Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Julio > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la entrega de las obras de modernización del Aeropuerto Internacional Matecaña

 Sistema Informativo de Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la entrega de las obras de modernización del Aeropuerto Internacional Matecaña

  Pereira, 1° jul (SIG).

Escuchaba el Himno de Pereira, cuando dice ‘buenos hijos que con amor, le dieron nombre, le dieron fama, lo hicieron grande, le dan su honor’. Inmediatamente pensé, doctor Luis Carlos (Villegas), usted es uno de esos hijos de Pereira que le han dado fama, honor y han hecho grande esta gran ciudad, este gran departamento.

Hizo una gran labor como ministro, como Embajador en Washington, donde en el corto tiempo que estuvo, porque para una embajada de esa magnitud, de esa importancia, el tiempo que estuvo fue corto pero fue muy productivo.

Se ganó el respeto, la admiración, el cariño de los dos partidos, el Partido Republicano, el Partido Demócrata, y representó a Colombia en forma impecable.

Y ahora pues tiene bajo su responsabilidad, ni más ni menos, que la seguridad, la defensa nacional y creo que no puede estar en mejores manos.

Conozco a Luis Carlos hace mucho tiempo, le conozco su buen criterio, carácter, su capacidad gerencial.

Ustedes aquí en Perera van a poder estar más tranquilos porque se va a dedicar, nos vamos a dedicar a darle más importancia y a ser más efectivos en ese gran reto que tenemos de seguridad ciudadana: la lucha contra el microtráfico, contra la extorsión, contra los robos de los celulares, los robos de los apartamentos. Eso que está afectando al ciudadano de a pie.

Ahí el doctor Luis Carlos ya tiene unas grandes ideas, tenemos unos planes muy importantes y estoy seguro que esos planes van a comenzar en buena parte por su ciudad natal aquí en Pereira.

Qué bueno estar aquí en Pereira, Alcalde, sé que este era un sueño para usted, para toda la cuidad, por esta inauguración de esta remodelación, fortalecimiento del Aeropuerto de Pereira, una inversión que como se dijo: son cerca de 50 mil millones de pesos que hacen que el aeropuerto cumpla una labor mucho más importante para el desarrollo del departamento, para el desarrollo de la ciudad, para el desarrollo de todo el Eje Cafetero.

No voy a entrar en detalles sobre en qué consiste esa inversión. Ustedes ya lo han podido ver en los videos; simplemente agregar que con esta inversión y con lo que se está haciendo en materia de tecnología, se va a poder atender un tráfico, inclusive, 50 por ciento adicional.

Eso lo que hace es atraer más turistas, atraer más inversión.

Este aeropuerto es parte de toda una inversión en infraestructura que desde el comienzo del Gobierno fuimos diseñando.

Cuando yo estaba en la campaña en el año 2010, nos  propusimos unos objetivos ambiciosos, muchos, entre ellos estaba desatrasar el país en materia de infraestructura.

Nos veníamos atrasando gobierno tras gobierno por una razón muy sencilla: los ministros de Hacienda - y yo fui Ministro de Hacienda- cuando estamos con dificultades financieras, dificultades fiscales, sacrificamos algunos sectores y el sector menos costoso, políticamente de sacrificar, es el sector de la infraestructura. No  construyamos esta carretera ahora, pospongámosla y más bien dejamos la inversión en educación o en salud, será lo que sea más rentable social y políticamente.

Y eso se fue acumulando y Colombia ha venido acumulando un atraso enorme en materia de infraestructura y nos propusimos desatrasarnos. Por eso colocamos la infraestructura como, ustedes se acordarán de las locomotoras que íbamos a utilizar para, no solamente dinamizar la economía, sino volverla más competitiva.

La infraestructura es una condición necesarísima para que una economía sea competitiva, para que pueda ofrecer mejores condiciones para atraer inversión que dar más empleo, y dar más prosperidad.

