Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Noticias - Marzo de 2015 > Declaración del Presidente Juan Manuel Santos al término de su visita a Betulia luego del sismo del martes 10 de marzo

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Declaración del Presidente Juan Manuel Santos al término de su visita a Betulia luego del sismo del martes 10 de marzo

 Betulia, Santander, 11 mar (SIG).

Qué bueno, qué bueno ser el primer Presidente en la historia de Colombia en ejercicio que viene a Betulia. Muchas gracias por ese recibimiento.

Siento mucho que el motivo no sea tan alegre. Fue el sismo que todos sentimos el día de ayer.

Betulia es uno de los municipios más afectados pero afortunadamente no tenemos que lamentar la pérdida de vidas ni hay personas desaparecidas ni en Betulia ni en Santander ni en todo el país.

Quiero comenzar agradeciéndoles a los betulianos, primero por su temple, su tenacidad. Tuve la oportunidad de hablar con varios de ustedes, preguntarles cómo reaccionaron, cuál fue su situación, dónde estaban, y se nota esa verraquera santandereana aquí en Betulia.

Segundo, quiero agradecerles de todo corazón nuevamente a todos los organismos de socorro que estaban presentes, aquí están presentes todavía: la Defensa Civil, la Cruz Roja, los bomberos, por supuesto la Policía, nuestro Ejército, todos listos a ayudar en momentos de angustia y necesidad.

Muchas gracias a todos. Y por supuesto a todos los funcionarios de la Dirección de Gestión de Riesgo, que aquí el propio doctor Carlos Iván (Márquez) vino anoche. Hablamos desde el momento del sismo hasta esta mañana para que estuvieran presentes haciendo, no solamente los censos, sino verificando a ver cómo podemos reaccionar y ayudar.

Porque de eso se trata y para eso estamos aquí, para expresarles nuestra solidaridad, para decirles no están solos, aquí está el Presidente, aquí está el Gobierno, listos a ayudarlos, sobre todo a los que resultaron afectados.

Cuál es el balance general que me acaba de entregar el señor Gobernador (Richard Aguilar) y le agradezco también que lo veo a usted desde el principio muy al frente de la situación, que me lo dio el doctor Carlos Iván Márquez, el señor Director de la Policía, el general (Rodolfo) Palomino; los Comandantes de nuestras Fuerzas Militares y los demás directores de organismos de socorro.

El balance general es que se vieron afectados 17 departamentos y la ciudad de Bogotá. 37 municipios se vieron afectados. Trece de esos 37 municipios son municipios santandereanos.

Afortunadamente –repito– no hubo muertos, no se han registrado desaparecidos. Se registraron cinco heridos, fueron reportados cinco personas que afortunadamente ya han sido dados de alta de los diferentes centros de salud a donde fueron llevados.

Hasta el momento hay reportadas 400 estructuras afectadas, entre edificios, casas y vías. Y todavía estamos haciendo el levantamiento de los municipios, las casas, los edificios que han sido afectados que no han sido reportados. Este es como el corte de cuentas hasta este momento.

Aquí en Betulia lo primero que vamos a hacer para lograr las ayudas y transferir los recursos es declarar la zona como una zona de calamidad pública. Eso es un prerrequisito legal para que el Presidente de la República pueda asignar recursos, como los vamos a asignar aquí a Betulia.

O sea que declaro a Betulia como zona de calamidad pública.

Los recursos que vamos a asignar entonces se van a destinar primero que todo a la ayuda humanitaria para las 162 familias que hasta ahora han sido registradas como familias afectadas.

¿En qué va a consistir esa ayuda? En alimentos, en elementos de aseo, en colchonetas y cobijas, en kits de cocina.

Se han registrado hasta ahora, 92 viviendas afectadas, pero se consideran habitables. Ahí en esas viviendas se va a hacer un trabajo con un banco de materiales, con el Sena, con la Unidad de Gestión de Riesgos y con la Alcaldía, para reconstruir esas casas, que son casas que todavía pueden ser reconstruidas y que queden en mejores condiciones de lo que estaban antes del sismo.

Hay 70 viviendas que son consideradas como no habitables.

Esas viviendas tienen, no que reconstruirse; tienen que destruirse completamente y construir viviendas nuevas. Y vamos a hacer eso. Vamos a construir las viviendas nuevas para que queden nuevamente mejor las familias que habitan esas viviendas; mejor de lo que estaban antes del sismo.

Aquí se ha asignado un cálculo de 2 mil 800 millones de pesos para estas viviendas, con aportes también que van a hacer el departamento y el municipio.

Mientras tanto, se les van a dar a estas familias unos subsidios de arrendamiento para que puedan pagar arriendo mientras sus casas son construidas o reconstruidas.

Es un subsidio que se le da a cada familia; son 250 mil pesos mensuales que se les van a dar a estas familias hasta que sus casas se las entreguen. Y, repito, el propósito es que esas casas queden mejor de lo que estaban antes.

Eso se les va a dar a través del Banco Agrario.

