Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Julio > Intervención del Presidente Juan Manuel Santos en la gira ‘Estamos Cumpliendo’, Sector Defensa y Seguridad

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Intervención del Presidente Juan Manuel Santos en la gira ‘Estamos Cumpliendo’, Sector Defensa y Seguridad

 Puerto Asís, Putumayo, 30 jul (SIG).

Hoy estamos aquí, en Puerto Asís, cumpliendo esta gira que hemos iniciado ya hace unos días de ministerio en ministerio y de región en región, para a hacer un análisis de cada ministerio sobre cuáles han sido los logros que se han conquistado en estos últimos cinco años, ya vamos a completar cinco años de gobierno, dónde estamos y para dónde vamos los próximos tres años.

Esta es una especie, también, de rendición de cuentas con las comunidades, con el país y un análisis de buen gobierno para comprometernos con unas metas todavía más ambiciosas que las metas que nos propusimos hace cuatro y cinco años, que por fortuna, hemos venido cumpliendo y en la mayoría de los casos, cumpliendo con creces.

En esta ocasión es el Ministerio de la Defensa por el cual tengo yo una especial predilección e interés precisamente porque fui su ministro, Ministro de Defensa durante más de tres años y es un Ministerio que cumple un papel fundamental, muy importante, porque es la base del progreso de cualquier nación.

Yo lo he dicho en repetidas ocasiones citando a los romanos cuando se inventaron el concepto de república decían: la seguridad tiene que ser la primera ley de la república, porque si esa ley no opera correctamente, las demás leyes se vuelven inocuas. Y eso es una verdad de a puño en cualquier lugar del mundo, en cualquier país, y muy especialmente aquí en Colombia.   

Por eso, quiero comenzar por reiterarles mis agradecimientos, el agradecimiento del Gobierno y de todos los colombianos, a nuestros soldados de tierra, mar y aire, a nuestros policías, porque gracias a su labor, gracias a su sacrificio es que hoy podemos mostrar a una Colombia en progreso, una Colombia avanzando y avanzando muy positivamente en materia económica, en materia social.

Somos cabeza de grupo, para utilizar un término deportivo, en materia de crecimiento económico en toda la región, a pesar del descenso en el ritmo de crecimiento este año por la baja de los precios del petróleo.

Vamos a continuar con la camiseta amarilla en toda la región latinoamericana en materia de crecimiento.

Fuimos el país que más redujo el desempleo, que más puestos de trabajo creó, creamos tres millones de puestos de trabajo, el país que más redujo la pobreza y la pobreza extrema en toda la región.

Y esos son logros muy importantes porque de eso se trata una política económica y social progresista, una política económica y social apropiada para nuestras necesidades y eso no se hubiera logrado, si no es por la confianza y la seguridad que nuestras Fuerzas Armadas han obtenido a costa de un sacrificio muy alto.

Por eso el agradecimiento con ellas, con todos sus miembros será eterno por parte de la sociedad colombiana.

Hoy tuvimos la oportunidad de reunirnos toda la mañana con el Ministro (de Defensa, Luis Carlos Villegas), con los funcionarios del Ministerio, con los altos mandos, con los Comandantes de las Fuerzas, con el Director de la Policía (general Rodolfo Palomino), para a hacer un análisis  precisamente los logros que se han obtenido y ver cómo vamos a enrutarlos hacia el futuro.

Pero un tema muy concreto, muy específico que tratamos, se refiere tal vez a uno de los problemas más graves que tenemos en el país, que está surgiendo con una fuerza impresionante, que tenemos que ponerle coto, y por eso le dedicamos un buen tiempo a analizar y a ver qué podemos a hacer frente al tema de la minería criminal.

Llevamos ya un tiempo largo analizando el problema.

Yo le dije a las Fuerzas, le dije al Ministro: para poder vencer cualquier enemigo hay que conocerlo, hay que ver cómo opera, hay que encontrarle sus debilidades, hay que saber cuáles son sus fortalezas porque de otra forma no lo vamos a poder vencer.

Pues llevamos algún tiempo en ese proceso de conocer mejor a este nuevo enemigo: la minería criminal y lo que hemos descubierto nos ha sorprendido porque es un enemigo mucho más poderoso, mucho más peligroso y que hace mucho más daño del que pensábamos que está haciendo en todo el país.

Y por eso quiero anunciarle a ustedes desde Puerto Asís, aquí en Puerto Asís y al país entero, que hoy le estamos declarando la guerra y colocando como objetivo prioritario de alto valor, a la minería criminal.

