Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Julio > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la inauguración de la edición XXVI de Colombiamoda

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la inauguración de la edición XXVI de Colombiamoda

 Medellín, 28 jul (SIG).

A los señores Comandantes de nuestras Fuerzas Militares, de nuestra Policía. El general (José Gerardo) Acevedo (Comandante Policía Metropolitana del Valle de Aburrá): Lo felicito, porque la penúltima vez que estuve aquí le encomendé que desarticulará, o por lo menos capturara, a una buena parte de esa banda que está haciendo tanto estrago, La Terraza.

Y esta mañana, once miembros fueron capturados.

Lo felicito y siga así. Necesitamos cada vez más seguridad aquí en Medellín.

(…)

“En Colombiamoda 2015 las nuevas ideas son posibles” ¡Qué frase tan inspiradora y tan precisa para describir no solo el momento que vive nuestro sector textil y de confecciones, sino Colombia entera!

Porque la edición número 26 de esta feria se abre en un momento en que el país está convirtiendo en realidad sueños que había tenido durante muchísimo tiempo.

Un país próspero, productivo. Un país con una buena infraestructura. Aquí en Antioquia ustedes van a ser los más beneficiarios, un país con autopistas, con viaductos, con túneles que nada tendremos que envidiarle a Suiza, a Alemania, a Estados Unidos y por supuesto, un país cada vez más cerca ojalá, de la paz.

Pero también un país preparado para asumir los retos, las dificultades que impone el entorno internacional.

Uno de los retos más urgentes se deriva –como es bien sabido– de la desaceleración de la economía internacional, producto entre otras cosas, de la caída del precio del petróleo y de los productos básicos en general.

Pero tenemos por fortuna una economía fuerte, confiable, que hemos venido construyendo poco a poco a través de los últimos cinco años y a través de una política de disciplina y austeridad fiscal. Y no hay que olvidar que estamos creciendo por encima de la región. El año pasado crecimos el 4.6 por ciento. Primeros en la región.

Este año vamos a crecer 6 o espero 7 veces más, que el promedio regional.

Pero eso no impide que la pérdida de dinamismo del comercio internacional y de lo que está sucediendo en el entorno nos afecte.

Sí nos afecta. Y la prueba es que nuestras exportaciones bajaron casi un 7 por ciento al cierre del año pasado. Y en estos primeros meses no hemos tenido un comportamiento muy favorable, porque nos estamos comparando con meses muy buenos del año pasado y todavía no hemos podido recuperar las exportaciones.

Y frente a este escenario desafiante, la pregunta es qué hacer en adelante, y nuestra decisión, la decisión del Gobierno es muy clara.

No vamos a quejarnos simplemente de lo que está sucediendo en nuestro entorno en el mundo, ni nos vamos a cruzar de brazos.

Por el contrario, vamos a asumir los retos y vamos a sacarles jugo a las oportunidades que este nuevo escenario nos plantea.

Vamos a asumir esa lección china de generar oportunidades a partir de los problemas y de las crisis.

Y partimos de una base positiva, pues las ventas del segmento que no pertenece a la minería y al sector energético el año pasado, se mantuvieron estables. E incluso aumentaron con respecto al año anterior.

La industria de la moda –que incluye, además de los textiles y confecciones, pero también el cuero, la joyería, –ahora íbamos con el doctor (Carlos Eduardo) Botero viendo todos estos diseñadores de joyas que están teniendo cada vez más éxito aquí y en el exterior; algunas de sus manufacturas están siendo promovidas por los mejores almacenes– ha sido clave para el aumento de esas exportaciones no minero-energéticas.

Y las cifras así lo ratifican: las ventas totales de este sector superaron el año pasado los 5.100 millones de dólares, dentro de las cuales las exportaciones tuvieron un valor superior a los 1.230 millones de dólares, siendo las confecciones y los textiles, los subsectores más representativos, con más de 850 millones de dólares exportados.

Y todo esto se ha traducido ¿en qué? Por supuesto en bienestar, en empleo, para –óigase bien– casi 4 millones de familias vinculadas a esta industria.

Y el techo todavía está lejos. El sector –que tiene 30 mil empresas registradas en las Cámaras de Comercio– está en constante crecimiento, en constante evolución. Esta feria es prueba palpante de ello.