Quisimos pensar en grande, me acuerdo con el equipo de campaña, diciendo: por qué no podemos los colombianos pensar realmente en grande, por qué no podemos pensar en carreteras como las que existen en Suiza o en Italia, por qué tenemos siempre que hablar en diminutivo.

Nosotros podemos, tenemos la capacidad, tenemos el capital humano y por qué no nos proponemos hacer una verdadera revolución en materia de infraestructura.

Pero así fue como comenzó esta revolución que ya está en marcha, esa revolución que se inició cambiando toda la institucionalidad, no teníamos las instituciones capaces de administrar unas inversiones de esa magnitud.

El Inco era, me da pena de decirlo, era un centro de corrupción, no sé cuántos directores del Inco terminaron todos en la cárcel, porque allá iban era ver cómo serruchaban, cómo se hacían a un porcentaje de los contratos; contratos que quedaban siempre a mitad de camino.

Todo eso lo modificamos, creamos la ANI (Agencia Nacional de Infraestructura) y establecimos unos procedimientos muy severos en materia de contratación.

Nos propusimos unas obras realmente ambiciosas. También diseñamos una metodología para que se estructurarán bien los proyectos.

¿Qué pasaba en Colombia durante muchísimos años?

Que se licitaba y después se estructuraba los proyectos, por eso las carreteras, los puentes, los aeropuertos, toda la infraestructura acababa costando dos, cinco, diez o veinte veces más de lo que se había presupuestado.

Nosotros abolimos ese procedimiento, pusimos inclusive, cuando German Vargas era ministro del Interior, en el Estatuto Anticorrupción que no se puedan licitar obras que no estén ya estructuradas y cambiamos las modalidades de la forma cómo se pagan esas obras.

Se pagaban antes con anticipos, los contratistas se quedaban con anticipos y no hacían la obras y quién la acababa pagando, el gobierno, ustedes los contribuyentes.

Entonces cambiamos eso 180 grados, radicalmente.

Aquí no se paga sino por obra terminada y eso nos ha dado un muy buen resultado.

La estructuración, por un lado, bien diseñada. No se inician las obras hasta que tengamos seguridad de que va a costar lo que dijeron que iba a costar, no damos anticipos y vigilamos muy bien que las obras se hagan y se hagan correctamente.

Comenzamos, entre otras cosas, modificando toda la estructuración del aeropuerto Eldorado, un aeropuerto que si no hubiésemos hecho esas modificaciones, hoy todavía estaría en obra.

Hoy tenemos el aeropuerto en Colombia, en nuestra capital, más moderno de toda América Latina.

Tenemos el aeropuerto con la mayor cantidad de carga de cualquier aeropuerto de América Latina y tercero en materia de pasajeros. Ya   estamos diseñando la ampliación, ya está en proceso la ampliación que va a llevar de 27 millones de pasajeros a 40 millones de pasajeros en el aeropuerto Eldorado.

Y así hemos hecho en 42 aeropuertos del país, invirtiendo cerca de 2.8 billones de pesos, uno de ellos aquí en Pereira, esto es parte de esa obra.

Eso tiene que ver con el gran proyecto de infraestructura, que también está beneficiando al Eje Cafetero, que está beneficiando a Risaralda, a Pereira.

Ayer no más en el Confis, es la instancia donde se aprueban los recursos antes que esos recursos sean utilizados por los ministerios y los proyectos, aprobamos recursos por más de 4 billones de pesos; entre vivienda y obras de infra estructura, carreteras que aquí en Risaralda, por ejemplo, van a ser la inversión de Guaquita  y Puente Umbría, entre Irra y Quinchía, (…)  y La Virginia – Quibdó.

Solo eso cuesta cerca de 200 mil millones de pesos. Y el martes, el martes entrante, se abre la licitación de estas cuatro carreteras.

Las inversiones en las concesiones de cuarta generación, la inversión más grande que ha hecho el país en toda su historia. La inversión más grande que se está haciendo en América Latina, la inversión que va a cambiarle la faz a Colombia en materia de movilidad y comunicación.

