Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Julio > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la presentación del PIPE 2.0 en Barranquilla

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la presentación del PIPE 2.0 en Barranquilla

 Barranquilla, 24 jul (SIG).

Hemos querido venir a Barranquilla, ciudad por la cual todos en el Gobierno tenemos un especial afecto, empezando por el Presidente, para hacerles a ustedes la presentación de lo que hemos llamado el PIPE 2.0.

Todas las políticas públicas en la medida en que uno las entienda, el por qué se hacen las cosas, finalmente funcionan mejor, son mejor aceptadas. Además me parece importante que Barranquilla, que tiene un papel primordial en el desarrollo del país, que le ha ido también en materia económica, en materia social, tenga conciencia de lo que se está haciendo. Y cómo a Barranquilla y a toda esta región del Caribe, al Atlántico, los afecta positivamente este plan de reactivación de la economía.

Pero antes quisiera como ponerlos en contexto de por qué estamos haciendo esto. Nosotros, desde el comienzo del Gobierno, el 7 de agosto de 2010, inclusive antes desde la campaña, nos fijamos unas unas metas fundamentales. En la parte económica, lo que quisimos fue fortalecer la economía, tomar las medidas que fueran necesarias para generar una confianza especial en la economía. La palabra confianza es fundamental porque de eso vive la economía. La desconfianza, el pesimismo, es como la criptonita del desarrollo de la economía.

Por eso para generar esa confianza teníamos que tomar una serie de medidas y obtener una serie de resultados para entrar en lo que llamamos el círculo virtuoso, un circulo virtuoso que ahora se los voy a describir, y mantenernos ahí, porque eso es lo que nos da los recursos para hacer esa inversión social, para poder obtener resultados en todos los frentes.

Entonces tomamos esas medidas de fondo, reformas constitucionales como la de la sostenibilidad fiscal, reformas a las regalías, que ha tenido un impacto muy positivo, sobre todo en departamentos como el Atlántico. Toda esta región ha sido beneficiada por esa reforma. Tomamos una serie de medidas a través de decretos y pusimos en marcha unas políticas que generaran ese círculo virtuoso.

Ustedes lo ven ahí. Creo que lo logramos. En estos últimos cuatro años, hacia finales del año pasado, estábamos en forma muy clara en ese círculo virtuoso. Reducir y poner en equilibrio las finanzas públicas, eso genera una confianza que reduce el costo del financiamiento.

Fuimos tal vez el primer país, el primer gobierno, creo que en la historia –no sé, Ministro, usted me corregirá–, que logramos que nos mejoraran la calificación las calificadoras de riesgo en dos oportunidades, en menos de cuatro años. Entonces eso nos redujo sustancialmente el costo de nuestro financiamiento. Eso genera además más inversión, porque la gente tiene más posibilidades de invertir.

La mayor inversión genera más crecimiento. Entre las inversiones y el crecimiento hay una correlación directa. Eso genera más recaudos y entonces eso contribuye al equilibrio fiscal y se genera así el círculo virtuoso.

Nosotros, como les decía, a finales del año pasado estábamos clarísimamente en ese círculo. En el periodo 2010 – 2014 logramos, por ejemplo, un crecimiento que es el mayor crecimiento de América Latina.

Logramos que ese crecimiento generara esos beneficios que llamamos colaterales, un crecimiento sano mayor empleo. En los primeros cuatro años generamos 2 millones de empleos. Ya llevamos casi tres millones de empleos en lo que va corrido, en los cinco años tres millones de empleo. Las exportaciones se dispararon: 40 por ciento en el crecimiento de las exportaciones. Y la inversión  extranjera y la inversión en general también se dispararon. Durante todo este periodo han venido creciendo.

La extranjera, ustedes ven ahí, creció a 16 mil millones de dólares. Y la inversión en general sobrepasó el primer trimestre de este año el 30 por ciento. Eso es algo que soñábamos como una posibilidad remota y lo logramos este primer trimestre de este año. Eso ha generado ese círculo virtuoso.

