Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Julio > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos al término de la Gira ‘Estamos Cumpliendo’ sector DPS

 Sistema Informativo de Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos al término de la Gira ‘Estamos Cumpliendo’ sector DPS

 Ovejas, Sucre, 27 jul (SIG).

Saludarlos con mucho afecto, con mucho cariño.

Decirles, en primer lugar, que me siento muy, muy honrado de ser el primer Presidente en la historia, en ejercicio, que viene a Ovejas.

También me siento muy honrado por haber sido el Presidente que firmó la ley, el 2 de julio de este año, que convirtió en patrimonio cultural el Festival de Gaitas.

Y también me siento muy honrado de decirles que, por un lado, nos excusan la demora, pero tuvimos problemas con la adquisición de los predios, el señor Alcalde lo podrá corroborar. Pero ya está en proceso el proyecto para que Ovejas tenga agua.

Eso está, son 7 mil millones de pesos que estamos invirtiendo y yo espero que, como lo hemos hecho en otros municipios que llevan 200 años esperando el agua, aquí también llegue.

De manera que ese es otro compromiso que adquiere el Gobierno.

Aquí estamos en Ovejas. Y escogimos Ovejas por muchos motivos. Porque Ovejas tiene muchas necesidades, es un municipio muy pobre. Es un municipio que ha sufrido como pocos la violencia.

Pero es un municipio con mucho potencial.

Y por eso escogimos hacer este evento, que es un evento dentro del ejercicio que el Gobierno viene haciendo con todos los ministerios y todas las entidades del Gobierno importantes como el DPS, para hacer su rendición de cuentas, cuáles han sido los logros, en qué estamos y para dónde vamos.

Y en este caso lo estamos haciendo aquí por la importancia que tiene  para este Gobierno, para mí, la parte social. Toda la inversión social, la lucha contra  la pobreza, la lucha contra la inequidad.

Ustedes saben que yo he querido hacer realidad un sueño. Una Colombia en paz, una Colombia con más equidad y una Colombia mejor educada.

Y venimos haciendo el ejercicio, ministerio por ministerio, de exigirles a los Ministros las cuentas, rendición de cuentas. Porque lo que no se puede medir no se puede controlar.

Los hemos hecho en diferentes regiones del país con diferentes ministerios y hoy lo hacemos aquí con el Departamento de Prosperidad Social, con todo este gran trabajo que venimos realizando, para tener un país con mayor equidad.

Pero antes quisiera hacer referencia a algo que muchos de ustedes me dijeron en el trayecto aquí a este escenario.

Me decían Presidente siga buscando esa paz, siga perseverando para poder lograr esa paz.

Y yo les digo, en eso estamos. En eso estamos.

Llevamos ya prácticamente tres años buscando ponerle fin a este conflicto.

Ovejas y todos los Montes de María –porque allá en  Bogotá y en muchas oficinas de las grandes ciudades no saben lo que sufrió Ovejas, lo que sufrieron todos  municipios que hacen parte de los Montes de María y lo que han sufrido con esta guerra, con esta violencia–, los Montes de María, estuvieron sometidos al yugo de la guerrilla y luego al yugo de los paramilitares.

Estábamos en este ejercicio antes de llegar aquí, haciendo, con todos los directores de las diferentes entidades que componen el Departamento de Prosperidad Social, una especie de resumen sobre qué se ha hecho en Ovejas, qué se ha hecho en la región Caribe, y me decía la persona encargada de este ejercicio, de generar la memoria histórica para que nunca más se vuelva a repetir lo que Colombia ha sufrido, lo que Ovejas ha sufrido, me decían que Ovejas, este municipio, y los Montes de Maria, han sido la región donde la violencia se ha ensañado en contra de los campesinos. Los campesinos han sido las principales víctimas de esta violencia, en todos estos Montes de María.

Y aquí se han cometido el  mayor número de masacres. Más de 60 masacres, tuvieron que soportar ustedes aquí en los Montes de María.

Por eso ustedes también van a hacer beneficiarios, de los que más se van a beneficiar si logramos ponerle fin a este conflicto.

El sábado pasado, en Cartagena, estábamos celebrando el Día de la Armada.

Suspensión de bombardeos contra las Farc

Les dije a los colombianos que las Farc habían comenzado nuevamente a desescalar el conflicto, decretando a partir del 20 de julio un cese al fuego unilateral por parte de ellos. No van a volver a atacar ni la Fuerza Pública, ni la población civil. No van a volver a atacar los oleoductos, creando esos daños inmensos al medio ambiente. No van a volver a atacar esas torres de energía, dejando poblaciones enteras, como Tumaco, sin energía durante varios días. No van a volver a agredir a la población donde ellos han operado tradicionalmente.

