecimiento de la economía, a reducir el déficit, y además a generar recursos –y eso es lo importante- para invertir en lo social, en generar una clase media más grande, más pujante, con mayor poder adquisitivo. Es decir, invertir en equidad.

Y en este frente los resultados también son contundentes, lo resaltaba ayer la Presidenta o la Secretaria de la Cepal.

En los últimos años, Colombia ha reducido más la pobreza que cualquier otro país y la pobreza extrema.

Nos falta por supuesto mucho camino por recorrer –y yo soy el primero en reconocerlo–, hemos avanzado pero falta mucho, mucho trecho. Pero lo cierto es que tenemos una de las economías más sólidas de la región, al punto de que las agencias de riesgo han venido mejorando nuestra calificación en estos últimos cuatro años en dos ocasiones. Eso nunca se había visto.

Y el reto –incluso más que llegar a este punto– el reto ahora es mantenerse ahí.

Uno llega como los ciclistas con la camiseta amarilla y lo importante es mantener esa camiseta.

La región infortunadamente –y hay que reconocerlo- está entrando en un ciclo económico descendente en su crecimiento, en su actividad económica, y está propiciado, como todos sabemos, por circunstancias que son ajenas a nuestro control: la baja de los precios de los productos básicos, lo que está sucediendo en la China, lo que está sucediendo en Europa, la baja del precio especialmente del petróleo, que a nosotros nos afecta.

Pero por fortuna tenemos margen de maniobra gracias a las políticas anti-cíclicas que hemos puesto en marcha y que seguiremos poniendo en marcha.

Les hablo por ejemplo y en particular de una serie de inversiones en materia de infraestructura –las concesiones de cuarta generaciones, las 4G– que son inversiones que no tienen precedentes en el país.

Las inversiones, sumadas todas, alcanzan a casi 50 billones de pesos, eso son 27 mil millones de dólares para construir carreteras, para construir puertos, para construir aeropuertos.

Ustedes todos van a ver en los próximos cuatro, cinco años un país en construcción. Un país construyendo carreteras, mejorando los aeropuertos, como el que tenemos aquí en Bogotá, que es el aeropuerto número uno en carga de toda América Latina, número tres en pasajeros después de México y Sao Paulo y el aeropuerto más moderno que hay tecnológicamente hoy en América Latina.

Otro sector: el sector de la vivienda ha sido también uno de los que más ha jalonado la economía. Eso lo hicimos en forma deliberada porque tiene efectos múltiples. Por un lado genera mucho empleo, pero por otro jalona 32 industrias, por eso la vivienda es un sector de dinamiza mucho la economía y ese también lo estamos utilizando porque ahí vamos a invertir muchísimo dinero como un factor anti-cíclico.

Por eso somos optimistas –realistas pero optimistas– frente al futuro.

En los cuatro años esperamos tener un promedio de crecimiento del 4 y medio por ciento. Este año vamos a crecer menos, eso es inevitable. Pero los ciclos son como la muerte y los impuestos, inevitables.

Y este ciclo tendrá su fase ascendente y creemos que con todo lo que estamos haciendo vamos a poder crecer en promedio 4 y medio por ciento en los próximos cuatro años.

Y eso lo haremos de la mano de los empresarios y de los inversionistas, que son quienes realmente jalonan, son los protagonistas de este crecimiento, y empresarios e inversionistas nacionales y extranjeros.

No por nada hoy Colombia es número uno –en toda la región– en el catálogo que tiene el Banco Mundial lo que llaman Doing Business, de hacer negocios. Número uno.

Porque sabemos que esto es un gana-gana por donde se mire: si a ustedes, si a los empresarios les va bien, a Colombia también.

Por eso decimos con mucho orgullo, nosotros somos un país que tiene un modelo económico muy claro; tenemos un modelo que respeta la propiedad privada, respeta los contratos; respeta las reglas del mercado.

Yo soy de la Tercera Vía: el mercado hasta donde sea suficiente y el Estado hasta donde sea necesario.

Y queremos que los empresarios sean nuestros socios.

Nosotros vemos a los empresarios como aliados, al mismo tiempo que los inversionistas, porque son los empresarios, son las inversiones los que dinamizan la economía y generan el empleo, que es uno de los objetivos básicos, donde también hemos sido bastante éxitos: hemos creado más de 2 millones de empleos, más de 2 millones y medio de empleos en los últimos cuatro años. Ayer lo decía Alicia Bárcena.

