Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Noticias - Marzo de 2015 > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la entrega de las patrulleras ‘ARC Punta Ardita’ y ‘ARC Punta Soldado’ en Bahía Málaga

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la entrega de las patrulleras ‘ARC Punta Ardita’ y ‘ARC Punta Soldado’ en Bahía Málaga

 Bahía Málaga, 30 mar (SIG).

Qué bueno estar aquí en Bahía Málaga en un evento que tiene un gran significado.

Acabamos de presenciar la afirmación del Pabellón en dos patrulleras de costa, que se suman a lo que ha venido acumulando la Armada Nacional para que los colombianos por fin tengamos una presencia importante en este mar Pacífico que durante tanto, tanto tiempo olvidamos y abandonamos.

El mar Pacifico, uno de nuestros dos mares, lo consideramos desde hace mucho tiempo como un objetivo a conquistar, como una visión a desarrollarnos, como un aliado en nuestro progreso.

Desde hace mucho tiempo hemos querido mirar mucho más hacia el Pacífico, donde además, en estos momentos de la historia, se encuentra el mayor dinamismo económico de todo el planeta. Y fue así como, poco a poco, hemos venido acercándonos al Pacífico.

Esta misma semana están en Corea, en la Asamblea del BID, varios de nuestros ministros. Está también la Ministra de Comercio (Cecilia Álvarez–Correa) consolidando la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio con Corea.

Viajó el Ministro de Hacienda (Mauricio Cárdenas) hoy a Tokio, a hablar con las autoridades japonesas, con los bancos japoneses, para ir acercando a Japón con Colombia.

Todo esto dentro de una política de diplomacia activa, buscando que el Pacífico se convierta en un instrumento importante de desarrollo para el país.

Y lo mismo hemos hecho a nivel regional. Fuimos promotores de la Alianza del Pacifico, junto con México, Chile, Perú. Convertimos esa alianza en el proceso de integración más exitoso en la historia de América Latina, siempre teniendo como objetivo un acercamiento con el Pacífico.

Y al mismo tiempo teníamos, estábamos obligados, a pararle mucha más atención, a mirar con nuestros ojos y nuestro presupuesto toda esta costa pacífica.

Y así ha sido durante este Gobierno.

En el Pacífico se ha venido invirtiendo la mayor cantidad de recursos que jamás haya recibido esta región del país.

Lanzamos el Plan Pacífico con unos objetivos específicos, con unos proyectos específicos, para ayudar a que el Pacífico cierre esa brecha que tiene con el resto del país en materia social. Para ayudar a ciudades como Buenaventura, como Tumaco, como Guapi, para que puedan tener un mejor desarrollo.

Y por supuesto que teníamos también que fortalecer nuestra presencia en materia de seguridad.

La Armada Nacional tiene una verdadera presencia en un mar cada vez más importante para Colombia como es el mar Pacífico.

Yo recuerdo cuando tuve el inmenso honor de portar el uniforme militar –el informe de la Armada, que Colombia prácticamente no tenía presencia en el Pacífico.

De allá de Cartagena salía esporádicamente una de las fragatas –en esa época la ‘ARC Antioquia’ y la ‘ARC Almirante Padilla’– y venían, cruzaban el Canal de Panamá, daban un vuelta y se regresaban.

Teníamos un mar un mar maravilloso, un mar inmenso, pero la Armada Nacional hacía muy poca presencia.

En buena hora el Presidente Belisario Betancur tomó una decisión para nuestras Fuerzas Armadas en general, pero para la Armada en particular, que fue la construcción de Bahía Málaga, para que la Armada tuviera presencia, una presencia más importante en esta región del país.

Y se construyó a Bahía Málaga, estas instalaciones que nos reciben hoy, las instalaciones que hemos visto en estos últimos tiempos, donde está instalada la Armada Nacional.

Pero poco significaba tener estas instalaciones si no teníamos los buques necesarios; si no teníamos la presencia en el mar físico, en las aguas, de unidades de la Armada Nacional.

Y dentro del plan de fortalecimiento de las Fuerzas Armadas, el plan de dotar a la Armada de unidades que nos dieran lo mínimo que se requiere para tener presencia y para poder defender la seguridad de los colombianos.

Y hoy, hoy podemos decir con mucho orgullo que por fin la Armada Nacional tiene una importancia en el mar Pacífico, que en el día de hoy ha sido complementada con estas dos patrulleras de costa.