También nos reportan que hay daños en el hospital, en dos sedes escolares, en el salón parroquial y la iglesia tuvo unas grietas, algunos daños en la plaza de mercado.

Y estaba en tela de juicio la conexión principal del acueducto pero me acaban de reportar que a partir de las 10 de la mañana se normalizó totalmente ese servicio y que hoy, a esta hora, el cien por ciento –Álcalde– de los servicios públicos están funcionando.

Eso me parece que es una buena noticia y creo que ahí no tenemos nada que lamentar.

Y la parte rural. Yo, ahora que venía les pregunté a muchos ¿dónde estaban ustedes?

Y muchos me respondieron que estaban en sus casas, en sus fincas, estaban recogiendo café, y que allá también hubo daños en las viviendas rurales.

Hasta ahora tenemos el reporte. A las 8:00 de la mañana el reporte que se tenía era de 12 viviendas averiadas, cuatro destruidas.

Vamos a ayudarles a las viviendas rurales. Pero vuelvo y repito, los censos rurales son más lentos, por supuesto, que los censos urbanos y por eso vamos a hacer con la Unidad de Gestión de Riesgo el inventario para ayudarles también a todos los campesinos, a todos los propietarios de las viviendas rurales que también resultaron afectadas.

Y yo quiero celebrar la forma como el país reaccionó.

En 17 ciudades hubo una evacuación. Y esa evacuación se hizo de manera ordenada, de manera profesional.

O sea que los ensayos que hemos venido haciendo a través de estos últimos años desde que comenzamos con la nueva ley, que nos ha permitido coordinar mucho mejor las reacciones del gobierno de la Unidad de Gestión de Riesgo frente a desastres naturales, está funcionando y está funcionando bien.

Agradecerles y felicitar a los ciudadanos que ayudaron a organizar esas evacuaciones. La forma como se respondió fue una forma responsable, ordenada; por eso quiero aplaudir esa demostración de responsabilidad.

La Directora de Unidad de Gestión de Riesgo aquí en el municipio de Betulia, me hizo una observación que me parece totalmente acertada y atinada. ¿Qué lecciones podemos aprender de todos estos ejercicios?

Una lección evidente: todos lo vivimos. Yo estaba en el Palacio Presidencial, estaba grabando la alocución que hice el día de ayer. También me pegué el susto que se pegaron la mayoría de ustedes, porque eso comenzó ese palacio a moverse y comencé a tratar de comunicarme con el Gobernador (de Santander, Richard Aguilar), con los gobernadores de los diferentes departamentos, con el propio Carlos Iván. Y

Y resulta que colapsaron las comunicaciones. Fue tal la angustia de la gente llamando a sus familias, llamando a sus seres queridos, a ver qué había pasado.

A mí me llamaron, me llamó el Ministro de Defensa (Juan Carlos Pinzón) desde Corea a los 5 minutos de haber sucedido el sismo, de haberse presentado ese sismo.

Entonces tenemos que aprender, doctor Carlos Iván, de esta lección. Qué tenemos que hacer para que en una eventualidad no colapsen las comunicaciones, porque eso es algo muy grave.

O sea que es una lección que tenemos que registrar y aprender sobre ella.

Pero de resto, en cierta forma, congratularnos de que no pasó mayor tragedia. Todos los municipios que han sido afectados –porque vine a Betulia, pero me dicen que Rionegro también fue afectado que hay 30 casas que allá han sido destruidas o averiadas–, y todos esos censos se están levantando, a todos les vamos a dar la ayuda correspondiente.

Ahí lo importante también, Gobernador, es que los censos se hagan apropiadamente. Muchas veces gente que quiere aprovecharse de estas situaciones, pero a todos los vamos a ayudar.

El hecho de que estemos en Betulia y no en Rionegro tiene que ver, porque este fue el municipio que tal vez que más resultó afectado de todos los municipios, pero somos solidarios con todos los colombianos que en una u otra forma se vieron afectados con este sismo que, afortunadamente, repito, no causó pérdidas humanas ni tenemos que lamentar la desaparición de algún colombiano.

De manera que a los betulianos muchas gracias.

Le decía al señor Alcalde que les voy a dar como se dice una ‘ñapita’, en el sentido de que él tenía un proyecto para un coliseo deportivo. Ese coliseo deportivo está en Coldeportes. El proyecto no quedó bien presentado. Le vamos a ayudar a presentarlo correctamente y los recursos los vamos a apropiar, para que ese coliseo se pueda construir acá en Betulia.

De manera que muchas gracias. Muchas gracias a todos y los felicito de nuevo por ese temple y esa forma como ustedes reaccionaron.

Ah, miren. El Gobernador, aquí, estábamos saludando a todos los organismos de socorro, a nuestros queridos bomberos y uno de ellos me dijo: ‘Presidente estamos sin carro de bomberos’.

Y el Gobernador, en un acto de inmensa generosidad, dijo “pues yo lo pongo”.

Entonces, aquí quedó comprometido el Gobernador.

Muchas gracias.