Recibimos el desempleo en casi en un 15 por ciento, lo tenemos en 9.1 por ciento y tenemos que seguir bajando el desempleo. Y eso no lo podemos hacer si no dinamizamos más la economía.

¿Y qué mejor escenario que esta Macrorrueda para mostrar al mundo lo que Colombia tiene para ofrecer?

Y las perspectivas son enormes: más de la mitad de los compradores que participan en esta Macrorrueda lo hacen por primera vez

También nos acompañan –por primera vez– países como Bielorrusia, como Granada, como Hungría, como Mongolia y como Nigeria.

¡Bienvenidos! Y gracias por creer en la calidad de nuestros productos y en nuestra capacidad de innovación.

Ayer con el presidente de Bancóldex (Luis Fernando Castro) lanzábamos un nuevo Bancóldex. Lo vamos a convertir en un banco de desarrollo para fomentar el crecimiento empresarial, dirigido, casi que exclusivamente, a ayudar a los empresarios.

Y Colombia tiene un potencial inmenso en materia productiva: María Claudia Lacouture (Directora de ProColombia) me contaba que más del 30 por ciento de los exportadores colombianos que participan en esta Macrorrueda lo hacen por primera vez.

Y es una gran noticia: entre más exportadores constantes tenga Colombia, y nosotros todavía no somos un país lo suficientemente internacionalizado, todavía las exportaciones per cápita son muy bajas, o sea, el potencial es enorme. Pero entre más exportemos más fuerte será la industria y mayor será la capacidad para crear empleo.

¡Exportar es crecer! Siempre habrá alguien alrededor del mundo que necesita lo que los empresarios colombianos producen. Mucho más cuando los acuerdos de libre comercio hoy nos dan acceso, un acceso preferencial a 1.500 millones de consumidores alrededor del mundo.

Eso nos lo trazamos hace 23, 24 años, cuando creamos el Ministerio. Trazamos una hoja de ruta: qué mercados queremos conquistar, qué mercados podríamos aprovechar. Y lo primero que había que hacer es eliminar los obstáculos de acceso, los aranceles. Y hoy, después de tanto tiempo, podemos decir que cumplimos esa hoja de ruta.

Por eso lo que he dicho yo es que ahora tenemos que fortalecer nuestro sector productivo para realmente conquistar esos mercados que todavía no hemos conquistado.

Sin embargo, hemos avanzado: en los últimos 12 años, las exportaciones crecieron 8 veces. Y no nos olvidemos que tratados de libre comercio con los principales mercados del mundo, como Estados Unidos o la Unión Europea, no estaban en vigencia.

Por eso sabemos que es posible duplicar la base exportadora ¡y es un objetivo que tenemos y que podemos alcanzar!

También es posible expandir nuestra industria, por supuesto, llevarla a cada vez más escenarios internacionales e insertar nuestra oferta nacional en los mercados externos. ¡Ese es el gran reto y sé que podemos hacerlo!

Y ustedes señores empresarios: muchas veces ustedes han pedido más política industrial.

Y lo que estamos haciendo ahora con ProColombia, o en las nuevas plataformas de apoyo que lanzamos ayer con Bancoldex, con el Programa de Transformación Productiva, lo que hacemos con Innpulsa Colombia, por ejemplo… ¡todo eso son las herramientas para que la industria crezcan, para que los empresarios tengan más oportunidades, para que progresen más!

Y no hay que olvidar que la internacionalización de sus empresas las lleva a crecer y también a mejorar sus prácticas. La competencia siempre es buena, lo obliga a uno a estar despierto, lo obliga a uno a innovar.

Por eso ¡no duden en seguir en proceso de mejoramiento continuo, en competir, para llevar sus productos al exterior!

Allí hay un mundo muy amplio para conquistar.

Y a nuestros invitados internacionales les digo:

Si ustedes quieren socios serios, empresarios serios; si buscan empresarios que les cumplan con los tiempos, con la calidad… ¡aquí los tienen!

Los empresarios colombianos, solitos ellos, sin ayuda del Gobierno, ya han demostrado que son unos grandes socios. Uno de los grandes activos que tiene Colombia es su capital humano. Nos lo dicen lo dicen todos los inversionistas que hoy están en Colombia: uno de los atractivos que tiene Colombia es su gente, la calidad de sus empresarios, de sus gerentes.