Tenemos hoy dedicadas exclusivamente al mar Pacífico, a las costas pacíficas una corbeta, dos patrulleras oceánicas, un buque logístico, seis patrulleras de mar, cuatro patrulleras fluviales, cuatro patrulleras de costa, cuatro buques de desembarco anfibio, como el que vemos allá a nuestra derecha, que se denomina el Golfo de Tribugá; tres unidades de apoyo logístico, un remolcador de mar, 35 unidades rápidas guardacostas y a eso se le suman dos brigadas de Infantería de Marina y la Fuerza de Tarea Contra el Narcotráfico Poseidón.

Hoy podemos decir, almirante (Hernando) Wills (Comandante de la Armada Nacional), señor Ministro (de Defensa, Juan Carlos Pinzón), podemos decir nosotros que por fin Colombia tiene una presencia importante en el mar Pacífico, una presencia que ya está empezando a producir cada vez mejores resultados.

En estas últimas 48 horas se han incautado más de dos toneladas y media; ayer 450 kilos.

La presencia de la Armada y de la Infantería de Marina está también teniendo unas muy positivas repercusiones en la seguridad, por ejemplo, de Tumaco, donde los homicidios en lo que va corrido del año se han reducido en un 33 por ciento.

En Buenaventura se han reducido en un 72 por ciento. En el primer trimestre se presentaron 17 frente a 60 del año pasado. Pero por supuesto, como lo saben ustedes, para nosotros un solo homicidio es demasiado. Por eso tenemos que perseverar.

En estos cinco días en el Pacífico se incautaron dos y media toneladas de cocaína; el Ejército en Pasto, o cerca a Pasto, incautó 950 kilos, casi una tonelada.

Y la policía en estos últimos cinco días, casi tres toneladas.

O sea que las instrucciones que nosotros dimos, que vayan en forma preponderante contra el narcotráfico, se vienen cumpliendo.

Lo mismo podemos decir en la lucha contra la minería ilegal.

La mayor operación conjunta combinada con las Fuerzas en la historia, se realizó en Timbiquí. Son once capturados, 20 máquinas pesadas destruidas y se desmanteló una red criminal de minería en forma simultánea.

Y frente a la extorsión los resultados también han sido positivos: 29 capturados de la columna móvil ‘Daniel Aldana’, dedicados a la extorsión; de la columna móvil y del Clan Úsuga. Murieron cuatro en combate, entre ellos un personaje que estábamos hace mucho tiempo detrás de él, alias ‘Oliver’.

Fueron liberados cuatro secuestrados, dos en Nariño y dos en Buenaventura. Y esta banda, compañía que infundía terror y extorsión en Tumaco, ha sido prácticamente desmantelada.

Pero como nos enseñó nuestra querida Viceministra (de Defensa), a quien le acaba de suceder algo que es una lección de vida. Cuando la veía muy nerviosa, porque no logró romperse la botella en el primer intento, ¿qué fue lo que hizo?.

Lo que todos tenemos que hacer cuando nos caemos, cuando nos tropezamos, cuando no logramos un objetivo. Levantarnos y perseverar, seguir adelante. No tirar la toalla.

La Viceministra, con más ímpetu no tiró la toalla. Lanzó esa botella y se rompió con más vigor. Con más fuerza que si hubiese sido la primera vez.

Y eso es lo que tenemos que decirles a todos los miembros de nuestras Fuerzas Armadas: Ustedes son los responsables de que hoy podamos vislumbrar una luz al final del túnel. Que estemos hablando de paz.

Pero no hay que bajar la guardia, hay que seguir adelante.

Y yo les digo que si este esfuerzo de ir acumulando esta flota que tenemos en el Pacífico –que convierte no solamente a la Armada Nacional, sino todas las Fuerzas en las Fuerzas mejor equipadas, mejor preparadas, más fuertes de toda nuestra historia–, no voy a ser yo, quien vaya a iniciar un proceso de debilitamiento.

Todo lo contrario, lo que necesitamos es cada vez más fortalecer a nuestras fuerzas para que hagan presencia en todo el territorio y para que defiendan nuestra soberanía.

