Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Noticias - Marzo de 2015 > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la inauguración de la Subestación Eléctrica de El Hobo, Huila

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG
13/03/2015

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la inauguración de la Subestación Eléctrica de El Hobo, Huila

 El Hobo, Huila, 13 mar (SIG).

“A todos un saludo muy afectuoso. Qué bueno. Me siento muy honrado que sea el primer Presidente en la historia de Colombia que viene a Hobo, como Presidente en ejercicio, y que viene a un acto tan significativo, sencillo pero muy simbólico, como es el que estamos realizando en este momento.

La inauguración de esta subestación es parte de ese país que queremos construir todos. Un país donde todo el mundo tenga igualdad de oportunidades, todo el mundo tenga acceso a las necesidades básicas y donde todo el mundo pueda ver el futuro con más optimismo.

Lo que significa que a un hogar llegue la electricidad, eso no tengo que explicarlo a nadie. Ustedes todos saben perfectamente lo que eso significa. Estábamos ahora visitando a una de las beneficiarias, una madre cabeza de familia, su nombre es María del Mar, madre de tres niños, ahí estaba con ellos.

El simple cambio, porque antes, no nos digamos mentiras, estaba alimentada por una conducción pirata, estaba ahí colgada a una red y ahora se formalizó y ahora tiene un servicio regular, confiable, seguro. Y además le cambió también la forma de vivir, porque le preguntaba cómo hacía antes. Y me decía: ‘Pues antes con mucho cuidado yo prendía y si tenía la televisión no podía prender el ventilador, o si tenía el ventilador no podía prender la nevera, una nevera que se fundía con mucha frecuencia’. Eso le cambió. Ahora tiene un suministro regular, seguro.

Ese tipo de cambios en calidad de vida es el que estamos tratando de hacer y de proporcionarles, sobre todo a las personas más necesitadas a lo largo y ancho del país: el suministro de agua, el suministro de energía, suministro de oportunidades, de educación, salud.

Por eso esta estación es un símbolo de esa Colombia que estamos construyendo cada vez más. Una Colombia que, como ustedes me han escuchado, con mis tres pilares de la visión que quiero para Colombia, que en este departamento del Huila sí que es necesario: una Colombia en paz, una Colombia con más equidad, donde la diferencia entre los ricos y los pobres se vaya disminuyendo cada vez más, donde las diferencias entre las regiones ricas y las regiones pobres se vaya disminuyendo, donde las diferencias entre el campo y la ciudad también se vayan disminuyendo, y una Colombia donde la educación se convierta en parte fundamental de nuestro desarrollo.

Le preguntaba a María del Mar dónde estaban sus hijos, en qué colegio, les preguntaba a ellos cómo estaban en el colegio, porque esa es la puerta para la entrada a ese mundo de igualdad de oportunidades: la educación.

Pero ese pilar depende mucho de la paz. Qué bueno estar hoy aquí en Hobo, que es una ínsula de paz. Yo recuerdo que en el año 84 aquí se hizo una concentración que duró, me contaba el hoy senador Navarro, entonces guerrillero Antonio Navarro, duraron diez meses, diez meses concentrados aquí, en un intento de paz que infortunadamente en ese momento fracasó. Pero seis años más tarde firmaron la paz.

Hace apenas unos días celebrábamos los 25 años de la paz con el M-19. Hoy el M-19, lo mencionaba en unas cortas palabras que di en esa ceremonia, tiene un Alcalde, el Alcalde de Bogotá ni más ni menos, senadores y representantes. Logró una votación muy alta en la Constituyente. Y ese paso, como lo dijo el hoy senador Navarro, fue el paso más inteligente y más apropiado que ha podido dar esa organización: desmovilizarse, integrarse a la vida civil, dejar las armas.

Esta mañana estuve reunido con el Procurador (General de la Nación, Alejandro Ordóñez), con el Equipo Negociador. Lo cité al Palacio para que discutiéramos, intercambiáramos opiniones, conversáramos sobre eso que nos debe unir a todos los colombianos, que es la paz.

Le explicamos al Procurador en qué iba el proceso, por qué muchas de sus inquietudes no tienen fundamento. Le explicamos, casi que punto por punto, en dónde su apreciación no coincidía con lo que estábamos haciendo o lo que estábamos buscando. Por eso creo que en la medida en que podamos ir haciendo cada vez más pedagogía sobre el proceso de paz, más y más gente va a entender que es lo mejor que le puede suceder a Colombia.

Ese paso que dio el M-19 hace 25 años ojalá lo puedan dar las Farc, y ojalá lo den pronto.

Con el Procurador coincidimos en los principios básicos de este proceso y de la paz que queremos construir. Todo el mundo, todos los colombianos, creo que ningún colombiano puede decir que no quiere una buena paz.

¿En qué consiste una buena paz? una paz en donde las Farc dejen de disparar y cambien su violencia por la dialéctica, por las vías legales, por las vías democráticas. O sea, el desarme es, por supuesto y eso se lo explicábamos al Procurador, el desarme es una condición necesaria.