Esa minería criminal según las cifras que nos han dado diferentes ministerios, porque en este proceso de conocer al enemigo han participado varios integrantes del Gobierno, esto ha sido liderado por la Presidencia de la República y por el Ministerio de Defensa, pero también han estado presentes el Ministerio de Justicia, el Ministerio de Minas y Energía, el Ministerio del Medio Ambiente, porque todos tienen que ver con las nefastas consecuencias que está generando la minería criminal.

Es un negocio que, se calcula, puede estar por el orden de siete o más billones de pesos, o sea que es un negocio que mueve más plata que el propio narcotráfico aquí en el país. Eso comparando el valor, la producción en el momento en que sale bien la coca del laboratorio o bien el oro desde el llamado beneficiadero.

Cuando comparamos esas dos cifras, lo que produce la  minería criminal especialmente de oro, es una cifra muchísimo mayor a la que produce el narcotráfico.

Y eso se va directamente a financiar estas mafias, estos grupos de crimen organizado que no solamente están dedicados a la minería criminal, sino dedicados a trata de personas, al propio narcotráfico, a todos los delitos que infortunadamente tenemos en este país. Y por eso atacar esa fuente de financiamiento de ese crimen organizado, será prioridad del Gobierno, prioridad de todas las Fuerzas, del Ministerio de Defensa, de la Policía y también del sistema judicial.

En esto vamos a trabajar muy de la mano del sistema judicial, muy de la mano de la Fiscalía General de la Nación, porque esto tiene que ser una guerra que se libra por parte, no del Gobierno sino de todo el Estado si queremos triunfar.

Las consecuencias de esta minería criminal son difíciles de exagerar. Nos decía, por ejemplo, el Viceministro del Medio Ambiente (Pablo Vieira), que los estudios internacionales ya muestran que Colombia y específicamente el departamento de Antioquia tienen los índices de contaminación de mercurio en el aire, más altos del mundo, óigase bien, los índices de contaminación por mercurio en el aire, más altos del mundo. Eso es algo que nos debe preocupar a todos los colombianos no solamente a los antioqueños.

Pero no solamente eso, los índices de mercurio que se están encontrando en los pescados, en los ríos en Colombia ya están sobrepasando los límites permisibles o sea que eso está acabando con todo. La minería criminal está acabando con nuestro medio ambiente, nuestra biodiversidad que es el activo más valioso que tenemos los colombianos.

El mundo entero está preocupado por el cambio climático, por ver cómo podemos preservar el medio ambiente, por ver cómo podemos preservar la biodiversidad.

Un país como Colombia, que es uno de los más ricos en materia de biodiversidad, somos el más rico por kilómetro cuadrado, no nos podemos dar el lujo de permitir que esta actividad ilícita, la minería criminal, acabe con un activo que es de todos los colombianos, pero sobre todo de las futuras generaciones.

Lo que está haciendo en materia de contaminación de los ríos, en materia de financiación de los grupos ilegales, el efecto de esta minería ilegal en todo lo malo de este país, pues es difícil de exagerar como lo decía al principio y lo que hemos encontrado a raíz del análisis que hemos hecho nos ha sorprendido por la magnitud del problema y por las consecuencias negativas, nefastas, que está teniendo esta actividad.

Es por eso que hoy estamos lanzando una estrategia que hemos venido elaborando desde hace ya algún tiempo, nos la presentó el señor Ministro de Defensa para combatir esa minería ilegal con mucha más eficacia.

Lo primero que tenemos que hacer, ya está preparado el proyecto de ley, es cambiar la legislación porque carecemos de las herramientas adecuadas para poder ser más efectivos en la lucha contra la minería ilegal.

Entonces se va a presentar un proyecto de ley y yo le pediría al Ministro que le pusiéramos mensaje de urgencia a ese proyecto de ley por la prioridad que esto debe tener, que es la prioridad para todos los colombianos.

Ese proyecto de ley tendrá diferentes componentes para permitir que el Estado, que la Policía tenga más herramientas para combatir esta minería ilegal, el control de ciertas sustancias utilizadas por las actividades criminales mineras.

Le da capacidad a la Policía para suspender actividades mineras y decomisar el oro que se extrae ilegalmente.

Hoy, por ejemplo, el oro cuando llega a su punto de compra, el oro comienza en diferentes fuentes, va a unos beneficiaderos, cuando sale del beneficiadero ese oro se vuelve legal y no hay posibilidades de decomisarlo.

Vamos a imponer unas condiciones de trazabilidad a cualquier persona que esté transportando ese oro, de dónde viene ese oro y si no lo puede justificar de dónde viene se puede incautar.

