Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Junio > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la entrega de viviendas a damnificados del invierno en Cartagena

 Sistema Informativo de Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la entrega de viviendas a damnificados del invierno en Cartagena

 Cartagena, 20 jun (SIG).

Este lunes, hace cinco días por la mañana, entré al Vaticano a saludarme, a entrevistarme con el Santo Padre.

Iba yo a pedirle que rezara por nosotros, por los colombianos, por nuestra paz. A pedirle que me iluminará para tomar las decisiones correctas que nos llevarán a esa puerta de destino.

Y él no me dio tiempo de sentarme a hacerle esa solicitud. Él me recibió con los brazos abiertos diciendo palabras más palabras menos: ‘Presidente Santos, usted ha sido la persona, el mandatario por la cual más he rezado últimamente’.

Eso me llegó al fondo del corazón. Y por supuesto que no estaba rezando por Juan Manuel Santos sino por todo un país, por todos nosotros, por todos los colombianos.

Y nos sentamos a conversar. Y surgió el tema de la Encíclica (Alabado Sea) que fue publicada el día de ayer.

Y comenzamos a conversar cómo Colombia es tan importante en esos objetivos que tiene esa encíclica que va a cambiar, estoy seguro, la historia de la humanidad.

Por primera vez la iglesia, el Santo Padre nos da unas directrices en torno a un tema que se está volviendo más y más importante.

La conservación del medio ambiente, la lucha contra el cambio climático, la preservación de nuestra naturaleza del agua, de la energía, de todo lo que nos permite vivir.

Y esa Encíclica (Alabado Sea) tiene un componente social importantísimo porque dice que cuando hay desastres naturales como el que tuvimos nosotros aquí en Colombia al comienzo de mi Gobierno, la ola invernal, el peor desastre natural de toda nuestra historia, quienes más sufren son los pobres, quienes más resultan golpeados son las familias vulnerables.

Los que viven en los sitios de alto riesgo, que vienen las crecientes de los ríos y se llevan sus casas, muchas veces sus vidas.

Ese contenido social de esta Encíclica (Alabado Sea) y la relación que hace de la necesidad de preservar el medio ambiente pero también de la necesidad de luchar siempre por los más vulnerables, por los más pobres nos llena de entusiasmo para seguir adelante, para seguir adelante.

Le explicaba yo al Santo Padre cómo aquí en Colombia nos identificamos plenamente con esa forma de pensar, con esa guía que nos está dando.

Y cómo aquí en Colombia nos vamos a convertir en sus soldados para seguir sus directrices porque lo necesitamos, porque somos un país muy vulnerable frente al cambio climático. Ya lo estamos viviendo, ya lo hemos sufrido. Ustedes todos son víctimas de ese cambio climático.

Las inundaciones, la ola invernal es producto de ese cambio climático por eso es tan importante ese mensaje del Santo Padre.

Y también porque en Colombia a pesar de los inmensos esfuerzos que hemos hecho sigue existiendo demasiada pobreza, demasiada pobreza extrema y por eso también esas directrices del Santo Padre las vamos a acoger, las hemos acogido.

Y seguiremos persistiendo, perseverando para luchar cada vez más en contra de la pobreza y la pobreza extrema. Y hablábamos con el Santo Padre cómo la paz en Colombia encaja perfectamente dentro de su Encíclica (Alabado Sea) porque la paz tiene un amplísimo dividendo ambiental y la paz va a beneficiar especialmente a los más pobres de Colombia por muchas razones.

Una de ellas muy sencilla, con una pregunta se responde ¿Quiénes ponen los muertos en esta guerra? Los más pobres. Los ricos no, son los pobres los que mueren en esta guerra.

Y Colombia es uno de los países más vulnerables en materia de medio ambiente, de cambio climático y esta guerra está contribuyendo a agravar el problema del cambio climático.

Por qué, lo vemos todos los días, la guerrilla en forma insensata vuela oleoductos, obliga a los camiones a derramar el petróleo, ese petróleo se va para los ríos, se va para nuestras quebradas y contamina de por vida nuestras aguas.

La guerrilla y las bandas criminales que se dedican a la minería criminal y explotan el oro con mercurio y ese mercurio se va para nuestros ríos y contaminan de por vida esta bahía de Cartagena.

Y la guerrilla fomenta el narcotráfico que para sustentarse necesita sembrar coca, y dónde la siembra, la siembra en nuestros bosques tropicales, en nuestras selvas destruyéndolas.

Por eso la paz en Colombia, y lo hablábamos con el Santo Padre tiene un altísimo dividendo ambiental y encaja perfectamente dentro de la Encíclica (Alabado Sea).

Y por eso me complace tanto estar aquí hoy en este evento que en cierta forma recoge, simboliza todo lo que estamos haciendo.

Fíjense ustedes, estas casas son producto del Fondo Adaptación que creamos precisamente para contrarrestar los efectos del cambio climático, para poder afrontar los desastres de la ola invernal, para poder reparar en algo a los millones de damnificados de esa ola invernal. Ustedes son damnificados de esa ola invernal.

Pero al mismo tiempo estas casas y las 100 mil que hemos regalado a lo largo y ancho del país, y el millón de casas que estamos construyendo, para un millón de familias colombianas, tiene muchísimo también que ver con nuestra lucha contra la pobreza.

Una casa es un factor fundamental para permitirle a una familia salir de la pobreza, lo tenemos medido.

Nuestros programas sociales tienen ese componente como uno de los componentes más importantes, pero no es el único, porque una familia necesita más que una casa.

Por eso este proyecto y todos los proyectos que estamos construyendo de casa gratis, o de vivienda popular vienen acompañados de colegios, aquí se van a construir dos mega-colegios.

