Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Junio > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos al término de la presentación de la evaluación integral de la Universidad de Harvard sobre la reparación de víctimas en Colombia

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos al término de la presentación de la evaluación integral de la Universidad de Harvard sobre la reparación de víctimas en Colombia

 Bogotá, 4 jun (SIG).

Muy buenas tardes. Acabamos de salir de una reunión muy interesante, muy oportuna, con los representantes de la Universidad de Harvard que han venido haciéndole seguimiento a todo nuestro proceso y nuestra política de víctimas con dos instituciones: la Usaid de Estados Unidos y la institución que ellos han contratado para hacerle vigilancia y seguimiento y ayudarnos a enfocar mejor toda nuestra política de víctimas.

Hace cuatro años, precisamente el 10 de junio del 2011 creo que se  marcó un hito en la historia de Colombia al sancionar en este Palacio la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras. Aquí estuvo personalmente el Secretario General de Naciones Unidas.

Con esta Ley empezamos a recorrer un camino muy importante para dignificar y hacer justicia para millones de colombianos que han padecido el drama del conflicto armado en nuestro país. 

Nos comprometimos a atender a las víctimas, a repararlas sin terminar el conflicto. Eso no tiene precedentes. Hoy podemos decir que hasta ahora hemos cumplido ese compromiso y que el proceso de reparación es una realidad.

Desde entonces, las víctimas han estado en el centro de la solución del conflicto armado. Eso también es algo sui géneris, no tiene precedentes.

El hecho que las víctimas hayan ido a La Habana a reunirse con las dos partes, tanto de las Farc como del Gobierno, a expresar la forma como ellas mismas quisieran ser reparadas, quisieran que se atendieran sus derechos, no tiene precedentes. Primera vez en la historia que se hace.

El mundo está reconociendo nuestro esfuerzo. Por eso nos llena de satisfacción que una de las universidades más prestigiosas del mundo, la Universidad de Harvard, en un estudio muy profundo donde evaluó todas las medidas, los resultados de esta reparación, haya concluido, fue lo que nos acaban de mencionar, que Colombia tiene el registro de víctimas y una política que no se compara con ninguna otra en el resto del mundo.

En una tarea juiciosa de valoración y registro, hemos identificado a cada una de las víctimas para tratar responderles, como Estado, a sus propias necesidades y, sobre todo, para garantizarles sus derechos.

Ha sido un ejercicio titánico. Realmente es un ejercicio monumental, no tengo sino palabras de agradecimiento y de felicitación a miles y miles de personas que han estado con pasión, con convicción, trabajando en la Unidad de Víctimas, creada precisamente por la ley y con el departamento de Prosperidad Social.

Aquí tenemos a la Directora del Departamento, Tatiana Orozco, y Paula Gaviria, la Directora de la Unidad. Y estamos depurando este registro para hacerlo cada vez más exacto, más preciso.

Ya hemos reparado a más de medio millón de personas con una inversión que supera los 3 billones de pesos, con lo que han ido superando, a través de esta reparación, su situación de vulnerabilidad.

Además, no solo avanzamos en la reparación individual, sino también en la reparación de muchas comunidades, muchos grupos, muchas organizaciones sociales que fueron también que fueron victimizadas.

Este estudio nos dice que en la reparación colectiva ahí tenemos que trabajar mejor, que hemos generado demasiadas expectativas y que podemos hacer algo más sencillo pero multiplicarlo con más efectividad.

Pero el reto va mucho más allá: no se trata solamente de reparar a las víctimas que ya existen, sino que algo que soñamos todos los colombianos: de garantizar, de una vez y para siempre, que no haya nuevas víctimas, por eso también estamos buscando la paz.

Yo espero que en las próximas horas haya un pronunciamiento importante en La Habana precisamente en esa dirección.

El próximo 10 de junio se instala en Paipa, en Boyacá, la segunda Mesa Nacional de Víctimas. Esta es la máxima instancia de participación y de representación de las víctimas del conflicto armado.

Nuestra tarea con la doctora de la Unidad, con Paula Gaviria, es evaluar con estos líderes de víctimas los resultados de la Ley, así como lo hemos hecho con estos validadores, la Universidad de Harvard, la Usaid, esta otra organización.