Medidas de esa naturaleza que nos van a permitir ser más efectivos en la lucha contra la minería criminal.

También vamos a elevar, por supuesto, las penas en forma drástica para quienes están dedicados a esta actividad.

Asociando esa actividad con el lavado de activos con el concierto para delinquir con otro tipo de delitos, entre otros, delitos ambientales para elevar las penas a todos los que están dedicados a esa actividad ilícita que tanto, tanto daño le está haciendo al país.

Pero no nos vamos a quedar quietos mientras tanto, mientras se aprueba la ley. Ahí ya hemos venido haciendo operaciones en contra de esta actividad criminal.

Ustedes habrán visto en los medios de comunicación varias de esas operaciones, las vamos a multiplicar.

Vamos a crear, así como existe en la Policía una dirección dedicada a la lucha contra el narcotráfico, vamos a crear una dirección de igual importancia comandada por un general en la lucha contra la minería ilegal.

Y de la misma forma, en el Ejército hay una brigada especial dedicada a la lucha contra el narcotráfico, vamos a crear una brigada en el Ejército dedicada exclusivamente a la lucha contra la minería ilegal.

En el Estado, en la Presidencia de la República existe el Consejo Nacional de Estupefacientes que regula y toma las decisiones con autoridad de ley, con la facultad de ley para controlar todo el negocio del narcotráfico.

Pues le vamos a agregar a ese Consejo, que no es solamente el Consejo Nacional de Estupefacientes, sino el Consejo Nacional también es el mismo Consejo donde tienen asiento la Fiscalía, la Procuraduría, diferentes entidades que tienen que ver con el manejo del Estado en lucha contra el delito y el crimen; le vamos a agregar y contra la minería ilegal para que pueda abarcar toda esta política.

Le he dado instrucciones a los señores Comandantes, al señor Director de la Policía que coloque este enemigo en las prioridades de su accionar diario, porque tenemos que vencer un enemigo que está causando mucho más daño de lo que están causando otros enemigos que tenemos en el Estado y en el Gobierno.

Y por eso se ha convertido, a partir de hoy, en objetivo prioritario de alto valor y en una campaña que vamos a iniciar el día de hoy para poder controlar esta actividad que tanto daño le está haciendo a nuestro país.

Dicho esto, pasamos entonces a la rendición de cuentas, los logros que hemos obtenido. Yo, la verdad me siento muy orgulloso de lo que hemos obtenido hasta el momento.

Tenemos, y lo puedo decir con conocimiento de causa y con un inmenso orgullo, tenemos las Fuerzas Armadas más sólidas y más poderosas de toda nuestra historia.

Ustedes vieron los videos, eso es apenas una pequeña muestra. Yo conozco estas Fuerzas prácticamente desde que tenía uso de razón, pertenecí a ellas. Yo recordaba este sábado pasado cómo hace 48 años ingresé a la Escuela de Cadetes Almirante Padilla y cómo han evolucionado las Fuerzas desde entonces.

Y qué bueno que en los últimos nueve años, como Ministro de Defensa y luego como Presidente hayamos podido fortalecer estas Fuerzas y decir hoy, sin lugar a dudas, que tenemos el mejor Ejército de nuestra historia.

Y el General (Alberto José) Mejía que es un gran estudioso de los ejércitos y de las fuerzas armadas aquí y en otros países puede dar fe de esa aseveración.

Tenemos la mejor Armada, la Fuerza a la cual yo pertenecí, de toda nuestra historia. Tenemos la mejor Fuerza Aérea de toda nuestra historia y no solamente en equipos, sino en personal capacitado, en su preparación.

No ceso de repetir el aplauso que toda Colombia le da, general  (juan Pablo) Rodríguez, a sus Fuerzas Especiales compuestas por todas las Fuerzas Armadas, sus Fuerzas Comando que ganaron las Olimpiadas Panamericanas contra todos los países de América, la semana pasada, en Guatemala.

Ya llevamos de 11 olimpiadas, siete, de 11 hemos ganado siete. La última fue muy luchada, Estados Unidos nos llevaba una ventaja pero los últimos días nuestros soldados, nuestros policías hicieron un gran esfuerzo y se impusieron y quedamos con la medalla de oro.

Eso es una pequeña muestra de lo que nuestras Fuerzas han logrado en estos últimos años y son Fuerzas que están en este momento preparadas para garantizar la paz, si logramos esa paz.

Yo decía, ahora que, y pensaba ahora que estábamos en el minuto de silencio por nuestros héroes caídos en combate, qué bueno sería que ustedes aquí en el Putumayo sí que lo apreciarían, qué bueno sería no tener que hacer esos minutos de silencio porque no hay combate porque no hay soldados o policías caídos en combate.

