Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Julio > Declaración del Presidente Juan Manuel Santos Calderón sobre conclusiones de la Comisión Nacional de Moralización

 Sistema Informativo de Gobierno

SIG

 

 Declaración del Presidente Juan Manuel Santos Calderón sobre conclusiones de la Comisión Nacional de Moralización

 Bogotá, 7 jul (SIG).

Antes de referirme al evento, o a la reunión de anoche con la Comisión Nacional de Moralización, quisiera simplemente reiterar que lo que ha sucedido con Venezuela, las noticias que recibimos anoche de Venezuela en el sentido de que se arregla este mal entendido con un decreto que expidieron, lo que nos demuestra es que a través del diálogo, a través de la diplomacia, es como se resuelven los problemas. No a través de la confrontación, no a través de los insultos.

Yo celebro realmente que esta diferencia, este malentendido, quede definido de una vez por todas y nuevamente reitero la necesidad de acudir siempre al diálogo, a la diplomacia, para resolver cualquier diferencia, cualquier malentendido.

Anoche también se reunió la Comisión Nacional de Moralización y revisamos las políticas y los resultados de nuestra lucha contra la corrupción.

Este es un trabajo coordinado. Coordinado con la Fiscalía, coordinado con la Contraloría, coordinado con la Procuraduría, con la Auditoria, la Rama Judicial, Consejo de Estado, con el Consejo Superior de la Judicatura y por supuesto el Gobierno Nacional.

Quiero agradecerles a todo el apoyo que hemos recibido y el apoyo que todas esas entidades están haciendo en esa lucha que es de todos los colombianos, la lucha contra la corrupción.

Esa guerra contra los corruptos la declaramos desde el primer día de nuestro Gobierno, 7 de agosto del 2010.

Se han venido haciendo avances importantes, se han destapado focos de corrupción, muchísimos. Para mencionar algunos: lo que sucedió con Ecopetrol y Petrotiger, las devoluciones del IVA en la DIAN, los recobros en el sistema de salud, muchos casos de contrabando.

Y en este Gobierno yo me siento muy orgulloso, porque no hemos tenido ningún escándalo mayor. No tenemos ministros o altos funcionarios cuestionados, ni mucho menos detenidos o en la cárcel.

Y así seguirá siendo, porque para nosotros la transparencia, la pulcritud, el Buen Gobierno, es parte de nuestros principios fundamentales.

Los avances que hemos tenido en las acciones concretas tienen que ver con un fortalecimiento institucional.

Creamos la Secretaria de Transparencia. Creamos una entidad muy, muy importante, que está teniendo unos efectos positivos que el país todavía no conoce pero que los va a conocer, que es Colombia Compra Eficiente. Estamos poniendo a todas las entidades del Estado a comprar bajo unas mismas normas para evitar los chanchullos, los sobornos, la manipulación de los pliegos, que es donde se presenta una gran parte de la corrupción.

Creamos un observatorio de transparencia. Eso nos va a servir de guía sobre qué tipo de acciones debemos tomar.

Tomamos una decisión muy importante. Absolutamente todos los jefes de control interno de las entidades del Gobierno Nacional son personas que están dirigidas y escogidas por meritocracia. No hay un solo jefe de control interno, de ninguna entidad del Gobierno Nacional, que no esté ahí por sus propios méritos. Ninguno ha sido a dedo. Eso es un avance muy importante.

Hay avances legislativos, de política pública. Está el Estatuto Anticorrupción. Está una política de antitrámites que pusimos en marcha y también la ley nos permitió hacer una serie de acciones en ese sentido, en ese frente.

Esta la Ley de Transparencia. Está el acceso a la información, que es algo tan importante. Hace unos días firmé la ley sobre el derecho de los colombianos, el derecho de petición; cualquier solicitud de los colombianos al Estado va a ser considerada como un derecho de petición.

Hemos suscrito pactos de transparencia en muchos sectores, sobre todo en los que más contratan. En el sector transporte. Inclusive en ese sector se ha hecho algo sin precedentes. Se creó una urna, una urna donde todos los contratistas pueden observar los procedimientos, qué están haciendo los competidores.

Y no solo eso, sino que los funcionarios encargados o que tiene algo que ver con el proceso, todos en forma voluntaria aceptaron ser sometidos al polígrafo. Para que no exista la más mínima duda, por parte de la ciudadanía, que todo se está haciendo con total transparencia.