Lo mismo quiero aprovechar para decirles sobre sus prestaciones sociales, porque sé que ha habido mucho rumor, mucha desinformación, diciéndoles que el proceso de paz va a significar unos cambios en las Fuerzas Armadas y que esos cambios significan una disminución del número de unidades y de los sueldos o prestaciones sociales que reciben los miembros de nuestras Fuerzas Armadas.

No escuchen esas voces que desinforman, voces mentirosas que quieren simplemente sembrar cizaña. Nadie les va a tocar una sola prestación un solo beneficio.

Los miembros de nuestras Fuerzas se merecen lo que tienen y mucho más.

Por eso, de ninguna manera vamos a permitir ni vamos a autorizar ningún tipo de retroceso de los beneficios que hoy reciben los miembros de nuestras Fuerzas Armadas.

Es más. Se presentó en semanas recientes una decisión en el Consejo de Estado. Ni el Ministro ni el Presidente estábamos enterados de las repercusiones de esa decisión, una decisión que liquida de forma diferente las prestaciones de algunos oficiales y suboficiales.

Nos enteramos de eso apenas hace cuatro días. Le di instrucciones inmediatas al Ministro para que analizara el tema y tomara los correctivos necesarios para que no hubiese ningún tipo de señalamiento en ese sentido, de una decisión que nada tiene que ver con el proceso de paz y una decisión autónoma que hizo el Consejo de Estado.

Pero la voluntad del Gobierno –que quede claro– es de mantener, inclusive mejorar todavía más, la situación, el bienestar de nuestras Fuerzas para que empecemos a pagar una deuda infinita que tenemos los soldados de tierra, mar y aíre, y con nuestros policías. Una deuda que nos cansaremos de mostrar y no nos cansaremos de pagar, porque se lo merecen, porque gracias ustedes el país hoy puede mostrar resultados prácticamente en todos los frentes.

Somos cabeza de serie en materia de crecimiento económico en América Latina. Somos cabeza de serie en creación de empleo, en reducción de la pobreza. Inclusive en futbol. Tenemos la tercera selección mejor del mundo, que hoy volvió a ganar 3-1 en Kuwait.

Y todo esto es por la confianza que se ha venido generando en Colombia. Del exterior nos ven cada vez mejor, nosotros mismos. Nosotros mismos, que somos bastante autocríticos, pero sabemos que vamos por la dirección correcta. Y si logramos la paz haremos mucho más. Y si logramos la paz es gracias a la labor y al trabajo de todos y cada uno de ustedes.

Los miembros de nuestras Fuerzas Armadas son los responsables de haber llegado donde estamos. Y la paz será su victoria, la victoria de ustedes.

Por eso qué bueno haber podido asistir a esta ceremonia sencilla pero muy simbólica.

Y hablando del bienestar de nuestras Fuerzas, estamos construyendo, junto con la ayuda, la cooperación del Gobierno de Corea, el centro de rehabilitación más grande, mejor dotado, más efectivo, prácticamente de toda América latina.

Yo aspiro que cuando la señora Presidenta de Corea (Park Geun-hye) nos visite –que nos viene a visitar el próximo 17 de abril– podamos ir a visitar podamos ir a visitar ese centro y de antemano le agradezco, Embajador, esa ayuda que ustedes han venido dándole a nuestras Fuerzas Militares, a nuestra Policía, para que ese centro se convierta en lo que se va a convertir, que es el centro más importante de rehabilitación que exista en todo el continente latinoamericano.

De manera que tenemos que continuar. Con esta flota vamos a seguir protegiendo nuestros mares, nuestro mar Pacífico, nuestros ríos. Son 15 mil kilómetros de ríos que vamos a tener que proteger hacia adelante. Son muchas más las patrulleras que tendremos que construir.

Pero afortunadamente también tenemos ya esa infraestructura, ese conocimiento.

Cotecmar ha venido desarrollando una destreza, una tecnología, que ya podemos nosotros sentirnos muy orgullosos de decir que Colombia se está volviendo exportador de Buques, patrulleras. Nos están comprando los productos de Cotecmar en otros países.

Estas dos patrulleras de costa fueron hechas en Corea pero con ingeniería colombiana.

La ‘ARC Tribugá’ fue hecha por nosotros en Cotermar.

