Este es el sitio de la Presidencia Agosto 2014 - Diciembre 2015 - última actualización 10 de diciembre de 2015
Skip Navigation LinksPresidencia > Noticias > 2015 > Mayo > Palabras del Presidente de la República, Juan Manuel Santos, con motivo de la celebración del Día del Trabajo

 Sistema Informativo del Gobierno

SIG

 

 Palabras del Presidente de la República, Juan Manuel Santos, con motivo de la celebración del Día del Trabajo

 Bogotá, 1° may (SIG).

Muy buenos días a todos nuevamente. Muy contento de estar aquí el Día de Trabajo, el 1° de Mayo, con ustedes, con colombianos que vienen de todas partes, a quienes saludo con cariño: todos los afrodescendientes que están aquí representados, los indígenas, las comunidades que han sufrido el conflicto armado, pero todos nos unimos hoy, el Día del Trabajo, para conmemorar un día muy especial.

¿Cuántos de ustedes saben por qué el 1° de mayo es el Día del Trabajo? Les voy a contar por qué.

El 1° de mayo del año 1886, el mismo año en que se expidió una muy famosa Constitución que nos rigió hasta el año 1991, ese mismo año se presentó en la ciudad de Chicago, Estados Unidos, una huelga, un enfrentamiento de unos trabajadores que estaban reclamando la jornada de trabajo para que se redujera a 8 horas. Ahí nació algo que se llamó el triple ocho: 8 horas de trabajo, 8 horas de estudio, 8 horas de descanso.

Ese día hubo un enfrentamiento entre los trabajadores que estaban reclamando la jornada de 8 horas y la policía. Los trabajadores en algún momento se enfrentaron a la policía. Pusieron unas bombas, mataron a unos policías. Después, meses después, capturaron a los responsables, trabajadores, de esas muertes y los condenaron a muerte, los ejecutaron, a cinco. A raíz de eso se volvieron mártires, se llaman los ‘Mártires de Chicago’. Después el mundo del trabajo escogió el 1° de mayo como el Día del Trabajo. Por eso en el 1° de mayo aquí en Colombia y en muchas partes del mundo se celebra el Día del Trabajo.

Pero el trabajo representa muchas cosas. La palabra ‘trabajo’ es una palabra como mágica. Uno muchas veces dice: ‘Me cuesta trabajo’, queriendo decir que es difícil. O ‘eso es trabajoso’, queriendo decir que es complicado. Pero la parte importante de esa palabra ‘trabajo’ radica en que todo el mundo –cuando digo el mundo es el mundo entero–, lo que busca es trabajo: darle trabajo a la gente, darle un trabajo digno a la gente, poderle respetar el derecho al trabajo.

El mundo entero compite por crear puestos de trabajo, por dar trabajo. Cuando se compite, por ejemplo, en materia de educación, cuando aquí hoy decimos: queremos mejorar la calidad de nuestra educación, que más jóvenes puedan ir a la universidad, que queremos mejorar la calidad de la educación universitaria, pero para tener una buena calidad de educación universitaria necesitamos también mejorar la calidad de los colegios.

Todo eso es un esfuerzo, a la larga, por el trabajo, porque hoy una persona que se gradúa de un centro de capacitación técnico, de una universidad en Bogotá, o en Medellín, o en Pasto, Nariño, en el fondo está compitiendo con un estudiante que se gradúa de una universidad en Estados Unidos, en el Asia o en Europa.

¿Por qué digo eso? Porque, por ejemplo, Erik, ¿usted de dónde es? De Buenos Aires, argentino, tiene una empresa que se radicó en Colombia, pero ha podido radicarse en Polonia o en la China. ¿Por qué vino a Colombia? Porque consideró que aquí había buenas oportunidades de trabajo, de mano de obra. Por eso está aquí, buscando a personas que trabajen en su empresa. Así opera el mundo hoy en día.

Cuando el presidente de la República o los ministros se van por el mundo entero atrayendo inversionistas como Erik: vengan a Colombia, a invertir en Colombia, a producir en Colombia, lo que buscamos en el fondo, a la larga, es que vengan para producir trabajo, buen trabajo.