Eso sería un país maravilloso, ese es el país que yo quiero construir. Estamos acercándonos pero no podemos cantar victoria. Queda un recorrido difícil y por eso lo que quiero decirles a ustedes, aquí en el Putumayo, y al país entero es que estas Fuerzas, que están en su mejor momento, están tan preparadas para garantizar la paz, porque vamos a tener que tener unas Fuerzas muy sólidas, muy eficaces para lograr esa paz.

No vamos a cometer el error que cometieron en otros países, por ejemplo, en Centroamérica que cuando negociaron y firmaron la paz desmantelaron o debilitaron sus fuerzas armadas y hoy todavía están pagando las consecuencias de ese error.

Nosotros no vamos a cometer ese error, este proceso lo hemos adelantado precisamente aprendiendo de los errores y también de las lecciones exitosas de muchos procesos.

Por eso creo que hemos venido poco a poco avanzando y llegamos a un punto que nunca antes habíamos llegado pero falta todavía un trecho muy difícil de recorrer, que espero que lo recorramos con éxito y lleguemos a la paz.

Pero si no llegamos a la paz, tengan ustedes la tranquilidad que esas Fuerzas estarán más que preparadas para garantizar la seguridad de los colombianos en caso que, Dios no lo quiera, nos toquen 20, 30 años más de guerra.

Ojalá eso no suceda, por eso estamos perseverando en la búsqueda de esa paz y es el objetivo que yo quiero alcanzar para que departamentos como este, como el Putumayo, en los estudios que se han hecho de las diferentes universidades, este es de los departamentos que se beneficiarían más.

Hay un estudio que hizo la Universidad de los Andes, Gobernador (Jimmy Harold Díaz Burbano), de diferentes zonas del país, como crecerían estas zonas en materia de generación de empleo, en materia de progreso, prosperidad.

Y el Putumayo es una de las zonas que más podría prosperar si logramos la paz en este país.

Esas Fuerzas pues tiene unos logros que algunos quieren poner en tela de juicio, algunos quieren decir que no es verdad, pero es que los hechos son tozudos, ahí están las cifras, las cifras no mienten voy simplemente a mencionar algunos: los homicidios, que más significado, que más se utiliza a nivel mundial midiendo la seguridad de un país, esos homicidios están en el punto más bajo en los últimos 40 años.

Y hay otra indicación, otro medidor que yo le sigo a nuestras Fuerzas, es el número de municipios sin homicidios, y ese número ha crecido en los últimos 4 años, de 276 a 445 el número de municipios sin un solo homicidio, y ojalá lleguemos muy pronto a esa situación que estamos viviendo hoy, porque también el secuestro ha bajado a su nivel más bajo.

Que un solo secuestro conmueva a toda la sociedad, como hoy está sucediendo, secuestran a alguien y ya eso volvió otra vez noticia.

Antes secuestraban 15 personas diarias y no aparecía ni en las segundas o terceras páginas de los periódicos, o sea, nos estamos acercando a ser un país normal, un país donde un homicidio nos conmueva a todos.

Pero ahí vamos avanzando y avanzando en forma importante.

Otros indicadores que son muy dicientes de la efectividad de nuestras Fuerzas, el número de desmovilizados de las Farc y el ELN han crecido en forma muy importante.

El número de Policías que tenemos nosotros cuidando nuestras ciudades y nuestros campos, lo hemos aumentado en un 25 por ciento, es un aumento muy, muy considerable que se va a mantener y a fortalecer hacia el futuro.

Tenemos en menores cifras de hurto de automotores, menores cifras de piratería terrestre, de atentados terroristas, tenemos el 94 por ciento de los municipios sin presencia de Farc y el ELN.

Tenemos una serie de indicadores de incautaciones de cocaína, por ejemplo, que son muy estimulantes.

Hemos dicho que vamos a fortalecer la lucha contra los diferentes eslabones del narcotráfico y sobre todo concentrarnos donde más duele, donde más duele no es perseguir al campesino porque está cultivando coca, donde más duele  es perseguir la coca que está a punto de exportarse, que vale mucho más o ir detrás del dinero que produce esa coca, y ahí hemos hecho avances importantísimos.

En lo que llevamos de este año, el número de toneladas, ¿General (Rodolfo) Palomino es cuánto?, 94 toneladas, que si seguimos a este ritmo, porque estamos en el séptimo mes, vamos a romper todos los récords en materia de cocaína incautada por nuestras Fuerzas. Porque no solamente es la Policía también es el Ejército, la Armada, todas las Fuerzas Militares están también en este propósito.