Pero algo que me parece que es necesario resaltar. Hace un par de semanas llegó nuevamente a puerto colombiano la ‘ARC 20 de Julio’, que fue hasta la Antártida. Allá estuvo el Ministro (de Defensa, Juan Carlos Pinzón), estuvo la Canciller (María Ángela Holguín), colocando el Pabellón Nacional, la bandera de Colombia.

Y no muchos países pueden decir que fueron hasta la Antártida y regresaron, en una expedición maravillosa, llena de científicos y de marinos, en un buque hecho en Colombia, en un buque propio.

Eso es lo que hemos venido desarrollando y lo que tenemos que desarrollar hacia el futuro. Y por eso esta demostración de estas dos patrulleras y todo lo que se ha venido acumulando como fuerza, de nuestra Armada Nacional. Lo mismo de nuestra Fuerza Aérea, lo mismo de nuestro Ejército, lo mismo de nuestra Policía.

Hablando de la Policía, felicitaciones a la Policía, porque también hicieron una operación en contra del contrabando, que es otro de los flagelos que estamos combatiendo con todo. Una operación que dio unos resultados muy importantes: se capturaron 21 personas en Medellín, Pasto, Santa Marta.

Era una operación que se denominó ‘Alquitrán’. Se capturó un funcionario de la Dian, que estaba de cómplice de estos bandidos. Se estima que esta organización venia moviendo cerca de 35 mil millones de pesos al año en contrabando.

Y así es que tenemos que perseverar, general (Rodolfo) Palomino, para que ningún flanco, en ningún frente, ningún bandido se sienta cómodo, se sienta seguro.

Por eso hay que seguir el ejemplo de la Viceministra (de Defensa): perseverar. Perseverar con toda la fuerza, para que los colombianos se sientan cada vez más seguros, cada vez más protegidos y por fortuna, tenemos los hombres, tenemos las unidades, tenemos la capacitación, pero sobre todo tenemos la voluntad de nuestros soldados de tierra, mar y aire y de nuestros policías, para que el futuro de Colombia sea cada vez más promisorio.

A las tripulaciones del ‘ARC Punta Ardita’ y ‘ARC Punta Soldado’, ¡buen viento y buena mar!

Los felicito. Ustedes hoy asumen una gran responsabilidad. Ustedes con sus capitanes serán parte de la historia de este país, miembros de unas Fuerzas que nos llevaron a la paz y nos están despejando un progreso provisorio para nuestros hijos y para nuestros nietos.

Dios los bendiga y muchas gracias.

Qué bueno estar aquí en Bahía Málaga en un evento que tiene un gran significado.

Acabamos de presenciar la afirmación del Pabellón en dos patrulleras de costa, que se suman a lo que ha venido acumulando la Armada Nacional para que los colombianos por fin tengamos una presencia importante en este mar Pacífico que durante tanto, tanto tiempo olvidamos y abandonamos.

El mar Pacifico, uno de nuestros dos mares, lo consideramos desde hace mucho tiempo como un objetivo a conquistar, como una visión a desarrollarnos, como un aliado en nuestro progreso.

Desde hace mucho tiempo hemos querido mirar mucho más hacia el Pacífico, donde además, en estos momentos de la historia, se encuentra el mayor dinamismo económico de todo el planeta. Y fue así como, poco a poco, hemos venido acercándonos al Pacífico.

Esta misma semana están en Corea, en la Asamblea del BID, varios de nuestros ministros. Está también la Ministra de Comercio (Cecilia Álvarez–Correa) consolidando la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio con Corea.

Viajó el Ministro de Hacienda (Mauricio Cárdenas) hoy a Tokio, a hablar con las autoridades japonesas, con los bancos japoneses, para ir acercando a Japón con Colombia.

Todo esto dentro de una política de diplomacia activa, buscando que el Pacífico se convierta en un instrumento importante de desarrollo para el país.

Y lo mismo hemos hecho a nivel regional. Fuimos promotores de la Alianza del Pacifico, junto con México, Chile, Perú. Convertimos esa alianza en el proceso de integración más exitoso en la historia de América Latina, siempre teniendo como objetivo un acercamiento con el Pacífico.

Y al mismo tiempo teníamos, estábamos obligados, a pararle mucha más atención, a mirar con nuestros ojos y nuestro presupuesto toda esta costa pacífica.

Y así ha sido durante este Gobierno.

En el Pacífico se ha venido invirtiendo la mayor cantidad de recursos que jamás haya recibido esta región del país.