Se ha hecho una serie de pactos con las empresas del chance, con la industria farmacéutica, con sectores como los sectores de energía e hidrocarburos, con los partidos políticos, ahora para el proceso electoral.

También en materia de acceso a la información, existe –ya funciona y funciona muy bien– el portal de transparencia económica, donde cualquier persona, cualquier universidad, cualquier observatorio nacional o internacional, puede consultar los pagos que se han hecho, los contratos que se han firmado, en todas las entidades del Gobierno.

O sea que esa máxima que dice que, en la medida que el foco de la opinión pública, la atención, esté alumbrando la gestión del Estado, esa es la mejor forma de combatir la corrupción, eso se está ya realizando.

Con la tienda virtual del Estado, lo que les decía de Colombia Compra Eficiente, se han comprado bienes y servicios por 750 mil millones de pesos y ahí, solamente en ese procedimiento, hemos visto ahorros por casi 200 mil millones. 750 mil, ahorros de 200 mil.

Miren lo que estamos logrando en materia de eficiencia y de protección de los recursos públicos, del tesoro público, de los recursos de los contribuyentes.

Tenemos que seguir avanzando y que todas las compras se puedan estandarizar y se hagan por ese sistema, porque sería un paso muy muy importante en esa lucha contra la corrupción.

Hemos avanzando en una segunda versión de un sistema electrónico de compras,  donde se registra todo el proceso de compras de las entidades del orden nacional, desde la oferta hasta su adjudicación.

Y nuestro reto es que todas las entidades del orden nacional hagan parte de este sistema y lo podamos llevar a las ciudades, a los departamentos, a los municipios.

Esto es eficiencia, esto nos da trazabilidad y esto nos permite mayor transparencia.

Y se está haciendo algo también muy importante, pliegos estándares de contratación. Para que no exista esa tentación de amañar los pliegos para favorecer a uno u a otro.

En materia de infraestructura, en materia de alimentación escolar donde infortunadamente hemos descubierto mucha corrupción. Que no se roben la comida de los niños.

Y yo les pediría a los alcaldes y a los gobernadores adoptar estos pliegos. Eso los protege a ellos mismos frente a sus propios ciudadanos y los que vayan haciendo esto, pues vamos haciéndole publicidad a esa acción.

Hoy contamos con indicadores de transparencia que miden los riesgos de corrupción en las entidades, pero necesitamos también y conocer mejor los hechos de corrupción.

Existe ya y Transparencia Internacional tiene una medición sobre riesgos y nosotros mismos también. Pero por eso se creó lo que mencioné, el Observatorio de Transparencia.

Y en la reunión que tuvimos se presentó un primer análisis completo de los casos de corrupción en el país en los últimos ocho años.

Y algo que nos pareció muy interesante. Una de las conclusiones es que la mayoría de los casos de corrupción se presenta a nivel regional. O sea, la corrupción a nivel nacional no ha crecido, por el contrario ha disminuido. Pero a nivel regional sucede lo contrario y eso nos preocupa.

Y por eso acordamos fortalecer los organismos de control en las regiones. El funcionamiento de las contralorías territoriales pues no ha sido un funcionamiento adecuado.

Ahí veíamos unas estadísticas de una cantidad de procesos que simplemente no culminan. Y por tenemos que fortalecer las comisiones regionales de moralización. Lo que estamos haciendo a nivel nacional, fortalecer eso a nivel regional.

La Comisión decidió que las entidades territoriales, los alcaldes, los gobernadores, deben acompañarnos en esta lucha contra la corrupción con más decisión, con más determinación.

¿Cómo? Poniendo en marcha eso que estamos haciendo a nivel nacional. El sistema de compras, los portales de transparencia, los pactos de transparencia, que se hagan también a nivel local, a nivel regional.

¿Y qué vamos hacer? Pues se acordó que la Fiscalía, la Procuraduría, la Contraloría y las demás entidades que están en esta cruzada contra la corrupción prioricen, por ejemplo, los casos en las regiones. Unos recursos muy importantes que están llegando a las regiones gracias a la Reforma a las Regalías, son las regalías y estamos encima de eso.