Cuando hablamos de la competitividad del país, una palabra que hoy está de moda: hay que hacer el país más competitivo. ¿Qué quiere decir eso? Quiere decir que hay que hacer el país más atractivo para que vengan del mundo entero a comprarnos nuestros productos, a invertir. ¿Para qué? Para producir más trabajo, más empleo. O sea que la competencia en el mundo hoy en día es por el trabajo.

Por eso en mi Gobierno, desde el 7 de agosto del año 2010, les dije a todos los ministros y a todos los funcionarios: la prioridad que tenemos nosotros en el Gobierno es producir trabajo, un trabajo digno, respetar el derecho al trabajo, respetar el derecho a aumentar los puestos de trabajo.

Toda decisión que se tome en el Gobierno, toda propuesta que me traiga algún ministro o algún funcionario, tiene que estar directamente vinculada, me la ponen en cifras de cómo afecta esa prioridad de generar más trabajo, de generar más empleo y empleo digno.

Así comenzamos con una cantidad de proyectos. Pasamos leyes. Por ejemplo la Ley de Primer Empleo, una ley que les daba unas facilidades a las empresas para contratar jóvenes que nunca habían tenido experiencia, y que les dábamos incentivos para que pudieran contratar a más jóvenes para producir más trabajo.

Todas las obras de infraestructura que estamos haciendo tienen como finalidad hacer el país más competitivo. ¿Para qué? Para producir más trabajo. Las mismas obras de infraestructura que estamos haciendo, esas mismas obras producen más trabajo. Yo estuve hace tres días en Barranquilla, firmando el contrato de la construcción del puente más largo que se va a construir en Colombia, el Puente Pumarejo, en 36 meses nos van a entregar ese puente. ¿Qué va a significar solamente esa obra? Cinco mil puestos adicionales de trabajo.

Así venimos nosotros construyendo una política para producir trabajo. Cuando en el Ministerio de Hacienda y el Gobierno en general hablamos de fortalecer nuestra economía para crecer a tasas más altas, para que el crecimiento económico sea más alto, eso no es solamente por producir una cifra de crecimiento. No. Eso tiene muchísimo que ver con la creación de trabajo. Se crece para producir más puestos de trabajo. Si no hay crecimiento no se pueden producir más puestos de trabajo. ¿Por qué? Porque si no hay crecimiento no hay más empresas nuevas o las existentes no expanden sus operaciones. Entonces se estanca la generación de empleo, la generación de trabajo.

Por eso todos los esfuerzos que hacemos todos los días para fortalecer la economía, tienen como finalidad producir más trabajo pero no cualquier tipo de trabajo.

A mí me produce mucho orgullo, como Presidente de la República, tener a Lucho Garzón como Ministro de Trabajo, porque es una de las personas, en la historia de Colombia, que más ha luchado por la dignidad del trabajo, para reivindicar los derechos del trabajador, para que el trabajo sea un trabajo digno, un trabajo con todas las prestaciones y con todos los beneficios de la ley.

A eso también nos hemos dedicado en este Gobierno. No solamente a producir trabajo sino a que sea un trabajo digno, mejor trabajo. Por eso decimos: Más y mejor trabajo.

Créanme que llevamos casi 5 años de Gobierno y lo que hemos hecho, en buena parte, una parte muy importante, es que todo lo que el Gobierno pueda mostrar como resultados se traduzca en mayores cifras de empleo, en mayores cifras de trabajo digno.

Afortunadamente hoy, 1° de mayo del año 2015, ante ustedes y ante el país, puedo decir con mucha satisfacción que vamos por buen camino. Que hemos logrado cosas realmente impresionantes. Les voy a explicar por qué.

Llevamos 56 meses seguidos, 56 meses de gobierno seguidos donde el desempleo ha venido bajando mes tras mes con respecto al mismo mes del año anterior. O sea que la tasa de desempleo ha venido bajando 56 meses seguidos. Solamente un mes, hace como dos años, esa tasa de desempleo subió un centésimo. Pero de resto han sido 56 meses de desempleo descendiente.