No quiero aburrirlos en materia de logros por qué ahí están, ahí están todas las cifras, ahí están los hechos y están los resultados.

Y son los resultados de unas Fuerzas que están trabajando con entusiasmo, los que dicen que nuestras Fuerzas están desmoralizadas, no saben de lo que están hablando, yo tengo un contacto directo con nuestros soldados de tierra, mar y aire, prácticamente todos los días.

Con nuestros policías y lo que yo veo, lo que yo percibo es unas Fuerzas orgullosas de que por fin estamos viendo la posibilidad de una paz gracias a sus resultados, gracias a sus esfuerzos, porque la paz es la victoria de nuestras Fuerzas Militares. Y eso lo conocen muy bien nuestros soldados y nuestros Policías.

Ministro, entonces por qué no continúa usted hablando de otros logros que creo que usted quiere resaltar, y hablemos un poco hacia el futuro, cuáles son los retos, cuáles son los objetivos que nos vamos a poner desde la perspectiva de este Ministerio tan importante para el país como es el Ministerio de la Defensa Nacional.

Ministro Luis Carlos Villegas

(…)

Llegamos al final de esta rendición de cuentas, de este evento, quiero agradecerles a todos nuevamente, a todo los miembros de las Fuerzas Militares, de la Policía, a todos los funcionarios del Ministerio y a todos los ciudadanos que con su ayuda su cooperación nuestras Fuerzas están dando esos resultados.

Ese matrimonio comunidades, ciudadanía más Fuerza Pública es imbatible por eso mi solicitud a todos los colombianos, aquí ustedes en Puerto Asís que ha sido una población que ha sufrido la violencia como pocas poblaciones en el país, a todos del Putumayo, a todos a todos los compatriotas es: sigan creyendo, sigan apoyando cada vez más, denles la información, colaboren con la Fuerza Pública, porque los únicos que van a perder con ese matrimonio son los delincuentes, que son nuestros enemigos.

Quiero agradecerles a todos los colombianos que han venido haciendo esa labor. Vamos, como lo dijo el Ministro,  a fortalecer las redes de apoyo, la tecnología nos a permitir ese apoyo en una forma mucho más efectiva y por eso, si la ciudadanía se apropia ella misma de esta seguridad con las Fuerzas Armadas, con nuestros soldados y nuestros policías este país será un país mucho más seguro.

Yo quiero simplemente terminar con lo siguiente: mucha gente se pregunta pero qué va a pasar si se firma la paz con la seguridad de los colombianos, si esta gente desmovilizada se dedica a la delincuencia, a la criminalidad, entonces qué va a pasar con nuestra seguridad.

Es una buena pregunta que tiene una respuesta muy clara, ustedes escucharon al Ministro, gente de las Farc en armas, a diciembre del año pasado estaban en 6.400, 6.500.

Nosotros hemos desmovilizado, desde que yo era Ministro de Defensa a hoy, y creo que en la historia reciente, cerca de 53 mil combatientes, o sea, absorber esa gente con un proceso de reentrenamiento para que sirvan a la sociedad en forma productiva, no va a ser un esfuerzo muy grande, no va a requerir una institucionalidad muy compleja porque ya  la tenemos y tenemos experiencia.

Y los desmovilizados que se han venido desmovilizando y que hoy están trabajando y que hoy tienen sus familias, y que hoy están contentos. Los hemos escuchado en múltiples ocasiones, entonces este esfuerzo no va a ser un esfuerzo grande, entonces va a haber ese peligro de que esta gente desmovilizada, que muchas de ellas solamente saben disparar, se convierta en nuevos delincuentes.

Pero por el contrario, todas las energías que la Fuerza Pública hoy está dedicando a la guerra contra las Farc, todos esos recursos se pueden reorientar a darle más seguridad a los colombianos en contra de otras fuentes de delito y de criminalidad.

Hoy hablábamos aquí en toda esta región, la Fuerza de Tarea Omega, tiene 18 mil soldados. Si el día de mañana firmamos la paz esos 18 mil soldados se pueden repartir por el resto del país haciendo control militar de área, luchando contra la minería criminal, luchando contra la depredación de nuestro medio ambiente, dándoles más seguridad a los colombianos en lugar de estar metidos allá en la selva combatiendo a las Farc.

O sea, que otro de los grandes dividendos de la paz será más seguridad para los colombianos, para el colombiano de a pie, para el colombiano aquí en Puerto Asís, para el colombiano en Putumayo, para el colombiano común y corriente en todo el país.

Con eso termino.

Muchas gracias.