Son inversiones que van a sumar más de 28, 29 mil millones de dólares, cuando tengamos todas las fases terminadas.

Aquí Risaralda se está beneficiando, Pacífico 3, que ya está adjudicada, La Virginia, La Manuela, La Pintada por 1.3 billones de pesos.

Hay una APP privada, una alianza publico privada que esta en la victoria, doble calzada hasta La Virginia.

O sea, que esa revolución de la infraestructura se está haciendo, y este aeropuerto hace parte de ese gran proyecto que nosotros queremos dejarle al país esa infraestructura, para tener un país moderno.

Lo mismo estamos haciendo en infraestructura de tecnología, por eso todos los municipios de Risaralda, todos los municipios del país, ya están conectados con fibra óptica y banda ancha.

Nos decían que eso era imposible. Lo hicimos en cuatro años, todos.

Ahora el gran reto, y aquí hay un gran desafío para el Eje Cafetero, es cómo utilizamos bien esa infraestructura en materia de tecnología. Para poder usar la tecnología para mejor educación, para mejor salud, para mejor desarrollo.

Las aplicaciones, cómo incentivamos la utilización correcta de los computadores, a los jóvenes que estudien ingeniería de sistemas, tenemos un sistema de becas especial para motivar a los jóvenes a que entren a ese mundo de la tecnología, a ese mundo de la ingeniería de sistemas porque ahí está una parte del futuro de Colombia y del mundo.

Y estamos haciendo también un esfuerzo enorme en ese otro sector que también jalona la economía que es la vivienda.

Nos propusimos hace cuatro años que íbamos a construir un millón de viviendas, nos dijeron: eso es imposible, ningún gobierno ha construido más de 280 mil, 300 mil, ningún gobierno, pues construimos el millón  de viviendas en todos los sectores.

Y vamos a construir otro tanto en estos cuatro años. Ayer, precisamente en el Confis, aprobamos un paquete; 1.8 billones de pesos para programas específicos de vivienda para la clase media.

Ya hemos dado y seguiremos dando la vivienda gratis, la vivienda para los estratos más vulnerables, más populares, pero mucha gente reclamaba, bueno y la clase media por qué no tiene facilidades como le están dando a los más vulnerables, a los más pobres. Nos propusimos hacer un esfuerzo especial para aquellas personas que ganan entre uno o dos hasta cuatro salarios mínimos.

En el Eje Cafetero más del 80 por ciento gana menos de cuatro salarios mínimos y precisamente, hacía ese nivel es que está enfocados los programas que estamos adelantando.

Aquí en Risaralda, por ejemplo, el que quería una vivienda en ese estrato tenía que acudir a las cajas de compensación y daban más o menos, usted me corregirá Ministro, (de Vivienda, Luis Felipe Henao), 100 subsidios al año, si acaso.

Y cuando daban los subsidios resultan que los subsidios muchas veces se embolataban o hacían los proyectos que eran proyectos de muy mala calidad,

Hay uno que me dicen aquí que se llama Tokio, que fue un desastre, ¿por qué? Por el sistema como se estaba adelantando todo el programa de vivienda.

Nosotros cambiamos eso.

También aquí en la parte de la vivienda estamos con la política; entregamos el dinero cuando la vivienda esté completa, esté construida, antes no entregamos un solo peso. Así el constructor está motivado a terminarla y a terminarla bien, porque quiere que le paguen.

Y eso ha resultado muy efectivo y muy eficiente. Y en lugar de tener acceso a 100 viviendas, a 100 subsidios, este programa le va permitir a ese nivel, tener acceso a mínimo 8 mil viviendas, 8 mil, que va a tener –querido Alcalde-, un gran alivio y un gran impulso a la generación de empleo.

La construcción de 8 mil viviendas tiene un impacto muy importante, la vivienda jalona 32 industrias. Por eso son factores que tienen una dinámica especial y son sectores que estamos empujando para que la economía en su conjunto mantenga el dinamismo y contrarreste el costo y lo que significa la baja del precio del petróleo.