O sea, tenemos lo que el mundo necesita: contamos con una oferta cada vez más diversificada, que va de la agroindustria a los servicios.

Me contaba una presidenta de una compañía de los call centers cómo Colombia tiene como una facilidad especial para proveer ese servicio. Por el español que hablamos, por la facilidad del lenguaje, no sé por qué. Pero me decía ‘hicimos toda clase de pruebas y Colombia es el país donde nos queremos localizar, porque ustedes tienen esa materia prima ahí, a flor de piel’.

Tenemos manufacturas, tenemos insumos, prendas de vestir; nuestra industria, las confecciones, cada vez más atractiva para el mundo entero.

Colombia tiene más de 3 mil empresas que exportan, que exportan permanentemente; y casi otras 3 mil que podrían comenzar a hacerlo.

Yo les digo, le digo a María Claudia (Lacouture), le digo a la Ministra (de Comercio, Industria y Turismo, Cecilia Álvarez-Correa Glen) todavía me parece una base muy pequeña, deberíamos multiplicarla por más.

Pero hay una vocación exportadora, queremos crear esa vocación exportadora, y la decisión de traspasar fronteras y crecer debe seguir siendo como el ADN de nuestros empresarios: conquistar el mundo, conquistar los mercados.

Y, una Colombia en paz, una Colombia con más equidad y mejor educada, que es la Colombia que yo quiero, que estamos construyendo, es también una Colombia innovadora, una Colombia productiva y una Colombia cada vez más moderna, sintonizada con el mundo.

Con ProColombia a la cabeza, estamos poniendo toda nuestra energía para que esta Macrorrueda sea todo un éxito.

Más de 40 entidades están listas para orientar a los inversionistas internacionales sobre las oportunidades que Colombia ofrece en materia de muchos negocios de diversa índole.

También nos acompañan 85 compañías colombianas y desarrolladores de proyectos que están listos para generar alianzas y buscar más inversión extranjera.

No tengo la menor duda de que vamos a alcanzar y a superar los resultados alcanzados tras la Macrorrueda del año pasado, en la que se cerraron 1.100 negocios por un valor cercano a los 50 millones de dólares.

Por eso hemos abierto la mayor cantidad de canales posibles para que se concreten los negocios, incluyendo citas virtuales a través de teleconferencia.

Y sé que ProColombia también ha preparado una Macrorrueda de Inversión –nos interesa mucho la inversión, es la que nos trae el capital para que sigamos también creciendo– que tendrá 70 inversionistas de 21 países diferentes.

Y paralelo a esto, habrá un foro con empresas interesadas en expandirse en el exterior.

Actualmente hay 70 empresas colombianas instaladas fuera del país. Ya Colombia se está volviendo también un inversionista importante en la región. Y estamos acompañando a más de un centenar a ser lo que hemos llamado multi-latinas, porque queremos que nuestras empresas hagan parte de esas cadenas de valor regional y global.

La Alianza del Pacífico, por ejemplo, es una gran oportunidad. México, Chile, Perú y Colombia las cuatro economías más dinámicas de toda América Latina. Crear cadenas de valor en esos cuatro países, eso a todos nos conviene y todos tenemos que hacer un esfuerzo para que así sea.

Esta Macrorrueda es también una oportunidad para sacarle jugo al activo más grande que tenemos: nuestro nombre.

Colombia está de moda. El mundo ve el futuro de nuestro país con confianza, con esperanza.

Si hemos logrado lo que hemos logrado en medio de un conflicto, de una guerra de más de medio siglo, nuestro potencial es infinito –y no exagero– si alcanzamos la paz.

Y ustedes –exportadores y compradores– son todos embajadores de esta nueva Colombia que estamos construyendo y que se materializa con eventos como este.

Sigan contando con nuestro apoyo, con el apoyo del Gobierno, con apoyo de todos los funcionarios y como Estado, el Estado colombiano, para llevar a cabo sus iniciativas.

Para eso estamos nosotros, para servirles a ustedes, para facilitarles sus negocios, para que a ustedes les vaya bien.

Porque, repito, si a ustedes les va bien, a nosotros nos va bien.

Y una vez más, les doy la bienvenida a la Macrorrueda número 55 y les deseo los mayores éxitos.

Y así declaro oficialmente inaugurada la Macrorrueda de Negocios número 55.

Muchas gracias.