Entonces ¿cuál es el principal reto?

El principal reto es seguir exportando, conquistando cada vez más mercados, abriéndose paso en esos países donde no hemos exportado, es decir, exportar cada vez más.

Nuestras exportaciones per cápita todavía son muy bajas. Y tenemos ahí un margen muy amplio para crecer.

Y las oportunidades están ahí: por cuenta de los tratados de libre comercio, nuestros exportadores tienen hoy un acceso privilegiado a más de 1.500 millones de consumidores en todo el mundo.

Y esos consumidores todos quieren productos de calidad, productos que sean sinónimo de excelencia, productos que no estén manchados por la infamia de la explotación laboral, y eso es lo que precisamente producimos en Colombia.

Gracias a tratados como los que hemos firmado con los Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, tenemos ya hoy, más de 400 empresas exportando a esos mercados, incluyendo casi 150 nuevos productos de prendas de vestir.

Pero podemos hacerlo todavía mucho, muchísimo mejor.

Nosotros nos pusimos una meta ambiciosa como Gobierno y –como país–, que es llegar al 2018 –en tres años, Ministra (de Comercio, Industria y Turismo, Cecilia Álvarez-Correa)– a exportar 30 mil millones de dólares en bienes y servicios no minero-energéticos...

Es una meta muy alta pero nos hemos propuesto metas muy altas y las hemos cumplido.

Hace cuatro años cuando le dije yo al entonces Ministro (Sergio Diaz-granados) que quería que la meta de turistas sobrepasará los 4 millones –estábamos en 2 millones–, me dijo: ‘eso es demasiado alto’.

La sobrepasamos.

Cuándo nos propusimos conectar todo el país con fibra óptica y banda ancha, todos los municipios del país, nos dijeron que estábamos locos. La cumplimos.

Y esta también la tenemos que cumplir.

Y hoy, en Colombiamoda, quiero plantearles a ustedes, como sector, una meta: que en tres años estemos exportando más de 1.000 millones de dólares en textiles y confecciones. Y esto implica un crecimiento del 17 por ciento sobre el valor del año pasado, o sea que tampoco es una meta muy alta.

Ayer precisamente estábamos en una reunión con exportadores del sector agropecuario y en una discusión salió a relucir la posibilidad de exportar de aquí al año entrante, o a más tardar el año siguiente, 1.000 millones de dólares en carne, aprovechando precisamente esos nuevos mercados.

Y así es que vamos a ir cumpliendo, Ministra, esa meta de los 30 mil millones.

Pero este sector es muy especial por lo que representa, por la mano de obra que genera, por la prosperidad que genera.

Es una meta realista y estoy seguro de que la podemos superar.

Y digo “podemos”, porque ustedes pueden seguir contando con todo el apoyo del Gobierno nacional.

Y hemos estado siempre, creemos en este sector, desde cuando yo fui Ministro de Comercio Exterior, usted se acordará doctor Guillermo (Valencia, presidente del consejo directivo de Inexmoda), aquí le dije: este es un sector que teneos que impulsar. Tenemos todas las condiciones y sobre todo existe el capital humano, el talento. Y eso lo vemos aquí en esta feria en una forma muy, muy clara.

Aprovechar los tratados de libre comercio implica un conocimiento cada vez mejor sobre aspectos como reglas de origen, adecuar la oferta de acuerdo a las necesidades de cada mercado –cada mercado se está volviendo cada vez más sofisticado–, tener información cada vez más especializada sobre esos mercados, sobre la demanda, cómo está cambiando la demanda.

Una de las grandes ventajas que tenemos nosotros, por ejemplo en el mercado norteamericano, es nuestra capacidad de respuesta rápida a los cambios en los gustos de los consumidores.

A China se toma mucho más tiempo y nosotros podemos cambiar mucho más rápido y satisfacer ese tipo de demandas.

ProColombia juega un papel fundamental en este esfuerzo para incrementar las exportaciones de prendas de vestir…

Cómo los apoya María Claudia (Lacouture, Directora de ProColombia) y todo su equipo.