Entonces vino la caída del precio del petróleo y las dificultades a nivel internacional que ustedes han visto en las noticias. La caída del precio del petróleo nos pega muy duro, porque nosotros desarrollamos una dependencia muy alta en todo lo que tiene que ver con los productos minero-energéticos.

Por eso digo que casi estábamos comenzando a tener un resfriado holandés, es decir la antesala a la enfermedad holandesa, que es la enfermedad que los países adquieren cuando se vuelven demasiado dependientes de la energía del petróleo y de toda la parte de los minerales. Nosotros estábamos ya acercándonos a esa enfermedad holandesa.

Pero de todas formas nos pegó muy duro la baja del precio. Y para mantener esa confianza teníamos que reaccionar en forma importante y en forma oportuna.

Tomamos las medidas que ustedes han visto de reducción de los gastos del Gobierno, de reducción en la inversión, nos ha tocado sacrificar mucha inversión. Y más o menos, financiamos el hueco que nos deja la baja del precio del petróleo por terceras partes, disminuyendo gastos e inversión, y aumentando los ingresos a través de la Reforma Tributaria del año pasado y un mayor endeudamiento.

Así tapamos el hueco que nos deja esta nueva coyuntura. Para eso tomamos las medidas que sean venido anunciando, siempre tratando de mantener la confianza de los inversionistas y de los mercados en lo que estamos haciendo. Que vean que el futuro de la economía es positivo, es bueno. Eso creo que lo hemos logrado.

¿Cuál es el indicador más importante para medir eso? El costo del capital: a cuánto, a cómo nos prestan si Colombia sale a los mercados internacionales. Hemos hecho varias emisiones. A principios de año hicimos una, luego hicimos otra a los tres o cuatro meses, luego hicimos otras. Eso se ha mantenido muy estable. Inclusive en algunas de esas emisiones nos ha ido mejor que en la situación anterior.

¿Eso qué quiere decir? Que hemos mantenido esa confianza. Pero al mismo tiempo somos conscientes de que tenemos un problema y que el crecimiento se nos ha disminuido y se nos ha disminuido en forma importante, no tanto como a otros países pero sí en forma importante.

En el año 2013, cuando veíamos que la economía se estaba deteriorando, pusimos en marcha el PIPE número 1, el inicial, el original, que tuvo un muy buen resultado, porque la economía volvió a crecer y terminamos el año pasado con el 4,6 por ciento.

De la misma forma queremos impulsar la economía ahora para que podamos crecer más de lo que íbamos a crecer. El Fondo Monetario tiene unas proyecciones, el Banco Mundial tiene otras, nosotros mismos tenemos otras, pero todas dicen que vamos a decrecer.

Voy a citar simplemente la del Fondo Monetario, porque es la que más o menos recoge el promedio de muchos de los analistas y de las entidades multilaterales. El Fondo Monetario dice que vamos a crecer al 3 por ciento.

El Gobierno, nosotros creemos que vamos a poder crecer al 3,5 por ciento después de este PIPE 2.0. Ese es el objetivo que tenemos con lo que les vamos a explicar ahora, darle un impulso a la economía haciendo una acción muy concreta en aquellos sectores que jalonan la economía.

Nos pusimos unas metas hacia el largo plazo, también muy ambiciosas, teniendo en cuenta la coyuntura que estamos viviendo. El Fondo Monetario nos da un crecimiento del 3 por ciento, pero la región está muy mal.

Nuestro vecino aquí de Venezuela va a crecer –7. Ecuador, que para nosotros es muy importante, va a decrecer 0,4 por ciento, de acuerdo con el Fondo Monetario. Brasil, que tiene una gran influencia en toda la región, va a decrecer –1,5 por ciento. Argentina no va a crecer. El promedio de América Latina es apenas de 0,5 por ciento. Nosotros vamos a crecer 6 y espero que, con el PIPE 2.0, podamos crecer 7 veces el promedio en este año. O sea 3,5.