Lanzamos el Plan Pacífico con unos objetivos específicos, con unos proyectos específicos, para ayudar a que el Pacífico cierre esa brecha que tiene con el resto del país en materia social. Para ayudar a ciudades como Buenaventura, como Tumaco, como Guapi, para que puedan tener un mejor desarrollo.

Y por supuesto que teníamos también que fortalecer nuestra presencia en materia de seguridad.

La Armada Nacional tiene una verdadera presencia en un mar cada vez más importante para Colombia como es el mar Pacífico.

Yo recuerdo cuando tuve el inmenso honor de portar el uniforme militar –el informe de la Armada, que Colombia prácticamente no tenía presencia en el Pacífico.

De allá de Cartagena salía esporádicamente una de las fragatas –en esa época la ‘ARC Antioquia’ y la ‘ARC Almirante Padilla’– y venían, cruzaban el Canal de Panamá, daban un vuelta y se regresaban.

Teníamos un mar un mar maravilloso, un mar inmenso, pero la Armada Nacional hacía muy poca presencia.

En buena hora el Presidente Belisario Betancur tomó una decisión para nuestras Fuerzas Armadas en general, pero para la Armada en particular, que fue la construcción de Bahía Málaga, para que la Armada tuviera presencia, una presencia más importante en esta región del país.

Y se construyó a Bahía Málaga, estas instalaciones que nos reciben hoy, las instalaciones que hemos visto en estos últimos tiempos, donde está instalada la Armada Nacional.

Pero poco significaba tener estas instalaciones si no teníamos los buques necesarios; si no teníamos la presencia en el mar físico, en las aguas, de unidades de la Armada Nacional.

Y dentro del plan de fortalecimiento de las Fuerzas Armadas, el plan de dotar a la Armada de unidades que nos dieran lo mínimo que se requiere para tener presencia y para poder defender la seguridad de los colombianos.

Y hoy, hoy podemos decir con mucho orgullo que por fin la Armada Nacional tiene una importancia en el mar Pacífico, que en el día de hoy ha sido complementada con estas dos patrulleras de costa.

Tenemos hoy dedicadas exclusivamente al mar Pacífico, a las costas pacíficas una corbeta, dos patrulleras oceánicas, un buque logístico, seis patrulleras de mar, cuatro patrulleras fluviales, cuatro patrulleras de costa, cuatro buques de desembarco anfibio, como el que vemos allá a nuestra derecha, que se denomina el Golfo de Tribugá; tres unidades de apoyo logístico, un remolcador de mar, 35 unidades rápidas guardacostas y a eso se le suman dos brigadas de Infantería de Marina y la Fuerza de Tarea Contra el Narcotráfico Poseidón.

Hoy podemos decir, almirante (Hernando) Wills (Comandante de la Armada Nacional), señor Ministro (de Defensa, Juan Carlos Pinzón), podemos decir nosotros que por fin Colombia tiene una presencia importante en el mar Pacífico, una presencia que ya está empezando a producir cada vez mejores resultados.

En estas últimas 48 horas se han incautado más de dos toneladas y media; ayer 450 kilos.

La presencia de la Armada y de la Infantería de Marina está también teniendo unas muy positivas repercusiones en la seguridad, por ejemplo, de Tumaco, donde los homicidios en lo que va corrido del año se han reducido en un 33 por ciento.

En Buenaventura se han reducido en un 72 por ciento. En el primer trimestre se presentaron 17 frente a 60 del año pasado. Pero por supuesto, como lo saben ustedes, para nosotros un solo homicidio es demasiado. Por eso tenemos que perseverar.

En estos cinco días en el Pacífico se incautaron dos y media toneladas de cocaína; el Ejército en Pasto, o cerca a Pasto, incautó 950 kilos, casi una tonelada.

Y la policía en estos últimos cinco días, casi tres toneladas.

O sea que las instrucciones que nosotros dimos, que vayan en forma preponderante contra el narcotráfico, se vienen cumpliendo.

Lo mismo podemos decir en la lucha contra la minería ilegal.

La mayor operación conjunta combinada con las Fuerzas en la historia, se realizó en Timbiquí. Son once capturados, 20 máquinas pesadas destruidas y se desmanteló una red criminal de minería en forma simultánea.