Ese gesto, ese paso hacía el desescalamiento de este conflicto, de esta guerra –que yo he definido el desescalamiento como cuando uno va apagando el fuego poco a poco–, ha sido respondido por parte del Gobierno con la orden a nuestras Fuerzas Armadas de suspender los bombardeos a las concentraciones donde están las Farc, siempre y cuando, esas concentraciones no estén delinquiendo; siempre y cuando esas concentraciones no tengan vínculos con ningún acto que esté agrediendo a la población civil.

Solamente podrán hacerse los bombardeos por orden del Presidente de la República.

¿Eso qué quiere decir?

Que es un gesto para ir desescalando.

No quiere decir que la Fuerza Pública no va a mantener su presencia en todo el territorio nacional.

No quiere decir que la Fuerza Pública va a dejar de perseguir a todos aquellos que seguirán delinquiendo. Todo lo contrario, va a tener más recursos, más capacidad,  para perseguir a todos los que sigan delinquiendo.

No quiere decir que la Fuerza Pública va a dejar de operar en cada centímetro de nuestro territorio.

Por eso, qué tristeza me da a mí que cada vez que damos un paso que nos acerca a la paz, surgen todos esos enemigos del proceso a desinformar al país, a decirles a los colombianos ‘¡Uy! El Presidente le ordenó a la Fuerza Pública quedarse quietos, vamos a quedar en manos de los delincuentes’.

Eso es absolutamente falso.

Nada tiene que ver el haber dado al orden que no se bombardean los campamentos de las Farc, con la actividad permanente de nuestra Fuerza Pública, de nuestro Ejército, de nuestra Fuerza Aérea, de nuestra Armada, de nuestra Policía, protegiendo y garantizando la seguridad de los colombianos.

Es una mentira quienes están diciendo que lo que se ordenó es un cese al fuego bilateral escondido, porque nada tiene que ver con eso.

Yo quiero decirles a ustedes y decirles a los colombianos que la Fuerza Pública mantendrá su actividad y su presencia en todo el territorio, protegiendo a todos los colombianos.

Eso lo tienen claro los miembros de nuestra Fuerza Pública y lo tienen claro todos los colombianos que creen que efectivamente nos estamos acercando a esa paz.

La orden que dimos, solamente es ir desescalando.

¿Y eso qué quiere decir?

Menos muertos, menos víctimas, menos sufrimiento, hasta llegar –ojalá– a ese punto donde podamos decir que estamos en paz y que no va haber más muertos, que no va a haber más víctimas, que no va haber más sufrimiento y que todos unidos, todo el pueblo colombiano unido, podamos trabajar por esos objetivos comunes, por esos nuevos enemigos, como son la pobreza, el desempleo, la pobreza extrema, la corrupción. Eso es lo que queremos.

De manera que desde Ovejas, porque ustedes sí saben lo que es la guerra, ustedes han sufrido las consecuencias de esta guerra, les decimos a esos pocos colombianos que cada vez que nos acercamos a la paz, no sé por qué se mueren de la ira, les decimos desde aquí ‘sí queremos la paz’. Aquí sí queremos la paz.

Y vamos a seguir acercándonos a esa paz, teniendo el cuidado de proteger a todos los colombianos. Porque una vez logremos el objetivo podemos, repito, dedicarnos con todas nuestras energías al desarrollo de este maravilloso país y al desarrollo de poblaciones que han estado abandonadas durante tanto tiempo, como Ovejas.

Y por eso estoy aquí para decirles a ustedes los acompañamos, vamos a continuar con la acción social que hemos desarrollado en el país entero y que tiene ya unos resultados afortunadamente muy positivos.

Sabemos que nos falta mucho camino por recorrer, muchísimo camino por recorrer.

Pero lo que hemos logrado en estos cinco años lo mostramos con orgullo.

En estos cinco años hemos logrado sacar de la pobreza a más de 4 millones 400 mil colombianos; de la pobreza extrema a 2 millones 500 mil.

Hemos generado más de 3 millones de empleos, la mayoría de esos empleos, empleos  formales.

Hemos logrado reparar físicamente  más de medio millón de víctimas.

Y seguimos en esa tarea, muy importante, de combatir la pobreza y la pobreza extrema con todos los medios a nuestra disposición.

Y para eso estamos aquí el día de hoy. Para rendirle cuenta al pueblo colombiano,  a ustedes aquí en Ovejas,  sobre lo que se ha hecho,  y para fijarnos unas metas para lo que queda  de este cuatrienio.