Hemos logrado crear 2 millones 700 mil nuevos puestos de trabajo. Dos millones 700 mil.

Hemos logrado –esto es muy importante– que, por primera vez, el trabajo que se está creando es trabajo digno y formal, más que trabajo informal. Seis veces es la cifra más reciente. Seis veces más trabajo formal que trabajo informal.

Esas cifras que les acabo de dar a ustedes fueron ratificadas el día de ayer, cuando el Dane nos dio la última cifra de desempleo del mes de marzo. ¿Cuál fue esa cifra? 8,9 por ciento. ¿Cómo se compara con el mes de marzo del año pasado, del año 2014? Era 9,7. Bajó de 9,7 a 8,9. O sea nuevamente un mes adicional bajando la cifra de desempleo.

¿Cuántos empleos hemos logrado crear entre marzo del 2014 y marzo del 2015? 840 mil empleos. ¿Cuántos de esos empleos son formales? La mayoría.

Por eso les digo que el esfuerzo que hicimos desde el 7 de agosto del año 2010 ha comenzado a dar muy buenos resultados.

Yo soy el primero en decirles a los ministros: no bajen la guardia, porque todavía hoy 2 millones de colombianos que están buscando empleo y no lo encuentran. Por eso tenemos que seguir con este tipo de programas.

Porque hemos logrado estas cifras, que son cifras que el mundo entero está señalando como ejemplo. Óigase bien: ningún otro país del mundo puede decir que ha bajado la cifra de desempleo, mes tras mes, durante 56 meses seguidos. Sobre todo, en una economía mundial que hoy está en crisis. Una economía mundial que hoy tiene todo tipo de problemas. Pero nosotros hemos logrado continuar con esa tendencia.

Que ha sido difícil, sí. Qué ha sido trabajoso, sí. Pero tenemos que seguir. Y tenemos que seguir en esa senda para que ustedes, todos los colombianos, puedan tener esa esperanza de un buen trabajo.

Todos los esfuerzos que estamos haciendo en mejorar la calidad de la educación tienen que ver con eso, para que los muchachos, muchachas que salen de nuestros colegios, tengan la oportunidad de trabajar, tengan la oportunidad de ir a una buena universidad, tengan la oportunidad de tener una vida digna a través del trabajo.

Por eso creo que hoy con este programa, con estos graduandos con quienes estamos celebrando este Día del Trabajo conjuntamente, pero con millones de colombianos que a través de todo el territorio están capacitándose, están en programas diferentes que tenemos, eso nos va a permitir seguir en esa senda de un trabajo cada vez más digno y de más trabajo para todos los colombianos.

Por eso a mí me enorgullece tanto poder mostrar programas como los que tenemos: el programa de los 40 Mil Empleos para los Jóvenes. Estábamos en Cali hace unos días ya concretando los primeros 13 mil.

¿En qué consiste este programa? Consiste en decirles a los empresarios: mire, señor empresario, agarre a un joven que no encuentra trabajo porque no tiene experiencia. Porque el joven llega a la empresa y dice: yo quiero trabajar y no puedo, porque no tengo experiencia. Pues póngalo a trabajar. Yo le pago a la empresa durante seis meses y usted se queda con el joven, si le sirve, el resto de la vida empleado. Eso está funcionando. Programas como esos estamos haciendo todos los días para seguir dándoles oportunidades de trabajo a todos los colombianos.

Por otro lado, trabajo digno. Los derechos de los trabajadores. Este Gobierno ha querido desde el primer día respetar, defender y fortalecer esos derechos. Lucho Garzón lo decía: hemos dado pasos importantísimos. Allá en la Organización Internacional del Trabajo hemos hecho un gran esfuerzo para que nos reconozcan los avances que hemos logrado en esas reivindicaciones de los trabajadores, por ejemplo, los trabajadores del Estado, que por primera vez pueden organizarse para poder obtener mejores condiciones salariales. Les dimos ese derecho, porque creemos firmemente en el fortalecimiento de los derechos de los trabajadores.