Y frente a la extorsión los resultados también han sido positivos: 29 capturados de la columna móvil ‘Daniel Aldana’, dedicados a la extorsión; de la columna móvil y del Clan Úsuga. Murieron cuatro en combate, entre ellos un personaje que estábamos hace mucho tiempo detrás de él, alias ‘Oliver’.

Fueron liberados cuatro secuestrados, dos en Nariño y dos en Buenaventura. Y esta banda, compañía que infundía terror y extorsión en Tumaco, ha sido prácticamente desmantelada.

Pero como nos enseñó nuestra querida Viceministra (de Defensa), a quien le acaba de suceder algo que es una lección de vida. Cuando la veía muy nerviosa, porque no logró romperse la botella en el primer intento, ¿qué fue lo que hizo?.

Lo que todos tenemos que hacer cuando nos caemos, cuando nos tropezamos, cuando no logramos un objetivo. Levantarnos y perseverar, seguir adelante. No tirar la toalla.

La Viceministra, con más ímpetu no tiró la toalla. Lanzó esa botella y se rompió con más vigor. Con más fuerza que si hubiese sido la primera vez.

Y eso es lo que tenemos que decirles a todos los miembros de nuestras Fuerzas Armadas: Ustedes son los responsables de que hoy podamos vislumbrar una luz al final del túnel. Que estemos hablando de paz.

Pero no hay que bajar la guardia, hay que seguir adelante.

Y yo les digo que si este esfuerzo de ir acumulando esta flota que tenemos en el Pacífico –que convierte no solamente a la Armada Nacional, sino todas las Fuerzas en las Fuerzas mejor equipadas, mejor preparadas, más fuertes de toda nuestra historia–, no voy a ser yo, quien vaya a iniciar un proceso de debilitamiento.

Todo lo contrario, lo que necesitamos es cada vez más fortalecer a nuestras fuerzas para que hagan presencia en todo el territorio y para que defiendan nuestra soberanía.

Lo mismo quiero aprovechar para decirles sobre sus prestaciones sociales, porque sé que ha habido mucho rumor, mucha desinformación, diciéndoles que el proceso de paz va a significar unos cambios en las Fuerzas Armadas y que esos cambios significan una disminución del número de unidades y de los sueldos o prestaciones sociales que reciben los miembros de nuestras Fuerzas Armadas.

No escuchen esas voces que desinforman, voces mentirosas que quieren simplemente sembrar cizaña. Nadie les va a tocar una sola prestación un solo beneficio.

Los miembros de nuestras Fuerzas se merecen lo que tienen y mucho más.

Por eso, de ninguna manera vamos a permitir ni vamos a autorizar ningún tipo de retroceso de los beneficios que hoy reciben los miembros de nuestras Fuerzas Armadas.

Es más. Se presentó en semanas recientes una decisión en el Consejo de Estado. Ni el Ministro ni el Presidente estábamos enterados de las repercusiones de esa decisión, una decisión que liquida de forma diferente las prestaciones de algunos oficiales y suboficiales.

Nos enteramos de eso apenas hace cuatro días. Le di instrucciones inmediatas al Ministro para que analizara el tema y tomara los correctivos necesarios para que no hubiese ningún tipo de señalamiento en ese sentido, de una decisión que nada tiene que ver con el proceso de paz y una decisión autónoma que hizo el Consejo de Estado.

Pero la voluntad del Gobierno –que quede claro– es de mantener, inclusive mejorar todavía más, la situación, el bienestar de nuestras Fuerzas para que empecemos a pagar una deuda infinita que tenemos los soldados de tierra, mar y aíre, y con nuestros policías. Una deuda que nos cansaremos de mostrar y no nos cansaremos de pagar, porque se lo merecen, porque gracias ustedes el país hoy puede mostrar resultados prácticamente en todos los frentes.

Somos cabeza de serie en materia de crecimiento económico en América Latina. Somos cabeza de serie en creación de empleo, en reducción de la pobreza. Inclusive en futbol. Tenemos la tercera selección mejor del mundo, que hoy volvió a ganar 3-1 en Kuwait.

Y todo esto es por la confianza que se ha venido generando en Colombia. Del exterior nos ven cada vez mejor, nosotros mismos. Nosotros mismos, que somos bastante autocríticos, pero sabemos que vamos por la dirección correcta. Y si logramos la paz haremos mucho más. Y si logramos la paz es gracias a la labor y al trabajo de todos y cada uno de ustedes.