Y también evaluar el proceso de reparación. Pues sabemos que la tarea no es solamente del Gobierno, es de todos, y tenemos unos objetivos ambiciosos que solo podremos lograr con la participación de todo el mundo. Esto es un esfuerzo, como decía, titánico. 

Quisiera resaltar algunos resultados de la encuesta que nos presentaron hoy y los resultados del estudio de la Universidad de Harvard.

Este programa, o sea Colombia, ya logró indemnizar a más víctimas que cualquier otro país en la historia del mundo. Por esto, no en vano, la Universidad (de Harvard) califica nuestra política de reparación como la más integral y la ambiciosa que jamás se haya lanzado.

Reparar no significa alegría. Reparar significa reconocimiento por la pérdida de un ser querido, por el dolor que este conflicto ha causado. Ahí se midieron muy bien cuál es el sentimiento de cada víctima que ha sido reparada, cómo reacciona, qué cree que significa que la estén reparando, y los resultados son muy positivos. La Universidad dijo: miren, realmente los resultados hasta ahora han sido muy positivos.

Un resultado relevante es que para las víctimas es más importante la reparación que el castigo, es decir, valoran más la justicia reparativa que la justicia punitiva. En cambio, la población en general prefiere las penas, el castigo. Este es un reto también para todos en este proceso de paz y en la búsqueda de la justicia transicional.

En su informe, la Universidad de Harvard nos invita a perseverar, a persistir, con voluntad política, con esfuerzo fiscal, que ha sido inmenso, pero también a ser sensatos y priorizar. No podemos también ser demasiado ambiciosos, porque de pronto dejamos a mucha gente con expectativas demasiado altas, y después resultan frustradas.

Yo quiero agradecer al Gobierno de los Estados Unidos, a través de Usaid, por su apoyo. El Gobierno hizo posible esta evaluación que ha sido exhaustiva. No es el primer informe, es el último, eso sí, de un estudio que nos ha venido evaluando, en diferentes etapas y a diferentes niveles, el camino recorrido y los planes hacia el futuro.

Ahora bien, hablando de víctimas, no puedo dejar de mencionar lo que está pasando en el caso de nuestra muy querida y apreciada Jineth Bedoya.

Hace menos de un año yo sancioné la Ley contra la Violencia Sexual y firmamos un decreto en el que establecimos el 25 de mayo como el ‘Día Nacional por la Dignidad de las Mujeres Víctimas de Violencia Sexual, en el Marco del Conflicto Armado’.

Ese decreto lo firmamos para conmemorar ese 25 de mayo, como respuesta a una petición explícita de Jineth, como parte de su proceso precisamente de reparación. Un proceso que acompañamos desde hace mucho tiempo, desde el Gobierno, desde la Unidad de Víctimas.  Además que yo soy admirador y amigo personal de Jineth.

Y no deja de ser un contrasentido que mientras estamos transitando ese camino de reconocer, de dignificar a todas nuestras víctimas, haya quedado en libertad uno de los principales implicados del secuestro, la tortura y la violación de Jineth Bedoya.

La Fiscalía ha anunciado que va a revisar los argumentos consignados por Jineth en el recurso que se está presentando. No dudo de que así será y es importante que así sea.

Si queremos caminar hacia una nueva Colombia, una Colombia en paz, tenemos que reconocer a las víctimas y que se les dé garantías de no repetición de todo eso que les ha sucedido.

Los resultados de esta encuesta y los resultados de esa evaluación nos llenan de satisfacción y orgullo y nos dan un nuevo impulso para seguir buscando esa reconciliación y construir un nuevo país. Somos y seremos siempre un Gobierno solidario con las víctimas. Son ellas las que están en el centro de la solución de este conflicto armado. El respeto por sus derechos, sus derechos a la justicia, a la verdad, a la reparación, a la no repetición, tienen que ser la base de esa reconciliación que tanto necesitamos y que estamos buscando con ansiedad.

Desde el primer día entendimos que reparar a las víctimas es el camino hacia la reconciliación y eso lo seguiremos haciendo. Gracias.