¿Para qué?  Nuestro querido amigo que hablo a nombre de los damnificados nos decía: ´para que nuestros hijos tengan un mejor futuro´

Por ello estamos nosotros todos trabajando, para que todos sus hijos tengan un mejor futuro, para que puedan tener una educación de buena calidad.

Por eso también estamos por primera vez adelantando una política para proteger los niños desde el momento en que nacen hasta el momento en que llegan al colegio. ‘De Cero a Siempre’, ya llevamos más de un millón de niños en el programa.

Por qué es tan importante ese programa, y aquí vamos a construir un Centro de Desarrollo Infantil para también proteger y atender a esos niños entre el momento en que nacen y el momento en que van al colegio, porque si un niño en ese periodo no es bien alimentado llega al colegio sin capacidades de aprender.

Si es maltratado llega al colegio con la cabeza perturbada y le queda más difícil aprender sino no tiene amor en ese periodo de aprendizaje porque en esa época, en esa edad se aprende a aprender por eso es tan importante la primera infancia, los centros de desarrollo infantil.

Y aquí vamos también a poner un puesto de salud, la salud de los colombianos es fundamental por eso estamos haciendo grandes esfuerzos para darle cobertura de salud a todo el mundo, por eso eliminamos los pacientes de segunda clase y en todos los pasamos a ser pacientes de primera clase.

Los ricos en Bogotá, los pobres en San Francisco, aquí en Cartagena, tienen los mismos beneficios, el sistema contributivo, el sistema subsidiado que son beneficios que cubren un porcentaje importante de las enfermedades.

Ahora lo que nos corresponde es mejorar el funcionamiento de los hospitales para que se atienda con más agilidad, para que se atienda mejor a todos los pacientes.

También estamos haciendo un inmenso esfuerzo para que cuando esos niños que nacen aquí, que van a ir al Centro de Desarrollo Infantil, que van a ir al colegio gratis, porque también decretamos la gratuidad en todos los colegios públicos, del grado cero al grado once, cuando se gradúen del bachillerato y tengan la oportunidad de ir a la universidad y después encuentren un buen empleo, porque ahí también estamos trabajando generando empleo.

Hemos generado más empleo que cualquier otro país de América Latina, pero todavía tenemos demasiada gente buscando empleos sin encontrarlo, más de dos millones de compatriotas, por eso tenemos que redoblar esos esfuerzos.

Y así es como seguiremos cumpliendo esa directriz del Santo Padre de luchar contra la pobreza y con los proyectos del Fondo  Adaptación, con las políticas que estamos adaptando para mitigar los efectos del cambio climático.

Aquí en el Caribe estamos haciendo unas inversiones muy grandes, por ejemplo, en el Canal del Dique, las inversiones que estamos haciendo nunca antes se había hecho, para también darle un tratamiento ambiental y no dejar que se contamine tanto la Bahía de Cartagena, los mares nuestros que son una riqueza muy, muy importante que tenemos que proteger.

Lo que estamos haciendo protegiendo las cuencas de nuestros ríos, lo que estamos haciendo, declarando zonas muy amplías como zonas protegidas para protegerlas de minería, de la mala explotación.

Todo eso nos va a ayudar a proteger nuestro medio ambiente porque somos el país más rico, más rico del mundo, en materia de biodiversidad por kilómetro cuadrado. Es un activo que todos tenemos que proteger.

De manera que -este calor es duro para los cachacos- esto que hoy hacemos, un acto muy sencillo, padre, muy sencillo, pero lleno de simbolismos.

Estas llaves que entregamos a cinco familias les va a cambiar la vida,  usted sabe mejor que nadie cómo vivían antes, en las condiciones, y por eso (…) en mi Gobierno, voy a seguir trabajando, sobre todo por los pobres, por ustedes, para que tengan mejor colegios, para que tengan mejores centros salud, para que encuentren empleo cuando vayan a buscarlo, para que puedan tener un mejor bienestar, una mejor calidad de vida.

Esa es la satisfacción que tiene uno como Presidente, siendo presidentes hay decisiones muy difíciles que hay que tomar. Mucha gente, como usted padre, no entiende muchas veces lo que uno hace.

Muchas veces le toca a uno tomar decisiones impopulares, pero si uno está bien intencionado, si uno sabe para dónde va, si uno quiere realmente llegar a ese puerto de destino hay que perseverar y eso es lo que vamos a hacer en el Gobierno, perseverando en busca de la paz.

En busca del bienestar sobre todo de los más pobres, de los más vulnerables, para hacer de nuestra querida Colombia un país en paz, un país con más equidad y un país mejor educado, 

Por primera vez le estamos poniendo más plata en el presupuesto a la educación que al gasto militar. Las prioridades nos están cambiando y si logramos la paz podemos hacer mucho más en el frente social.

Por eso es tan importante llegar a ese puerto de destino y estoy seguro que ustedes, ustedes todos se identifican con esta causa. 

Si desde aquí de Cartagena desde esta tierra donde está San Pedro Claver, el patrón de los derechos humanos. El Santo Padre defiende ante todo los derechos humanos de los más vulnerables, le decimos al Santo Padre Francisco, aquí desde Cartagena, nos enfilamos en sus ejércitos para defender esa causa del medio ambiente y de la lucha contra la pobreza. 

Ustedes me acompañan, ¿sí o no? Ustedes también serán soldados del Santo Padre, ¿sí o no? Nos está escuchando y el rezo que hizo por nosotros pues también nos ayudó en el partido contra Brasil.

Yo estoy seguro que el Santo Padre va a tener su corazón dividido cuando nos enfrentamos a Argentina, pero que el rezo también llegue para mañana. Mi marcador es el mismo de mi tocayo: 3 – 0.

¡A ganar, a ganar y a ganar!

Muchas gracias.