Los miembros de nuestras Fuerzas Armadas son los responsables de haber llegado donde estamos. Y la paz será su victoria, la victoria de ustedes.

Por eso qué bueno haber podido asistir a esta ceremonia sencilla pero muy simbólica.

Y hablando del bienestar de nuestras Fuerzas, estamos construyendo, junto con la ayuda, la cooperación del Gobierno de Corea, el centro de rehabilitación más grande, mejor dotado, más efectivo, prácticamente de toda América latina.

Yo aspiro que cuando la señora Presidenta de Corea (Park Geun-hye) nos visite –que nos viene a visitar el próximo 17 de abril– podamos ir a visitar podamos ir a visitar ese centro y de antemano le agradezco, Embajador, esa ayuda que ustedes han venido dándole a nuestras Fuerzas Militares, a nuestra Policía, para que ese centro se convierta en lo que se va a convertir, que es el centro más importante de rehabilitación que exista en todo el continente latinoamericano.

De manera que tenemos que continuar. Con esta flota vamos a seguir protegiendo nuestros mares, nuestro mar Pacífico, nuestros ríos. Son 15 mil kilómetros de ríos que vamos a tener que proteger hacia adelante. Son muchas más las patrulleras que tendremos que construir.

Pero afortunadamente también tenemos ya esa infraestructura, ese conocimiento.

Cotecmar ha venido desarrollando una destreza, una tecnología, que ya podemos nosotros sentirnos muy orgullosos de decir que Colombia se está volviendo exportador de Buques, patrulleras. Nos están comprando los productos de Cotecmar en otros países.

Estas dos patrulleras de costa fueron hechas en Corea pero con ingeniería colombiana.

La ‘ARC Tribugá’ fue hecha por nosotros en Cotermar.

Pero algo que me parece que es necesario resaltar. Hace un par de semanas llegó nuevamente a puerto colombiano la ‘ARC 20 de Julio’, que fue hasta la Antártida. Allá estuvo el Ministro (de Defensa, Juan Carlos Pinzón), estuvo la Canciller (María Ángela Holguín), colocando el Pabellón Nacional, la bandera de Colombia.

Y no muchos países pueden decir que fueron hasta la Antártida y regresaron, en una expedición maravillosa, llena de científicos y de marinos, en un buque hecho en Colombia, en un buque propio.

Eso es lo que hemos venido desarrollando y lo que tenemos que desarrollar hacia el futuro. Y por eso esta demostración de estas dos patrulleras y todo lo que se ha venido acumulando como fuerza, de nuestra Armada Nacional. Lo mismo de nuestra Fuerza Aérea, lo mismo de nuestro Ejército, lo mismo de nuestra Policía.

Hablando de la Policía, felicitaciones a la Policía, porque también hicieron una operación en contra del contrabando, que es otro de los flagelos que estamos combatiendo con todo. Una operación que dio unos resultados muy importantes: se capturaron 21 personas en Medellín, Pasto, Santa Marta.

Era una operación que se denominó ‘Alquitrán’. Se capturó un funcionario de la Dian, que estaba de cómplice de estos bandidos. Se estima que esta organización venia moviendo cerca de 35 mil millones de pesos al año en contrabando.

Y así es que tenemos que perseverar, general (Rodolfo) Palomino, para que ningún flanco, en ningún frente, ningún bandido se sienta cómodo, se sienta seguro.

Por eso hay que seguir el ejemplo de la Viceministra (de Defensa): perseverar. Perseverar con toda la fuerza, para que los colombianos se sientan cada vez más seguros, cada vez más protegidos y por fortuna, tenemos los hombres, tenemos las unidades, tenemos la capacitación, pero sobre todo tenemos la voluntad de nuestros soldados de tierra, mar y aire y de nuestros policías, para que el futuro de Colombia sea cada vez más promisorio.

A las tripulaciones del ‘ARC Punta Ardita’ y ‘ARC Punta Soldado’, ¡buen viento y buena mar!

Los felicito. Ustedes hoy asumen una gran responsabilidad. Ustedes con sus capitanes serán parte de la historia de este país, miembros de unas Fuerzas que nos llevaron a la paz y nos están despejando un progreso provisorio para nuestros hijos y para nuestros nietos.

Dios los bendiga y muchas gracias.