Los recursos que reciben las regiones a través del Sistema General de Participación. Son recursos cuantiosísimos que hemos infortunadamente descubierto. Formas cómo esa plata no llega o a la salud o no llega a la educación, sino se queda en los bolsillos de los corruptos.

Ahí hay que hacer un esfuerzo adicional.

Y vamos a poner en cintura algo que salió también en este análisis. Hay muchas  fundaciones que contratan con el Estado y que son en realidad fachadas de sistemas corruptos.

Y vamos a diseñar un nuevo régimen de vigilancia y control a estas fundaciones.

Un porcentaje muy alto de la contratación del Estado se hace a través de esas fundaciones y hemos descubierto que por ahí la corrupción hace de las suyas.

Tenemos que ponerle ‘tatequieto’ a las mafias de la contratación pública en las regiones y vamos a actuar todos unidos para lograr ese propósito.

Firmamos un convenio que instala una especie de comando anticorrupción con la Fiscalía, con la Contraloría, con la Procuraduría, con la Secretaria de Transparencia de la Presidencia, con el apoyo de las demás entidades de las Cortes.

¿Y para qué este comando?

Para priorizar casos estratégicos, casos emblemáticos. Para facilitar el intercambio de pruebas. Eso es muy importante, la coordinación entre las diferentes entidades para poder ser más efectivos en la aplicación de la justicia y en las investigaciones, para acelerar respuestas.

Y algo muy importante: las acciones preventivas. Toda política pública en todos los frentes en la medida que uno puede prevenir eso es más efectivo y más barato.

Y también para disminuir la impunidad y el vencimiento de términos, que en el caso de la corrupción infortunadamente teníamos.

También se ordenó crear mesas permanentes de seguimiento a casos de corrupción con presencia de la sociedad civil.

Muchas veces los casos se quedan ahí sin avanzar. Y si no hay una presión, si no hay un seguimiento de alguien que diga, mire qué ha pasado con esto, que estén encima de los casos, los casos no se resuelven.

Acordamos trabajar con la Fiscalía y las entidades del orden nacional en la coordinación y ejecución más efectiva de las labores de Policía Judicial.

El Fiscal (Eduardo Montealegre) nos informaba y nos decía cómo hay muchas entidades que tienen facultades de Policía Judicial pero que nos las utilizan, no saben utilizarla o si las utilizan, las utilizan mal.

Por eso se ha venido hablando de celebrar convenios, en un comienzo con siete superintendencias, para mejorar la vigilancia y el control a través de sus funciones de Policía Judicial. Las superintendencias tienen facultades de Policía Judicial.

Y con la Fiscalía, que es la entidad responsable de las policías judiciales, de toda la Policía Judicial, pues vamos a hacer un trabajo mancomunado para ser más efectivos.

También muy importante, porque ahí hemos detectado que pueden estar sucediendo cosas indebidas, es preservar los recursos de las pensiones y de la salud en las regiones.

Y se va a trabajar con la Contraloría para ver cómo ordenamos, cómo hacemos más eficaces, cómo le damos más sindéresis al trabajo de las contralorías territoriales.

Finalmente, vamos todos unidos contra cualquier empresa involucrada en actos de corrupción. Este es un propósito de nosotros pero debe ser un propósito nacional.

Todos los colombianos concordamos con la tesis de que el tesoro público es lo más importante que hay que defender, es el patrimonio de los colombianos.

Y vamos a pedirle al Congreso, darle prioridad al trámite del proyecto de ley de responsabilidad de personas jurídicas que incurran en actos de corrupción. Hoy eso no lo tenemos.

Este proyecto eleva en cuarenta veces las sanciones a empresas que se beneficien de actos de corrupción de cualquiera de sus empleados. Y eso creo que es un paso también muy importante.

Las empresas corruptas –que quede claro– no son bienvenidas en nuestro país.

Y por eso quiero invitar a todos los colombianos, a todos nuestros compatriotas, a que consideremos la lucha contra la corrupción al igual que la lucha por la paz como el gran proyecto colombiano de este siglo XXI.

Vamos a luchar contra la corrupción con todo lo que está a nuestro alcance.

Y gracias nuevamente a todas las entidades que están participando en esta cruzada. Que es una cruzada también por la paz porque la corrupción es enemiga de la paz. La lucha contra la corrupción es una lucha que va a favorecer ese ambiente de paz, de concordia, de reconciliación.

Muchas gracias.