No hay la menor posibilidad que yo acepte un acuerdo de paz manteniendo las armas en poder de las Farc, no hay la menor posibilidad. ¿A quién le cabe semejante insensatez? Porque precisamente lo que estamos haciendo, lo que estamos buscando, es la dejación de las armas, para continuar una lucha, en el caso de las Farc, una lucha política pero sin violencia.

También una paz sin impunidad. Eso lo hemos dicho hasta la saciedad. Nadie quiere paz con impunidad. Y lo que estamos buscando, eso se resume en una frase: una paz con el máximo de justicia, pero que nos permita la paz.

Encontrar ese punto es precisamente el meollo del problema. Ahí está la parte difícil de la negociación. Y ahí vamos poco a poco llegando a ese punto, donde tenemos que tomar decisiones de parte y parte, para que logremos ese punto de equilibrio entre justicia y paz. Máximo de justicia que nos permita la paz.

Por eso qué bueno esa coincidencia de esta mañana con el señor Procurador, con quien además sostuvimos una conversación franca, explicándole dónde creíamos nosotros que él estaba equivocado. Pero lo importante es el espíritu de esa reunión, espíritu de encontrar comunes denominadores. Perseguimos el mismo objetivo, una buena paz, y quedamos en trabajar juntos para lograr esa buena paz.

Eso lo que he querido insistir y seguiré insistiendo. Yo quiero que todos los colombianos, todos, nos unamos en torno a esa buena paz, porque eso es lo que va a cambiar a nuestro país para bien, y para siempre, dejando 50 años de guerra que nos ha desangrado.

Aquí el departamento del Huila sí que ha sufrido la violencia, ha sufrido la violencia como pocos departamentos, y por eso ustedes pueden apreciar lo que la paz significa. La mayoría de los aquí presentes –yo diría que todos– no hemos vivido un solo día de paz. Un país que no ha logrado encontrar ese valor supremo de cualquier sociedad. Por eso seguimos siendo el único país de todo el Hemisferio Occidental con un conflicto armado, ese conflicto armado que estoy empeñado en acabar.

Y la paz, como lo hemos dicho tantas veces, no es simplemente silenciar los fusiles y los acuerdos de La Habana. La paz se siembra todos los días en nuestros corazones, en nuestras familias, en nuestros colegios, en nuestras comunidades. La paz se siembra todos los días, buscando esa reconciliación entre contrarios, sentándose a expresar y a respetar las diferencias, pero por las vías del diálogo o por las vías civilizadas, no a bala, no a los puños, así se va construyendo un país en paz.

Este país en paz tiene unas oportunidades infinitas. Este es un país muy rico, este es un país lleno, lleno de potencialidades, y la muestra es lo que se ha logrado en estos últimos años. Si somos el país de América Latina con el mayor crecimiento económico, el país de América Latina que ha reducido más la pobreza que cualquier otro país, y la pobreza extrema, el país de América Latina que más inversión la logrado atraer, que más empleo ha creado, y empleo formal, en medio de la guerra, imagínense lo que  podríamos hacer si logramos esa paz.

Por eso esta semilla, esta subestación, es una de las miles, millones de semillas que estamos sembrando en todas partes, construyendo esa paz que todos añoramos y que todos necesitamos.

Por eso les agradezco de todo corazón que ustedes estén aquí en este evento sencillo pero muy importante. Decirle, Alcalde, que lo que hemos querido, como el caso suyo, como el caso de todos los municipios de Colombia, creo que pocos municipios en este país pueden decir que durante los últimos cuatro años –usted ya se le vence su periodo este año- o sea los últimos tres años y medio en el caso suyo, pocos municipios pueden decir que durante los últimos tres años y medio no han recibido la mayor cantidad de inversión en su historia, y eso se debe a las reformas que el Congreso de la República nos ha aprobado; la reforma a las regalías, la reforma tributaria, las reformas que nos han permitido generar más crecimiento.

Por eso ese trabajo conjunto entre todos, nos va a permitir seguir construyendo esa paz que todos necesitamos, este país con más equidad y ese país con mejor educación.

Y le tengo una buena noticia alcalde, esta mañana hablé con el Ministro del Interior (Juan Fernando Cristo), los recursos para el centro de integración comunitaria, están listos para que construyamos ese (…) y tenga la seguridad de que seguiremos apoyándolos en todo lo que esté a nuestro alcance. .

De manera que a todos muchas gracias, que los beneficiarios de esta subestación gocen ahora su fluido eléctrico normal.

Como decía, el Ministro (de Minas y Energía) Tomás González, el papel que cumplen estas subestaciones es regular el flujo; antes venía la electricidad como por una vereda -me explicaba el Ministro, que es la analogía más apropiada- es como una carretera, que viene la vereda y se convierte en una doble calzada. En la electricidad pasa lo mismo. Ya no es una vereda, ya es una doble calzada que va a beneficiar muchísimo a todas esas comunidades.

Muchas gracias".