Una metas que sean  realistas, que sean realizables. El plan de desarrollo que nos fijamos hace cinco años lo hemos venido cumpliendo. Y lo hemos venido cumpliendo con creses  porque muchos de los objetivos, muchas de las metas que nos habíamos puesto, las hemos superado.

Habíamos dicho que íbamos a reducir la pobreza al 32 por ciento; logramos reducirla al 28. Habíamos dicho que íbamos a generar 2 millones y medio de empleo; hemos generado 3 millones.

Habíamos dicho que íbamos a bajar la pobreza extrema a un digito, o sea a 9.9;  vamos en 8.6.

Pero, vuelvo y repito, soy el primero en reconocer que nos falta mucho, mucho camino por recorrer.

Uno de cada tres colombianos sigue siendo pobre, el 8 y medio por ciento de la población en la pobreza extrema, eso es algo vergonzoso que tenemos que ir erradicando.

Todavía hay más de dos millones de colombianos que están buscando empleo y no lo encuentran.

Por eso tenemos que seguir con nuestra política social, irla calibrando, irla mejorando, para ser cada vez más efectivos.

Por eso yo le voy a dar la palabra a la Directora del Departamento de Prosperidad Social (Tatyana Orozco de la Cruz). Departamento que nosotros creamos precisamente para tener una institucionalidad más efectiva en nuestra política social.

Política social ¡óigase bien! que está siendo señalada por el mundo entero como un ejemplo. Aquí han venido las entidades multilaterales a decir qué es lo que están haciendo Colombia en materia social, que ha logrado esos avances tan importantes.

12 por ciento menos pobres en 5 años. Eso es un avance muy importante.

Vuelvo y repito, nos falta mucho camino por recorrer  pero vamos por la dirección correcta.

Ahora que veía los programas que tenemos de la lucha contra la pobreza, programas como por ejemplo la acción integral para los  niños de la primera infancia, donde mi señora, Maria Clemencia, ha puesto su corazón, ha puesto su esfuerzo.

Ya llevamos más de 1 millón 100 mil niños con esa atención integral, que es donde más hay que cuidar a los niños; cuando nacen hasta cuando van al colegio.

Hemos decretado la educación gratuita para todos los niños y niñas de Colombia,  del grado cero al grado once. Hoy no hay ninguna excusa para que ningún padre,  ninguna madre, tenga su hijo fuera del colegio.

Hemos regalado los libros para que también tengan la posibilidad de tener libros. Porque muchas familias  ni siquiera tienen los ingresos para comprar los libros.

Hemos puesto a disposición de los bachilleres programas tan importantes como Ser Pilo Paga.

Estuve hace dos días allá en la Universidad del Norte. Más de mil muchachos y muchachas de los estratos más bajos, por sus calificaciones hoy pueden ir a las mejores universidades del país. Eso es crear equidad.

Y yo a lo que aspiro es que a todos los niños de  Colombia, y todas las niñas de Colombia, tengan esas posibilidades.

Y si logramos la paz  podremos dedicar muchos más recursos a esos propósitos de hacer de Colombia un país más equitativo, mejor educado, porque habremos obtenido la paz.

Y esa paz se construye también todos los días en nuestros corazones, en nuestros hogares, contra la violencia intrafamiliar; en nuestros colegios, contra el matoneo; en nuestras comunidades, contra la delincuencia organizada y la delincuencia común. Así también vamos construyendo paz todos los días  todos nosotros.

Y es una paz que no es  mía. Es una paz que no es de mi Gobierno.

Es una paz que es de todos ustedes.

Por eso todos tenemos que unirnos para irla construyendo poco a poco.

Y  si terminamos el conflicto con las Farc, allá en La Habana, nos va a quedar mucho más fácil esa construcción de paz para dejarles a nuestros hijos, a todos esos niños que me recibieron con ese cariño, con ese calor que tanto agradezco, para que esos niños puedan vivir, finalmente, después 50 años, en un país en paz.

(…)

Muy bien. Creo que llegamos entonces al final de este evento.

Quiero repetir, muy brevemente, varios de los puntos que aquí se mencionaron.

Primero, que nuestra lucha por mejorar los indicadores sociales es prioridad absoluta de este gobierno.

La lucha contra la pobreza y la pobreza extrema, ha sido, es y seguirá siendo mi prioridad, porque necesitamos un país menos inequitativo.