Nos pusimos unas metas para el cuatrienio, o sea, para los próximos tres años, y cerrar el año 2018 con un crecimiento alrededor del 4,3 por ciento. Seguir disminuyendo el desempleo, que afortunadamente sigue disminuyendo a pesar de la reducción, por ejemplo, del crecimiento de la parte industrial. El empleo sigue creciendo y aquí hay una circunstancia muy especial en Barranquilla y en el Atlántico: son los campeones en el empleo de todas las ciudades. El desempleo aquí está en 7,9.

Nosotros queremos que el desempleo en el país esté en el 8 por ciento, o sea que en Barranquilla ya se cumplió y en el Atlántico además, que es el departamento que también tiene el desempleo más bajo, creo que es 7,6. Ustedes han logrado ya la meta que nosotros tenemos para el año 2018, y eso es bien importante. Lo que hay que hacer es mantener ese ritmo, porque eso nos va ayudar a todo el promedio nacional.

Las exportaciones, que son tan importantes aquí en Barranquilla, también no es una simple coincidencia que Barranquilla sea tal vez la ciudad que más ha aprovechado los tratados de libre comercio y que tenga el desempleo más bajo.

Y que cada vez la parte de las exportaciones impacte positivamente a Barranquilla, pues eso es muy importante para el país en general, porque uno de los efectos que tenemos que contrarrestar es la baja en el nivel de exportaciones, por la baja del precio del petróleo.

Nos propusimos una meta muy ambiciosa, que es al final del Gobierno tener 30 mil millones de dólares en exportaciones, bienes y servicios no minero-energéticos.

Nos va a tocar trabajar muy duro y aquí estoy seguro de que en Barranquilla vamos a tener socios muy importantes para ese propósito, y mantener la confianza para que la inversión siga creciendo y si se siga manteniendo.

Sabemos que por la disminución del precio del petróleo, un componente de esa inversión extranjera que estaba en el petróleo pues simplemente no va a estar ahí. Las empresas lo primero que han hecho a nivel mundial es reducir su inversión en muchas zonas del mundo, entre ellas, Colombia.

Por eso esa inversión no creo que la podamos recuperar sino hasta que se recupere el precio del petróleo, y no tenemos la bola de cristal para saber cuándo va a ser, pero sabemos que no va a ser pronto, entre otras cosas, porque el arreglo con Irán – Estados Unidos va inyectarle un millón de barriles adicionales de exportación al mercado.

Ustedes han visto cómo el precio del petróleo a partir de ese anuncio comenzó a bajar más, y eso nos sigue afectando a los colombianos. Pero para eso entonces pusimos en marcha un Plan de Impulso a la Productividad y al Empleo 2.0, que es lo que les vamos a explicar el día de hoy.

Escogimos los sectores donde pudiésemos tener más impacto, aprendiendo de las lecciones que tuvimos en el PIPE del año 2013, y unos nuevos sectores donde hemos considerado que un esfuerzo focalizado va a tener ese impacto que nos va a permitir, ojalá, crecer al 3 y medio por ciento, ojalá más, a finales de este año.

Entonces eso es lo que vamos a hacer hoy. Cada ministro, cada ministra, va a explicar en qué consiste el impulso de su sector relacionado concretamente con este plan del PIPE 2.0. Y así mantener la confianza de la economía, mantener el crecimiento y mantenernos en ese círculo virtuoso, a pesar de que somos conscientes de que tenemos un mundo muy turbulento.

Estamos navegando en mares complicados. La economía internacional toda se ha venido abajo. El propio Fondo Monetario, en su última proyección de hace unos días, dijo que la economía toda, incluyendo Estados Unidos, va a tener un menor crecimiento. Y la China también, que nos afecta muchísimo. Europa sigue con ese problema de que no sale de sus dificultades, el tema de Grecia ha afectado muchísimo la confianza y la credibilidad.

Entonces dentro de ese marco tan picado y tan turbulento, estamos nosotros navegando creo que a buen ritmo, y lo que queremos es navegar a un mejor ritmo. Por eso entonces le voy a dar la palabra a la Ministra de Educación, para que cada ministro diga en qué consiste el plan de PIPE 2.0 respecto de su propia cartera.