Generándoles oportunidades para que ustedes vendan a través de diversos mecanismos que hay que se están desarrollando.

Por ejemplo, dándoles información sobre mercados, guiándolos en su proceso de exportación. Muchos de los empresarios colombianos no saben exportar, nunca han exportado.

Nuestras pequeñas industrias, nuestras pequeñas empresas, las pymes, solamente el 10 por ciento son exportadores. En el resto del mundo están entre el 40 y el 60 por ciento. Allí hay un potencial enorme.

Y ahí está ProColombia para ayudar. En cómo aprovechar los tratados de libre comercio, apoyando su participación en ferias internacionales, en misiones de compradores, en macrorruedas, que se están realizando cada vez con mayor éxito.

Estamos acompañándolos a todos según sus necesidades y su potencial. ProColombia, que era la antigua Proexport, la construimos – acuérdese, doctor Guillermo–, a Proexport la construimos precisamente para cumplir con esa función, la que está cumpliendo hoy en día.

Y es una especie de fuerza de ventas –la fuerza de ventas que es de ustedes– a nivel internacional…

También venimos trabajando en la inclusión de una lista de productos en bloque para el mecanismo de escaso abasto en el mercado de Estados Unidos

De hecho, ProColombia y la USAID están apoyando un proyecto para que 10 empresas del sector privado puedan acceder a este mecanismo.

Queremos también impulsar las ventas a través de comercio electrónico. Ahí nos hemos quedado un poco atrás.

Ayer precisamente, en una reunión con los exportadores agropecuarios, me decían algo que estamos corrigiendo rápidamente: Colombia no puede exportar café a través del comercio electrónico.

Yo le preguntaba a la Ministra, eso no puede ser posible.

Pues sí. A alguien se le ha olvidado en la Federación de Cafeteros y en el Gobierno actualizar la regulación sobre la exportación de café, que hoy una parte importante del comercio se hace es por vía electrónica.

O  seguir acercando a los compradores y a las empresas colombianas a través de todos los canales que hoy se están abriendo.

Tan solo en esta edición de Colombiamoda, ProColombia ha traído casi –usted me corregirá– más de 700 compradores internacionales que representan a empresas de 36 países.

Quiero –aquí hay muchos aquí presentes– darles una muy calurosa bienvenida, un saludo muy especial a los que más compradores han traído, que son los de Estados Unidos, México, Costa Rica. Pero a todos, un saludo muy especial. 

Y me complace mucho ver que más de la mitad de las empresas compradoras participan por primera vez, y vienen buscando marcas colombianas en todos los segmentos de textiles y confecciones.

¡Esa es la idea! Que todos –empresarios, compradores, visitantes– hagamos de Colombiamoda un espacio para esas empresas nacionales que están trabajando para conquistar, para ingresar a los mercados internacionales.

Y sea el momento para reiterar a todos ustedes, empresarios de la moda, que vamos a seguir defendiendo jurídicamente la medida de arancel mixto y de confecciones y calzado ante la Organización Mundial del Comercio.

Ya vamos a completar 3 años manteniendo una medida que ha sido muy importante para fomentar al sector textil y de confecciones.

Porque nuestra industria debe ser competitiva, pero también debemos defenderla de esas “malas” importaciones que son fruto de la competencia desleal o se hacen con precios sub-facturados.

Y otras medidas para impulsar el sector las encontramos, como lo mencionó el doctor Botero, en el Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo, lo que hemos llamado el PIPE versión 2.0.

Estamos invirtiendo casi 17 billones de pesos para impulsar el crecimiento y de la producción a través de una economía más diversificada.

Y dentro de esa inversión hemos establecido unas líneas de crédito para financiar a la industria nacional a través de Bancoldex, aquí se encuentra su Presidente,  por un valor de 900 mil millones de pesos. Y ¡Ya llevamos más de 230 mil millones desembolsados! Están a disposición de toda la industria colombiana.

Otro elemento estratégico, también lo menciono el doctor Botero, en este esfuerzo de fomentar y fortalecer nuestra industria, nuestro sector productivo,  es la Ley Anticontrabando, que finalmente logramos aprobar en el Congreso de la República y que sancioné hace unos días. 