Cuando yo llegué al Gobierno, Colombia ocupaba el segundo lugar en desigualdad en toda América Latina. Solamente nos superaba Haití. Haití era el país que tenía una desigualdad peor que la colombiana. Colombia siendo un país tan rico, un país con tantas oportunidades.

Gracias a lo que ustedes han escuchado hoy, haber sacado 4 millones y medio de colombianos de la pobreza, 2 y medio de la pobreza extrema, haber generado ese número de empleos, 3 millones de empleos.

Ahora estamos más o menos en el promedio de América Latina, porque hemos sido el país de toda la región que más pobres hemos sacado en estos últimos 5 años y que más pobres extremos hemos sacado de la pobreza extrema.

Pero seguimos siendo un país muy desigual, donde los ricos y los pobres tienen unas diferencias enormes, donde las regiones ricas y las regiones pobres tienen unas diferencias enormes.

Por eso, entre otras cosas, al comienzo del Gobierno hicimos aprobar la Reforma a las Regalías, que les permitió a muchos municipios que nunca habían tenido recursos para invertir que por primera vez tuvieran recursos para invertir. Y uno de esos municipios es Ovejas.

Entonces nos falta mucho camino por recorrer porque venimos de muy abajo.

Pero vamos a seguir pedaleando como Nairo Quintana pedaleaba y pedaleaba y no llegó al primer puesto pero llegó a uno muy, muy honroso segundo puesto, que para mí es como si hubiese sido campeón.

Y vamos a seguir saltando, como Caterine Ibargüen lo hizo en los (Juegos) Panamericanos (de Toronto 2015), ganándonos medallas de oro.

¡26!

Nuestro equipo hizo la mejor presentación, el mejor desempeño en la historia de los Panamericanos.

Este tipo de triunfos son los que nos estimulan también a seguir adelante tratando de ser campeones en la lucha contra la pobreza extrema, contra la pobreza, y seguir, seguir adelantando.

Tenemos que seguir avanzando en esto de la prosperidad social, porque eso es lo que nos va a brindar la paz, lo que nos va a brindar la oportunidad de tener una paz sostenible y duradera.

Aquí en Ovejas, aquí en los Montes de María,  ya estamos comenzando a realizar un sueño que para mí era muy importante.

Primero, ir erradicando la violencia. Esa cifra de que en Ovejas no ha habido ni un homicidio en 3 años 3 meses, me llena de alegría y de entusiasmo.

Ver los aguacates que me acabaron de mostrar algunos de los que están participando en los proyectos productivos. Yo les dije que esos aguacates los vamos a comenzar a vender no solamente en el resto del país, sino en el exterior a mucho mejor precio. Y eso estamos ya a punto de lograr la entrada de esos aguacates al mercado latinoamericano.

Para que las casas de todos los campesinos estén en mejores condiciones.

Qué bueno este programa de mejoramiento de vivienda. Pero no solo eso; vamos a hacer muchísima vivienda rural nueva, para que los campesinos tengan dónde vivir y van a ser viviendas totalmente gratis y vamos a hacer con el Ministerio de Agricultura.

Y por supuesto todo lo que tiene que ver con los proyectos productivos en todos los Montes de María, una región que ha sufrido tanto la violencia.

Yo me acuerdo cuando yo era Ministro de Defensa, aquí vine a constatar que habíamos dado de baja a ‘Martín Caballero’ (Gustavo Rueda Díaz, guerrillero colombiano) que tenía a buena parte de esta población sometida por las Farc; luego los paramilitares, todo lo que ustedes han sufrido.

¡Eso es lo que tenemos que dejar atrás!

Ese capítulo, cerrarlo. Que las víctimas se sientan reparadas y que tengan ese futuro lleno de esperanza, lleno de posibilidades.

Para eso estamos trabajando, para eso tenemos a nuestro Ejército Nacional, a nuestros generales de la Policía, del Ejército, de la Fuerza Aérea, nuestros almirantes y tengan la seguridad de que ese ejército continuará fortalecido y continuará haciendo presencia en todo el territorio nacional.

Pero también nuestro ejército social, que seguirá haciendo ese trabajo maravilloso de ir sacando gente de la pobreza y de la pobreza extrema.

Con esos dos ejércitos, nuestro Ejército Nacional y nuestro ejército social, vamos a seguir avanzando en este país como nunca antes lo habíamos vivido, si logramos esa paz.

De manera que muchas gracias a todos ustedes. El apoyo, el cariño que ustedes me han demostrado el día de hoy  a mí y a mi familia. Aquí con mis hijos, aquí volveremos a ver si de pronto al Festival de Gaitas, que ahora es patrimonio cultural de Colombia.

Muchas gracias.