Pasamos una serie de leyes y de reglamentos para que diferentes tipos de trabajo que hoy son trabajos informales: el trabajo de servicio doméstico, el trabajo de los taxistas, tengan todas las prestaciones sociales que antes no las tenían. Que los trabajadores o trabajadoras del servicio social puedan acceder a las cajas de compensación, puedan tener el día de mañana una pensión. Poco a poco vamos ampliando esa frontera de la informalidad. Eso nos va beneficiar a todos.

Vuelvo y repito, nos queda mucho camino por recorrer. Pero lo que hemos recorrido ha sido positivo. Pero, sobre todo, cuando nos comparamos con otros países.

Por eso a mí también –esto es algo que yo les pregunto a ustedes, a usted, Lucho, a los medios de comunicación, a los analistas: ¿en qué estamos fallando? ¿En qué estamos fallando para que la gente piense que el tema del trabajo en Colombia no vaya bien?

Por ejemplo, en la última encuesta que hicieron hace un par de días, les preguntaron a los colombianos: ¿usted considera que el desempleo está empeorando o mejorando? Solamente el 30 por ciento dijo que estaba mejorando. El 55 por ciento dijo que estaba empeorando.

Ustedes vieron las cifras que acabo de decir. ¿Dónde estamos fallando? Si somos nosotros que no estamos comunicando, o estamos midiendo mal el desempleo, o están los medios de comunicación fallando en comunicar estos resultados.

Lo de ayer, por ejemplo, una cifra extraordinaria. La cifra que el Dane divulgó ayer es una cifra extraordinaria: 8,9 por ciento. Nunca un mes de marzo, desde que se llevan las cifras de desempleo como las llevamos hoy, habíamos logrado un desempleo tan bajo para un mes de marzo.

¿Por qué eso no se volvió noticia? ¿Por qué eso la gente no lo registra? Ahí estamos con un gran reto, Lucho, de ver cómo podemos comunicar mejor eso.

Pero, al mismo tiempo, no bajar la guardia: seguir creciendo como economía, seguir fortaleciendo el derecho de los trabajadores. Yo soy un convencido, lo he dicho muchas veces, de lo que llaman la Tercera Vía: un equilibrio sano entre el trabajo y el capital. Hay que crecer la economía, pero hay que crecerla para que produzca beneficios sociales.

Por eso esa fricción permanente entre el capital y el trabajo, ahí está el Gobierno para intermediar y para hacer respetar los derechos de los trabajadores y el derecho al trabajo de todos los demás colombianos.

De eso se trata también el arte de gobernar.

Por eso este Día del Trabajo es tan importante. Se reivindican los derechos de los trabajadores, sí. Y los vamos a seguir fortaleciendo. Mi mensaje a todas las centrales obreras que hoy, en este momento, a esta hora, están marchando, es que aquí hay un Gobierno, a ellos les consta, que les respeta sus derechos, que los quiere fortalecer cada vez más, porque creemos en el trabajo digno. Pero que al mismo tiempo tenemos todos que trabajar juntos para que el ponqué siga creciendo, porque si el ponqué no sigue creciendo no podemos generar más trabajo.

Por eso en lugar de la concentración, siempre es mejor la concertación. Porque en la competencia el mundo nos obliga a concertar. Porque si no, personas como Erik, en lugar de estar aquí en Bogotá contratando a personas como ustedes, contratando a esta víctima que contrató esta mañana con un sueldo de dos millones y medio de pesos, se va para otro país a contratar a nacionales de otros países. Por eso tenemos todos, unidos, que trabajar para lograr esos objetivos tan importantes para cualquier país: más trabajo y trabajo digno.

De manera que les agradezco a ustedes. A los graduandos mis felicitaciones. Vamos a ser todo lo posible para que todos ustedes tengan ese derecho, puedan conseguir un trabajo digno, puedan conseguir cupo en la universidad y puedan conseguir un buen futuro. Que viva el Día del Trabajo. Que viva el trabajo de los colombianos. Muchas gracias.