El contrabando es un enemigo del trabajo formal, del empleo, de la productividad del país, del desarrollo del país, es un enemigo de los empresarios, es un enemigo del Gobierno, es un enemigo de la DIAN, es un enemigo muy, muy implacable que hace unos estragos incalculables y sobre todo deja tendido a mucha gente que trabaja duro y trabaja limpio.

Por eso con esta ley, que fue muy complicada de aprobar, pero que finalmente salió y salió bien, no solo estamos endureciendo las penas contra el contrabando, sino que estamos fortaleciendo la institucionalidad para poder combatir con más eficacia este delito.

Todavía hay quienes piensan en Colombia que el contrabando no hace daño, que es cosa de comprar un par de películas o un televisor a precios más baratos. 

Pero la realidad es que el contrabando le cuesta al país más de  6 mil millones de dólares al año, y destruye por lo bajo cerca de 200 mil empleos cada año. Aparte de que financian esas grandes mafias del crimen organizado, es uno de sus fuentes de financiación.  

Para que se hagan una idea de la magnitud de este fenómeno, en los últimos dos años  entre al año 2013 y 2014  la DIAN incautó más de 140 mil millones de pesos en ropa de contrabando.

y ayer tuvimos una excelente noticia en la lucha contra este flagelo, pues un individuo, Joaquín Brugés, cabeza de la mayor red de contrabando de textiles del país, se entregó a la POLFA y aceptó los cargos en su contra, que incluyen lavado de activos y exportaciones e importaciones ficticias, entre otros muchos delitos.

Este es un golpe muy importante –logrado después de mucho tiempo, de seguimientos e investigaciones por parte de la Policía Fiscal y Aduanera, de la POLFA y la Fiscalía – y que hace parte de nuestro empeño permanente para combatir este fenómeno, y ustedes van a ver cada vez más incautaciones y más gente en la cárcel, porque nuestros propósito es desarticular esas bandas poderosísimas que controlan el contrabando del país.

Son unas bandas que, unas organizaciones mafiosas muy poderosas incrustadas en todos los estamentos del Estado, pero las vamos a combatir con toda la vehemencia y con toda la determinación.     

Esta ley por ejemplo nos da por primera vez la posibilidad de incautar los vehículos donde transportan el contrabando.

Eso no existía antes. Entonces era muy fácil por qué incautábamos un material de contrabando y el camión o la tractomula seguía campante. Simplemente se retornaba, se reabastecía y volvía.

Ahora el dueño de esa tractomula la va a perder.

Y ustedes no se imaginan lo que eso ya está representando en la efectividad en la lucha contra el contrabando.        

Por eso la Ley Anticontrabando debe ser entendida y ser recibida como lo que es: es un apoyo a la industria, a la industria legal, al comercio legal y al esfuerzo diario de nuestros empresarios.

Aquí nadie está persiguiendo ni nadie va perseguir al pequeño comerciante que está haciendo las cosas bien. Aquí estamos es persiguiendo las personas que están cometiendo delitos, crímenes.

Por eso yo invito al país a que nos unamos en hacer efectiva esta ley que nos va a beneficiar a todos los colombianos de forma muy importante. 

*****

Así que nuestro compromiso con el sector es profundo y de largo plazo, ¡y no es simplemente un apoyo por qué está de moda!

Me alegra comprobar cada año, aquí he venido todos los años, que Colombiamoda sigue en permanente evolución y es un semillero de talento joven. Ahora con el doctor Botero recorríamos los stands. Muchachos, muchachas muy jóvenes, ya sobre saliendo como diseñadores.  

Aquí están –en esta feria–  los Nairo Quintana, las Catherine Ibargüen, las Mariana Pajón de las confecciones, que pondrán en alto, muy en alto, el nombre del país con sus creaciones.

No me queda sino desearles los mayores éxitos durante estos días, y reiterarles una vez más el apoyo irrestricto y el compromiso del Gobierno nacional al crecimiento de esta industria que nos llena de vitalidad, nos llena de color y además nos llena de renombre internacional.

La moda es sinónimo de sueños que se hacen realidad, y todos los días nos demuestra –con emprendimiento, con calidad, con creatividad– que las nuevas ideas son posibles.

Muchas gracias.