En eso estamos nosotros concentrados, esa gran obra de infraestructura, el tema de la vivienda. Por supuesto los otros frentes que tenemos que cubrir, pero aquí vamos y vamos bien.

Y una ciudad como Pereira se está beneficiando enormemente, todo el Eje Cafetero se va a beneficiar de todos estos programas.

Finalmente decirles que todos estos programas, todas estas inversiones, han tenido también un común denominador –para tranquilidad de ustedes-, que las cosas se hagan bien, con total transparencia.

Desde el primer día, desde el primer día nos propusimos establecer procedimientos que le dieran confianza a la gente, o sea que los recursos públicos se están invirtiendo bien, y que las licitaciones se están adelantando con toda la transparencia posible.

Inclusive en el Ministerio de Transporte se estableció un sistema sui generis, que no se había visto en ninguna parte, y es una especie de urna de cristal, en donde los grandes –como son inversiones tan cuantiosas-, todo lo que se haga va a ser privado y va a ser observado por todo el mundo.

O sea, la competencia puede mirar exactamente lo que está haciendo el competidor en materia de cómo está ofreciendo, cómo está licitando, y la forma como se está adjudicando esa licitación, y eso es la mejor forma de proteger los recursos de los contribuyentes en el tesoro público, y protegernos contra la corrupción.

Una de las primeras condiciones a las cuales nos inscribimos en nuestro ingreso a la Ocde, a esa gran organización, que no es el club de países ricos sino el club de países con las mejores prácticas, fue precisamente a esa comisión, a ese comité de la lucha contra la corrupción, del soborno, nos están vigilando permanentemente para que hagamos las cosas debidamente, y estamos pasando el curso con cinco aclamado, en materia de lucha contra la corrupción.

Esta mañana o ayer salió una noticia, el Contralor había hecho unas observaciones sobre unos programas de vivienda, y la oposición se vino lanza en ristre: vea que este Gobierno corrupto, este Gobierno que no está haciendo las cosas bien, este Gobierno que se está robando la plata, y llamé al Ministro (de Vivienda), le dije Ministro: ¿Esto qué quiere decir? Y me dice el Ministro: No, tranquilo Presidente, el Contralor se refiere a unos proyectos en el Meta de hace 12 años, en el gobierno anterior. Hace 12 años se adjudicaron como se han adjudicado en muchos municipios del país, unos programas (…) que nunca se construyeron,  les robaron los subsidios a la gente.

A las gentes pues les entregaron el cheque y les dijeron que les iban a construir sus casas y se quedaron esperando. Y el Contralor se refiere a unas obras en el Meta que comenzaron hace 12 años, eso afortunadamente es historia pasada.

En este Gobierno no ha habido un solo señalamiento, a ninguno de mis ministros, a ninguno de mis funcionarios, y así seguirá siendo porque la lucha contra la corrupción y el buen uso del tesoro público ha sido, es y seguirá siendo una prioridad.

Inversiones como esta o inversiones como las del 4G, que nunca el país ha tenido, ustedes pueden tener la tranquilidad, la garantía de que se está haciendo con total transparencia.

Y por eso, creo que el legado que vamos a dejar no solamente va a ser unas grandes obras de infraestructura, sino una gran institucionalidad como es hoy por ejemplo la ANI (Agencia Nacional de Infraestructura) en materia de poder administrar el desarrollo de la infraestructura de nuestro país.

Estamos nosotros haciendo mucho, pero como dije en la campaña falta todavía mucho por hacer.

Sabemos que las necesidades son enormes pero vamos avanzando en la dirección correcta y esta obra de este aeropuerto que se va a ser complementada con una alianza público-privada de iniciativa pública para construir el terminal pues va también a cambiar la faz de Pereira y estoy seguro que va a tener una gran influencia en su buen desarrollo.

Muchas gracias.